Disclaimer: todo es de Meyer, menos la trama que es mía aunque haya unas similares XD

Buscar lugares donde los vampiros se puedan mudar no es nada fácil déjeme decirles… pase casi 3 horas buscando sitios en los que pudieran salir de día y no se vieran obligados a estar recluidos. Además conseguir las horas de duración de estos viajes por carretera es algo serio u.u

No se pueden quejar con la actualización temprana, los malcrío igual que ustedes a mí. XD


Capitulo 6

Mudanza

Habían pasado unas semanas desde la fiesta de té de la pequeña Bella, Esme le estaba dando clases en casa para enseñarle cosas sencillas para su edad como contar o pintar dentro de los bordes.

Jasper, le había comprado un juego educativo para la computadora. Había decido tocar mi piano mientras ellos la tenían entretenida en la sala. No pude contener mi sonrisa cuando escuche que la discusión empezó.

--Em, toca a yo misma—le dijo Bella y se podía decir por su voz que estaba molesta.

--Pero te acaba de tocar—se quejo Emmett

--Toca mi!!!—le grito

--Emmett, deja la niña—le dijo Rose

--Pero no es justo Rose, a ella ya le toco, me toca a mí—le dijo molesto mientras veía a Bella seguir jugando.

--Toca mi—le dijo sacándole la lengua

--No es cierto me toca a mí—le dijo y le quito el control de las manos.

--EWAR TOCA MI!!—me llamó gritando al tope de sus pulmones y yo baje las escaleras

--Emmett, no te da vergüenza pelear con una niña de tres años?—dije tomando a una muy enojada Bella en mis brazos, de inmediato aferro sus bracitos a mi cuello y dejo su mejilla descansar junto a la mía mientras veía la situación.

Una niña de tres años que a veces parece haber sido traída de uno de los círculos del infierno. No te has dado cuenta? Esa niña es diabólica a veces.

--Gracias—le dije a Rose cuando ella le pego en la cabeza.

--Por que el golpe?—se quejo

--Por quitarle el control a la princesa de la casa y por lo que estabas pensando—le dijo presumida volviendo a ocuparse en su revista.

--Que ahora lees mentes como Edward?—hizo un puchero.

--No es difícil leerte cuando lo tienes todo escrito en tu cara.

--Mira princesa tengo una solución para tu mal humor, que tal si nadamos un rato?—le dijo Jasper.

--No quero—dijo aun molesta.

--Quieres jugar a otra cosa?—la anime a responder.

--Condido, tu buca—me dijo alegre.

--Está bien yo te busco, con quien te quieres esconder?—le pregunte.

--Jax—dijo dándole una sonrisa radiante, que él le devolvió de igual manera. La tomo en sus brazos como si ella se fuera a romper o a desaparecer en cualquier momento.

A veces me daban un poco de celos lo unidos que se habían vuelto ahora que él estaba más seguro de poderse controlar mientras estuviera con ella. Ella irradiaba tanta felicidad que él se sentía atraído a ella, como un magneto al hierro.

--Vamos a escondernos en un buen lugar—le dijo y ella se rio abrazando su cuello.

--No tampa, Ewar—me dijo en tono serio pero con una sonrisa.

--Está bien pequeña, tratare de no hacer trampas—le dije y Jasper desapareció con la pequeña escaleras arriba

Como si pudieras evitar hacer trampas! Pensó Emmett mientras los seguía con Rose y Alice.

Ya conocía la rutina, era la misma de siempre que jugábamos. Cerré los ojos y recosté mi rostro en mi brazo sobre la pared.

--Uno…dos…tres… cuatro…cinco…Listos o no allá voy—grite. Somos vampiros… no necesitamos mucho tiempo para escondernos. Como regla primero tenía que encontrar a la pequeña.

Trate de cerrar mi mente a sus pensamientos y deje que mi oído me guiara.

--Shhh Jax, no bulla—lo reprendió en un susurro

--Pero no fui yo, fueron tus barbies las que se cayeron—se quejo Jasper muy bajo y ella se rio.

Entre a nuestra habitación, no había cambiado mucho desde que llegamos, solo que la cuna fue sacada para ser reemplazada con una mesita de té con sillas rosadas y estantes para guardar cientos de juguetes. Hice ruido para alertarla de mi presencia, aunque no era necesario ella siempre sabia cuando yo estaba cerca.

Me agache sabiendo lo que venía era casi una rutina, pero ella lo disfrutaba enormemente. En cuanto abrí la puerta ella salto sobre mí y me "tumbo" sobre mi espalda.

--Buuuu!! Te achute Ewar!—dijo riendo

--Si que susto me has dado, no me esperaba que me saltaras encima, eres un gatito muy aterrador—le dije poniendo cara de susto.

--No gatito, yo misma tigre!—dijo y empezó a gruñir mostrando sus pequeños dientes.

--Oh no un tigre anda suelto. Que alguien me ayude!—dije cuando ella empezó a saltar sentada en mi estomago aun "rugiendo"

--Yo misma como—me dijo y empezó a hacer como si me mordiera la mano los brazos y todo lo mi pecho.

Empecé a reír al igual que Jasper, en verdad la alegría de esta pequeña era contagiosa.

--Bueno te toca buscar—le dije levantándonos del suelo.

--Yo misma buco—me dijo mientras la acomodaba sobre mis hombros ella se sujetaba de mi cabello y me guiaba como si fuera un caballo.

--Uno, dosh, thes. Jax—dijo haciéndome entrar en el closet donde antes estaba escondida.

--Ahhh que tramposa eres—le dijo Jasper juguetonamente.—Ahora a quien vas a encontrar?

--Carlie!—grito y halo mis cabellos. –Ewar, bioteca!

Cuando entramos a la biblioteca, la puse en el suelo y ella salió corriendo tropezándose en el aire como siempre, por suerte ya había aprendido a cómo evitar golpearse; cayó de rodillas y se fue gateando hasta el escritorio.

--Uno, dosh, thes. Carlie!—grito metiéndose bajo el escritorio donde Carlisle estaba escondido.

Seguimos jugando, encontramos a Alice en su cuarto, a Esme en la cocina, a Rose y Emmett en el garaje.

Unos cuantos meses después, Carlisle llamo a consejo familiar. Todos nos reunimos el comedor, la pequeña Bella se sentó a mi lado ocupando su lugar como miembro del clan Cullen. Supe sobre lo que Carlisle quería hablar ya que era mi mayor preocupación al momento; aunque no comente nada hasta que nos sentamos todos y él tomo la palabra.

--Edward, se acerco a mí con una inquietud, que no solo los afecta a Bella y a él sino a todos nosotros.—dijo Carlisle cediéndome la palabra.

--Bella, en pocos meses cumplirá cuatro años, el próximo año iniciara el colegio, creo que debemos empezar a buscar un lugar donde instalarnos para poder estar listos cuando llegue el momento de mudarnos. Si es que quieren continuar con nosotros claro está—les dije.

--No creerás que te puedes deshacer de nosotros tan fácil, Edward—dijo Rose.

--Entonces a donde nos vamos?—pregunto Emmett

--No regresaremos a Alaska o sí?—pregunto Jasper.

--Alaska es el último lugar donde Edward querría ir, Jas—le dijo Alice

--En efecto, no regresaremos a Alaska por lo menos de momento, Había pensado en Viena, pero creo que el idioma será un reto para Bella. La villa que tenemos en Milán hubiera sido de ayuda, pero no quiero a Bella cerca de Italia. Carlisle pensó en Londres, pero primero queremos estar seguros que todo esté bien allá.

--Que tal si volvemos a Rochester? Ya han pasado muchos años—dijo Rose un tanto insegura—existen buenas escuelas y el clima nos favorece.

--Estas segura Rose?—le pregunto Emmett ansioso.

--Segura, claro si los demás estamos de acuerdo—dijo y acaricio de manera maternal a Bella que estaba jugando con unos carritos en la mesa. Todos asentimos.

--Bueno si todos estamos de acuerdo, entonces comenzaremos a buscar una casa apropiada, supongo que te encargaras de eso Esme querida—dijo Carlisle.

--Comenzare enseguida a buscar una casa que se adapte a nuestras necesidades pero antes le hare al almuerzo a la pequeña—dijo levantándose de la mesa.

--Meme, yo misma ayudo!—dijo Bella bajándose la de silla con dificultad casi cayendo sobre su trasero, por suerte Esme la atrapo antes y se la llevo a la cocina.

--Me avisan como van los planes cuando vuelva del hospital, tengo el presentimiento que esta noche será algo movida, con el cambio de clima hay demasiados resfriados.—dijo Carlisle antes de tomar su maletín, se detuvo en la cocina y beso a dos chicas antes de entrar al garaje y tomar su auto.

Pasaron unos cuantos minutos, en los que podía ver a la pequeña en la cocina a través de los pensamientos de Esme, Bella estaba inquieta, seguía a Esme en todas las cosas que estaba haciendo.

Esme se giro para lavar las verduras en el fregadero dándole la espalda a la niña, escuche un lloriqueo. No necesite estar en la mente de Esme para oírlo. Todos en la casa se paralizaron cuando lo oyeron.

Sangre… Pensó Esme y yo entre a la cocina en un segundo tomando a la pequeña que lloraba en mis brazos.

Esme dejo de respirar y se tapo la nariz con la mano.

No sé como paso. No la vi tomar el cuchillo. Esme hubiera llorado si fuera humana. Tomo el cuchillo manchado de sangre y lo metió bajo el grifo del agua bañándolo con detergente.

Rose entro y me dejo una caja de banditas con un frasco de alcohol, antes de salir de la casa junto a los demás.

La sangre de la pequeña era dulce más dulce de lo que hubiera pensado y muy concentrada. Su pequeña mano estaba presionando su dedo mientras lloraba. Su aroma inundaba toda la cocina…pero ella era mi pequeña. Empecé a respirar más lentamente, tratando de calmarme.

--Ewar, me luele —dijo llorando, la sentí desfallecer antes de vomitar copiosamente en la cocina.

Maldición chico, despierta! Tú no tienes dos títulos de matasanos? Úsalos! Me gruño mentalmente Emmett.

Cuando conseguí suficiente concentración para atenderla. Puse su pequeña mano bajo el grifo del agua. La herida era pequeña, prácticamente superficial.

--Tranquila amor, ya te tengo—le dije mientras le soltaba los botones de su camisa sucia y su pequeña falda, se la entregaba a Esme para que las pusiera a lavar.

Ya la cocina estaba limpia. Esme se había encargado de recoger el vomito del suelo y dejarlo reluciente como si nada hubiera pasado.

Tenía a Bella sentada sobre la isla de la cocina, tome una bandita de cenicienta y se la puse alrededor de su pequeño dedo índice.

--Bella, prométeme que no volverás a tomar un cuchillo sin permiso—la reprendí.

Sus mejillas estaban manchadas de lágrimas, mi pequeño ángel me devolvió una mirada acuosa asintiendo débilmente, mientras llevaba su pequeño dedo lastimado a mi boca. Lo bese y ella me sonrió. Esme le beso los cabellos y me puso una mano en el hombro.

Estoy muy orgullosa de ti, hijo. Lo hiciste bien. Lamento no haber estado más alerta.

--No fue nada mamá…--le dije abrazando a mis dos ángeles.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Estábamos casi a mitad de julio, teníamos planeado mudarnos poco después del navidad ya la pequeña Bella estaba un poco más grande y cada día se volvía más hermosa. Hoy ella me había dado "permiso" para ir a cazar un poco más distante que de costumbre, había salido a cazar con Jasper una manada de ciervos.

--Oye, no notaste a Emmett medio extraño esta mañana?—me pregunto Jasper cuando veníamos de regreso.

--Sus pensamientos estaban en lo de siempre… sexo, así que no le preste mucha atención.—le dije cuando tocamos el jardín.

--Estaba ansioso porque saliéramos, dijo que era porque quería pasar tiempo con Bella—me dijo y escuche las risas de mi ángel proviniendo de la cocina.

Emmett seguía concentrado en un encuentro que tuvo con Rosalie, así que su mente no me servía para ver a Bella. Jasper sintió mi emoción y me palmeo el hombro sabiendo que estaba ansioso por verla.

Entramos juntos a la cocina y como costumbre Bella se giro incluso antes de terminara de pasar por la puerta.

--Ewar! Mira igual que tu—me dijo y me pare en seco frente a la escena. Mi pequeña tenía dos pajillas blancas en su boca que imitaban colmillos y su boca estaba toda roja por el jugo de fresas.—Vez yo misma vamro como tu—salto a mis brazos y me apretó con todas sus fuerzas por el cuello.

--Emmett…corre…corre y rápido. –le sisee bajo para que Bella no escuchara.

Qué hay de malo con que juegue a ser vampiro? Yo comí comida humana por dos años. Pensó y empezó a reír atronadoramente.

--En serio Emmett…corre…—dijo Jasper sintiendo mi humor. Cuando Bella decidió "morder" mi cuello para succionar mi sangre.

--Tu yumi, Ewar!—dijo antes de volver a "morderme". Un gruñido se formo en mi pecho y no lo pude contener. Bella dejo de morderme cuando lo sintió y me miro con sus enormes ojos llenos de lagrimas.—Tu bavo?—me pregunto y se puso a llorar. Suspire y me pinche el puente de la nariz.

--No pequeña, no estoy enojado contigo, como crees que podría enojarme contigo—le dije acariciando su cabello y dándole un beso en punta de la nariz.

--Te quero—me dijo dándome un "muah" en la boca. Cada vez que ella se ponía extremadamente feliz me daba un "muah"

--Yo también a ti pequeña… ahora porque no me dejas unos momentos a solas con Em. Puedes ir con Jax a ver el correcaminos.—le dije entrecerrando mis ojos mientras miraba a Emmett que estaba riendo.

--Nop! Em dijo que tu papau a él mismo. Ewar tu no papau Em—me regaño tomando mi rostro en sus manitas y mirándome a los ojos.

Parece que no te dejaran tocarme un pelo después de todo, hermanito. Pensó presumido.

--Tenemos toda la eternidad—le dije, saliendo con la pequeña de la cocina.

--Ewar! Telesion!—dijo volviéndome a "morder" antes de sentarnos.

--Toda la eternidad… aunque no creo poder esperar tanto tiempo—sisee y escuche su risa atronadora.

Estaba en nuestra habitación cuando Carlisle entro para hacerle la revisión anual a Bella. La pequeña lo miro con el ceño fruncido cuando lo vio entrar con su maletín en la mano; ella adoraba pasar tiempo con Carlisle pero cada vez que ella lo veía con su maletín significaba que le tocaba revisión, vacunas o algún tipo de medicina.

Bella se escondió bajo las cobijas y se convirtió en una pequeña bolita.

--Edward, has visto a Bella? Hace un segundo estaba aquí y ahora desapareció, es como si se hubiera vuelto invisible—dijo Carlisle jugando con la niña, quien soltó una risita amortiguada por las sabanas.

--Nop, estoy tan intrigado como tú, ella estaba aquí a mi lado luego parpadee y ella se esfumo por arte de magia. Me parece haber visto a Speedy González pasar por aquí tal vez se la llevo—dije siguiéndole la broma y se oyeron más risas.

--Oye Edward, tu cama parece tener el colchón dañado, tiene una deformidad justo en el medio.

--Nada que un par de almohadazos no puedan corregir o podemos hacerle muchas cosquillas hasta que desaparezca.—dije antes de mover mis dedos ligeramente como si estuviera acariciando una pluma por los costados de la pequeña que empezó a revolcarse bajo las sabanas—Mira Carlisle tenias razón, el colchón está cambiando de forma—dije mientras Carlisle levantaba las cobijas.

--Pero válgame el cielo, si es Bella—dijo Carlisle fingiendo sorpresa.

--Te achute y te dio mello!—le dijo antes de sentarse sobre mis piernas.

--Bella tengo que revisar que estés creciendo bien—dijo poniéndose su estetoscopio y frotándolo contra la colcha de la cama para calentarlo.

--Tu mismo primero—dijo cruzándose de brazos.

--Bella…--dijo Carlisle como advertencia.

--No guta… tu mismo, yo ayuda!—dijo pidiéndole el estetoscopio. Carlisle suspiro y le coloco el estetoscopio en los oídos.

Bella primero puso el aparato en mi pecho, luego me toco la frente y rebusco en el maletín de Carlisle encontrando unas banditas de las princesas que me coloco en la frente como si me hubiera lastimado, para terminar con su examen me dio un beso sobre la bandita.

--Bueno Bella ya examinaste a Edward, ahora te toca a ti—le dijo Carlisle y ella suspiro resignada abrazándome mientras asentía.

--Te quero Calile—le dijo batiendo sus pestañas imposiblemente largas.

--Yo también te quiero, pero eso no evitara que te examine, pequeña imitación de Alice—le dijo riendo cuando ella hizo un puchero.

-.-.-.-.-.-.-.-

--Bella, cariño. Nos vamos a ir a vivir a otra casa—le dije dos días antes de la mudanza mientras estábamos sentados en el piano y yo escuchaba sus intentos de tocar una melodía.

--Toos?—se giro en la banca y me miro preocupada.

--Claro que todos, nadie puede estar lejos de ti y se dice Todos—le dije tocándole la nariz con la punta de mi dedo índice.

--Pero guta aquí—dijo pegándose contra mí , dejando de tocar.

--No podemos quedarnos más tiempo aquí, pequeña. Sabes que no crecemos como tú, las personas podrían empezar a sospechar lo que somos, tú no quieres eso verdad?—le pregunte levantándola y sentándola sobre el piano.

--No, no quero.—dijo suavemente acariciando la tapa del piano.

--Todos tus juguetes los enviaremos allá, también hay una piscina y un bosque cercano así como aquí. Tu cuarto es muy bonito—le dije

--Tu vas mimir conmigo verdad?—sus ojos se abrieron por el miedo.

--Si, pequeña dormiré contigo hasta el día que quieras—le dije haciendo una X sobre mi muerto corazón, ella aplaudió—Ahora tienes que quedarte tranquila mientras empaco todas tus cosas-- movió sus peñas piernas contenta y alzo sus manos hacia mí.

--Yo ayudo!—dijo antes de dejarla bajar.

Juntos, empezamos a empacar nuestro cuarto, tuve que ir mucho más lento que los demás ya que no podía poner en riesgo a la pequeña, corriendo de un lado a otro a gran velocidad sosteniendo las pesadas cajas.

Cuando regrese de dejar sus juguetes en la parte de debajo de la casa la encontré forcejeando para soltar el botón de su falda y su cara mostraba irritación.

--Vas al baño? Necesitas ayuda?—le dije agachándome a su altura.

--No… yo misma sola—se quejo aun tratando de de soltar su botón, su pequeña y rosada lengua estaba de medio lado entre sus labios; su ceño fruncido con la concentración. Porque Alice tenía que embutir a la pequeña en esas faldas tan justas, hubiera sido más fácil que se la subiera a la cintura.

--Se dice, yo sola. No yo misma. Recuerdas?—le dije mientras ella hacia un puchero y ponía las manos en sus caderas dándose por vencida. Le levante la falda, me dio las gracias y corrió al baño. La pequeña se estaba volviendo cada día más independiente y eso me alegra aunque me ponía triste a la vez. Parecía que solo ayer la arrullaba en mis brazos para dormirla o le cambiaba los pañales.

Porque la melancolía? Pensó Jasper entrando a la habitación a buscar las maletas llenas de ropa que Alice había empacado.

--Ha crecido mucho… parece que solo fue ayer cuando la saque de la casa de Forks dentro de mi abrigo para protegerla del frio.

--Es cierto… pero ahora nos toca ayudarla a enfrentarse al mundo exterior… en poco meses empezara el colegio.

Ahora era el turno de Jasper de ponerse melancólico. Estaba preocupado de cómo se adaptaría la pequeña a la mudanza.

--Listo, yo solita!—dijo cuando salió del baño

Jasper se soltó a reír y yo lo empuje.

Dime que no es gracioso… me reto.

--Bella, pequeña…la parte de atrás de tu falda esta dentro de tu ropa interior… y tienes un pedazo de papel pegado en el zapato.—le dije poniéndome a su altura ayudándola a acomodarse las ropas.

Un pedazo? Si parece que se trajo todo el rollo de papel sanitario.

--Jasper…--le sisee, pero de igual forma una sonrisa se formo en mis labios cuando vi que era cierto, se había traído lo que quedaba de papel cuando camino hacia nosotros.

Su pequeño ceño se frunció y se mordió el labio molesta.

--Pronto aprenderás, además eres una niña grande—le dije tomándola en brazos y ella dejo su cabeza en mi hombro.

A la mañana siguiente todo estaba empacado y la mayoría de los autos habían sido enviados a la nueva casa. Al igual que Esme, Carlisle, Jasper y Alice que se habían adelantado para dejar la casa lista

--Muy bien pequeña, tú y yo haremos un viaje por carretera hasta la nueva casa. Los demás nos esperaran allá.—le dije cargándola para bajar las escaleras.

--Auto, si!!!—dijo saltando en mis brazos.

--Cuando llegues a la nueva casa, todos te estaremos esperando—le dijo Rose, sacándola de mis brazos para darle un abrazo y un beso.

--Pa jugar?—le pregunto esperanzada.

--Si, para jugar babitas, será mejor que le pongas turbo a tu carro porque me compre un ATV para hacer competencias—le dijo Emmett abrazándola también.

Va a hacer todo el trayecto en auto, solo porque no quiere que nadie maneje tu volvo. El chico perdió la cabeza

--Vamos a recordar los viejos tiempos verdad, pequeña? Como cuando te traje aquí—le dije sacándola de los brazos de Emmett ignorando su comentario y poniéndola en su silla de auto.

--Si…pero quero McDonald's!—chillo mientras saltaba en su silla.

--Está bien comeremos en McDonald's. –le dije. Nos veremos como en 9 horas, eso calculo…--les dije antes de salir del garaje, cuando iba por el camino hacia la entrada de la propiedad vi que el camión de la mudanza venia entrando.

--Adiós casa!—dijo Bella girándose a ver la casa que desaparecía tras nosotros.

--No te preocupes amor, la nueva casa será igual de bonita que esta. Ahora que te parecen unos ricos pancakes!—le dije

--SI—grito y yo solo pude sonreír.

Doce… y no nueve horas después, veinte llamadas, tres gritos histéricos de Alice y una docena de mensajes de texto, tome la desviación del camino que nos llevaba entre los árboles para nuestra nueva casa.

--Pequeña, mira hacia adelante. Esta es tu nueva casa—le dije en cuanto vislumbre la casa de tres pisos y los seis vampiros esperándonos en la entrada.


Bueno regresaron a la ciudad de Rose XD.

La pelea de Emmett y Bella, fue una de mis hijos este domingo por el control del Wii… asi que la use como material.

Vieron Emmett consiguió hacer rabiar a Edward en este capi XD

Déjenme saber que les pareció dándole click al botoncito verde XD. Hubiera subido antes pero ayer en CrepúsculoMeyer hubieron un montón de noticias que subir y si no trabajo mi jefa me bota ajajaja.

Creo que subo más tarde YBTM. Para las que me preguntaron sobre que era mi nuevo fic que tengo previsto para cuando termine las vueltas. Solo les dejo un cachito del Sumary: Hay mentiras que es mejor no revelar y hay verdades que es mejor ocultar.