OMG!! Al fin!!! *es feliz*.

Siento muchíiiiiiiiiisimo haber tardado tantísimo - Pero la imaginación no me quería ;_;

También he de decir que tuve que cambiar mil veces el capítulo :DU Me fueron llegando reviews e ideas, y acabé haciendo esto xDU.

Espero que os agrade *w*. He cambiado un poco la idea original, y a decir verdad dejé de ver Hana-Kimi (después de la declaración supuse como acabaría y no quise que afectase al fic).

Bueno... ¡mil gracias por los reviews! Más abajo os pongo una pequeña respuesta a cada uno ;D *se siente importante*

Nota: ¡Dentro de muy poco, nuevos países! ¡Chile y Argentina entrarán en acción! He de decir una cosa, Argentina es invención de una amiga =3 (Luna-chan, te quiero D). Chile es semi-invención mía (su espíritu gay se lo debo a Lore-chan :3), y he de decir que no conozco demasiado sobre el país ^^U. ¡Lo siento, amigas chilenas! _

¡Y allá vamos, después de tanta espera! ¡El capítulo 3!


Capítulo 3: La maratón

-Por último... -Dijo el rubio, apoyándose en la pared, para luego señalar una puerta que tenía a la derecha-. La habitación 213. Tus cosas ya están dentro, pero tendrás que ordenarlas tú solito.

-¿Cuándo han puesto mis cosas allí? -Preguntó el otro extrañado, solo hacía diez minutos que había decidido a qué dormitorio unirse, y había estado haciendo un recorrido express con el americano por su nuevo "home, sweet home".

-Bah, minucias sin importancia... -Suspiró Alfred, para luego abrir la puerta y dejar que el otro entrase. El inglés pasó a la habitación, observando lo espaciosa que era. Frente a él se encontraba un mini bar, en la pared en la que estaba la puerta que daba al baño. Este se encontraba bajo una gran plataforma, en la cual había una cama. La plataforma estaba unida al suelo por una escalera. A su derecha había otra cama, algo desordenada, y a su izquierda un gran armario. Una de las puertas del armario estaba decorada con pegatinas de Superman, Batman, Spiderman, y demás superhéroes acabados en man.

-Esto... -Dijo Arthur, girando para observar la habitación por completo-. ¿Voy a... compartir cuarto? -Inquirió. Se giró al americano, el cual estaba escribiendo algo en la pizarra blanca que había a un lado de la puerta. Tras acabar de escribir, apoyó su cuerpo en el marco de la puerta y miró al inglés por encima de las gafas.

-Está claro, ¿no? -El americano parecía muy feliz. Sin previo aviso, se lanzó a los hombros del inglés, agarrándolo con el brazo y atrayéndole hacia él-. ¡Seremos compañeros de habitación! -Exclamó, feliz-. ¿No es genial?

El inglés suspiró, algo decepcionado. Al menos él parecía una buena persona... Se había disculpado mil veces por su comportamiento en clase, y además le había salvado de la avalancha de dormitorios hacía poco...

-Supongo que estará bien... -Contestó, mirando a los ojos del otro. Entonces fue cuando se dio cuenta de lo cerca que estaban sus caras-. ¡Ey! ¡Estás demasiado cerca! -Exclamó, echándole a un lado, algo ruborizado. Esa reacción hizo que el americano sonriera.

Sin duda, sería un curso bien interesante.


Francis les había convocado después de comer en el comedor del dormitorio dos. Estaban todos allí, escuchando a su "líder".

-¡Escuchadme, chicos! -Exclamó el francés-. ¡El subdirector me ha comunicado el premio de la maratón del Domingo! -Hubo una gran ovación. Arthur, que realmente no comprendía mucho, simplemente escuchaba-. ¡Podremos salir los Sábados por la noche!

Durante un momento, en el comedor entero reinó un gran silencio. Pero fue precedido por grandes gritos de felicidad que expresaban lo mucho que deseaban ganar.

-Esto... -Preguntó tímido Inglaterra, que no comprendía del todo la felicidad de sus compañeros-. ¿Qué hay de especial en poder salir los Sábados por la noche?

El francés se acercó a él y le cogió del hombro. Empezaba a molestarle un poco que todos cogieran esa manía con él.

-Ay, Iggy, pero qué poco entiendes... -Le respondió el jefe del dormitorio-. ¡Si puedo salir los Sábados, eso significa que podré ver a Mick, Eric, Luis, Allan y Marama(1)! -Exclamaba emocionado, contando con los dedos los nombres de los chicos que decía, perdiendo su mirada en algún punto de su pervertida imaginación. Luego miró al inglés y le sonrió-. Pero, si quieres, Onii-sama te reservará los Lunes -Le dijo, guiñándole un ojo al inglés.

-Creo que paso... -Suspiró el otro. Francis se separó de él, para llamar la atención de todos otra vez.

-¡Muy bien! -Exclamó-. Como todos sabemos, no podemos participar todos, puesto que no hay la misma cantidad en unos dormitorios que en otros. Solo cinco podremos participar en la maratón. ¿Algún voluntario?

Alfred se levantó, feliz.

-¡Por supuesto, yo! -Exclamó, muy seguro de sí mismo-. ¿O no recuerdas quién es el más rápido de la escuela? -Sonrió.

-Muy bien, entonces América participará. ¿Alguien más?

-Ah... yo mismo... -Susurró una voz detrás del inglés. Se dió la vuelta para ver a un chico de pelo marrón que estaba a pocos centímetros de él, mirando al francés con cara soñolienta.

-¡Oh! ¡Con Heracles-kun seguro que ganamos! -Exclamó alguien al otro lado de la habitación.

-Bien... ya tenemos tres. América, Grecia y yo -Dijo el francés, apuntando sus nombres en una pizarra-. Aún nos faltan dos personas.

-Si no hay más remedio... -Suspiró alguien, cerca del americano-. Me ofrezco -Dijo, levantándose, un chico rubio de aspecto serio. De verdad, la cantidad de rubios de aquella escuela empezaba a traumatizar al pobre inglés.

-¡Bien! Vash se une a nosotros... ¿Nadie más? ¡Solo una persona más! -Insistía Francis.

-¿No es Inglaterra-kun muy rápido? -Dijo el americano, mirando a Arthur, sonriente. Este le maldijo por lo bajo. ¡Estaba echando su plan a perder!-. ¡He oído que es casi tan rápido como yo!(2)

-¿Ah? ¿Es eso verdad, Iggy?

-Ah... bueno... ¡N-no me llaméis Iggy! -Exclamó el inglés-. Es verdad... que era el más rápido en mi escuela en Inglaterra... -Suspiró. Todos sus compañeros de dormitorio sonrieron a la vez. Le dio un poco de grima. Miró a todo el mundo, para notar la única cara que no sonreía. Nicolae le miraba indiferente, casi parecía que le diera igual la existencia del inglés. ¿No era una buena oportunidad para demostrarle que hacer deporte era bueno? Parecía, y era, un plan estúpido para lograr el objetivo por el que estaba en Japón, pero simplemente suspiró de nuevo y alzó la cabeza hacia la de sus compañeros, los cuales estaban muy cerca de él. ¿Es que se iba a transformar eso en una tradición? "¡Poner tu cara cerca de Iggy te da buena suerte!" Venga ya...-. De acuerdo... -Suspiró-. Apúntame en la lista.

Sus compañeros aplaudieron y dieron gritos de celebración mientras el Francés apuntaba el quinto y último nombre en la pizarra.


Se respiraba el ambiente de fiesta, pero al mismo tiempo de competencia que había entre los dormitorios. Por lo visto, todos querían poder salir las noches de los Sábados, por diversos motivos, más o menos pervertidos. Los que no iban a participar estaban entre el público, junto con las chicas del Instituto Femenino St. Blossom's Academy, que al parecer era hermano del Osaka Gakuen. Entre ellas estaban, por supuesto, las Belarús Flour, causando alboroto e intentando acercarse a los chicos del instituto hermano. Se podía ver a Natasha persiguiendo a Ivan, el cual corría por su vida.

Se hizo el silencio cuando la directora apareció por la ventana del gran edificio que se encontraba frente a la pista de deportes. No parecía demasiado mayor, y tenía el pelo castaño, adornado por una flor. A su lado se encontraba un hombre más o menos de la edad de la mujer, con aspecto serio. Todas las miradas se centraron en ellos.

-¡Qué hermoso día! -Exclamó la directora-. ¡Espléndido para practicar deporte, ¿verdad?! Espero lo mejor de vosotros. Recordad que quiero juego limpio... Los corredores, por favor, colóquense en sus puestos.

Obedeciendo, se colocaron en sus puestos. A la cabeza de la fila del dormitorio dos iba Francis, seguido de Vash, Herakles, Arthur y, finalmente, Alfred. Al parecer el francés lo había preparado para que los últimos fueran los primeros. O a lo mejor era el orden en el que se vengaría si no ganaban. El inglés prefirió no darle demasiadas vueltas a aquel asunto, y simplemente se concentró en la señal de salida.

-Bien, ahora... -La directora le hizo una señal al hombre que tenía a su lado para que le tapase los oídos, cosa que el otro no comprendió hasta pasados unos minutos. La mujer alzó la pistola al cielo y disparó.

Entonces fue cuando el británico sintió un dolor punzante en el pié derecho. Nada más girar la mirada para ver que había ocurrido, escuchó como todos los demás comenzaban a correr. No podía quedarse atrás, por supuesto que no. Intentando ignorar el dolor, comenzando a correr tanto como podía. No tardó demasiado en adelantar a unos cuantos del tercer dormitorio, aunque seguía sin ir siquiera a la mitad.

Cada vez le dolía más el pie, razón por la cual se obligó a ir más rápido. Estaba consiguiendo su velocidad máxima, y le sorprendió que ya hubiera dejado de lado a casi todos sus compañeros. Delante suyo solo quedaban Alfred y un chico que había visto en su clase, según Alfred era del dormitorio uno, pero no conocía su nombre. Corría a gran velocidad, como los otros dos, y su pelo blanco se movía rápidamente al viento.

Aumentó la velocidad, aunque observó de reojo como la sangre empezaba a marchar el tenis blanco que llevaba. Le estaba haciendo mucho daño, pero no se permitiría el lujo de ganar. Incluso si era un plan estúpido, todos sus compañeros confiaban en él, y aunque Alfred iba rápido también, tenía que ganar la carrera.

Ya se podía ver la linea de final cuando el dolor empezó a nublarle la vista. Poco a poco, iba perdiendo el ritmo, y tenía al albino pisándole los talones. Solo faltaban unos metros, y no había nadie excepto ellos tres. Todo el mundo estaba observando en las gradas. Sus compañeros, las chicas de la academia hermana, los chicos de los demás dormitorios... No podía caer ahora, por supuesto que no...

Pero no pudo aguantar más, el dolor fue más fuerte que él y cayó al suelo, agarrándose el tenis, ahora rojo de sangre. Todos los espectadores se levantaron de sus asientos, asustados. El único que siguió hasta entonces era el albino. Alfred estaba a pocos centímetros de adelantarle.

"Vamos... que llegue alguien..." Pensaba el rubio, mientras veía al inglés retorcerse de dolor. No pudo más, dejó la carrera a un lado y se acercó corriendo a él en el mismo instante en el que el albino del primer dormitorio ganaba la carrera.

-¡Arthur! ¡Arthur! -Exclamaba el americano, alterado, agarrando a, inglés-. ¡Aguanta, Arthur! ¡Qué alguien llame a un médico! ¡Rápido! -Levantó la cabeza para mirar a los demás, de vez en cuando volviendo la mirada a Arthur, en sus brazos-. ¡¡Rápido!! ¡¡Que alguien traiga un médico!!

Nadie respondía. ¿Pero qué demonios pasaba allí? ¿No se daban cuenta de que el chico estaba a punto de desmayarse de dolor?

-¿¡Pero qué os pasa!? -Exclamó-. ¿¡Por qué os quedáis parados!? -Sin poder aguantar más los gemidos de sufrimiento del chico, suspiró y le subió en brazos, cargándole como princesita. Salió corriendo hacia la enfermería, mientras todas las miradas del público le segían.

-Aunque se hayan roto las reglas... ¡Ese último acto ha sido taan hermoso! -Exclamó la directora, notablemente emocionada.

-~Fin del Capítulo 3~-


Notitas~

1: Em... pequeña broma para mis queriditas chicas del foro que lo lean~ Mick, Eric, Luis, Allan y Marama son personajes de un foro de rol de Hetalia en el que estoy, y ellos son unos de los personajes que más me gustan~ (Irlanda del Sur, Alaska, Sevilla, Australia y Nueva Zelanda respectivamente. Por cierto, yo soy user de Australia y Sevilla :3)

2: Realmente~ No investigué esto, lo puse como en el dorama, pero no estoy segura de si Inglaterra ha ganado muchas medallas por velocidad en las Olimpiadas o algo asín~ Pero pensé que quedaría bien o3o. Tampoco investigué al decidir qué país iba a ser el saltador, fue el primer país que vi en el mapa ·3·


Wa~ ha sido más difícil de lo que imaginaba xDu. Espero que os haya gustado :3 aunque creo que es un poco corto ;_; . Y Nicolae casi ni sale ;D *le cae mal* Aquí las respuestas a los reviews~

Elle Crimson: omg, ¿tipo Ouran? XD No me había dado cuenta. Y si~ Nicolae tendrá problemas con Alfred xD Te lo aseguro! Ò3o. Y también~ No es tan explícito porque creo que eso es lo importante o3o es decir... como la relación de los dos va avanzando, en vez de empezar tipo "amor a primera vista" me parece una buena forma de hacer un fic~ n3n Gracias por el review!

Mitsuki-chan T-T: Ya te respondí el review, pero~ Creo que en vez de hacer que Alfred sea el "mounstruo besador", haré que lo sea Arthur xD Tengo unas cuantas cosas pensadas~

Melanie-13-07: Estoy deacuerdo contigo xD A mí tampoco me gusta el ArthurxNicolae, Arthur es de Alfred y solo de él òAo. Y, sí~ están en la misma habitación~ *3* xD

Roseto: Se que no lo he continuado "pronto", pero al menos no lo he deado como los otros ...U Me alegra que te guste *3* Muchas gracias por el review!

De nuevo, muchas gracias a todos y todas por leer! Espero de verdad no tardar tanto para el próximo, ojalá me perdonéis por la espera u_uU

Byeni~