LENORE, LA HERMOSA NIÑA MUERTA

¿DÓNDE QUEDÓ RAGAMUFFIN?

Disclaimer: Lenore y sus amigos son propiedad de Roman Dirge. A él es quien deberían agradecerle las aventuras de la Hermosa Niña Muerta… Y a Edgar Allan Poe, porque de no ser por su poema titulado Lenore, Roman Dirge no habría tomado la inspiración necesaria.

ºººººº

-Lenore, la fiesta de té va a empezar. Date prisa.-le llamaba Ragamuffin a la pequeña embalsamada mientras esta se encontraba en el patio trasero con Mr. Gosh, quien "curiosamente" se encontraba descabezado. Después de encargarse del cuerpo inerte de Gosh, la joven rubia de piel blanquísima fue hacia el salón de su casón donde Ragamuffin, Taxidermio y Monster Muffin le esperaban, junto con Kitty, aquel gato muerto que apestaba a rayos, y de todas maneras seguía sentado en la mesita de mantel rosado.

-Lo siento, Sr. Ragamuffin, pero había algo de lo que me tenía que hacer cargo.-dijo la pequeña niña muerta al momento que limpiaba de su mejilla una mancha de sangre.

-Bueno, pues qué bueno que viniste a tiempo. Te ibas a perder la fiesta de té.-le dijo Ragamuffin, mientras la acompañaba hacia la mesita donde estaba Taxidermio sentado y listo para servir el té. Es cuando un sonido de detrás de la puerta irrumpe en la paz y tranquilidad de la pequeña fiesta. Todos voltean a ver y es cuando ven a…

-¿Mr. Gosh?

-Así es, mi amada Lenore. Una vez más he vuelto a tu lado. Te perdono todos tus pequeños accidentes. Yo se que no era tu intención el acuchillarme y arrancar mi cabeza, y se que no querías llevártela para que los cuervos la picaran. Pero la he hallado, y he regresado para que estemos juntos, amor mío.

Lenore le miró con furia, los demás lo sabían y se hicieron hacia atrás ante la mirada de la joven embalsamada. En un par de minutos, Mr. Gosh se retorcía en el piso mientras sacaba una espuma blanca de la boca, y los demás charlaban acerca de una nueva serie de Tv mientras bebían su té. Cuando se acabó la esencia del personaje de ojos de botón, Ragamuffin se levantó para llevárselo al patio trasero y dejarlo en el bote de basura, dado que al día siguiente llegaban por ella. Pasaron cinco minutos… Diez… Veinte… ¡Una hora! Y el vampiro en cuerpo de muñeco no volvía. Todos se preocuparon al ver la ausencia del pequeño juguete, pero la más preocupada era la misma Lenore.

-¿Dónde está Ragamuffin? ¡¿Dónde?!-empezó a gritar la niña medio muerta, y parecía que aquella preocupación la mataría una vez más. Ella quería mucho a Ragamuffin, y temía que algo malo le pasara.

CONTINUARÁ…

ºººººººº

N/A: Bueno, este es mi primer fic de Lenore, espero les guste n.n