Disclaimer: Todo es de la tal Meyer.

Claim: Vladimir/Alec.

Advertencias: Slash, posible signo de interrogación sobre tu cabeza si no has leído mi otra viñeta, Conspiracy.

Recomendacion Musical: Paramore - Misery Business.

Notas: Ya tenía un Stefan/Alec azucarado así que me dije, ¿Por qué no hacer el otro lado del asunto y escribir un Vladimir/Alec bien acido?

Para el reto ¡Aquí estamos! de LOL. Si, sé que es raro participar en mi propio reto, pero me dijeron que podía *evil laugh*.

-

-


Crimă Pasională

[[ Whoa, I never meant to brag
But I got him where I want him now.
Whoa, it was never my intention to brag
just steal it all away from you now. ]]

"Realmente deberías pensar mejor a quien seguir y a quién no. Si no tienes cuidado con donde te metes, ¿que tan buen guardia puedes ser...?"

La sonrisa de Vladimir está demasiado torcida para ser amable. Camina predatoriamente hacia él, a pasos largos, confiados, haciendo braceos elegantes y con la cabeza ladeada dramáticamente.

Viéndose completamente letal.

"Hace medio milenio tenían títeres mucho más eficientes."

Da un paso hacia adelante y Alec uno hacia atrás... Y choca contra la pared de piedra. Gruesa. Demasiada gruesa. No le daría tiempo de atravesarla. Traga, y la ponzoña le quema la garganta. Empuña la oz un poco más arriba, un poco más hacia el blanco, y siente que se defiende más de lo que ataca.

La única salida es una larga ventana sin cristal. La luna llena ilumina el largo salón antiguo espectralmente, y la sombra de Vladimir -encorvado justo enfrente del ventanal- se proyecta larga y delgada sobre la pared en la que Alec se apoya, haciéndolo sentir como un ratón acorralado por un gato.

Gruñe. "Lárgate. No eres bienvenido aquí."

Vladimir da un paso y desvergonzadamente lo recorre con la vista de arriba a abajo, metódicamente y a la vez lascivo. Un neófito en comparación con él. Bajo. Rubio castaño. Rostro infantil. Túnica gris. Oz poco amenazante. Ojos rojizos - recién alimentado, como una mascota.

La garganta le quema demasiado para dejarlo pensar, y para de respirar cuando el olor a sangre fresca que el niño emana le impide controlarse propiamente. Vladimir se dedica a avanzar lentamente, como si tuviera todo el tiempo del mundo, y ríe bajo, para sí mismo ante la obvia ironía. Apenas abre los labios para murmurar una disculpa sarcástica y no se preocupa por traducir.

"Ah. Îmi pare rău."

Alec no se da cuenta cuando es que el vampiro se ha acercado tanto, demasiado, peligrosamente cerca, y Vladimir apoya una palma en el muro, impidiéndole escapar, su otra mano viajando a sujetar la mandíbula del más joven.

Alec es aun joven, puede notarlo en sus ojos y puede notarlo en su piel, y era aun más joven cuando lo convirtieron, Vladimir no sabe si sentir lástima o echarse a reír. Se decide por concentrarse en la rabia y en el sarcasmo, vengarse un rato e infantilmente evade, como siempre le ha gustado hacer con lo que prefiere no liarse, lo que lo hace sentir tal ira.

Alec tiene los ojos grandes y pestañas tupidas, la nariz recta y una mirada desafiante, y seguro se le hace un único hoyuelo cuando sonríe. Tendría unos catorce años cuando lo convirtieron y eso es posiblemente una corta década menos que la edad que Vladimir supone tenía cuando el mismo fue transformado.

El parecido es vago pero esta ahí, y a Vladimir muy figurativamente le hierve la sangre. Es un sentimiento estúpido y es un sentimiento demasiado humano y no está seguro de si quiere ponerle nombre.

(Gelozie.)

"Te voy a enseñar a no tomar lo que no te pertenece, niño."

Cuando Vladimir lo besa, es todo menos dulce. El muerde, invade y no pide permiso. Lo zarandea y no se encorva a su altura, si no que lo pega contra la pared y le hala en el cabello para moverle la cabeza de lado a lado entre beso y beso. Alec le escucha murmurar amenazas demasiado rápido para entender, demasiado incoherente para concentrarse y demasiado en rumano para molestarse.

Su túnica comienza a rasgarse y Vladimir pasa a morderle en cuello sin pensarlo, demasiado embebido para darse cuenta de que Alec no es una presa ni tampoco es Stefan. Alec gruñe e intenta empujarlo pero es demasiado tarde y el vampiro ya ha dejado marca.

Y es entonces cuando la vista se le comienza a nublar, y por primera vez en siglos comienza a sentirse pesado. Se recarga totalmente sobre la figura más pequeña y no deja de sonreír.

Vladimir sonríe torcidamente porque Alec es Alec y el tenia razón y no es un remplazo de Stefan y jamás podría serlo.

Y mucho menos podría serlo de él.

[[ But God does it feel so good,
Cause I got him where I want him right now.

And if you could then you know you would.
Cause God it just feels so,
It just feels so good. ]]


Crimă Pasională – Crimen pasional en Rumano.

Îmi pare rău – Lo siento realmente.

Gelozie – Celos, pero con connotación sexual XD. No tiene traducción al español.

Según un informe del SDDR (Sindicato de Dejadores de Reviews) hay grandes posibilidades de que dejes un review siguiendo las instrucciones del profile de esta autora.

Alex, Presidenta del SDDR, out.