Disclaimer: Los personajes no me pertenecen, son de Stephenie Meyer, lo único q me pertenece es la trama de la historia.


CAPÍTULO 1: MALAS NOTICIAS

Habíamos terminado de cenar, cuando mi padre dijo:

- El caso del Sr. Moore se ha extendido más de lo normal, así que tendré que pasar las próximas semanas en Nueva York.

- Esto último no me sorprendió, generalmente no veía mucho a mi padre durante el año.

- Oh, está bien- respondí mientras fijaba la vista en la lámpara que colgaba del techo.

- Esta vez será diferente, Edward- dijo mi madre, no sabía si me estaba hablando a mí o a mi padre. Odiaba tener el mismo nombre que él, vivía confundiéndome.

- Edward, tu madre te está hablando- dijo mi padre. Oh, estaba hablándome a mí, deslicé mi mirada hasta encontrar la de mi madre.

- Como te dije recién- hizo mueca al recordar mi falta de atención- esta vez será diferente. He decidido acompañar a tu padre, pasamos demasiado tiempo distanciados y tú eres lo suficientemente grande para valerte por ti mismo- terminó seria. Esto sí me sorprendió, la mayoría de las veces ella se quedaba conmigo en casa y cuando acompañaba a mi padre, lo hacía únicamente cuando se trataba de viajes cortos. Pero si ellos se iban… significaba que tendría la casa para mí solo...

- Pero no pienses que te dejaremos solo en casa durante seis semanas- dijo mi padre adivinando mis intenciones.

- ¿Por qué no?- me quejé- ¡Acaban de decir que soy lo suficientemente grande para valerme por mí mismo!

- No me levantes la voz- dijo mi padre secamente. Solté un bufido- Además, aunque tengas la mayoría de edad, la celebración de tu último cumpleaños… -sacudió la cabeza- nos demuestra que no podemos dejarte solo en casa.

- Pero Maddie se quedará conmigo ¿o no?

- Madeleine se tomará un mes de vacaciones- dijo mi padre cortante.

- Por eso, hablé con mi hermana, Esme y te irás a pasar el verano con ella- agregó mi madre.

- ¿A Forks? ¡Pero mamá, es el lugar más lluvioso del país! ¿Por qué tengo que pasar mi verrano allá?- reclamé furioso.

- Baja la voz, Edward, no estamos sordos- me reprochó papá- Irás a pasar el verano con tus tíos, te guste o no.

- Pero es mi último verano antes de entrar a la Universidad… ¿mamá?- la miré tristemente.

- Irás a Forks. Fin de la discusión- interrumpió papá antes que mi mamá pudiera responder- Prepara tus cosas, te vas en cinco días- y sin decir más, ambos se retiraron a su habitación, dejándome solo en el comedor. Suspiré pesadamente. Este verano sería un asco.

***

Abrí los ojos cuando el avión aterrizó en Port Angeles y suspiré pesadamente. Una vez que retiré mi equipaje, caminé entre la multitud del aeropuerto hasta que vi a mis tíos haciéndome señas y me acerqué a ellos.

- ¡Edward! ¡Qué gusto tenerte con nosotros!- exclamó tía Esme mientras me abrazaba emocionada. Le devolví el abrazo algo incómodo, no estaba acostumbrado a esas demostraciones de afecto, mis padres me habían criado de una manera mucho más fría.

- Muchas gracias- sonreí tímidamente.

- Bienvenido, Edward- dijo tío Carlisle mientras me separaba de mi tía.

- Muchas gracias- agradecí nuevamente.

El viaje de Port Angeles a Forks fue aburrido. Mis tíos se dedicaron a interrogarme todo el camino, pero me esforcé por responderles de la forma más amable posible. Después de todo no era su culpa que mis padres tuvieran la cruel idea de enviarme a Forks durante el verano.

- Iré a avisarles a los chicos que llegaste- dijo mi tía y entró a la casa, mientras Carlisle me ayudaba a bajar mi equipaje.

- Llamaré a mi madre para avisarle que llegué, enseguida entro- le dije a mi tío, quien asintió y entró a la casa. Marqué el celular de mamá y esperé que contestara.

- ¿Aló?

- Hola mamá

- Oh, Edward, eres tú- dijo mi madre secamente- ¿Qué tal el viaje?

- Tranquilo- contesté en el mismo tono.

- ¿Cómo están Esme y Carlisle?

- Bien, fueron a buscarme al aeropuerto.

- Me alegro- dijo ella sin expresión alguna en su voz- ¿Alice y Emmett?

- Aún no los he visto. Te llamé antes de que se me olvidara- le respondí. Sabría que una madre normal me hubiera dicho "¿Cómo te vas a olvidar de llamarme?", pero Elizabeth Masen no era una madre típica. Como era de esperar, se limitó a decirme:

- Me parece bien. Tu padre te manda saludos.- Sabía que lo último fácilmente podría ser mentira, pero contesté un "gracias" de todas formas- Hablamos otro día, cuídate.

- Lo haré. Adiós- cerré el móvil y apenas puse un pie dentro de la casa, alguien se tiró a mis brazos.

- ¡Edward!- chilló Alice.

- Hola Alice- la saludé con una fingida sonrisa mientras me deshacía de ella. ¿Qué les pasa a todos? pensé irritado. Todos parecían ser - demasiado afectuosos para lo que yo estaba acostumbrado.

- ¡Qué gusto verte por estos lados, primo!- dijo Emmett mientras me daba una palmada en la espalda.

- Yo también me alegro de verte- le sonreí, aunque internamente seguía maldiciendo estar acá. De pronto, noté que habían más personas en la sala.

- Ah, Edward, déjame presentarte- dijo Alice al ver mi cara de pregunta- estos son Jasper, mi novio- el aludido, me saludó mientras Alice le sonrió abiertamente- y ella es su hermana, Rosalie Hale… - Mm… no está mal, pero no es mi tipo

- Mi novia- terminó Emmett sentándose en el sofá junto a ella y pasándole un brazo por los hombros. Bueno, de todas formas, estaba ocupada

- Un gusto conocerte, Edward- respondió ella.

- Igualmente- le dije cortésmente.

- Y ella – señaló a una chica de cabello castaño quien me miraba levemente sonrojada, aunque fuera la primera vez que la viera, había visto esa misma mirada antes en muchas chicas… si algo había aprendido bien en la secundaria, había sido reconocer cuando una chica me encontraba atractivo y claramente ella tenía esa expresión…interesante… lo comprobaría en unos segundos más…- es Bella Swan.

- Hola- me saludó ella en voz baja, evitando mirarme a los ojos.

- Hola, Bella- le sonreí y vi cómo su sonrojo se hacía más notorio. Sí… definitivamente esto sería interesante, quizás… el verano no sería tan malo después de todo.


Hola!

Este es mi segundo FF, está contado exclusivamente desde el punto de vista de Edward, como se habrán dado cuenta, en esta historia Edward es un creído, no culpo a quien lo odie al comienzo, pero tengan fe q con el pasar de los capítulos, le empezarán a tomar cariño :D

Espero sus reviews para saber si les gustó...

Gracias por leer!