Disclaimer: Los personajes de esta historia son propiedad de S. Meyer... por otro lado, este fic esta hecho en base a un libro de mi autoria, en realidad el unico libro, libro real que tengo escrito y espero editar en un futuro.

N/A: La trama me pertenece y como estoy muy orgullosa de ello, he decidido convertirlo en fic ExB... bien, les comento que las situaciones estan bastante entrelazadas, si bien aqui nada tiene coherencia por los lazos familiares en cuanto a la saga Twilight, espero que a ustedes si les guste.

Resumen: Tio-Sobrina. Se criaron juntos, tenian la misma sangre corriendo por sus venas, pero no les importaba, el se volvia loco por su sobrina, mientras que ella amaba secretamente a su tio. Las vueltas de la vida los habian volcado en una suerte de triangulo amoroso...

_____________________________________________

Intro

Nunca fui una chica popular, tampoco el tipo de chica introvertida, pero si era tímida. Tenía mis amigos, por supuesto un pequeño grupo, pero eran mis amigos, los mejores… en cuanto a la familia, mi mama y mi papa estaban cada cual por su lado, Charlie mi "papa" tenía un hijo con Tanya su segunda esposa, lo cual me convertía en una suerte de hija única, ya que casi nunca veía a James y bueno a Charlie mucho menos; en cuanto a mama…mi mama continuaba su camino sola en Europa de un lado para otro utilizando su trabajo de excusa; y mientras tanto yo vivía con mis abuelos y mis tíos.

No la pasaba tan mal, después de todo, desde que tenía uso de la razón mis padres estaban divorciados y mi madre Reneé se dedicaba a su trabajo enteramente… Cuando Charlie la dejo embarazada solo tenía 18 años y la noticia no cayó bien a sus padres, por ende mi mama se tuvo que ir de casa y bueno, no se mucho mas de eso… Mi abuela murió 2 días después de mi nacimiento y mi abuelo…bueno, el es asunto aparte.

Eso solo me dejaba mis abuelos paternos, si se los puede llamar de ese modo, a pesar de que no quiero a Charlie, si los quiero a ellos, es más, ellos sabían mucho más acerca de mi, de lo que podrían saber mis padres… y bueno, después estaban mis tíos: Edward y Emmett, mis ángeles protectores por llamarlos de alguna forma.

Desperté de mi trance mientras me miraba al espejo. Era una tarea que detestaba hacer cada mañana cuando salía de la ducha y me disponía a arreglarme para ir al instituto. La imagen que el espejo me devolvía era agobiante. Yo no tenía gracia.

Me parecía a mama, si, mis negros ojos eran exactamente una copia de los de ella, con esas grandes pestañas y pequeñas cejas, pero en cuanto a Charlie, tenía su pequeña respingada nariz y casi su misma proporción en cuanto a los labios, el superior era pequeño y rasgado hacia arriba y el inferior mas carnoso… y si había algo que detestaba era admitir mi parecido, que por supuesto, era grande, me amargué de solo pensarlo.

Terminé recogiéndome el cabello castaño en un rodete desordenado con mechones desprolijos y baje a desayunar en cuanto estuve lista.

La casa como de costumbre estaba vacía, desayuné como por inercia haciendo zapping con mi taza de café y cuando estuve lista me dispuse a partir…Tome las llaves de mi flamante Mercedes CLK 230 Kompressor y me dirigí a él casi a las corridas para no llegar tarde.

Detestaba el innecesario y ostentoso regalo de mis padres, me lo habían obsequiado para mi cumpleaños número 17 después del fallecimiento de mi viejo Chevrolet. No solía aceptar ese tipo de regalos viniendo de ellos, pero había sido difícil resistirme, mi primer auto un viejo Chevrolet del `63 me lo había comprado a los 15 años con todos los ahorros de las mensualidades que ambos me brindaban a diario… y ahora estaba muerto. Por otro lado, necesitaba un auto, ya que vivía lejos del instituto y ni mis tíos ni mis abuelos me podían acercar, debido a sus horarios laborales…

Regrese a la realidad y aparque en mi lugar de siempre junto al auto de Rosalie y Jasper, mis mejores amigos junto con Alice…

-¡Hey Bella!

-¿Como estas? -le sonreí a Jasper mientras tomaba mis cosas y cerraba la puerta.

-Te ves fatal…-Alice arreglaba mi cazadora y me miraba a los ojos- anoche no dormiste.

-Eres adivina –admití, últimamente estaba teniendo las peores noches debido a…bueno…asuntos familiares.

-Sabes que si-dijo Rosalie con un dejo de broma en su voz.

-Oh vamos, supéralo…-ese fue Jasper, puso los ojos en blanco y me acuso con la mirada, él entendía a lo que me refería.

-Ojala fuese así de fácil-suspire mientras nos encaminábamos al instituto.

Me había criado con los mellizos Hale, Rosalie y Jasper, los conocía desde que tenía pañales ya que nuestros padres eran amigos desde su adolescencia…en cuanto a Alice, ella era casi una hermana para mí.

-He hablado con Mike-odiaba el entusiasmo matutino de Alice por las mañanas.

-Ah –dije en tono desinteresado.

-Adivina que... ¡está loco por ti!...quiere volver a salir contigo.

-Oh no Alice, es un completo idiota, se ha pasado toda la noche hablando de deportes…es tan trivial. Definitivamente no es mi tipo.

-¡Oh vamos Bells, es muy bien parecido y popular!

-Pues, te lo regalo con moño y todo, no podría estar nunca con un chico así…tu…ya sabes…-me ruborice de solo pensarlo.

-Hum-se bufo Jasper, y Rosalie me miro con compasión- Bella –apoyo su mano en mi hombro mientras caminábamos- deja ya imposibles…tienes que avanzar, no puedes pasar toda tu vida suspirando por Emm, te lleva 8 años y…por dios está comprometido…

-Lo sé, lo sé…y juro que lo intento, estoy esforzándome, y no me he opuesto a salir con chicos, solo que… ustedes saben.

-Reacciona por favor –dijo algo exasperada- cielo, es tu tío…-finalizo dulcemente.

-Y me siento mal por eso-dije mientras me frenaba a mi casillero y guardaba mis libros quedándome solo con mi mochila.

Y así era…Emmett tenía 25 años y estaba comprometido con Lucy hacia solo unos meses, luego de una larga relación de 3 años con altibajos. ¿Mi problema?, lo quería, no lo quería de querer, sino que lo quería de amar. Es verdad, el era mi tío…pero se comportaba conmigo tan… sobre protector, me mimaba tanto y era tan cariñoso para conmigo que había logrado que yo quedara involuntaria y estúpidamente enamorada de él durante toda mi adolescencia… solo tenía ojos para él, él era el motivo de mis suspiros nocturnos y llantos también, solo podía soñar con estar con él. Sabía que estaba mal, sabía que no debía ser así y me odiaba por tan solo imaginar un futuro con él, algo que nunca tendríamos, pero claro, era inevitable.

Alice se despidió, ella era la novia de Jasper hacia ya 4 años y era un año menor que nosotros. Con Rosalie y Jasper nos dispusimos a encaminarnos hacia nuestra clase de literatura. Las horas próximas fueron un desperdicio de tiempo ya que no le preste atención a ningún profesor porque estaba encimada en mi mundo. La noche anterior había sido un fracaso ya que había ido al cine con Mike y luego a cenar, todo para simplemente asentir fingiendo interés a lo que me decía y contar cada minuto para regresar a casa. A mi regreso sentí alivio y luego fue fatal…

-¿Dónde estabas?-me recibió Emmett con una tierna sonrisa.

-Salí…-me sentí confundida mientras me acomodaba el cabello y me sentaba en el sillón junto a él con las piernas cruzadas.

-Mmm -me sonrió- bebe, son las 11pm, imagino que no saliste sola, ¿cierto?

-No –dije poniendo los ojos en blanco y tensándome más.

-Vamos, cuéntame…no me hagas obligarte…-dijo en tono bromista.

-Ok…solo salí con un chico… fuimos al cine y a cenar, nada importante.

-¿Por qué siempre respondes lo mismo?

-Por qué es la verdad Emm…¿los abuelos?

-Duermen, me quede esperándote…ya que no llamaste ni nada…-agito sus brazos- ven aquí, me tenias preocupado.

-Ups -me acerque sintiéndome peor aun y me deje caer entre sus brazos- lo siento.

-Está bien…solo la próxima avísame…-carraspeo- y... ¿qué tal te fue?

-No muy bien…-suspire contra su pecho.

-Eres pequeña todavía –acaricio mi cabello- me volverás loco como sigas saliendo así de seguido.

-Algo es algo…-dije más para mí que para él, con una sonrisa.

- ¿Qué?-pregunto extrañado.

- Nada…-sonreí inocentemente.

Jasper golpeo suavemente en mi escritorio para traerme nuevamente a la realidad.

-¿Qué?

-Vamos a la cafetería, la clase terminó.

Caminamos fuera del salón para dirigirnos a la cafetería, mi peor pesadilla me esperaba en la puerta.

-¿Qué tal Mike?-dije avergonzada.

-Iré con las chicas-me aviso Jasper y me dejo sola en ese mismo momento, lo odie por eso y lo maldije con la mirada.

-¿Qué hay?-Mike me sonrió, no podía dejar de admitir que era lindo.

-No mucho-sonreí.

-¿Sabes?, anoche la he pasado muy bien ya sabes, hemos hablado bastante en la cena –"error: tu solo hablaste en la cena"-y bueno…me preguntaba si querías ir al juego del sábado…-dijo mientras ocultaba sus manos en los bolsillos delanteros de sus jeans y movía el pie derecho nerviosamente.

-¡Oh Mike!...anoche ha sido genial -odiaba llegar a esta parte- la he pasado muy bien, pero no creo que vaya a funcionar. A parte el sábado estaré ocupada y…tu sabes…-dije incomoda.

-¿A qué te refieres?-me miro confuso- creí que tu y yo…

-Sabes, quisiera estar sola…por…un tiempo, ya sabes…nada de compromisos.

-¡Oh claro!...si-se rasco la nuca- aun así, lo entendería, podríamos salir igual.

No sabía cómo hacerle entender mi desinterés, me daban ganas de gritárselo y correr. Estúpido Newton, tienen que explicarle por silabas las cosas… ¿por qué tenía tan poco cerebro? De sus 15 neuronas, 10 estaban de vacaciones y 8 –notese el error matematico con doble sentido- jubiladas, era realmente triste pensar que un mono era más inteligente que él.

-No, en serio Mike, gracias.

-Ok…-sonrió nerviosamente- entonces, nos veremos por ahí Bella.

-Seguro-sonreí feliz de que terminara ese momento incomodo y fui directo a la mesa donde me esperaban mis amigos.

El resto del día paso sin mucho mas movimiento que el cotidiano… y cuando llegue a casa…me encontré con Edward… mi cielo privado.

-¿Como estas?-bese su mejilla.

-Bien…cansado, hoy me levante a las 6 am para hacer una sesión fotográfica en pleno Manhattan –dijo mientras hacía girar su cuello-estoy muerto. –Suspiró.

Edward, mi tío menor, quien me llevaba 5 años era fotógrafo y su trabajo era irregular, podía llegar a tener mucho trabajo 1 semana y luego podía estar 3 sin moverse… le prepare café y me senté con él a mirar tele…

-Anoche hable con Emm –carraspeo intentando parecer serio- me contó que saliste con un chico…

-Si…-dije sin darle importancia- un completo idiota…-era mucho más fácil hablar con él, ya que era mi confidente y los dos sabíamos absolutamente todo del otro.

-¿Ha hecho algo?... ¿te hizo algo? tu sabes…-dijo de forma protectora y enervándose.

-No –me reí- simplemente…sabes a que me refiero –suspire apoyando mi cabeza en su hombro.

-Si-suspiro mientras me acariciaba el rostro con su mano libre- tienes que finalizar esa etapa…ya ha pasado mucho tiempo…

-Aham -asentí con los ojos cerrados en su hombro.

-Tampoco puedes obligarte a salir con otros chicos para eso-dijo más relajado.

-Lo sé, y estoy de acuerdo con eso…-lo mire- pero lo intento y estoy cansada de fracasar… no tengo suerte en el amor…-suspire y volví a recostarme en su hombro.

-Y yo…-suspiro también.

Sin duda, estábamos malditos…yo pase 5 años soñando con un inalcanzable y bueno…el todavía esperaba a su mujer de ensueños, se negaba a salir con ninguna chica… ya empezaba a cuestionarme si realmente buscaba a la mujer ideal o estaba inseguro en cuanto a su sexualidad… el siempre me contaba todo, pero… tal vez no podía terminar de liberarse… salir del closet, quizás...

-Tío Edward-dije después de un rato ver la televisión.

-¿Que?-pregunto distraídamente.

-Sabes que me puedes contar todo, ¿cierto?-lo miré.

-Si…-me sonrió-no sé que haría si no estuvieras aquí -me acaricio la mejilla.

-Es que me preguntaba…-me ruborice.

-¿Si?-dijo algo nervioso.

-No quiero que te ofendas, no quiero molestarte…

-Vamos, puedes hablar conmigo lo que sea.

-Ok, solo estaba pensando en ti…y estos últimos años…

-¿Si?-su rostro se había vuelto lívido.

-Tu…-me tape el rostro-me preguntaba porque no sales con nadie…eres…tu sabes…¿gay?-dije muerta de vergüenza.

-¿Bells?-preguntó con cautela y luego se rió estrepitosamente- oh vamos Bella, ¿hablas en serio?

-Es que…-me sentí mal.

-Cielo, no soy gay-me sonrió con ternura- y sé que es raro que no salga con nadie…desde hace un tiempo… pero estoy esperando-dijo en tono confidente.

-¿Que?-dije sorprendida.

-Que venga ella, se que vendrá…-sonrió esperanzado, yo me recosté nuevamente en el.

-Depositas mucha confianza en una extraña…deberías asumir el control.

-Tal vez-siguió haciendo zapping.

Si, nuestra relación era la mejor de todas… yo sabía que con él, podía ser yo misma, no tenia que guardarle ningún secreto al igual que el conmigo… lo adoraba como el ser maravilloso que era, él era el hombre perfecto y no había deseo más grande en mi, que el que aquel chico de ojos verdes y cabello broncíneo encontrara el amor de su vida y fuese feliz.

Los celos serian un problemático obstáculo, pero sabía que a la larga podría superarlo por su felicidad.

_____________________________________________

Y bleh, que vamos a hacer?

Dios!...es tan difícil abandonar esta página llena de gente maravillosa! Y por supuesto…los falsos justicieros (ya sabrán ellos) no ayudan a la retirada, obviamente, aquí me ven.

Así que bleh…

Este fic que en su momento superó los más de 1600 rrs, se levanta de su tumba (mejor que nunca) para ser re-editado y sellarle la boca a cada lengua filosa y por supuesto, no abandonar a sus lectores.

Bleh, desde abajo otra vez, no me molesta un nuevo comienzo, estas letras y sus lectoras, lo merecen.

Aprovecho a pasar nota: m-way . com . ar actualizará esta semana;)

Ahora si, que vengan los rrs!

xoxo

M.-