Bueno ya saben esto es una traduccion

Zenni y angelyto me ayudaron con esto no lo he revisado pero espero que les guste

JPOV

Mientras caminaba por las escaleras, yo sabía exactamente dónde iba a estar, aunque yo no pudiera sentirlo. Frente al árbol de Navidad. Me recordó a un niño, de pie, mirando con asombro total. Fue simplemente hermoso y la mayoría de las veces, yo no sabía lo que había hecho en mi horrible vida para merecerla. No me parecía bien, pero yo no iba a ponerla en duda. En estos últimos meses, se había transformado de una muchacha triste, solitaria, en una mujer feliz, radiante. Ella era la más espectacular que había encontrado nunca. Quería su mente, cuerpo y alma, y pasaría concediéndole el resto de mi existencia para hacerla dichosa como lo era en este momento.

-¿Jasper?- Ella llamó. -Cariño, tienes la mirada fija en mí.-

-Es porque vos eres tan perfecta.- Ella me sonrió. -Sabía que te encontraría frente a este árbol de nuevo.-

-Es el árbol de Navidad más extraordinario que he visto nunca. Tiene que haber más de cinco mil luces en esta cosa. Es enorme.-

-Oh querida, no te conozco por ahora ¿que no hacen nada en una escalera pequeña? -

-No, supongo que no, pero gracias por hacer esto por mí. El año pasado ni siquiera fui a casa de Charlie, Me senté en mi apartamento sin decorar y me comí las sobras de comida china.-

-Qué apetecible.- Puso los ojos en blanco. -No hay que pensar en el año pasado. Me alegro de que aprobaras el árbol y me aseguraré de que este año, tengas algo un poco más tradicional para comer.- La tome en mis brazos y comencé a besar su cuello. Ella me correspondió por un minuto, pero luego se apartó. -Bella.-

-Odio cuando hago eso, pero si te dejo empezar, después no voy a llegar nunca al centro comercial, y a causa de que me rompes la ropa. Me estoy adentrando peligrosamente a determinados temas.- Ella se sonrojó.

-El centro comercial, ¿eh? En un sábado de diciembre?- Temía el pensamiento de todos los seres humanos lento en el lugar, peleando por un lugar en la plaza de estacionamiento, y luego tener que hacer una larga fila en cada caja. Sería insoportable.

-Lo sé, y vos no tenés que venir conmigo. Yo sé lo que necesito, así que voy a estar dentro y fuera, y luego regresare a casa y vos podés volver a besar cualquier parte de mi cuerpo que desees en cuanto regrese.-

La tome de nuevo en mis brazos. -¿Cualquier parte del cuerpo?- Me sonrió mientras sus ojos se agrandaron y ella asintió con la cabeza.

-Está bien, voy a dejarte ir sin mí, pero tengo dos condiciones.-

-Oh, vos y tus condiciones. Vos sabéis que yo sería un vampiro ya, si no fuera por esas condiciones tuyas.- Parecía un poco molesta, pero era linda.

-Estas son mucho más sencillas. En primer lugar, lleva y usa la tarjeta de crédito. En segundo lugar...- Ella me cortó.

-Espera, que estás son dos ya, llevar y usar.-

Negué con la cabeza. -En segundo lugar, tienes que ir a la tienda de color rosa y escoge algo para mí.-

-Hmm, no estoy segura de que tengan algo de tu tamaño-, se rió.

La recogí y me dirigí a la escalera. -A menos que vos estes de acuerdo...-

-Bueno, bueno, yo también quiero volver a la cama con vos, voy a aceptar tus condiciones. Voy a comprar con la tarjeta de crédito, y voy a encontrar algo sexy para ponerme más tarde. ¿Trato?-

-Eso está mucho mejor.- Di marcha atrás y la bese. -Adiós no por mucho.-

-Será menos de una hora. - Ella corrió hacia la puerta.

-Ten cuidado.- Niña tonta! La extrañaba ya! Contrólate, Jasper, que sólo va al centro comercial durante una hora. Mientras la perdía con la mirada fija en el camino, mi teléfono comenzó a vibrar. Eché un vistazo a la pantalla. Esto fue algo inesperado.

-¿Alice?-

-Hey, Jazz, ¿cómo estás?-

-Yo estoy bien ¿y vos?-

-Estoy muy bien. En realidad estoy en Alaska y me preguntaba si nos podíamos ver. Quería hablar con vos.-

-¿Acerca de?- Tenía curiosidad. ¿Qué estaba haciendo aquí y de que quiere hablar conmigo?

-Nos vemos en el restaurante en las afueras de la ciudad. ¿Sabes vos dónde quiero decir?-

-En verdad, Alice, ¿un restaurante?-

-Necesito una taza de café.- Ella se echó a reír como sólo podía Alice. Ella sonaba tan ligera y despreocupada, pero me pareció sentir algo más en su voz.

-Linda- . ¿No estaba siendo demasiado?

-¿Quieres venir?- Ella preguntó.

-Por supuesto que si Alice, estaré allí lo antes posible.-

Me puse a pensar mientras miraba el teléfono cerrado. Algo no estaba bien. Tendría que esperar hasta que la viera en persona para evaluar sus emociones. Era un libro abierto, casi tan malo como Bella, sus sentimientos la delatarían, si ella estaba ocultando algo. Yo sólo esperaba que ella estuviera bien. Ella ya había pasado por mucho, y yo no podía soportar que ella tuviera que seguir soportando cualquier otra cosa más. Ella merecía ser tan felíz como yo.

APOV

Colgué el teléfono. ¿Feliz? Él está en camino. Yo no quería hacerle esto a Jasper, pero era necesario.

-Gracias, Alice, te debo una. Él nunca la deja sola. Si hubiera otra manera, yo no te habría involucrado-, dijo Edward.

- Yo no me sentía bien por haberlo engañado.- Iba a estar furioso.

-Dame un buen comienzo al mantener sus emociones bajo control, para poder resolver esto. Necesito decirle a Bella lo que siento, y ver si hay alguna posibilidad para nosotros.- Parecía tan esperanzador. Loco.

-Lo mejor es ir a hacer lo que estás organizando rápidamente, porque una vez que Jasper se entere de lo que hemos hecho, va a despegar como un murciélago del infierno y va a ir directamente a vos.-

-¿Realmente, Alice?¿La analogía murciélago? Eso esstá muy por debajo de ti.-

-Cállate y vete. Y Edward, no le hagas daño, porque jazz no me perdonará si vos la lastimas de nuevo.-

-No te preocupes, Alice, todo esto va a funcionar.- Él se echó a correr hacia la casa de Bella.

Yo sólo esperaba que él supiera lo que estaba haciendo. Sabía que necesitaba ver a Edward y Bella hacer las cosas bien, pero no me gustaban sus métodos. Yo sólo había aceptado ayudarlo para que pudiera obtener el cierre que tan desesperadamente necesitaba para seguir adelante.

Aunque no se dio cuenta que iba para el cierre, que pensó que iba allí para ganar. Yo, por supuesto, no veía que eso llegara a suceder. Entré en el comedor y me senté junto a la ventana. Tenía que calmarme y concéntrame. Jasper me conocía demasiado bien, y sabía que iba a sentir que algo estaba pasando si no mantengo el control. Unos minutos más tarde, se detuvo, y sentí una increíble oleada de culpa. ¡Si, como si esto fuese a funcionar!

EPOV

Mientras corría a su casa, empecé a pensar en todas las cosas que necesitaba decirle. Ella tenía que saber lo mucho que aún la quería y la necesitaba. Tenía que pedir disculpas por dejarla, y hacerle entender que si sólo me diera otra oportunidad, yo nunca la abandonaría de nuevo. Pero, ¿podría escucharme? Si tan solo me diera la oportunidad de explicarle. Por supuesto que lo haría. Es Bella, la persona que perdona más que yo, la conocía. Oh, pero la última vez que me vio, estaba tan enojado. ¿cómo llegué a eso? Y luego estaba el tiempo antes cuando la dejé de pie en el bosque, jurándole a ella que yo no la quería. Ella me creyó con tanta facilidad. ¿Qué pasaba con ella? Como si no supiera cuanto la amo. ¿Cómo podía haberme creído? Porque, idiota, ¿porqué le dije que ya no la quería? y por desgracia, ella había creído en mis palabras tan fácilmente. Esperemos que siguiera siendo el caso, porque había un montón de explicaciones que dar y poco tiempo para hacerlo.

Llegué a la casa, pero ella no estaba allí. Ella estaría de vuelta pronto, yo estaba seguro de ello, porque no lo dejó hace mucho tiempo. Decidí esperar por ella adentro. Si me ve de pie en el porche esperando por ella, de seguro no se acercaría. Probablemente se iría. Caminé por el piso de abajo, admirando su casa. Si bien era muy grande, tenía una sensación acogedora al mismo tiempo. Esme se sentiría orgullosa. Era muy linda, pero sin embargo, tenía una duración en el sentimiento. La guitarra de Jasper estaba apoyada en una esquina, y la novela "Lo que el viento se llevó" estaba en la mesa de café. Me podía imaginar a los dos, abrazados en el sofá, juntos, leyendo ese libro o Jasper tocando algo en la guitarra para ella, mientras Bella se deslizaba para dormir. Yo quería ser Jasper. Él estaba compartiendo una vida con ella, haciendo cosas con ella, cosas que yo sólo podía hacerlo en sueños.

En medio de la sala estaba el árbol más ostentoso que jamás haya visto. Puse los ojos en el. Bella tiene que haber pedido un árbol y Jasper comprado el más grande. Oh, ¿quién era yo para burlarme, si ella alguna vez me pidiese algo, no haría lo mismo acaso? El problema era que ella nunca me pidió nada. Ella ni siquiera me pidió quedarme. Ella aceptó mis palabras, y me dejó solo. ¿Cómo pude haber hecho eso? Me encontré arriba, deteniéndome en la puerta de su habitación. ¿Puedo hacer esto? Carlisle me dijo que era importante para ver la vida que estaban creando juntos, pero no estaba seguro de que esto era lo que quería decir. Abrí la puerta de todos modos, y fui golpeado de inmediato con su tentador aroma girando alrededor de la habitación. ¿Cómo podría soportar esto Jasper?

Su olor, me llamaba como si ella estuviera aquí. En todo el tiempo que estuvimos separados, yo nunca había olvidado como olía o cómo su mano cálida se sentía en la mía, o la forma en que ella se mordía el labio inferior, pero el estar aquí me lo hacia tan real. En pocos minutos, ya no sería un sueño, porque ella estaría justo delante de mí, y yo sería capaz de tocarla de nuevo. Su bata de seda color azul, estaba atravesada en el respaldo de la silla, así que la recogí e inhale su aroma. Puro cielo. Bella, te extraño. Me volví y miré hacia la cama, su cama. Yo no podía dejar de imaginar… cómo sería envolver mis brazos alrededor de ella otra vez y su abrazo mientras ella dormía, el zumbido de su NANA y presionar mis labios contra su pelo perfumado con sabor a fruta. ¿Podría alguna vez tener esas cosas otra vez? ¿Podría alguna vez hacer algo más que esas cosas con ella? Dios, como quería quitar esa bata de sus hombros y en su lugar poner suaves besos por todo su cuerpo, sentir su piel desnuda caliente contra mi cuerpo, hacerla temblar ante mi contacto y tocarla en lugares...

Oí su camioneta, y me sacó de pronto de mi fantasía. Volví a la planta baja y con calma me senté en la silla del salón y espere por ella. Ella entró en la casa, con los brazos cargados de bolsas de las compra, con tal entusiasmo en el rostro. Ella era gloriosa. -Jasper!- Ella llamó. -Estoy de vuelta y me gaste un montón de dinero, así que...- Se detuvo a la entrada de la sala de estar, casi congelada. Su rostro parecía perder esa luz que tenia hace un segundo, la luz que era para él. -¿Edward?- No movió un músculo, y tristemente pude oler su miedo.