Los personajes son propiedad de la señora Meyer.

Saranya.x, me metiste en un atolladero con la pareja que elegiste xD Pero al fin aquí está, espero que me haya salido bien. Te mando un beso.



Tenía que reconocerlo, basta de fingimientos e hipocresías: estaba completamente celoso. Sí, los celos me consumían al ver cómo los últimos días Bella, mi novia y Emmett, mi hermano, pasaban bastante tiempo juntos. Y no era sólo eso, sino que lo negaban. Había escuchado a Bell hablando en susurros por teléfono con mi hermano y cuando me aproximaba, cortaba la llamada —fingiendo que no estaba utilizando el móvil— o se despedía de su "mamá". También había veces que no salía conmigo porque "tenía que ir a la biblioteca sola", y al hablarle a Emmett, resultaba que él iba al gimnasio o a correr —y nunca me dejaba acompañarlo—. Al final, Bella llegaba sin libros y mi hermano tan fresco como si no hubiera hecho nada.

Podría ser que fuera sólo una coincidencia… una larga serie de coincidencias, pero no podía ignorar la voz chillona de los celos —que por alguna misteriosa razón era casi idéntica a la de mi ex, Tanya— que gritaba "¡Idiota! Te están engañando. ¡Bella y Emmett tienen una relación!" Así que esta noche lo resolvería, llegaría al departamento y le pediría a Bella una explicación. Ya no soportaba más esta situación.

Al abrir la puerta noté que todo estaba muy oscuro, ni siquiera la lamparita de la mesa del teléfono estaba encendida. ¡Maldición! Tan concentrada estaba Bella en engañarme con Emmett que ni se acordó de id a pagar el recibo de la energía eléctrica.

—¡Feliz cumpleaños!

De pronto las luces se encendieron, y de la cocina, de las escaleras, detrás del sofá e incluso del baño de visitas, salió una multitud de gente que comenzó a corear "Happy birthday". Bella, junto con Emmett y mis padres se aproximaron a mí con un gran pastel. Tenía veintinco velitas encendidas.

¡Así que era eso! ¡Estaban planeando un festejo secreto por mi cumpleaños! Tan absorbido me tenía el trabajo —y después los celos— que no me había fijado en el calendario.

Apagué con entusiasmo las velitas, no me quejé cuando Emmett me enterró en el pastel al momento de darle 'la mordida' y me di el gusto de ensuciar de betún a quienes abracé, y más a Bella, cuando la besé con fervor.

Al final de la fiesta, después de despedir a mis amigos, conocidos y personas que jamás había visto en mi vida, le agradecí a las dos mentes maestras por el detalle, y para acallar a mi molesta conciencia, les confesé y pedí disculpas por lo que había estado pensando de ellos. Emmett se carcajeó sonoramente y Bella no pudo evitar sonrojarse y reírse también.

—Por favor, Eddie —detestaba que me llamara así—, tú más que nadie debería saber que las prefiero rubias y más… —describió con las manos una curvilínea figura femenina—. Sin ofender Bella, pero no eres mi tipo.

—Ni tú el mío, Emmett. No me gustan tan musculosos.

Suspiré aliviado, y de haber podido me hubiera pateado a mí mismo por haber sido capaz de pensar mal de dos de las personas que más quiero en este mundo.


Commenti??