¡Perdón por el retraso! Se me fue (mucho, mucho) la cabeza. Gracias a todos por comentar y espero que os siga gustando la historia. Va por vosotros :D

Ziva y Tony seguían anclados entre el quinto y sexto piso, agachados en el suelo del ascensor. Sin luz, ni aire. Tony llevaba una botella de agua en la mochila y hacía un buen rato que se la había ofrecido a su compañera. Se quitó la camisa, muerto de calor y la dejó a un lado.

Que hagas eso no ayuda precisamente a que recobre la respiración – Dijo Ziva con una pequeña sonrisa bromista mientras seguía respirando hondo, con la cabeza apoyada en la pared-.

¿Te puedo hacer… una pregunta? – Dijo Tony. Ella asintió - ¿Cómo es que siendo agente del Mossad tengas…?-.

Tenía doce años. Unos amigos y yo nos quedamos atrapados en una cueva a la que solíamos ir a jugar. Estuvimos allí horas, nadie sabía donde habíamos ido por lo tanto no tenían donde buscarnos. A mí se me ocurrió buscar las galerías de ventilación mientras los demás se quedaban. La encontré y salí, avisé a la policía… Pero habían muerto. Justo después de que me fuera hubo un derrumbe en la cueva. Murieron todos -.

Oh – Tony desvió la vista, llamándose estúpido por haberla hecho recordar aquello – Perdón. Pero… esto no es una cueva. Y Gibbs está ahí arriba, a punto de sacarnos… -.

Gibbs, soy técnica forense, como no quieras que coja la cuerda del ascensor y tire hacia arriba… - Comentó Abby. Gibbs le dirigió una mirada de las suyas – Perdón -.

Podríamos tratar de dar con los circuitos informáticos del ordenador y ordenarle que subiera…- Comentó McGee-.

Hazlo -.

Pero…-.

¿Pero? – Preguntó Gibbs-.

Pero podría incendiarse de camino hasta aquí – Terminó McGee-.

¿A qué distancia están de la planta más cercana? -.

A tres o cuatro metros. Eso podría ser más seguro, pero si el ascensor se descolgara… - Comentó Abby-.

Sería mortal – Terminó McGee-.

No quiero oír nada de ascensores que se descuelgan. Sacadlos de ahí-.

Ziva se tapó la cara con una mano.

Deja de mirarme. Seguro que de esto te reirás toda la vida -.

No es para tanto. Todo el mundo tenemos debilidades…-.

¿Cómo tú y las mujeres? – Preguntó ella y Tony rió -.

Sí, algo así. Algunas son más fuertes. Otras menos…-.

¿Las tuyas son grandes debilidades?-.

Solo tengo una "gran debilidad"… Pero esa gran debilidad no es correspondida-.

¡Es una chica!-.

¿A ti que te parece? -.

¿La conozco? -.

Sí -.

¿Es Abby?-.

No -.

Entonces… Oh-.