Disclaimer: los personajes de esta historia no me pertenesen, le pertenecen a la talentosa Stephenie Meyer, yo solo juego con sus personajes en mi extraña historia.

mil gracias por todos los reviews, soy la persona mas feliz del sanatorio mental (jojojo, no me hagan caso, de humorista nada) esta dedicada a todas las personitas que se molestaron en comentar esta historia... GRACIAS !!!


Bella (POV)

Habían pasado 3 semanas desde que Edward y yo somos oficialmente novios, todo parecía perfecto, pero lamentablemente solo lo parecía, ya que mi increíble felicidad se veía eclipsada a ratos por la dictadora de la moda Mallory. Como es una "chica de ciudad con clase" se siente con la obligación de hacer críticas sobre el vestuario de todo el mundo.

Me tenía verdaderamente harta, ya que constantemente hacia comentarios bastante ofensivos sobre mi vestuario y mi apariencia en general, el veneno que destila su lengua y la de su sequito de taradas, no tenía limites.

No soy una chica superficial, pero sus comentarios realmente echaban abajo la poca autoestima que tengo, por lo que habían veces que tenia que salirme de clases para llorar en paz en mi habitación, me siento cada día mas insignificante y sobre todo nada merecedora del increíble hombre que tengo junto a mi, a tal punto a llegado mi inseguridad que no le eh permitido a Edward estar tan cerca como antes, de echo desde que Laureen comenzó con su hostigamiento prácticamente no nos vemos y mucho menos le permito tocarme, porque me aterra la sola posibilidad que el me compare con ella y se de cuenta que esta perdiendo su tiempo con alguien como yo. Aunque por otro lado me destroza no verlo cada segundo que tenemos disponible, odio el echo de correr a casa después de clases en lugar de esperarlo en la biblioteca como siempre, lo siento cada día mas lejos y se que es solo culpa mía, pero mis miedos no me dejan sola ni a sol ni a sombra.

Edward (POV)

Tengo todo para ser el hombre mas feliz del mundo, para empezar, mi increíble familia, además esta de vuelta en mi vida una buena amiga, y lo más importante al fin Bella es mi novia y dice amarme tanto como yo a ella, entonces ¿por que rayos me siento tan miserable?

Hace 3 semanas pensé que después de declararme en la Biblioteca donde nos conocimos y enamoramos, nuestra relación seria mejor aun de lo que era, pero por alguna extraña razón las cosas no son así.

Unos días después de que nos hiciéramos novios Bella dejo de reunirse conmigo en la Biblioteca sin ninguna explicacion.

Y si la buscaba ella me evitaba y hace una semana note que con regularidad se salta clases y desaparece, ya que cuando llamo a su casa o al móvil nadie contesta, esto es tan frustrante, quizás esta arrepentida de decir que me ama y quiere terminar pero no se atreve, eso seria muy Bella demasiado dulce para hacerme daño, o tal vez eh sido demasiado asfixiante. No, eso es imposible, no puedes asfixiar a alguien que prácticamente no vez.

Me estoy volviendo loco ya no aguanto mas toda esta situación…

(3º persona)

Renee Swan estaba sentada en la sala de su casa, leyendo un libro que le había recomendado una de las enfermeras que trabajaba con ella en el hospital "como evitar que tu hija pase de adolescente antisocial a solterona amargada", estaba realmente inmersa en su lectura ya que creía ciegamente en los consejos que ahí aparecían, pensaba que tal vez así podría ayudar a su hija que el ultimo mes se había comportado mas extraña y a diferencia de los meses anteriores se veía bastante deprimida.

En tanto, Bella estaba en su cuarto como se le había echo costumbre, llorando, esta vez por que Edward no la había buscado en una semana y mas aun se sentía a morir por que hoy se cumplía un mes desde que son novios, pero por supuesto ella sabia que era su culpa por haberlo evitado e ignorado durante tanto tiempo probablemente el se aburrió de sus niñerías y seguiría su vida. Sin ella

El timbre de la casa Swan llamo la atención de ambas mujeres, Renee se levanto a recibir al visitante, al abrir la puerta se encontró con un joven muy atractivo de cabello despeinado y ojos verdes, que sostenía 7 hermosas rosas rojas perfectamente atadas con una cinta de seda del mismo color.

Buenas tardes señora Swan-saludo Edward cortésmente, mientras ocultaba a la perfección sus nervios- mi nombre es Edward Cullen.

Renee sabia perfectamente quien era, Bella había sido su tutora hace unos meses y además era el hijo del mejor doctor del hospital, lo que no entendía era que hacia el en su casa y con un ramillete de rosas, pero antes de poder preguntar una voz a sus espaldas la saco de sus pensamientos

Edward-exclamo Bella detrás de su madre, Edward por su parte sintió a su corazón dar un brinco al oír la alegría en su voz, pero casi al instante se dio cuenta que los ojos de su novia estaban rojos e hinchados por el llanto. Bella se supo descubierta en cuanto vio la preocupación en los ojos de Edward, agacho la cabeza instintivamente para ocultarse

Dios Bella, ¿que no sabes que los Ángeles no deben llorar?-dijo su novio suavemente

Bella levanto la mirada con una tímida sonrisa antes de decir- ¿Y tu no sabes que deberías ser menos perfecto?

Renee no entendía nada, así que se decidió a intervenir y obtener respuestas, carraspeo para llamar la atención de los muchachos que se miraban a los ojos con una intensidad que ella no supo descifrar, esto hizo que cortaran el contacto visual y le prestaran atención a ella

Así que…- comenzó Renee-¿que necesitas Edward?

Mama-llamo Bella con tono nervioso -¿podrías darnos un momento a solas por favor?

Solo si prometes contarme luego-susurro en su oído, Bella rodó los ojos, su madre era peor que una quinceañera, de todas forma asintió, su madre se volteo a Edward nuevamente y muy sonriente dijo-hasta luego Edward, espero verte mas seguido por aquí-y entro a la casa dejando a los muchachos solos, estuvieron en silencio mirándose unos minutos hasta que Bella decidió hablar.

Pensé que lo habías olvidado-en la ultima palabra se le quebró la voz sin poder evitarlo al imaginar que el dejase de quererla, al instante Edward se acerco y la abrazo con fuerza, pero sin hacerle daño

¿Por eso llorabas?-ella asintió desde su pecho-claro que no mi amor ¿Cómo podría?

La cosas no han estado muy bien entre nosotros y no nos hemos visto en una semana, pensé que…quizás tu…-Edward se separo lo suficiente para mirarla

Haz sido tu quien me a alejado-suspiro frustrado- solo quería darte tu espacio para que pensaras las cosas con claridad, Te amo Bella, te amo mas que a mi vida, y no entiendo de verdad que eh echo mal para que ya no quieras estar conmigo, pero yo no puedo vivir sin ti mi amor, así que solo dime que debo cambiar y lo haré, dime que quieres la luna y yo la bajare para ti, dime que son mis ojos los que ya no te gustan y juro que los cambiare por unos de tu agrado, solo dilo, solo pide y lo tendrás

Tras ver el dolor, la angustia y en especial la sinceridad en las palabras de Edward, Bella se echo a llorar se sentía egoísta, tonta y sobre todo culpable, el estaba sufriendo por su culpa, el dudaba de su amor, pero como culparlo después de actuar de la forma en que lo a echo el ultimo mes

Lo siento tanto, yo… no se como explicártelo pero créeme, no tiene nada que ver contigo, yo también te amo mas que a mi vida …y juro que amo tus lindo ojitos esmeralda-dijo esto ultimo con una pequeña sonrisa, Edward sonrió y no aguanto mas choco sus labios con los de ella, que respondió ansiosa al beso de su sueño personal, ambos se sentía en casa con ese beso, se extrañaban mas de lo que habían notado, y realmente ninguno estaba dispuesto a separarse de nuevo

Entonces… ¿estamos bien?-pregunto Edward sobre los labios de Bella

Mejor que nunca-respondió ella sonriendo como no lo hacia en semanas

Promete que no volverás a hacerme esto-insistió el

Nunca-afirmo Bella abrazando por el cuello a su novio

Perfecto-dijo Edward sonriendo abiertamente-ahora ve a decirle a la señora Swan que saldrás con tu novio, tengo una sorpresa para ti

Sabes que no me gustan las sorpresas-dijo Bella haciendo un mohín, ante esto Edward soltó una pequeña risita

Oh vamos, hace mucho que no pasmos tiempo juntos, ¿no quieres salir conmigo?-susurro en su oreja para después besar su cuello, Bella se estremeció e imagino mil formas en las que Edward podría ocupar sus talentosas manos o sus talentosos labios sobre su piel, sacudió su cabeza para alejar esos pensamientos, pero era muy difícil para su cuerpo obedecer, reclamaba la atención de Edward a gritos, se separo de el antes de comenzar a desnudarlo en el porche de su casa, y le tomo de la mano.

Bien si quieres salir conmigo, debes pedirle permiso por mi-dijo Bella mientras lo jalaba dentro de la casa

Eso no es un problema el que me asusta un poco es el jefe Swan, ya sabes, lleva una pistola en el cinturón-bromeo Edward fingiendo terror

Edward se presento frente a la madre de Bella como su novio oficial, Renee por su parte no lo podía creer, estaba impresionada, pero realmente feliz les dio un gran abrazo a cada uno y les dio luz verde para llegar tarde, ella se encargaría de Charly.

Bella (POV)

Edward me había vendado los ojos al subir a su auto dijo que era una sorpresa así que no podía ver, ya habíamos llegado a nuestro destino y estaba muerta de los nervios especulando acerca de la "sorpresa" me moría por saber, pero lo que vi al descubrirme los ojos no lo imagine jamás, era una cabaña preciosa, estaba iluminada por velas y la luz que emanaba de la chimenea, en medio del saloncito había una manta en el suelo rodeada de muchos cojines, frente a una mesita repleta con cosas deliciosas. No estaba excesivamente decorado, y la cantidad de velas era justa para tener una iluminación tenue, nada exagerado lo que provocaba un ambiente, romántico y sensual.

Sentí los brazos de Edward rodearme y me apoye en su pecho, dejándome embriagar por su delicioso aroma, me di cuenta que lo extrañaba mas de lo que había pensado.

¿Te gusta?-pregunto mientras besaba mi cuello

Es perfecto-respondí mientras me giraba, fue cuando lo sentí, su cuerpo me llamaba tal y como el mió hacia con el, me lance a sus labios con desesperación, sin mas tramites lo deseaba intensamente y al parecer el a mi ya que su reacción fue inmediata bajo sus manos a mi trasero y me apego mas a su cuerpo respondiendo a mi salvaje beso, gemí al sentir su excitación, tan grande, tan conocida, tan mía.

Te eh extrañado tanto mi amor-dijo Edward entre besos

Esta noche es perfecta Edward, quiero que me conviertas en mujer - prácticamente roge, mientras mordisqueaba el lóbulo de su oreja tenia una mano en su nuca y la otra la deslice por su pecho hasta llegar a su duro miembro, lo frote con mi mano mientras lo sentí crecer mas- en tu mujer-aclare

Edward gruño mientras me quitaba el suéter y la camiseta al mismo tiempo dejándome solo con un sostén sencillo color rosa, se separo para mirarme antes de decir-me vuelve loco verte así tan inocente-sus palabras cargadas de lujuria hacían despertar en mi ese instinto primitivo y salvaje, me arroje a su cuello literalmente mientras lo envolvía con mis piernas, sentí como su miembro se rozaba con mi intimidad a través de la tela

Si supieras las fantasías que tengo contigo-susurre suavemente en su oído- y lo mojada que estoy por sentir tu pene contra mi- seguí mientras me frotaba contra el - no pensarías que soy tan inocente

Dios Bella me encanta que te mojes para mí-respondió mientras caminaba y me depositaba sobre la mata entre los mullidos almohadones-yo también tengo mis fantasías-dijo mientras me sacaba el pantalón, y yo quitaba torpemente su camisa, ya listo mi trabajo me deje deleitar por su pecho, era aun mas perfecto de lo que recordaba, hermoso, fuerte, duro, bien formado, comencé a quitarle el resto de la ropa y el me ayudo. Ahora Edward estaba cubierto solo por unos boxers azules, iba a quitárselos cuando el me detuvo de las muñecas, lo mire confusa y el me regalo su sexy sonrisa torcida-mi fantasía ¿recuerdas?

¿Eso quiere decir que tu cumplirás las mías?-pregunte con una mirada lasciva, el sonrió aun mas, me recostó sobre mi espalda mientras quitaba mi sujetador, lo tiro al otro lado de la habitación se agacho para susurrar sobre mis labios-todas amor, cumpliré todas tus fantasías-luego me beso lentamente, muy despacio, su lengua entraba y salía de mi boca como su única dueña, se separo y tomo de la mesita de la comida un hielo, se arrodillo entre mis piernas abiertas, se inclino y sujeto mis manos sobre mi cabeza, comenzó a pasar el hielo desde mi cuello, pasando por mis pezones donde dibujo círculos, la sensación era indescriptible, el frió que provocaba el hielo era sustituido por el calor de la boca de Edward que mordía y saboreaba mis pezones. De pronto sentí como dibujaba círculos en mi clítoris con su dedo increíblemente frió, fue extrañamente placentero

¡Ah!… si… tócame amor… tócame más-las palabras sonaban como un gemido, y es que no podía dejar de gemir todo lo que me hacia sabia a gloria

Eres deliciosa, pero me pregunto,¿ que tal quedas con chocolate?-tomo un jarabe de chocolate y dibujo un camino desde mi pezón izquierdo hasta un par de cm. debajo de mi ombligo, libero mis manos y comenzó a lamer el dulce camino, mientras yo soltaba sonidos de placer, al llegar al final, quito mis bragas y las lanzo al mismo lugar que mi sostén, se acerco a besarme pero lo detuve

Yo también quiero jugar –me senté y le quite los boxers tome el jarabe

¡Oh Dios Bella! –exclamo con una gran sonrisa al ver lo que pensaba hacer, decore su excitado miembro con chocolate y agache mi cabeza para limpiarlo con mi lengua

Eso…dios… se siente…oh si…demasiado bien-decía jadeante, de un momento a otro me detuvo, levante la vista para mirarlo a los ojos-date la vuelta-ordeno con una sonrisa picara, entendí lo que quería y mordí mi labio inferior con fuerza mientras lo hacia, me senté sobre su pecho y volví a agacharme para capturar su excitación con mi boca y al tiempo sentí su lengua saborearme, era increíble como se sentía el lamía y chupaba mi clítoris y metía su lengua en mi dándome un placer increíble.

Así que para retribuirle un poco empecé a chupar su excitación, lo hundía en mi boca todo lo que podía, mi cabeza subía y bajaba una y otra vez cada vez mas rápido, el ritmo se hizo frenético, mientras mas cerca del orgasmo me sentía, mas rápido hundía su pene en mi boca, sentí como mi cuerpo vibro de placer con la llegada de mi orgasmo y al mismo tiempo comencé a tragar todos los fluidos de Edward.

Me tome unos segundos para reponerme, y me moví para buscar su cara

Eso fue increíble, no sabes como me gusta lamer tu pene cuando esta tan duro-ronronee en su oído, quería incitarlo, yo necesitaba hacer el amor con Edward sentirlo dentro de mi y fundirme en el, quería que al fin nos transformáramos en uno, y obtuve lo que quería, nos giro para quedar sobre mi

Solo tu me pones así de duro amor-me abrió las piernas y comenzó a pasar su mimbro por los pliegues de mi intimidad humedeciéndome mas-¿puedes sentir como me pones?- su voz era ronca e insinuante, gemí al sentirlo así

Si, si , quiero sentirlo dentro-rogué como una niña caprichosa, el sonrió satisfecho y se adentro en mi, jamás había tenido algo tan grande dentro y el dolor no se hizo esperar, Edward se detuvo y comenzó a dejar pequeños besos por toda mi cara mientras susurraba una y otra ves "te amo", luego salio de mi y volvió a entrar, repitió esto unas cuantas vece mas hasta que el dolor se fue abriéndole paso al placer, esto era mejor que cualquier otra cosa, podía sentir la adoración que este hombre sentía por mi, me estaba transmitiendo tantas cosas con cada embestida, no solo deseo, pasión y lujuria, de alguna manera podía sentir, su ternura, su devoción y en especial el amor que siente por mi, en ese momento me prometí a mi misma mandar al diablo al mundo entero si era necesario, pero nada ni nadie volvería a separarme de MI hombre, de MI Edward.

Cada vez el ritmo de las embestidas iban en aumento, mientras el masajeaba mis senos y mordisqueaba mis pezones, yo jalaba su cabello y gemía su nombre sin control, cada vez quería sentirlo mas adentro así que enrollé mis piernas en su cintura y logre mi cometido, unas estocadas mas y llegue al mas glorioso orgasmo de mi vida, poco después me siguió Edward y se dejo caer a mi lado arrastrándome con el, nos quedamos así en silencio abrazados.

Después de unos minutos tuvimos que vestirnos, ya que era tarde y mama no podría calmar a Charly con nada si llegaba después de la media noche y con un chico

(3º persona)

A la mañana siguiente, todo en el instituto de Forks era normal, excepto por las enormes sonrisas en el rostro de Edward y Bella, que no cabían en si de gozo por haber solucionado todo aunque aun quedaran algunos cabos sueltos…

En la hora del almuerzo, Bella estaba en la fila de la cafetería cuando Laureen Mallory, le da un empujón solo por el gusto de molestar, pero Bella estaba demasiado feliz para hacer caso de las burradas que tuviera para decir Mallory

Veo que el tinte para cabello la vuelve cada día más insoportable-dijo Bella bajito sin intención de ser escuchada, pero el chico a su lado comenzó a reír a carcajadas, levanto la vista y se le abrieron los ojos como platos era Emmett Cullen, que por cierto estaba atrayendo la atención de toda la cafetería

¿Qué es tan gracioso?-pregunto Rosalie Hale la novia de Emmett

Esta Chica... (Risotada)…algo… (Risotada)…demasiado cómico-decía el gran Cullen, el sabia que no había sido para tanto pero veía a Laureen fastidiar a esta chica desde que llego solo por no querer vestirse como ella demandaba, así que le precio una buena idea ayudarla a darle un poco de su propia medicina, Rosalie miro a la chica, tenían un par de clases juntas pero no recordaba bien su nombre así que probo

¿Eres Helena no?-Bella no daba crédito a lo que estaba pasando todos en la cafetería la estaban mirando y no sabia que hacer, por otro lado, Rosalie Hale y Emmett Cullen le hablaban y no quería meter la pata pues tarde o temprano los tendría que conocer como la novia de Edward, iba a corregir a Rosalie cuando alguien mas lo hizo por ella

No Rosie, su nombre es Isabella- contesto sin que nadie la invitara. Laureen - pero no me extraña que no la recuerdes, ella es mi proyecto de este año aunque es un gran desafió-su sonrisa era muy falsa y complaciente- tu sabes, la gente que nace corriente muere corriente- al decir esto ultimo su gesto fue claramente de desprecio

Emmett en cuanto escucho las primeras palabras de Laureen dejo de reír

Bueno de eso sabes mucho ya que por mas que tu papa te pone en cursos de moda, tu sigues vistiendo como si te hubiesen sacado de una mala película de los 80"-dijo la pequeña Alice disimulando muy bien su molestia con una sonrisa tan fingida como la de Laureen, Emmett comenzó a reír de nuevo pero ahora lo siguió toda la cafetería

Se llama onda retro y esta de ultima-dijo Laureen apretando los puños pero esforzándose por no mostrar su rabia, ¿qué rayos les pasaba con la pequeña rata Swan?

Si como sea-dijo Alice con expresión aburrida-Bella quieres comer con nosotros

Wow buena idea Alice así me cuantas mas de tus grandiosos chistes-le siguió Emmett

Bella estaba en shock, no solo por que la habían invitado a sentare con ellos, sino que también por que la habían defendido y por que la pequeña de los Cullen sabia su nombre correctamente, pero un chillido la saco de sus pensamientos

¿Qué?-chillo Laureen dejando de lado su mascara de indiferencia-no puede la mesa esta completa y miren como viste, quieren que la vean con nosotros digo-miro a Bella con asco-esa falda no la usaría ni mi abuela para su funeral

Bella agacho la cabeza, esto era nuevo ahora también la humillaría delante de grandes cantidades de personas, iba a dar un paso para salir de la cafetería pero unos fuertes y conocidos brazos la rodearon por la cintura

Odio estar en desacuerdo contigo Laureen, pero yo amo esta falda-dijo una suave y aterciopelada voz haciendo énfasis en la palabra "amo" y apuntando la falda, todo el mundo se quedo en silencio hasta que Edward volvió a hablar-hola amor-le dio un tierno beso en los labios y Bella sonrió de forma automática en respuesta. El se giro a sus hermanos que lo veían con la boca abierta-Bella te presento a mis hermanos Emmett y su novia Rosalie, y a mi hermana Alice y su novio Jasper, chicos ella es Bella, mi novia

La primera en reaccionar fue Laureen

¿Qué?, pero ¿Cómo es posible? ¿Que rayos les pasa a todos con la pequeña rata Swan?-dijo por fin lo que gritaba en sus pensamientos, Bella bajo la cabeza, y Edward tomo su rostro entre sus manos y le dio un corto beso

¿Qué?, pues la amo, ¿Cómo es posible?, simplemente es maravillosa,¿Qué rayos me pasa con ella?, pues no puedo vivir sin ti mi amor ¿eso basta para hacerte sonreír?-respondió Edward sin soltarla acariciando sus mejillas con sus pulgares, eso hizo sonreír a Bella se sintió amada y protegida de todo –entonces aclarado este punto,¿ que tal si vamos a comer algo?

¿No se supone que a esta hora tienes clases?-pregunto Bella frunciendo el ceño

Si mama pero el maestro no esta y tengo la hora libre ¿te molesta si como contigo?-pregunto Edward fingiéndose ofendido

Claro que no tontito-respondió Bella divertida

Bien-chillo feliz Alice-comeremos todos juntos, ven Bella vamos a la mesa, debes dejarte querer, que los chicos traigan la comida-tomo de un brazo a Bella y del otro a Rosalie y se fueron a sentar a una mesa alejada

Edward se acerco a Laureen y le dijo muy bajo solo para que ella escuchara-Si vuelvo a oírte refiriéndote a Bella de esa forma de nuevo-apretó los puños y cerró los ojos para tranquilizarse, ahora todo estaba tan claro por su culpa Bella había actuado tan extraña el ultimo mes, abrió los ojos algo mas relajado y siguió- juro que le pediré a Alice que transforme tu vida en un infierno Mallory-su voz era suave pero su mirada era asesina-y sabes bien de lo que es capas la enana

Laureen echaba chispas, no lo podía creer todos le daban la espalda por una aparecida

Creí que éramos amigos Edward-dijo Laureen tratando de ocultar los celos que le provocaba "la nueva persona favorita de los Cullen", y el dolor por sentirse despreciada

Yo también lo creía Laureen-respondió Edward suspirando pesadamente, mientras tomaba la comida para el y para Bella, era verdad el la consideraba su amiga pero no tenia idea que fuese tan cruel y superficial, el recordaba a la pequeña de 10 años que dejo en Chicago, y no reconocía a esta frívola adolescente.

En la última mesa de la cafetería había 6 personas charlando y riendo muy a gusto, haciendo planes y creando fuertes lazos de amistad y amor de esos que no se disuelven con nada, y disfrutando de cada segundo en compañía de quien se ama.

FIN


espero que les guste, a mi se me hace lindo pero yo que se, la recomendacion viene muy de cerca xS , si no les gusta haganmelo saber por fis! y yo busco el edificio mas alto de mi cuidad y hago caida libre sin soga ni para caidas xD naa es broma aun no soy suicida xD

gracias por leer son un cielo un beso grande a todo el mundo ... bye !