Disclaimer: los personajes le pertenecen a Stephenie Meyer, pero la trama de esto sí es mía

OooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooO

Rating M (+18)

Este capítulo tiene escenas de sexo explicito,

Yo cumplo con avisarles.

Sobre advertencia no hay engaño.

OooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooO

MIRAME, NO ME CONOCES BIEN

AUN NO SABES NADA

AUN NO HAS VISTO NADA

RELAJATE, Y DEJATE HACER

NO DIGAS NADA

SOLO BESA Y CALLA.

TU Y YO SIN NADIE AL REDEDOR

DEJA VOLAR TU IMAGINACION.

PUEDES TOCAR, Y TE PUEDES QUEMAR

MUERDE LA MANZANA

PEGATE A LA LLAMA

ATREVETE, NO TE ARREPENTIRAS

NO TE QUEDES CON GANAS

ARRIESGATE Y GANA.

Y TU Y YO SIN NADIE AL REDEDOR

HECHA A VOLAR TU IMAGINACION...

PERO NO TE QUIERO NI LO VOY A HACER

EL AMOR EN ESTO QUE TIENE QUE VER

CUENTAME AL OIDO QUE ME VAS A HACER

NO TENGAS REPAROS, UTILIZAME

NO PIENSES EN NADA SOLO EN EL PLACER

COMO DOS EXTRAÑOS EN UN MISMO TREN

EMPIEZA DESPACIO, ACARICIAME

QUE EL FINAL SE ALARGUE UNA Y OTRA VEZ

Y ESE OBSCURO OBJETO DEL DESEO

ME QUEMA POR DENTRO, ME QUEMA POR DENTRO

CONVENCETE, LO ESTAS HACIENDO BIEN

HAZME LO QUE SABES, TUS HABILADADES

GUIAME POR LA SENDA DEL PLACER

ES CUESTION DE INSTINTO EL QUE SALGA DISTINTO

ENTRE EL PECADO Y LA VIRTUD

PREFIERO LO QUE ME HACES TÚ

PERO NO TE QUIERO NI LO VOY A HACER

EL AMOR EN ESTO QUE TIENE QUE VER

CUENTAME AL OIDO QUE ME VAS A HACER

NO TENGAS REPAROS, UTILIZAME

NO PIENSES EN NADA SOLO EN EL PLACER

COMO DOS EXTRAÑOS EN UN MISMO TREN

EMPIEZA DESPACIO, ACARICIAME

QUE EL FINAL SE ALARGUE UNA Y OTRA VEZ

Y ESE OBSCURO OBJETO DEL DESEO

ME QUEMA POR DENTRO, ME QUEMA POR DENTRO

Y ESE OBSCURO OBJETO DEL DESEO

ME QUEMA POR DENTRO, ME QUEMA POR DENTRO

RELAJATE Y DEJATE HACER

NO DIGAS NADA, SOLO BESA Y CALLA

PERO NO TE QUIERO NI LO VOY A HACER

EL AMOR EN ESTO QUE TIENE QUE VER

CUENTAME AL OIDO QUE ME VAS A HACER

NO TENGAS REPAROS, UTILIZAME

NO PIENSES EN NADA SOLO EN EL PLACER

COMO DOS EXTRAÑOS EN UN MISMO TREN

EMPIEZA DESPACIO, ACARICIAME

QUE EL FINAL SE ALARGUE UNA Y OTRA VEZ

BPOV

Durante toda mi vida había odiado las reuniones de navidad, pero este año había sido diferente, después de perder a mi padre hacia apenas un mes y a mi novio hacia unos quince días, ( no piensen mal será mejor que me explique) Mi padre tuvo una enfermedad larga y tuve que prestarle toda mi atención para cuidarlo, entonces la relación que tenia con mi novio Jacob, se deterioro el no pudo soportar que yo le prestara tanta atención a mi papa, así que se alejo y poco tiempo después de su muerte termino conmigo alegando que yo no era suficientemente buena para él, esto me hacia estar más deprimida de lo normal. Por eso hoy aun que no me gustaban las reuniones navideñas había aceptado venir a la fiesta de la compañía donde trabajo, quería estar rodeada de personas para sentirme lo menos miserable posible, pero había sido un error ahora me sentía mas sola que nunca, yo había trabajado en esta empresa durante 6 años y solo conocía unas pocas personas, la verdad es que yo soy la persona menos popular de todo el edificio y yo sabía que era por mi forma de vestir y arreglarme, yo siempre había usado poco maquillaje, lentes de fondo de botella y había sido muy conservadora con mi ropa usaba faldas largas abajo de mis rodillas y blusas de acuerdo a lo profesional que debía parecer, el tener el puesto de secretaria ejecutiva de uno de los dueños de la empresa ameritaba dar una buena imagen.

Después del tercer ponche me sentía algo mareada, esperando sentirme menos deprimida me sentía a un mas, tenía ganas de llorar y de buscar al estúpido de Jacob y decirle que era un idiota por dejarme después de lo que había pasado con mi papa.

Algo malo debe tener el ponche ¿Por qué me siento tan mareada?

Tenía que echarme agua en la cara, vi la dirección hacia el baño y tenía que caminar por toda la sala para llegar al otro extremo y salir en dirección al baño, di otro sorbo al ponche, pero me hizo marear más. Como pude deje el vaso sobre la mesa y empecé a caminar lentamente pero me tropecé con alguien.

-Ten cuidado cegatona. Me grito, yo no reconocí a la persona, la visión se me ponía borrosa.

-¡Discuuglpaa! ¿Esa es mi voz? que chistosa jajajajaja

Cuando empecé a caminar de nuevo todo me empezó a dar vueltas y me tropecé con mi pie y casi me caigo, si no es porque me agarre de la puerta hubiera ido directo al suelo, Lo mejor sería ir a una de las oficinas y descansar porque algo raro me pasa.

Entre en la primer oficina que encontré y me recosté en el primer sillón que vi era amplio y muy cómodo, todo seguía girando a mi alrededor, cerré mis ojos para ver si se me pasaba el mareo, no sé cuánto tiempo paso, pero cuando los abrí de nuevo, vi a alguien parado junto a mí, era un hombre alto, no podía ver su rostro porque no había mucha luz en la oficina, pero lo que si reconocí fue su olor, era increíble.

-¿Estas bien?, me pregunto, su voz era un susurro, pero melódica como la de un ángel, eso era este hombre era un ángel, que había venido a cuidar de mi.

-No, no estoy bien, de repente mis ojos se llenaron de lágrimas e inicie a sollozar.

-¿Estas enferma? ¿Te duele algo? ¿Quieres que llame a un doctor? su voz sonaba preocupada, pero lo que a mí me dolía era el corazón, nadie podía curar ese dolor.

-Nadie puede curar el dolor que siento. Seguí sollozando.

El se inclino y se recostó junto a mí en el sofá, cuando trate de enfocar su rostro, no pude se veía borrosa la imagen, Tenía que ir al oftalmólogo, la graduación de mis lentes ya no era suficiente, lo único bueno era su olor era mejor de lo que creía y su cuerpo era tan fuerte tan masculino.

-Cuéntame que te pasa.

-No quiero molestarte con mis problemas.

-Cuéntame por favor, no quiero que llores más.

Respire profundo y sentí como el liquido que escurría de mi nariz subía de nuevo por ella. Era un desastre, el tenía que ser un ángel, solo así podía soportar lo que estaba viendo y no reír.

-Me siento triste, mi novio me dejo.

-no entiendo ¿Porque te dejo?

-Dijo que soy muy poca cosa para él. El simple hecho de recordar sus palabras hizo que mi corazón se rompiera aun más.

-Tiene que ser idiota, tú eres una mujer muy hermosa eh inteligente.

Al escuchar sus palabras mi corazón se alegro, pero él era un ángel, debía ver a todas las mujeres hermosas, el tenía que ser compasivo y amable con todos.

-Eso lo dices solo por ser amable conmigo.

-Claro que no, tu eres hermosa, la mujer más hermosa que he visto.

-Bueno si eso crees bésame. No sé de donde salió el valor en mí para pedirle eso a un ángel, pero de repente me sentí como si nada importara, ¿que más tenía que perder?, al parecer él lo pensó un poco, pero después de unos segundos sentí su mano pasando por mi rostro, como si quisiera memorizar las líneas de él. Su mano tomo mis lentes y me los quito, los puso en el brazo del sofá.

Su rostro se acerco al mío, abrí mis ojos lo mas que pude para ver por fin su rostro pero ahora lo veía borroso por la falta de lentes, pero ya nada importo ya que sentí su aliento justo sobre mis labios, era tan cálido pero esto no fue lo mejor, cuando puso sus labios sobre los míos, comprendí que había muerto y ahora iba al cielo, este ángel me estaba dando la bienvenida. No importaba lo que hubiera pasado yo esta tan feliz por este recibimiento que ¿que importaba como había muerto?

Sus labios eran tan suaves y tan cálidos, su mano se enredo en mi cabello y hacia que apretara mas mi rostro sobre el suyo, su beso fue tranquilo solo un momento porque después sentí como su lengua trato de entrar en mi boca y yo le permití el acceso, su lengua empezó a explorar mi boca y si creía que el simple roce de sus labio era lo máximo me equivoque, su sabor era embriagante su lengua juguetona, sus dientes mordían mis labios apasionadamente, mientras yo correspondía como podía ese beso, nadie en mi vida me había besado como este ser majestuoso, yo lo necesitaba a él, necesitaba todo lo que me pudiera dar ahora, en este momento, no importaba nada mas, solo que este ángel y yo fuéramos uno.

-Hazme tuya por favor, te lo suplico. Mis palabras fueron un susurro, el no dijo nada pero supe que estaba de acuerdo cuando su mano soltó mi cabello y bajo lentamente por mi espalda hasta llegar a mis nalgas y agarrarlas fuertemente atrayéndome junto a sus caderas, fue cuando sentí su erección, perdón su enorme erección en mi vientre, el me deseaba tanto como yo a él, esto era maravilloso, un ángel deseándome con tanta intensidad.

Por un momento me soltó y se separo de mi, la separación de nuestros cuerpos hizo que me sintiera abandonada de inmediato yo no quería que se alejara de mi, pero yo no había entendido lo que el planeaba.

Cuando estuvo de pie pude medio ver como se quitaba el abrigo que traía puesto. ¿Los ángeles sienten frio?, pensé en preguntar pero cuando vi su cuerpo de nuevo ya no pude pensar en nada mas, de inmediato el me tomo por la cintura y me acomodo en el sofá para quedar totalmente recostada en el, se quedo quieto y suspiro no sabía si me veía o solo pensaba, de inmediato se recostó encima de mi eh inicio un beso de nuevo, me deje llevar hasta que no sentí nada más que su boca junto a la mía, su mano recorría mi cuerpo sobre la ropa, esto me hizo gemir, sus manos eran tan grandes tan masculinas, cuando puso una sobre uno de mis senos y lo empezó a acariciar, lo apretaba y lo soltaba mientras su beso era más desesperado, yo sentía como me humedecía, nunca me había pasado algo así, pero creo que ya dije esto, nunca había hecho esto con un ángel, este hombre sabía muy bien lo que hacía, parecía un experto. Cuando pellizco mi pezón para ponerlo aun más duro, solté un gemido más fuerte.

El soltó mis labios y escuche su respiración entre cortada, suspiro y me dijo en el oído.

-Tus senos son hermosos, pero tengo que saborearlos. Después de escuchar sus palabras, me moje aun mas, este ángel quería volverme loca de placer. Desabrocho lentamente mi blusa mientras besaba mi cuello e iba bajando lentamente, cuando ya no hubo más botones que desabrochar se acomodo de nuevo frente a mí y lamio mi pezón sobre el sujetador.

-Hueles muy bien.

Después de decirme eso llevo sus manos al sujetador y lo desabrocho en un solo movimiento. Mis senos quedaron expuestos y sentí el aire tocándolos esto me hizo sentir un escalofrió que me excito aun mas y los puso más duros. El ángel se inclino y se llevo mi pezón izquierdo a la boca mientras jalaba el derecho, estuvo un rato así y después cambio de pezón. Esto me hacia gemir mas, el los lamia con la lengua y luego los succionaba parecía desesperado por alimentarse de mis senos.

-No puedo decidir cual sabe mejor, cuando empezó a succionar mas mi pezón arque mi espalda y con el movimiento roce de nuevo su erección, yo estaba escurriendo y pude sentir que el también estaba muy mojado, por instinto lleve mi mano hacia ese lugar y empecé a masajear lentamente su dureza, el no se lo espero y cuando sintió los movimientos de mi mano dejo mi pezón y empezó a gemir.

-Me vas a volver loco de placer. Estas palabras fueron un grito de placer, esto me hizo sentir más segura y decidí seguir moviendo mi mano más rápido.

-Espera un momento. Tomo mi mano y la puso sobre una de mis piernas. Yo no sabía que hacia pero de repente escuche el ruido de un cinturón al ser desabrochado y después un cierre siendo bajado, pude sentir como los colores se subían a mi rostro, el se estaba bajando los pantalones, esto era genial, tenía que sentir la piel del ángel, mordí mi labio inferior por los nervios.

Cuando ya no sentí ni escuche movimiento el se recostó de nuevo sobre mi pero ahora podía sentir que no llevaba pantalones, su erección pego entre mis piernas y lo desee en ese momento dentro de mí.

Lleve de nuevo mi mano a su erección y ahora firmemente la tome y empecé un ritmo de subir y bajar sobre su miembro duro, ¿Todos los ángeles tendrían penes tan grandes? Así debía ser ya que ningún hombre podría tener ese miembro. El siguió gimiendo desesperado y me susurro.

-Lo siento ya no soporto más, tengo que penetrarme. Aparto mis manos y las subió sobre mi cabeza, agarrándolas allí con una de sus manos, con la que le quedaba libre subió mi falda hasta la cintura yo debajo traía unas bragas de encaje negro y al parecer le gusto por que hizo un sonido de aprobación.

-Eres la cosa más hermosa que he visto, prometo que la próxima vez iré mas despacio pero ahora en lo único que pienso es poseerte ahora, No podía creer sus palabras esperaba hacérmelo de nuevo, esto tenía que ser el cielo o el infierno porque este ángel hacia cosas que ningún santo haría.

Su desesperación fue tal que arranco mis bragas de un jalón, y metió un dedo en mi lugar secreto, el ruido de su dedo entrando y saliendo entre mi humedad me hizo gemir aparte de que sus manos eran muy habilidosas, el sabia exactamente donde tocarme para excitarme más, por instinto abrí mis piernas para que pudiera entrar mejor.

-Me encanta que estés tan dispuesta a recibirme, prometo llevarte al cielo. No era necesario yo ya estaba en el cielo, con el simple roce de sus dedos.

-Ya estas lista para recibirme, pero antes quiero saber a que sabes.

Saco sus dedos de mí y se los llevo a la boca los chupo uno a uno saboreándolos y haciendo un ruido que jamás había escuchado, parecía gustarle mi sabor.

-Sabes a miel, jamás había probado algo tan delicioso, si no estuviera tan desesperado te comería una y otra vez, pero ahora solo pienso en penetrarte.

En ese momento sentí que se ponía sobre mi soportando todo su peso en sus brazos, la punta de su gran miembro estaba en mi entrada, lentamente él empezó a introducirlo era tan grande que por un momento me dolió, pero cuando ya estuvo todo dentro de mí, se quedo quieto un momento para que yo me acostumbrara a él, mientras iniciaba a chuparme de nuevo los senos, poco a poco empezó a moverse saliendo y entrando de mi lentamente.

Estamos haciendo el amor, susurre

Así es.

Me gusta.

A mi también.

Mi ángel se empezó a mover un poco más rápido, separe un poco mas mis piernas invitándolo a entrar más profundo en mi y el así lo hizo, en ese momento una punzada de deseo me lleno, venia pronto mi orgasmo y en lo único que pensaba era en que el llegara conmigo.

-Llega conmigo por favor.

-Sera un placer.

El empezó a embestirme más rápido y fue la gloria, estaba en el cielo y no quería regresar en ese momento una explosión dentro de mí, vi un millón de luces de colores y mi cuerpo se tenso en ese momento, sentí como explotaba mi ángel dejando salir un gemido de placer.

El se quedo dentro de mí un rato, sus labios dejaban pequeños besos en mi cuello, por un momento olvide todo lo malo que me había pasado, la muerte de mi padre, el idiota de Jacob, aun que esto fuera un sueño, había sido perfecto, cuando el salió de mi se recostó junto a mí y me abrazo.

-Gracias, fue perfecto, me susurro en el oído, me acomode entre sus fuertes brazos y su cuerpo me abrigo, estaba tan cansada que no supe en qué momento me quede dormida.

OooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooOooO

Recuerdan que hace algunas semanas les dije que trabajaba en un nuevo fic, pues aquí esta, no me pude aguantar las ganas de subirlo, no les diré cuantos capítulos son ni nada por el estilo porque siempre calculo mal, durara lo que tenga que durar.

Espero sus comentarios.