Crepúsculo no me pertenece, tampoco la canción. Solo el escrito es mío.


Shy Boy.

So good looking you seem to be
But you're too tongue-tied to say hi to me
You could make it happen so easily
Woah, i'll tell you why boy
'Cos i'm looking for a shy boy

-Shy Boy by Katie Melua.

.

Camino hasta llegar en mi habitual mesa, mientras miro por la ventana, esperando verlo.

—Disculpe Señorita, ¿Qué desea? —Interrumpe mis pensamientos el camarero.

—Un café con dos de crema y uno de azúcar por favor. —Digo distraídamente, mi mirada aun está en la ventana, buscando.

Lo sé, debo sonar como una psicópata obsesionada, y tal vez lo sea, pero tengo mis razones, es el, es Edward Cullen, el chico que me quita la respiración con solo verle, hace que mis rodillas se debiliten cada vez que entra a clase, el chico más amable, inteligente, guapo que en mi vida he conocido, tal vez no, pero así lo veo yo porque estoy completamente enamorada de él.

Solo había un pequeño problema; El es tan jodidamente tímido.

Incluso más que yo, es por eso que solo lo he oído su voz en clase y no es por que responda una pregunta, es solo cuando dice "Presente", pero lo conozco de toda la vida, crecimos juntos en el mismo pueblo, luego fuimos a la misma universidad, al igual que yo en los años anteriores éramos solitarios, aun así yo sabía cómo era, siempre lo observaba, como la vez que ayudo a Ángela Weber que necesitaba unos apuntes, el se los puso en su casillero y Ángela pensó que era magia.

Y demonios, el chico era mágico, solo él podía hacerme esto, revolotearme el estomago con una sola mirada, si tan solo no fuera tan tímido, si tan solo viniera hasta mí y me invitara a salir.

Aunque a pesar de que el chico era jodidamente tímido, observaba como el siempre me miraba, al principio pensé que eran imaginaciones mías y el hecho que quería desesperadamente que me mirara, pero después de un año de sentirte observada, y que tu amiga te diga "Edward Cullen te está mirando" te lo terminas creyendo.

Y como yo era jodidamente frágil no podía invitarlo a salir y arriesgarme a que me diga "no", eso me rompería en mil pedazos.

Como siempre a las tres cuarenta de la tarde Edward se acercaba, y nos poníamos en una de esas sesiones de miradas, yo lo miraba y cuando él me miraba yo alejo mi vista y él me observa. Las sesiones de miradas como esta son las que me hacen tener un poco de esperanza con él, pero cuanto desearía que esas miradas se convirtieran en besuqueos.

Sesión de besuqueos de Edward y Bella… suena tan bien.

Lo veo sentarse en la misma mesa de siempre, en frente la mia, y comienza el juego, comienza a mirarme y yo dirijo mi mirada a la esquina del local.

Pero algo cambia.

Quiero ver sus ojos, sus ojos verde esmeralda de frente, quiero que se mesclen con los míos aburridos marrones, quiero perderme en sus ojos verdes.

Y volteo.

Me sigue mirando y me pierdo en sus orbes esmeraldas. Entonces me sorprende, el se levanta ¡Y camina directo hacia mi!, mis piernas solas y traicioneras levantan mi cuerpo y camino hacia el.

De pronto nos encontramos frente a frente.

—Hola, ya nos conocemos Mi nombre es Edward Cullen, — casi me derrito al escuchar su voz.

—Te conozco, Mi nombre es Bella, la niña de Forks, — Me sorprendió a mi misma la seguridad que derrochaba mi voz.

—Lo sé, ¿Te apetecería tomar un café conmigo Bella?

Oh dios mío, me apetecería hacer todo contigo. Sonrío y tomo su mano para dirigirlo a mi mesa.


Mmm, bueno aqui una viñeta de una canción que amo de Katie Melua, ¡Como amo a esa chica!, ¡enserio deben escucharla!.

-Meriba