Disclaimer: los personajes son de S. Meyer yo solo cambio escenarios y papeles…


Los placeres violentos terminan en la violencia,
y tienen en su triunfo su propia muerte, del mismo modo
que se consumen el fuego y la pólvora
en un beso voraz…(Shakespeare)


¿A que le temes Bella?

Yo-yo-a-na-nada-dijo Bella temerosa de las reacciones de su cuerpo ante él, su mente le pedía control, pero su cuerpo ardía de la deseosa anticipación, quería que la tomara ahí mismo, que la tocara y la hiciese suya, quería ser ella quien le mostrase lo placentero que podía llegar a ser el sexo…

Al diablo…

Edward había dado el primer paso y a pesar de que prácticamente le hervía la sangre no sabía cómo continuar, no sabía si debía dejarse dominar por el instinto o por su resquicio de conciencia. Bella al verlo vacilar decidió tomar la iniciativa y con un gemido desesperado los giró a ambos estampando a un muy dispuesto Edward contra la pared del ascensor, ella se lanzó sin titubeos a los carnosos y entreabiertos labios de Edward, él entreabrió los labios dando paso a la caliente y húmeda lengua de ella, la tomo de la cintura y empezó un camino por su cintura mientras aun se besaban y Edward soltaba gemidos a traspiés, Bella tenía ya una piscina de humedad entre sus bragas, el estar con su anhelado jefe virgen en un ascensor…

Y el pene de Edward se sentía a reventar en esos apretujados bóxers, Bella despegó los labios de los de Edward más no de su piel continuando así con un recorrido por su cuello, mientras Edward soltaba gemidos cual corcel brioso y metía sus manos bajo la blusa de seda de Bella para acariciar esa piel de porcelana que tanto le excitaba. Sin poder contenerse, Bella jaló los extremos de su blusa saltando así todos los botones, ni corto ni perezoso Edward se la quitó dejándola expuesta ante él con su sostén de encaje negro y rojo, Bella hizo lo mismo con la camisa de Edward.

He esperado demasiado ya ¿no crees?-dijo seductora mientras terminada de retirar la camisa de Edward y se lanzaba a devorar con sus labios su clavícula y cuello. Sin poder contenerse mordió suavemente su hombro y Edward soltó un jadeo ahogado, Bella se había percatado de la necesidad de Edward por sus tetas así que en un rápido movimiento se liberó de él y tomo sus grandes senos bajo su brazo juntándolas y ofreciéndoselas a Edward a la altura de su boca, se sentía fuerte y poderosa, sentía como si estuviera pervirtiendo a Edward , aprovechándose de su inocencia…y le encantaba la perspectiva…

Edward se metió rápidamente uno de sus pezones a la boca mientras la giraba y la estampaba a ella contra la pared, con una de sus manos desabrocho hábilmente la cinturilla de la falda de Bella y ésta cayó al suelo, exponiendo ante Edward un tanga de hilo pequeño a juego con su sostén. Llevó una de sus grandes y fuertes manos a los muslos de Bella subiendo su mano poco a poco sofocandola con su calor, metió sus dedos bajo el tanga, acariciando lentamente el bello de su pubis mientras ella gemía audiblemente.

Edward acaricio su clítoris con la yema de uno de sus largos dedos, deleitándose con lo resbaladizo que éste estaba gracias a lo caliente que estaba Bella, sin poderse contener y atento a sus deseos primarios metió en su coño dos dedos de una sola estocada. Bella solo pronunciaba 'Edward' entre gemidos interrumpidos y se abrazó fuertemente a él, el deseo del que era presa la esclavizó aun más, pronto estaba meneando sus caderas contra la mano de Edward haciendo que sus dedos se deslizaran más dentro de ella, Edward estaba totalmente maravillado de ver como su diosa de retorcía y perdía ese control que la caracterizaba por sus caricias

De pronto Bella abrió su ojos y clavó los suyos oscuros en él, prontamente llevó su mano a la bragueta de Edward y la desabrochó bajando su pantalón, acarició su miembro sobre el gran bulto que sobresalía.

Te deseo Edward quiero tener tu polla dentro de mí, quiero que me folles con todas tus fuerzas-sin darle oportunidad de replica bajo sus bóxers y tomo su pene entre su finos dedos y empezó a masturbarlo tal como él hacía con ella, cerró su mano alrededor de él y empezó un vaivén vertical, deslizando su mano de arriba abajo disfrutando de cómo Edward se estremecía bajo su tacto.

Bella es-esto es de-demasiado-dijo Edward con voz ahogada, mientras se inclinaba nuevamente hacia sus pechos para pasar su lengua sobre ellos, se sentía desfallecer de placer, la caliente y habilidosa mano de Bella no paraba y él se alegraba de que así fuese, mientras seguía disfrutando mamando de esos pezones que tanto había imaginado, esas tetas que se retorcían bajo sus caricias y su jugoso y carnoso centro que estaba tan empapado que mojaba toda su muñeca. Metió un tercer dedo en su coño y Bella se sacudió violentamente y él empezó a sentir claramente como las paredes de su vagina se apretaba en torno a sus largos dedos

Ella empezó a apretar más su miembro causándole más de esa deliciosa fricción mientras su mano se humedecía al subir y bajar por su pene con el jugo de su pre-seminal, ella parecía disfrutar también y pasó la yema de su dedo por la gran cabeza hinchada de su polla, pronto fue consciente de cómo el resbaloso coño de Bella apretaba cada vez más sus dedos, y ella se empezaba a sacudir como si se estuviese convulsionando, con su nombre entre gemidos llegó al orgasmo empapando aun más la mano de Edward. Éste la siguió follando con sus dedos hasta que Bella terminó y se recuperó medianamente de la experiencia, después tomó la mano empapada de Edward y se llevó sus dedos a la boca, chupándolos, degustándose a sí misma, y lamiendo toda su mano, Edward empezó a gemir más fuerte y ella rápidamente se puso de rodillas y tomo su miembro con ambas manos, paso la lengua por toda la extensión de la cabeza de su polla y abrió sus labios dirigiendo su pene hacia ella…

Edward…

Edward….

―¡Edward!-dijo Bella sacudiendo una mano frente a sus ojos, Edward rápidamente recuperó la conciencia cayendo en la cruda realidad.

'Solo fue un sueño' murmuró para sí, mientras el ascensor se detenía y Bella lo tomaba de la mano dirigiéndolo fuera hacia la habitación, sin dejar de mirarlo extrañada por su comportamiento, normalmente Edward era un hombre muy despierto.

―¿Estás bien?-dijo Bella, mientras posaba una mano en su frente y en su mejilla, Edward la miro con a los ojos y no pudo evitar recargar su cara contra su palma lamentándose aun de que semejante experiencia fuera solo un sueño.

―Lamentablemente si-dijo Edward alejándose un poco de su tacto, Bella sintió como si le diesen una bofetada, tal vez hasta le resultase repulsiva…

―Bien-dijo ella fría mientras e giraba y pasaba la tarjeta por la hendidura de la puerta y ésta se abría, ambos entraron a la suite, mirando los ventanales que daban a las hermosas y soleadas playas de Miami.

Después ambos voltearon al unisono a la cama, Bella se sentía a punto de explotar y Edward más aun después de ese sueño. Empezaba a ver de nuevo en su mente imágenes de Bella desnuda en la cama pidiendo por él, con un suspiro exasperado sacudió la cabeza y se dirigió a la cajonera al lado izquierdo de la cama con su maleta.

Bella lo vio y vio también el sillón que estaba en la antesala de la suite, no parecía incomodo…

―Edward , yo prefiero el lado izquierdo, además ese sillón de allá parece muy cómodo ¿ no crees? –dijo Bella taladrándolo con la mirada-después de todo fue tu error…

Edward contuvo la sonrisa que mataba por salir de sus labios al verla toda enfurruñada y con los brazos bajo sus pechos, aunque obviamente era una mujer a veces resultaba tan infantil…

―Bella tienes razón, en parte fue mi culpa-dijo sonriendo mientras se acercaba a ella y se paraba frente suyo-La buena noticia es que mi madre me educó como a todo un caballero, así que…dormiré en el lado derecho…

―¡Edward!

―Vamos progresando, al menos ya no soy el 'señor Cullen'-dijo Edward en un patético intento por imitar su voz, mientras se dirigía nuevamente frente a los ventanales, estaba decidido, y la expectativa le resultaba fascinante…

―Edward no sé a que estás jugando, pero te aseguro que nunca me ha gustado ser un pasivo-dijo Bella mientras se dirigía al sofá y acomodaba sus maletas al lado de este.

―Ningún Juego Bella-dijo Edward girándose para encararla-los juegos son de niños inocentes y nosotros no somos ni lo uno ni lo otro…

Bella se dio cuenta de lo que Edward sugería, él ¡estaba decidido! Ella no se había equivocado en su juicio, Edward Cullen la deseaba, y a él al parecer su ética laboral y sus valores familiares parecían no importarle.

Así que si él estaba decidido ¿Qué había de malo en cambiar su resolución? ¿No era eso lo que más deseaba?, arriesgaría demasiado, pero estaba segura que valdría la pena…

Para Edward no pasó desapercibida la diatriba mental de Bella, le resultaba tan fácil leer sus ojos…

―Difiero de eso último, Edward-dijo ella mientras se acercaba lentamente hacia él, volviendo a su seductor caminar- Aunque tu inocencia es un punto discutible…-Dijo retándolo con la mirada mientras Edward pasaba saliva y asentía con una sonrisa de felicidad…


Beteado por Rosmarlin n_n


Ya ahora si se viene lo bueno, no mas sueños despiertos jajaja, eso fue sumamente necesario para ciertas chicas que pidieron no dijera nombres, para ellas que dijeron que si no había algo pronto morirían de una combustión interna…o en su defecto, llamarían al vecino xD

Gracias por leerme y por su apoyo!y por zuzz reviewwz me enkanta que lezz enkante y no zaben komo me divierto kon ellozz xD aa ya kazii llegamozz alozz 200 plizz dejen rev n_n

Belsama!

¿Review?