La historia me pertenece, los personajes no.

Corto pero lindo en mi opinión :D

Epílogo

Bella estiró el brazo y el pequeño niño tomó su mano. Frente a ella estaba Edward, sonriendo tan orgulloso.

-Vamos George, llegaremos tarde, -animó al pequeño a continuar caminando.

-Pero mamá, no me gusta esta ropa, -dijo jalando la pajarita de su cuello.

-Mamá, tenemos que apurarnos, -dijo Philip empujando a su hermano menor.

Edward se giró y tomó al niño de 4 años en sus brazos. Se apresuraron y por fin llegaron a sus asientos indicados. Todo era tan elegante. Bella miró alrededor y vio a mucha gente sentada, otra tanta parada. Todos preocupados porque estaba a punto de comenzar.

-No puedo creer que haya pasado tanto tiempo, -dijo Edward tomando la mano de Bella y besando sus nudillos.

-Lo sé, es como si aun me encontrara en la sala de tu casa, sorprendida de ver a David ahí.

-Ahora es todo un hombre, -dijo en un susurro, pues las luces comenzaban a apagarse.

Habían pasado 20 años desde que se habían reunido de nuevo. Dedicaron los primeros 8 años a hacer que David saliera adelante y superara su enfermedad. Después Bella quedó embarazada de su primero hijo Philip. Fue un poco difícil hacer que David superara algo de sus celos. Con 12 años de edad sentía que era el centro del universo de Edward y Bella, y lo era. Fue por eso que se sintió amenazado al llegar alguien nuevo.

Pero en cuanto comenzó a ver a Bella crecer, se ablandó y prometió protegerlo. Ser el mejor hermano mayor del mundo. Y sí que lo fue, lo protegió y fueron los mejores amigos. A pesar de la grandísima diferencia de edades. Philip creció admirando a su hermano.

Era por eso que seguía su ejemplo con George, quería ser tan buen hermano como David. George, aunque nunca lo dirían de esa manera, fue un accidente. No planeaban tener otro hijo. Pero las cosas se dieron así. Claro que nunca lo rechazarían o admitirían que no lo planearon. Ellos amaban a sus tres hijos.

-Muchas gracias a todos por venir esta noche. Presentaremos a los graduandos de la escuela de medicina de Londres. En esta ocasión el discurso de despedida será impartido por nuestro mejor alumno, el ahora Dr. David Masen.

Todos aplaudieron con entusiasmo. Aun George sin saber muy bien lo que sucedía. Edward y Bella vieron con orgullo como David se puso de pie con su toga y birrete puestos.

-Buenas noches, damas y caballeros, compañeros graduandos. Debo decir que tuve bastante tiempo para planear mi discurso. Pero no lo hice apropiadamente porque no sé cómo hacer uno, -dijo sonriendo de lado. Algo que había aprendido de su padre adoptivo. –Vengo a relatarles mi historia. Muchos no la saben. Cuando tenía 3 años contraje cáncer infantil. Tenía un tumor cancerígeno, el cual con el tiempo se esparció en la sangre. Mis padres eran de bajos recursos, no pudieron pagar ni la operación ni la quimioterapia para la leucemia. Me abandonaron, en el hospital. Estaba solo, me sentí perdido. A pesar de que era pequeño puedo recordar con detalle cada sentimiento.

"Me sentía realmente solo. Pero entonces, un sol llegó a mi vida. Una dulce joven que me ayudó a superar algunas cosas. Que intentó reemplazar el dolor causado por la huída de mis padres con amor y cuidados. Esa joven pidió un préstamo al banco para pagar una parte de mi tratamiento. Pero no fue suficiente. Así que organizó una colecta. Una donde ella hablaría no solo de mi caso sino de todos aquellos niños que sufrían aquello. Ahí entra en escena un joven, rico, de familia poderosa.

"Quien al ver a la joven hablar con tanta pasión, quedó hipnotizado. Teniendo dinero de sobra, pagó una gran suma y consiguió el teléfono de la joven. Ella le mostró su mundo, confiando lo suficiente como para mostrarle al débil niño de 3 años que quería como a un hijo. Entre ellos se unieron y con la ayuda del joven consiguieron dinero para curar toda enfermedad en mi cuerpo. Me encuentro aquí gracias a mis verdaderos padres, a los únicos que me amaron realmente. Sin ellos todo esto no hubiera sido posible.

"Así que con todo esto, lo único que quiero que aprendan es que en la vida les pasarán cosas malas, situaciones en los que sientan que no pueden seguir o se sienten deprimidos. No se dejen vencer, sigan adelante. Siempre habrá una persona que los apoye en todo. No sean orgullosos, déjense ayudar. Como médicos entendemos que no somos únicos, que en una sala de operaciones tenemos que ser uno con el equipo.

"Antes de finalizar quisiera que mis padres, Edward y Bella, junto con mis hermanos, Philip y George, supieran cuanto los amo y agradezco todo el apoyo que me han brindado. Son lo más importante de mi vida.

Todos comenzaron a aplaudir y Edward al girarse para ver a Bella, vio que tenía lágrimas en los ojos. La abrazó y besó su frente.

-Te amo, -susurró.

-Para siempre, -contestó ella sonriendo.

Al fin!! Lo sé, lo sé. Yo tampoco lo creo jaja

Espero que les haya gustado.

Dejen un comentario pequeño aunque sea ¿si?

Los quiero

VvGs