::NOTAS INICIALES:: ¡Hola´s! Junjou-Romántica 2 y sus personajes no me pertenecen. En fin, al fin tuve la oportunidad de hacer un fic de este anime que me encanta mucho y de verdad me decidí por esta pareja por que me encanta mucho ji-ji, aunque las tres me encantan, en fin aquí les traigo un fic de dos o tres capítulos de cómo Usagi-san se enfermo y Misaki tiene que cuidarlo, enfrentando diversas situaciones, que lo pondrán a prueba lo mucho que quiere al escritor. ¿Qué ocurrirá? Solo podrán descubrirlo leyendo y dejar reviews

::TE NECESITÖ::

-.+.-(AKIHIKÖxMISAKI)-.+.-

::CÁP.N°1: LA ENFERMEDAD::

Había sido una noche tranquila, prácticamente muy tranquila para el joven Takahashi-Misaki de 20 años de edad, el cual precisamente empezaba a despertar poco a poco de su largo sueño. Precisamente lo primero que vio, fue la cara del gran oso de felpa amarillo-oscuro, se medio incorporo para ver al dueño de ese peluche, ya que le extraño el no estar amarrado a un potente abrazo de oso por parte de Usami-Akihiko; pero lo único que pudo ver, era que estaba solo en la gran cama del novelista. Eso le daba a entender que el chico ya se había levantado.

-¿Usagi-san?-Se incorporo Misaki para ir a buscar a su chico por algún lugar de la casa. -¿Dónde estará? ¿Habrá ido a comprara cigarrillos?-Se preguntaba así mismo.

-¿Qué raro?-Se rascaba la cabeza.-Él nunca sale sin decirme nada.-Se preocupo.-No seria capaz de dejarme, ¿o si?-Se preocupo a un mas.

-"Él, no me dejaría, sin darme un motivo. ¿Verdad? Si ya se hubiera cansado de mi, ¿Por qué sigue viviendo conmigo? Pero… ¿Dónde esta?"-

-¡AH! ¡USAGI!-Se revolvió los cabellos con preocupación, no pudo más y corrió como loco por la casa buscando en todas las habitaciones, solo para encontrar a Usagi.

-¿Usagi?-Abrió una puerta, pero solo encontró unos carriles con un Tren que descansaba su marcha en esos momentos.

-¿Estas aquí?-Entro en la habitación donde tenían la replica en miniatura de la Muralla -China, pero no había nadie.

Corrió de nuevo a otra habitación que al abrirla, solo encontró unas peceras con salmones y anguilas que tenían como mascotas y las tenían en esa habitación.

-Usagi-san, ¿estas aquí?-Abrió la puerta de la habitación donde guardaban los osos de felpa que tanto le gustaban a Akihiko. Pero no lo encontró ahí.

-¡ARG! ¡¿DÓNDE PODRA ESTAR?!-Se puso histérico y asustado, cayendo de rodillas gritando.

De pronto cayo en cuenta de algo, que hizo que un pequeño foquito se prendiera en su cabeza, recordando algo muy lógico. Cuando Usagi no esta es porque esta escribiendo sus novelas. Así que se dispuso a buscar en esa habitación donde no había buscado aun, y que debió ser la primera que debió haber buscado. Eso lo lleno de ilusión como también de miedo.

-"Y… ¿Si no esta?"-

Se pregunto caminando a pasos lentos y temerosos por saber si su novio se encontraba en ese lugar de reposo, o no. Trago saliva y con su mano temblorosa, decidió por tomar la perilla de la puerta.

-¡Ah!-Abrió de golpe cerrando los ojos.-…-Pero de nuevo los abrió al ver que nada paso, todo paresia normal. Así que se animo a entrar y asegurarse mejor.

Pero al intentar entrar…

-¡¿AAH?!-Fue derribado en el suelo, ya que algo pesado le cayó encima impulsándolo a caer de espaldas en el piso. El pobre chico de cabellos castaños se revolcaba en el piso, sin saber que le había caído.

-Mi...sa…ki…-Dejo se forcejearse al escuchar como susurraban su nombre de una manera débil y suave.

-¿Usagi-san?-Se tranquilizo un poco para ver mejor, y se topo con que Usagi le había caído encima.-¡¿Eres tú?!-Miro que si se trataba de su novio.

-…-Pero Akihiko solo susurraba suave el nombre del chico.

-…-Paso un buen tiempo para que Misaki se diera cuenta de la situación en la que estaba. Con Akihiko encima suyo. Se sonrojo como un tomate.

-…-

-¡Ah ¡Ah!-Suspiraba y respiraba agitadamente, al haberse librado de Usagi.-¡Me debes una explicación!-Se reclamo.

-¡Te estuve buscando, estaba muy preocupado por ti!-Le decía molesto viendo al chico tirado en el piso.

-…-El Usami solo respiraba con dificultad.

-¿Eh?-Eso extraño al joven de ojos-verdes.-Usagi-san, ¿te sientes bien?-Lo movió un poco para que pudiera sentarse.

-…-Usagi intento ponerse de pie pero no lo logro.

-No te ves nada bien.-Dijo poniéndolo su mano en la frente. -¡Estas ardiendo en fiebre!-Se sorprendió el chico.-¡Te ayudara a ir a la cama!-Le dijo ayudándole a incorporarse.

-°Y°-

Ratos después

El joven de cabellos plateados, se encontraba acostado en la cama, con las mejillas rojas y con la nariz con flujo, y sus ojos se miraban cansados. Había pescado un resfriado, como Misaki se estaba dando cuenta.

-No puedo creerlo…-Suspiraba poniéndole un trapo mojado en la frente a Usagi.

-No pude terminar mi manuscrito…-Respondió el joven de ojos púrpuras.

-Déjame adivinar…-Analizo Misaki mientras se sentaba en una silla junto a la cama.-Ya estabas a punto de dormir, cuando recordaste que aun no terminabas la nueva novela que estas escribiendo, y decidiste no molestarme, decidiendo que la terminarías en toda la noche. Pero como hacia calor, solo te quedaste en pantalones y prendiste un ventilador para que te refrescara, pero estabas tan centrado que no notaste que el ambiente cambiaba, por que hubo una leve lluvia, aunque hacia frió, no le tomaste importancia al asunto, soportando todo el frió de la noche, hasta que ya no fuiste capas de soportas los síntomas que provocaron en ti, al exponerte tanto tiempo al aire frió, que pescaste un resfriado.-Analizo recuperando aire, por haber dado tanta conclusión de los hechos.

-¿Cómo lo supiste?-Respondió suavemente Akihiko abrazando a Suzuki.

-Nondes-ka?-(¿Qué?)-Parpadeo sus ojos sorprendido.-¿Entonces era verdad? ¡Eres un descuidado!- Mírate como estas; tienes fiebre, tus mejillas están muy calientes.

-Gomen-nasai-(Lo siento)-Se disculpo el escritor.

-Me hiciste preocuparme-Le susurro.

-…-El chico mayor sonrió ante aquellas palabras.-Perdóname por no haberte dicho que estaría ocupado toda la noche.-Le dijo.

-Bueno, eso ya no importa.-Se apeno.-Lo que mas me importa es que descanses bien.-Le dijo mientras le arreglaba la sabana y le acomodaba bien los cojines en la cabeza.

-En eso tienes razón…-Le murmuro Akihiko mientras le tomaba la muñeca a Misaki.-¿Iras a la Universidad?-Le interrogo.

-…-El chico de ojos verdes se sonrojo por aquella pregunta.-Bueno…-Susurro.

-"Se que me ase esa pregunta, porque desea que me quede con él, en casa para cuidarlo"-

-Misaki, ¿serias capaz de dejarme solo y enfermo?-Le dijo al chico con su tono serio de siempre.

-Yo…-Murmuro el peli-castaño.

-"Usagi me necesita, quiere que este aquí, para aliviar su estado"-

-"Te nesecito aquí conmigo"-Oyó esas palabras en el momento en que lo jalaban por el brazo asiéndolo caer en la cama junto al peli-plateado.

-¡Espera! ¡¿Qué te pasa?!-Pataleo sonrojado y asustado.-¡Usagi, espera!-Trataba de soltarse.

-Suki da yo!-(Te amo)-Le susurraba dándole suaves besos al chico en el cuello.

-Mmm…-Apretó sus ojos estremeciendo por los calidos labios del chico que por la fiebre. Suavemente se fue tranquilizando hasta que el Usagi pudo atrapara los labios del chico, para darle un suave beso.

-"A pesar de que esta en estas condiciones, me hace sentir con sus labios, lo que siente"-

-.+.RiN-rIn.+.-

Misaki reacciono al escuchar el sonido del teléfono que sonaba con insistencia.-Denwa-(¡Teléfono!)-Exclamo tratando de incorporarse.

-No importa, solo ignóralo.-Le dijo el chico de cabellos plateados.

-¡Suéltame Usagi! ¡El teléfono suena mucho! ¿Y si se trata de niisam?-Le repetía para que lo dejara ir a contestar.

-…-Entonces fue ahí, donde el novelista decidió soltar a su pequeña y débil presa, asiendo que Takahashi pegue un brinco saliendo lo mas rápido que podía.

-Moshi-moshi-(Hola)-Contesto el chico de ojos verdes para ver de quien se trataba.

-"Hola, Misaki. ¿Se encuentra, Usami-sensei?"-Le preguntaba Aikawa preguntando por el novelista.

-Hai-(Si)-Respondió.

-"¡Que bien!"-Exclamo contenta.-"¿Sabes si termino el manuscrito?"-Le pregunto con esperanzas de que Usami hubiera acabado con su trabajo.

-De hecho, Aikawa-san. Creo que no lo termino.-Le respondió el chico con un tono indeciso.

-"¡¿Pero, porque?!"-Se exalto al oír eso.

-Usagi-san, no se siente bien; de hecho pesco un resfriado.-Le dijo a la mujer, pero no escucho ninguna respuesta, solo un rotundo silencio. -¿Aikawa-san? ¿Me escuchas?-No entendía nada de lo que pasaba.

Toc-Toc…

De repente escucho tocar la puerta del departamento, eso lo extraño bastante, pero antes de que pudiera llegar ala puerta, esta se abrió de golpe.

-¡¡MISAKI!! ¡¿DÓNDE ESTA USAGI, SAN?!-Apareció la mujer peli-naranja, la cual había llegado con algunos médicos.

-¡¡AAH!! ¡¿AIKAWA-SAN?!-Se exalto por el susto que le dieron.-¡¿Qué es todo esto?!-Pregunto al ver a tanta gente.

-Si el sensei esta enfermo, tenemos por deber asegurarnos en brindarle nuestra ayuda. ¡Adelante, muchachos!-Le aclaro, mientras iba junto con los asistentes al cuarto de Usagi.

-Pero…-Susurro el chico de ojos verdes, ya que no queria a esa extraña gente encima de su chico.

-No te preocupes, Chibi-tan. No le aran nada; solo vienen a cuidar de él.-Apareció Isaka en la puerta de entrada.

-¡Pero son demasiados! Solo es un resfriado.-Le comento algo molesto, al asistente de Akihiko.

-¿Solo un resfriado?-Le comento.-Y de seguro, has de saber bien, como cuidar de Akihiko-sam?-Le pregunto al oír las palabras de Misaki.

-Bueno yo…-Bajo un poco su cabeza, ya que sabia que por lo que le decía Isaka, Usagi necesitaba de los mejores cuidados posibles.-Nunca había visto a Usagi enfermo…-Le murmuro.

-Lo ves. Es muy necesario que Usagi-san, sea tratado por expertos para evitar algo peor, sin importar que sea un resfriado.-Le aclaro al chico.

-Pero Usagi-san, esta así por querer terminar al manuscrito.-Recalco lo ocurrido, asiéndole saber que era culpa de ellos que el estuviera en esas condiciones de salud.

-Me lo suponía. Con mas razón, debemos atenderlo, ya que es nuestra responsabilidad.-Dijo finalmente.-¿Quieres ir a verlo?-Le ofreció para que fueran a ver como los médicos atendían del escritor.

Misaki asintió siguiendo al asesor de Usagi, subiendo las escaleras para llegar a la parte alta de la casa y poder llegar a la habitación del Usami.

-…-Prácticamente se sorprendió al ver el cuarto convertido en una sala de operaciones, viendo a su chico con un suero colocado en su brazo, y un termómetro en la boca, mientras que le inyectaban una de las tantas medicinas, puesto que lo tenían en observación; todo paresia mas que cuidar de él, paresia una estricta vigilancia, ya que Aikawa, les ordenaba a sus colegas atender bien al escritor, que paresia no gustarle para nada lo que estaban asiendo.

-¡¡Usagi-san, resiste!! ¡¡Con esto estarás mucho mejor!!- Le decía al Usami, resisando minuciosamente todo lo que hacían, para que no hubieran complicaciones.

-…-

-No tienes porque hacer esto. Me molestan.-Le dijo el chico quitándose el termómetro de la boca.

-¡Alto ahí, Usagi-san!-Lo detuvo la mujer, volviéndole a poner el termómetro en la boca.

-…-

-Como lo vez, el sensei estará bien con toda esta ayuda. Puedes estar tranquilo.-Le dijo a Misaki con tranquilidad.

-Si, pero tengo que asegurarme.-Le dijo viendo que su chico no queria esos cuidados, ya que le molestaban. Pero antes de que pudiera entrar donde estaba su chico, el hombre de mayor altura junto a él, lo detuvo por el brazo.

-Lo siento, pero no puedes entrar.-Le dijo esta vez con un tono serio.-No puedo permitir que Akihiko tenga emociones fuertes, que le puedan agravar.-Le aclaro.

-…-Misaki se sorprendió, pero a la vez se enojo.-¡Yo quiero estar con él, es mi deber…!-Le dijo ya que sabia que el que mas derecho tenia en cuidar a Usagi, era él, puesto que era su pareja.

-Ya te dije que no hay de que preocuparse. Además, ¿no tienes que ir a la Universidad?-Le pregunto.

-¿Eh?-Misaki se sobresalto.

-"Yo le prometí a Usagi-sam, que estaría con él, no puedo decepcionarlo"-

-No tienes porque preocuparte, además tú mismo dijiste que nosotros éramos los responsables de que Akihiko este así, lo más recomendable es que nos dejes este asunto a nosotros. Con solo estar viendo no aras que él se cure. Es mejor que no descuides tus estudios, si quieres estar a nivel de Akihiko-san.-Le dijo el hombre con seguridad.

-Es que…yo le prometí a Usagi-san que yo lo cuidaría. Por eso no puedo irme de su lado.-Le dijo.

-No hay de que preocuparse. Los médicos lo tienen todo controlado. Además si algo ocurre, Aikawa, y yo nos encargaremos de todo.-Le dijo con una sonrisa en el rostro.

-Si me voy le estaría fallando a Usagi-san.-Dijo decidido.-Yo quiero…-

-"¿Quieres ser una molestia para Usami-sensei?"-Misaki se sobresalto al oír las palabras que decía el hombre.

-No puedes cuidarlo como se debe; si estas aquí de mirón solo serás una molestia para los doctores.-

-Usagi-san, siempre me ha dicho que no soy una molestia para él; de hecho me a repetido varias veces que desea que le cause molestias.-Se defendió.

-¿Y crees que este es el momento para causarle problemas?-Dijo un poco molesto por la insistencia del chico.

-¿"Problemas"?-Eso hizo que el de ojos verdes bajara su rostro con tristeza al oír lo que siempre le decía sobre que era una molestia.

-Yo no quiero ser una molestia…-Murmuro con las manos hechas puño.

-Vamos Chibi-tan, yo te llevare en el auto a la Universidad.-Se ofreció Isaka al joven de cabellos castaños.

-°Y°-

-¿Misaki?-Miro como el chico le daba la espalda yéndose con Isaka-san y eso no le cayo en gracia sabiendo que el chico le había prometido acompañarlo en su situación, esa promesa se estaba quebrando bastante fuerte.

-¡¿A dónde crees que vas, Usagi-sensei?!-Una molesta Aikawa detuvo al escritor antes se que le escapara, porque se trato de salir de la cama.

-¿A dónde se dirige Misaki?-Le pregunto molesto porque no podía ir tras su chico, detenerlo antes de que se fuera y no pudiera protegerlo.

-Misaki-kun, estará bien, Isaka-san sabe lo que hace.-Le comento la mujer sabiendo que todo iba ha estar bien, o eso suponía.

-¿Bien?-Murmuro sabiendo que esto no le gustaba para nada, pero por el momento ya no podía hacer nada, estaba débil.

-°Y°-

-.+-2 Horas después-.+.-

-¿Qué te ocurre, Misaki?- ¿Ocurrió algo contigo y Usagi-san?-Preguntaba el Sempai de Misaki, quien lo acompañaba en esos momentos.

-¿Huh?-Despertó de su trance ya que había estado muy callado desde ya buen rato.

-¿Me escuchaste?-Le apretaba las mejillas para que lo viera.

-¡Aock! ¡Eso duele! ¿Por qué me haces eso, Sempai?-Le reclamo sobandose las mejillas.

-No estas poniendo atención, y tampoco lo has hecho en las clases, ¿te pasa algo?-Le pregunto con interés.

-Usami-san esta enfermo…-Le comento con preocupación el chico.

-¿Enfermo?-Se extraño.-Si tú vives con él, se supone que deberías estarlo cuidando, o ¿sus sirvientes lo hacen por ti?-Le comento.

-No, de hecho él me pidió que lo cuidara, pero sus asistentes llegaron a cuidarlo.-Le respondió a las preguntas.

-Ya veo. ¿Acaso te hicieron a un lado, porque podías ser una molestia?-Le dijo Sumi-sempai con una sonrisa irónica.

-Hai-(Si) Yo le prometí que estaría ahí para cuidarlo, y en cambio estoy aquí preocupado por él.-Concluyo.

-Si yo fuera el novio de Usami-san, no lo dejaría así como esta de enfermo. Porque esos son los claves momento en que nesecita que la persona amada lo acompañe para no estar solo.-Le dijo a su amigo el peli-castaño.

-…-Aunque no le paresia algo gracioso lo que comento Sumi-sempai, pero comprendió a lo que se refería.

-Sempai, tampoco se, si Usagi-san quiere que lo cuide. Me siento mal por eso.-Le hizo saber.

-Pues deberías saber lo que quiere Usagi-san. Yo si fuera tú me ya no estaría aquí, me iría lo mas pronto posible. Cualquier cosa puede pasar, sino de nada te servirá lamentarte después.-Se incorporo el joven Sempai, dejando solo al chico de ojos verdes.

-"Sempai tiene razón, soy el novio de Usagi-san y es mi deber estar con él. Talvez, si se lo que siente Usagi, cuando estuve en su casa, cuando me enferme, me sentía impotente, solo…y me entro la necesidad de tener su compañía para sentirme bien y apagar esa soledad que me carcomía, fue tan amable conmigo y lo sigue siendo…eso me hace sentir…tan feliz."-

-"Pero me deje llevar por mis emociones, mis indecisiones de siempre, pero al oír que podría ser una molestia…me lo creí. Pero lo mire y vi a su alrededor a personas mucho muy expertas que yo y eso me hizo sentir tan…común y corriente."-

-"La culpa no me deja en paz, quema como cristales que hieren el corazón cuando se sabe que no se pudo cumplir, algo prometido. A pesar de que puede que este bien, hay algo que no deja que encaje en todo esto. Perderlo seria algo que no podría soportar es tan frustrando".-

-"¿Serás capaz de dejarme solo y enfermo?"-Esas palabras cayeron como una cubeta de hielo en la mente de Misaki.

-"Te necesito"-Otra palabra se resonó en su mente, sorprendiéndolo mucho.

Era verdad, eso fue lo que le había provocado aceptar faltar a clases por estar junto con su chico.

-¡Eso es! Yo no debo de estar aquí, no importa si Isaka me dice que soy un problema, lo único que quiero es cuidar de Usagi-san a mi manera, para que pueda recuperarse por completo. Se lo debo por todo lo que ha hecho por mí…además yo...-Pero antes de que pudiera decir o hacer algo, su celular empezó a sonar.

-…-Eso asusto a Misaki, quien rápidamente se dispuso a contestar.-Moshi-moshi-(Hola)-Contesto.

-¡¿Misaki, tienes que venir pronto…Usagi-san…esta…?!-Hablaba una histérica Aikawa.

-¿Qué ocurre? ¡¿Isaka-san!? ¡¿Isaka-san?!-No escucho más que le colgaban la llamada.-¿Qué habrá ocurrido?-Se preocupo.-¿Usagi?-Sus ojos se abrieron de par en para con mucho susto.

Tomo lo más rápido que pudo sus cosas, corriendo de vuelta a casa, ya que todo optaba en que le había ocurrido algo a Akihiko; y esa preocupación lo estaba matando de la culpa; solo no deseaba llegar tarde. Algo temía, porque el corazón le latía demasiado fuerte por la angustia y el miedo que le causaba ver en esa situación a su Usagi.

-"Usagi, ¡resiste por favor! Pronto llegare"-

-°Y°-

Al fin después de correr tanto y hasta quedándose sin aire, había llegado hasta el pasillo del departamento. Su corazón paresia saltársele del pecho por el miedo que tenia. La angustia se apodero de él, con el temor de lo que le podían decir los doctores sobre el estado del escritor; tomo valor alejando todas sus dudas y se propuso a entrar al departamento de Akihiko-san.

-¿Isaka-san?-Abrió la puerta nombrando a la mujer que supuestamente tenia que estar ahí.-¡¿Dónde están?!- Exclamo por alguien que le contestara, pero nada paso.

Pronto corrió a la habitación de Usagi, esta vez no dejaría que nadie se le interpusiese. Subió las escaleras y se detuvo en frente de la puerta de la habitación del chico; pero sin previo aviso antes de que pudiera abrir; la puerta se abrió asiendo que este se caía sorpresivamente de frente al piso, ya que le ganaron el abrir la puerta.

-¿Misaki?-El peli-castaño se incorporo sentándose en el piso, mientras se sobaba la nariz ya que se la había golpeado.

-¿Eh?-Al caer en cuenta escucho su nombre y rápidamente clavo su mirada en quien lo había llamado-…-Miro sorprendido como la habitación de Usagi estaba normal tal y como había estado, sin inyecciones, sin doctores, sin Aikawa y sin Isaka. ¿Qué había ocurrido? Pues no entendía nada, de nada.

-¿Usagi-san?-Se talló los ojos para ver si no estaba viendo alucinaciones o algo, por el golpe que se dio.

-Claro que soy yo.-Le sonrió el joven alcanzando de una mesita sus cigarrillos, sacando uno e intentar prenderlo.

-"Si es Usagi"-

-¡No debes de fumar en el estado que estas!-Se incorporo muy enojado quitándole rápidamente el cigarrillo de la mano.-¡Eres muy descuidado! ¡Tienes que pensar mas en tu salud!-Lo regaño, pero luego se acordó de porque no estaban todos.

-Usagi-san, ¿que paso con todos?-Le pregunto mientras revisaba por todos lados.

-¡Ah! Ellos…-Dijo sin importancia tomando otro cigarrillo.

-"Si, ellos; ¿Qué paso? ¿Por qué Aikawa-san me pidió que viniera con urgencia porque algo pasaba contigo…y…eso me preocupo…"-Dijo con la cabeza gacha y con un leve sonrojo.

-…-Al oír eso Akihiko hizo una de sus sonrisas picaras, aunque estaba tambaleante por la fiebre, se incorporo.

-¿Qué haces? ¡Estas débil por la fiebre debes reposar!-Le regañaba Misaki mientras le ayudaba a no caerse.

-Misaki…-Le susurro el chico tomando al peli-castaño por el mentón y darle un suave beso.

-¡No te aproveches!-Exclamo muy rojo el de ojos verdes.

-Suki da yo!-(Te amo)-Lo abrazo recostando su mentón en el hombro del chico.

-"Su respiración esta caliente, al igual que sus labios"-

Misaki opto por abrazar también al escritor y empezó a susurrarle algo.

-Perdóname Usagi-san, te dije que estaría contigo para cuidarte, pero no lo hice. Todos me alejaron y de verdad creí que era una molestia para ti…-Contuvo sus lagrimas para no llorar.

-Baka-(Tonto)-La acaricio los cabellos.-Cuantas veces mas quieres que te lo repita. Quiero que me causes problemas.-Le dijo esta vez con una suave sonrisa.

-Lo se.-Murmuro.-Pero, dime ¿porque no están todos? Aun no me lo dices.-Le reclamo.

-Si quieres saber, esta bien.-Sonrió con malicia el chico mientras tomaba a Misaki de la muñeca conduciéndolo hacia la cama, al ver eso el chico tratando de escapar pero no lo logro.

-¡¿Usagi?!-Se sonrojo el chico, pero fue callado por un beso.

-Como Misaki quiere saber, sobre lo que paso. Te lo diré.-Le dijo esta vez poniendo una seriedad.

-…-Al ver eso, Takahashi-Misaki trago hondo, muy atento a lo que le diría el chico de cabellos peli-plateados, con respecto a las vivitas.

-Me molestaron mucho, pero ese no era el caso.-Tenia una mirada muy seria y molesta.

-¿Ah, no?-Pregunto dudoso de lo que le decía.

-Se atrevieron alejarte de mi, aun sabiendo que me prometiste estar conmigo.-Le dijo enojado.

-Watashi-(Yo)-Desvió la mirada con tristeza. -Yo no queria romper mi promesa…-De pronto tubo ganas de llorar.

Usagi se acostó a su lado mientras lo abrazaba suavemente por la espalda, tan lentamente cerro sus ojos, sintiéndose tranquilo al tener por fin as u amado chico, eso lo reconfortaba.

-No llores…-Lo abrazo fuerte.-Ahora que ya estas aquí, puedes cuidarme y consentirme todo lo que quieras.-Le dijo dándole un aire de que ya estaba feliz de tenerlo.

-Usagi…-Se limpio unas lágrimas que habían recorrido sus mejillas.-Aunque no tenga la experiencia como los médicos. Solo quiero cuidarte, como yo puedo, a mi manera…-Le susurro, pero no escucho ningún comentario o respuesta de parte del chico.

-¿Usagi-san?-No oyó respuesta alguna.-Se jiro para ver y vio aun Akihiko profundamente dormido.

-Nondes-ka?-(¿Qué?)-Se enojo al ver que su chico esta dormido y de que su discurso había sido en vano, pero mejor se resigno.

-"A de estar muy cansado. Debió haberse preocupado mucho por mi, y eso lo hizo alterarse mas"-

-"Fui muy tonto"-

Al decir esas palabras y estar tan cerca del rostro del escritor, el pobre Misaki se sonrojo.

-"Ahora puedo cuidar de él"-

-…-

-…-(.!)-

-"Sonna!-(¡No puede ser!)-

Cayo de golpe asustado sabiendo que estaba en los brazos de Akihiko y era un gran reto el soltarse de su potente abrazo de eso, unas graciosas lágrimas salía de sus ojos.

-°Y°-

.+. Una hora después.+.

El joven seguía atrapado en el abrazo de oso de Usami-sensei, sin ninguna posibilidad de escapar, o eso era lo que pensaba el joven de ojos verdes.

-.+.RiN-rIn.+.-

Sonó el teléfono de la casa, rápidamente se incorporo de la cama para ir a contestar.

-Moshi-moshi-(Aló)-Contesto el peli-castaño.

-"¿Chibi-tan?"-

Esa voz hizo desagradar a Misaki.

-Si, ¿Qué desea?-Le interrogo sin ganas.

-"¿Cómo esta, Akihiko-sensei?"-Le pregunto sin rodeos.

-Esta dormido, necesita descansar.-Le respondió.

-"¿No quieres que regresen los doctores?"-

-IYA-(¡NO!)-Exclamo rápidamente muy ofendido.-Usagi-san, me pidió que lo cuidara.-Le aclaro.

-"¿Estas seguro?"-Le pregunto el hombre al Universitario.

-¡Si lo estoy!-Exclamo de nuevo.-Aunque no este al nivel de un doctor, yo puedo cuidar de Usami-Akihiko, Acosta de todos y ese es mi deseo.-Le dio a entender lo que sentía.

-"Sou desu-(Esta bien) Comprendo, pero no dejes que nada le pase; sino te echaran la culpa, y Aikawa se volverá loca, ya la conoces"-Le acordó de la situación.

-¡Yo puedo con esto, ya que yo acepte vivir con Usagi! ¡No quiero que se involucren! Oyasumi nasai-(Buenas noches)-Colgó.

-…-Respiraba agitadamente después de tanta cosa y de colgar el teléfono, pero es que se había enojado tanto que sus palabras fueron dichas, pero es que no queria volver hacer manipulado.

-…-Pero luego cayo en algo muy curioso. "¿Cómo se libro de los brazos de Akihiko-san? O sea que siempre tubo oportunidad de escaparse pero con confiarse no lo había hecho".

-(De pronto Misaki se encontraba dándose frentazos en la pared al ver su ingenuidad)-

-Usagi, ha de estar muy débil por lo enfermo que esta. Creo que iré de compras y le preparare un caldo de pollo. Según dicen eso ayuda a quitar los resfriados.-Analizo el chico.

-Bien, ahora iré por algunas cosas.-Corrió escaleras arriba.

-Misaki…-Oyó su nombre pronunciar por Usagi llegando a su habitación.

-Ya despertaste.-Se acerco a él y ponerle la mano en la frente.-Necesito un termómetro para ver tu temperatura.-Le comento.-Iré por algunas compras, no me tardare.-Le dijo poniéndole un trapo mojado en la frente.

-No me gusta que salgas solo. Un niño como tú debe de ir a acompañado de un adulto.-Le comento.

-¡¿No me digas niño?! ¡Deja de tratarme así!-Renegaba molesto Misaki.

-…-Usagi sonrió.-Suki da yo!-(Te amo)-Le susurro mientras cerraba los ojos ya que estaba cansado.

-¿Es necesario que vayas? Puedo comprarte un súper-mercado si quieres?-Le ofreció para retenerlo de salir.

-¡Deja de tonterías!-Se enojo.-Guarda tu dinero para la vejez, no lo malgastes.-Le reclamo como todas las veces por malgastar el dinero. -Además es muy importante que baya.-Llego a la salida de la puerta.-Quiero prepararte una buena comida para que te sientas mejor.-Le dijo dándole la espalda ya que eso lo apenaba.

-…-Akihiko se sorprendió un poco y luego suavizo su mirada y sonrió.-Ve con cuidado, no te tardes.-Le dijo finalmente a su chico.

-Hai-(Si)-Dijo esta vez dándole un ultimo vistazo y luego le volvió a dar la espalda avanzando un poco.

-"Y no le hagas caso a extraños"-Ese cometario molesto a Misaki.

-¡¿Qué no me trates como un niño, tengo 20 años?!-Pataleo muy enfadado.-¡Me voy! ¡Regreso después!-Azoto la puerta al salir.

-Mmm…se ve lindo cuando se enoja.-Sonrió Akihiko sintiéndose bastante sofocado por tanta fiebre que tenia.

-°Y°-

-Usagi-san, es un tonto, me hace enojar a propósito.-Rengaba mientras caminaba por las calles, mientras llagaba a su destino.

Compraba cuidadosamente los ingredientes para la medicina de Usami-sensei, los vegetales tenían que estar bien frescos para que su caldo quedara muy bien.

-¿Huh?-Al querer tomar un repollo que le había puesto el ojo, alguien mas poso su mano al mismo tiempo que la suya en dicho repollo.

-Sumimasen Ga-(Perdón)-Se disculpo Misaki ante un chico menor que el de cabellos amarillos-oscuros.

-Creo que hemos elegido el mismo repollo.-Le comento el chico de mirada seria.

-Si, creo que tienes razón.-Respondió rascándose la cabeza.

-¿Vas a cocinar?-Le pregunto al ver la cesta llena de ingredientes del chico peli-castaño.

-¿Eh?-Miro su cesto.-Si.-Respondió mientras se sonrojaba.

-…-El pequeño chico puso cara decisiva.-Yo también voy a cocinar para alguien importante para mi, por eso quiero comprar este repollo.-Dijo poniéndole la mano al susodicho repollo.

-…-La expresión del chico atemorizo al de ojos-verdes. ¿Alguien importante?-Se intrigo.

-"Prácticamente este chico esta asiendo lo mismo que yo. Va a cocinar para ese alguien especial"-

-No te preocupes, yo escogeré otro.-Le dijo Misaki sabiendo que si era importante para él, no tenia el porque pelear por una verdura.

-¿De veras?-Pregunto algo desconfiado.

-¡No miento! Es la pura verdad.-Le sonrió dándole el repollo en mano.

"Hay veces quisiera poder entender algunos sentimientos de otras personas. Por que me es muy importante ver si hago bien mi papel con Akihiko-san"

-Arigato-(Gracias)-Desvió la mirada el chico mientras tomaba la verde verdura para prepararle la comida a su chico.

De pronto el claxon de un auto se oyó en el lugar llamando la atención de los dos chicos.

-Creo que me tengo que ir, me están llamando.-Tomo algunos repollos.

-¡Espera! ¿Cómo te llamas?-Le pregunto Misaki ya que después de todo se habían encontrado por una verdura.

-…-El chico lo miro serio.-Mi nombre es Takatsuki-Shinobu.-Dijo corriendo para irse ya que alguien paresia estarlo apurando.

-Es raro. Pero párese un chico de buenas intenciones.-Sonrió Misaki.-Bien es hora que yo también me marche.

-…-

-¿Con quien hablabas?-Le preguntaba Miyagi a su chico el cual acomodaba lo comprado en el carro de este.

-Solo con un chico que acabo de conocer, nada mas.-Decía sin importancia siguiendo acomodando las bolsas.

-¿Qué acabas de conocer?-Eso no le agrado.-¿Y de que hablaron?-Le interrogo.

-Esta comprando ingredientes para preparar una comida para alguien especial para él.-Dijo sentándose en el asiento.

-¿En serio?-Alzo una ceja.

-¿Celoso?-Lo miro seriamente Shinobu al hombre de cabellos negros por tanta pregunta.

-¿Yo?-Chisteo Miyagi.-Solo me molesta que sea "UN" apenas conocido.-Le dijo con seriedad.

-¿Pasa algo?-Le pregunto al verlo pensativo y un poco apenado.

-Solo quiero que lleguemos a casa, tengo mucho trabajo que hacer.-Le dijo seguro ya que estaba listo para preparar su comida basada en repollos.

-…-Miyagi solo se resigno sabiendo que su pequeño chico queria prepararle su famosa comida.-Como quieras.-Le dijo revolviéndole los cabellos al chico.

-…-Shinobu se sonrojo, sabiendo que Miyagi lo había descubierto.

-…-

Después de caminar algunos momentos, miro la florería que estaba próxima, recordó bien que ya era tiempo de comprarle algunas flores a Akihiko para que adornaran su habitación.

-¿Disculpe?-Tocaba con un dedo la espalda de un chico el cual estaba arreglando algunas flores en la entrada de la tienda.

-¿En que puedo ayudarle?-Se dio la vuelta un chico de cabellos negro de gran altura.

-"¿Por qué me siento tan diminuto?"-

-Hace mucho que no lo veía pasar por aquí.-Sonrió el chico.-Pase por favor, le enseñare las flores.-Le ofreció.

-Gracias.-Siguió al chico hasta entrar a la tienda.

-¿Es para alguna persona en especial?-Le pregunto para encontrar buenas flores para el chico.

-Bueno…-No podía decirle que queria esas flores para su "novio" eso si que no se atrevería, era un hombre y se comportaba como tal.

-¿Pasa algo?-Le pregunto al ver lo pensativo y dudoso que estaba el chico.

-¿Eh? ¡No, no! Es solo que…bueno quiero rosas para una persona muy especial, porque esta mal de salud y quiero que las flores lo animen un poco.-Le respondió de una vez.

-"Es como si todo se repitiera, como si estas rosa lo hubieran estado esperando, ya que han aparecido hace muy poco"-Pensó el joven alto sabiendo que debía hacer lo siguiente:

-¿Baby Romántica? ¿De nuevo?-Murmuro el chico al ver que el vendedor le enseñaba las misma rosas de la vez pasada.

-Si, las mismas. Algo me dicen que estas flores van con su cometido, le aseguro que a la persona que se las dará, le gustaran mucho más que antes.-Lo animo.

Paresia que ese chico tenia razón esas rosas amarillas-oscuras tenían un toco que no podía entender pero que le asían creer que todo tenia razón.

-De acuerdo.-Le sonrió dándole un si al vendedor para que le preparara el ramo.

-…-

Después de algunos minutos agradecía la atención, y el buen trato yéndose de la florería feliz de llevar todo lo que necesitaba para hacer una tarde placentera para Usami-sensei.

-¿Te pasa algo?-

-Nada es solo que me da gusto poder ayudar a las personas que tienen buenos sentimientos-Decía viendo al chico peli-castaño ir con el ramo de rosas en mano.

-…-El chico de ojos café que estaba a la par del chico de cabellos negros parpadeo.-Me retiro un momento para ir al baño y tú me sales con eso. Hay veces no te entiendo.-Le dijo con el seño fruncido.

-Yo también queria verte, Hiro-san.-Le sonrió mientras lo abrazaba.

-No cambies el tema. ¡Suéltame Nowaki!-Se forcejeaba el sensei-Kamijuo de su apresor.

-Es que estoy feliz.-Le dijo sin soltarlo.

-¡Suéltame, este no es el momento ni el lugar!-Trataba de soltarse muy molesto de lo que hacia su chico en la tienda.

-Hiro-san, tú eres mi persona especial y me pone feliz que vengas a visitarme.-Le dijo con sinceridad.

-Solo vine a que me prestaras el baño, no mal interpretes las cosas.-Se sonrojo ya que lo había descubierto, solo queria saber como la pasaba su chico en el Floristería, pero siempre terminaba atrapado.

-°Y°-

Dejo las cosas en la cocina y decidió buscar un florero donde colocar las flores que había comprado para adornar la habitación de su chico.

-"Espero que le gusten"-

Pensaba contento ya habiendo colocado las flores un jarrón que encontró y se dispuso en ir donde reposaba su chico.

-¡Usagi-san! ¡Usagi-san!-Abrió la puerta de habitación con alegría.

Dejo caer el jarrón al piso, asiendo que este se haga pedazos esparciendo las flores y el agua, al ver a Akihiko en el suelo, con la sabana enredada en sus piernas, eso lo asusto bastante.

-¡¿USAGI?! ¡¿RESISTE?!-Lo giro recontándola la cabeza de Akihiko en sus piernas.

-Usagi, ¡¿Te encuentras bien?! ¿Qué te ocurrió?-Le decía con lagrimas en sus ojos.

-Misaki…solo queria alcanzar uno de mis libros. Pero cuando me puso de pie me puso muy mareado y creo que me desmaye…-Le respondió recuperando un poco la conciencia.

-BAKA-(¡Tonto!), ¡¿Pudiste haberte lastimado gravemente por tus descuidos?! ¡Si querías un libro debiste esperarme!-

-Lo siento.-Susurro el chico.-Me alegro que hayas regresado con bien.-Le sonrió.

-Yo…-Susurro con lagrimas que empezaron a salir con mas fuerza de sus ojos.-Me asuste como nunca…-Susurro entre lagrimas.

-…-Akihiko miro serio a su chico, lo tomo los las mejillas secando sus lagrimas, acercándolo para darle un beso en la frente que hizo sonrojar a Misaki.

-¿Esas rosas son para mi?-Sonrió débilmente Akihiko viendo las rosas amarillas que estaban esparcidas en el piso con trozos de jarrón.

-Si.-Limpio por completo su cara.-Quédate en cama, preparare tu comida y buscare otro jarrón para las rosas.-Le dijo ayudándolo a regresar a la cama., acomodándole bien las almohadas a su alrededor, para que estuviera bien cómodo.

El escrito solo suspiro agobiado por estar así de enfermo.

::CoNtInUaRá?::

::NOTAS FINALES:: ¿Qué tal? Estuvo rara la cosa, pero fue esto lo que me salio, la historia es un poco larga, pero les digo que lo que se viene les va ha encantar bastante. Algunos síntomas que presentara Usagi, pondrán en que pensar a Misaki. ¿Qué más ocurrirá con esta pareja? ¿Podrá el caldo de pollo ayudar en algo? Eso se vera en el siguiente capitulo, claro si les gusto y dejan reviews. Salú.