El más lindo recuerdo

Summary:

Sabía que estaba embarazada, que él ya no estaba aquí para contarlo, pero acaso a él le importo quedarse, él decidió no escucharme cuando supe la verdad. Opto por su carrera, por su salida fácil y un así se fue sin decir adiós.

Solamente espero que nunca se entere que su fan #1 es Charlotte Swan, su hija.

15Capitulo

Felicidad

Bella POV

No podía creer que después de todo este tiempo las cosas mejorarían… tenía la familia que alguna vez soñé, vi los sueños de las personas que más amo cumplirse, perdí y recupere al amor de mi vida… Salí adelante gracias a todos ellos y solo puedo decir que…soy completamente feliz.

No encontraba ninguna comparación con el pasado y con mi presente, tampoco quería empezar a soñar con un futuro, donde todos sabían que puede ser incierto.

Charlotte era feliz y su relación con Edward era mucho mejor de que alguna vez creí. Y yo… me fui enamorando cada vez más de él, de su sencillez, sus gestos, de la manera en que sus brazos me transmitían seguridad, sus besos que me hacían estremecerme, sus caricias me hacían sentirme mujer.

Eran años los que habían luchado por dejar mí pasado atrás, uno donde no precisamente había sido completamente feliz. Y ahora, me podía reír de todo eso.

Ya habían pasado exactamente tres años desde que Edward entro a nuestra vida por segunda vez, había terminado su libro –un éxito- nunca lo termine de leer, decidí pasar ese trabajo a alguien más… a Charlotte … se había convertido en una magnifica editora –todavía no terminaba su carrera, pero Sam le había dado la oportunidad de desarrollarse laboralmente – había desarrollado esa habilidad y no lo decía por mi… llego a superarme.

Nuestra pequeña familia se volvió más segura, llena de sonrisas, alegría, pleitos comunes y corrientes, pero nada que no pudiéramos solucionar. En especial el tema de Charlotte y Ángel.

Edward seguía un tanto celoso por esa relación, ya que decía que era muy joven para casarse y sobre todo tener una familia. Me reí de eso demasiadas veces, ya que yo tuve a Charlotte muy joven. Nunca se lo reproche – y no lo haría- pero él no miraba las cosas desde esa perspectiva. Ángel hacia todo lo posible por ganarse la aprobación de Edward, hasta haciéndole de mandadero o lavándole el carro, o simplemente ayudándolo en cualquier cosa.

Era estúpido pensar que las cosas terminarían así y más aun que Edward sabía que se aprovechaba de eso y Ángel no se quedaba atrás. No sabía descifrar si era un amor masoquista por parte de los dos o simplemente querían conocerse mejor… simplemente no deseaba saberlo.

Charlotte era otro cuento, no soportaba ver como Edward se aprovechaba de Ángel y más aun cuando tenía que ver con su carro. Ella algunas veces lo ayudo – por no decir que en la mayoría-.

Jasper y Emmett no se quedaban atrás pero preferían mil veces que Edward fuera el que se aprovechara de él y no ellos, por la razón de que disfrutaban más las escenas que fabricaban con sus estupideces que ellos mismos participando.

Rosalie y Alice, estaban igual que yo. Buscando una manera en que Edward comprendiera que lo que hacía era una completa estupidez y sobre todo inmadurez. Rosalie había hablado con él indirectamente y Alice… simplemente se lo grito y eso había sido uno de los tantos pleitos que ellos tenían todos los días.

Zully y Apple eran otra historia… Vivian bajo el mismo techo de Alice y Jasper, no por problemas económicos, simplemente ninguno de los dos quería separarse de Zully y aceptaron a Apple en casa. Era cómico las veces en que Alice refunfuñaba al saber que su hija no era ninguna santa y en algunas ocasiones tuvieron que implementar los tapones para dormir, ya que la habitación de Zully no estaba nada lejos de la de ellos.

Todavía recuerdo cuando Charlotte empezó a tener relaciones con Ángel. Inconscientemente había llegado a casa más temprano y la única que estaba en casa era ella y por el carro sabía que Ángel también… así que lo único que hice fue tomar mi bolso he irme… era algo que le tenía ocultado a Edward - y por lo visto me iré con eso a la tumba, no quiero saber cómo terminaría Ángel si llegara a oídos de Edward-

Me levante con cuidado de mi escritorio y termine por guardar las últimas cosas de esta oficina, hoy se la daría a Charlotte ya que yo trabajaría desde casa. Había tomado esta decisión hace tiempo atrás cuando Charlotte y Edward se escaparon a Forks a la casa de mis padres.

Había sido uno de los regalos más hermosos que él pudo darme. La casa seguía igual que siempre, intacta. Alguna que otra imperfección pero nada que no pudiera arreglarse. Esa noche estuve tan nerviosa, que ni un trago de vodka pudo controlarme, ni siquiera Jasper, ya que venía o más nervioso que yo, por la sola razón de que no habíamos vuelto a pisar la casa ni mucho menos aquella ciudad.

Al bajar del avión había tomado un respiro profundo, sonreí al volver oler a tierra mojada, humedad, lluvia… el frio por supuesto… en verdad lo había extrañado. Durante el camino nadie dijo nada, simplemente nos limitábamos a ver hacia los lados, sonriendo con melancolía en algunos momentos y en otros simplemente sorprendiéndonos por los cambios que tenía.

Emmett en algunas ocasiones contaba esporádicamente anécdotas haciendo que el conductor del taxi se riera de nosotros. Jasper en ese momento ni siquiera a Alice tomaba en cuenta y entendía el por qué, él fue el último que vio a mis padres y sabía lo que significaba para el volver.

Jadee al reconocer la calle haciendo que Jasper volteara a verme y por impulso tomar mi mano. Me reí un poco al ver que las cosas aquí no habían cambiado nada, se podría decir que los carros fueron los del cambio, una que otra fachada de alguna casa, pero aquella tranquilidad y belleza que representaba el lugar seguía siendo la misma.

Al poco tiempo de entrar a lo que era la calle por donde vivíamos, visualice el volvo de Edward -aunque podría jurar que era más bien rentado que de él-

Después de aquel día Edward juro el que no me dejaría sola otra vez, el que trataríamos de tener una familia unida y sobre todo dejaríamos todo eso atrás, que empezáramos desde cero. En un principio no quería creer nada de eso. Quería correr de nueva cuenta al aeropuerto y volver a San Diego, pero no podía dar vuelta atrás, ya estaba ahí y fue en ese momento comprendí que era lo que de verdad quería, compartir mi vida con él. Acepte cada una de sus promesas –que hasta este momento ninguna ha sido olvidad y rota-

Como cualquier pareja tuvimos nuestras diferencias -era incomodo tenerlo en casa en un principio - las cosas cambiaron sobre todo para Charlotte por que ya tenía quien le pusiera más reglas de las que yo le daba, pero eso no había sido problema para ella. Era la hija de papá.

Escuche como alguien tocaba la puerta de la oficina y abriéndose un poco, dejando ver el pelo desordenado de Edward.

¿Lista? – pregunto tomando la caja

Si, es solo que … extrañare esto – conteste

Bella… amor… ya habíamos hablado de esto – se acerco a mí dejando la caja en el suelo

Es solo que… es difícil, era uno de mis lugares favoritos y más porque aquí empezó todo… - conteste limpiándome la nariz

Amor… sabes que es por tu bien ¿no? – dijo besando mi frente- y por Uriel también, solo quiero lo mejor para ustedes dos –

Lo sé, perdóname en verdad… es solo que es difícil ¿sí?, pero sabes que por mis hijos haría lo que fuera – conteste llevando mi mano a mi vientre

Estaba embarazada -algo realmente sorprendente para todos- pero en especial para nosotros, por la razón de que ya no debería de estar en tiempo de embarazos y esas cosas.

Anda vamos, que los chicos nos esperan en casa y sabes que Charlotte tiene que empezar a traer sus cosas.

Todavía sigo pensando cómo es que pude llegar a tener esa conversación tan chantajista de tu parte

Lo sé, yo todavía me sorprendo como es que accediste tan rápido

Los dos habíamos decidido a que si en algún momento yo llegara a embarazarme dejaría de trabajar, pero nunca creímos que eso volviera a pasar por nuestra edad, pero las cosas se pintaron diferentes. Llevaría trabajo a casa, pero ya no manejaría tantos libros como antes ni mucho menos tendría presiones… eso ya le correspondía a otra persona.

Salimos de la oficina rumbo al estacionamiento, donde había otras tres cajas iguales a estas. Edward había hecho gestos al ver que todas las cajas eran más libros que otras cosas. Solo ahora teníamos que buscar un buen lugar para poner todo esto. El cuarto que había sido por mucho tiempo closet de nosotros, iba tomando forma poco a poco de habitación del bebe.

Bueno, creo que ya no se nos olvida nada – dijo Edward al poner la última caja

No, creo que no – conteste un poco ausente.

A pesar de que sabía que tenía que tener más cuidado esta vez con mi embarazo, estaba todavía triste por la razón de que dejaría de trabajar. Me subí al carro, sin ni siquiera escuchar algo más por parte de Edward y me acomode. Era un tanto grosero hacerlo así, pero no tenía ánimos de nada… no sabía si estaba así por mi embarazo o por la razón de dejar mi trabajo.

Amor no deseo que estés enojada conmigo – lo escuche decir- sé que es difícil, pero tenemos que cuidar a bebe

Lo sé… es solo que para todos ha sido fácil hacer esto, pero para mí a veces no lo es… es todavía algo complicado… ha pasado ya mucho tiempo desde que tuve a Charlotte y … las cosas… no sé, simplemente vuelven a reaparecer en mi mente… es como si aquellos recuerdos volvieran por sí solos y se acomodaran como una vieja película.

Edward simplemente asintió sin decir nada. No quería preguntar por qué lo hacía, siempre que hablaba de esos tiempos el ambiente se tornaba a algo tenso o algo similar. No podía decirle que extrañaba a Jared, quien había estado conmigo en aquel tiempo y que se había mostrado como el mejor hombre. Tampoco podía contarle de lo difícil que fue, sería como un reclamo o quizás él así se lo tomaría aunque no lo fuera.

Llegamos a casa, donde Jasper nos esperaba afuera. Se acerco a ayudarme a bajar mientras Edward bajaba las cajas.

Iré al estudio a dejar esto – comento sin ni siquiera voltear a verme

Jasper volteo a vernos y yo simplemente me encogí de hombros. Estaba un tanto cansada por que las cosas pasaran así, sabía que él hasta cierto aspecto se sentía culpable – lo sabía o mejor dicho todos lo sabíamos-

¿Están bien? ¿han peleado otra vez?

No… es solo que… bueno… fuimos por las cosas a la oficina y sinceramente yo no deseaba dejar mi trabajo, pero también sé que tengo que cuidar de bebe y con este embarazo hace que me enoje o me ponga feliz en caso de unos segundos y Edward ha sentido que estoy enojada con él, pero no es así… sino que simplemente me deje llevar y exprese algo de la vida pasada y creo que eso fue el detonante.

Jasper sonrió y me dio un beso en la frente. El creía que era su manera de tranquilizarme… y en verdad lo hacía, solo que no me gustaba decírselo.

Tu más que nadie debe de estar consciente que Edward se siente culpable por no haber estado en todos esos años a tu lado y debes de reconocer que el también tiene miedo, miedo a perderlos a ustedes dos… las cosas no son fáciles Bella. Sé que amas tu trabajo como amas a tu familia, pero debes de entender que esta vez, primero está la familia. Edward es primerizo en esto y es comprensible, recuerda como estuve yo contigo y con Alice o Emmett contigo, estábamos completamente nerviosos cuando Charlotte llego, el único que estaba "listo" fue Jared, pero por la razón de que él siempre cuido más que todos nosotros.

Lo sé, es solo que a veces no mido lo que digo

Anda ve alcánzalo al estudio – me animo y termino por bajar las cajas.

Entre con cuidado hasta llegar a la puerta del estudio, entrando sin tocar. Vi como Edward estaba acostado en el sofá que daba a la calle. Me acerque con cuidado, sin importarme que haya dejado la puerta abierta. Como pude me senté a un lado.

Edward – susurre- Edward tenemos que hablar – mientras le frotaba el brazo para despertara

Te escucho – contesto cansado

Tenemos que hablar pero estando tu con los ojos cerrados no- conteste

Edward los abrió tapándoselos un poco ya que le calaba un poco la luz de afuera y se sentó para hacerme espacio. Abrió sus piernas para dejarme descansar entre ellas y poderme recargar en él. Me apoye en su pecho sintiéndome en mi hogar, en mi puerto seguro. Ninguno de los dos decía absolutamente nada, su respiración la sentía en mi nuca y era tranquila, mientras la mía era una tanto errática.

Tranquila amor, no tienes que exaltarte, okey? – susurro en mi nuca

Edward… perdón por lo de hace rato… es solo que… bueno… no quise… simplemente no deseaba hacerte recordar aquel tiempo. Hable sin sentido, sin pensar que quizás tú te sintieras mal, simplemente pensé en mí. Ya sé que ha pasado bastante tiempo desde que estamos juntos de nuevo y que decidimos dejar todo aquello atrás, pero en verdad este embarazo me ha hecho acordarme de eso y no puedo negarlo me hace sentir un tanto insegura… sé que me has prometido y que nunca has roto tus promesas en este tiempo, pero tengo miedo de que te vuelvas a ir, que por alguna extraña razón las cosas salgan mal.

Edward pasó sus manos por mi vientre haciendo círculos, mientras yo mordía mis labios, estaba inquieta por no saber qué es lo que él iba a decir ahora.

El día que me dijiste que estabas embarazada, no fuiste la única que se sintió insegura. Me cuestione más de una vez si las cosas iban a salir bien, si llegaría hacer un buen padre… no quería defraudarte en nada, quería estar para ti al cien por cierto… ese mismo día hable con mi padre y sus palabras fueronlas que me tranquilizaron. Todos sabemos que no nacimos con un instructivo sobre cómo ser padres o como no cometer errores, pero en verdad estoy tratando de no hacerlos. Sé que tu vida –el tiempo en que yo me fui- no fue fácil Bella, se que extrañas a Jared – y no me preguntes como se de él, porque no te lo diré- le agradezco tanto por que el te haya cuidado, ofrecido el apoyo que yo nunca te di. Porque quiso a Charlotte como si fuera su propia hija, cuando en verdad no lo era. Es solo que, en verdad me hubiera gustado estar ahí contigo. ser parte de todo eso y poder decir "otra vez volverán los antojos o tus cambios de humor o simplemente tener que recordar como cambiar pañales" eso es lo que hubiera deseado poder decir ahorita y no estarme cuestionando si lo hare bien o si lo haremos bien.

Edward se quedo callado esperando a que le contestara, sabía que ese era uno de sus más grandes temores y lo entendía – bueno intentaba-

Yo… yo lo siento en verdad – susurre- sé cómo te has de sentir o mejor dicho trato de entenderlo y veras que lo haremos bien yo te ayudare, no es fácil al principio pero tampoco suele ser difícil. Trataremos de dejar eso como un recuerdo, un lindo recuerdo ¿está bien?

Un lindo recuerdo fue todo aquello que viví a lado de Edward. Había sido una de las mejores aventuras, un gran amor que podría presumir a los cuatro vientos. Simplemente todo había sido magnifico después de esa platica.

Aprendimos que al momento en que las peleas empezaban a subir de tono, los dos nos callábamos tratando de controlarnos y no decir más cosas de las que podría dañarnos o el simplemente dejaba el lugar o era yo. Charlotte muchas veces fue parte arbitraria en nuestras peleas tanto así que termino por enojarse con los dos, por tener peleas estúpidas. Y si, eran eso peleas estúpidas.

Hoy se cumplían exactamente diez años de que nació Uriel y Edward se encontraba recogiendo el jardín de atrás junto con Ángel y Uriel. Todos habíamos decidido vivir en la misma casa, los momentos de amor apache de Ángel y Edward era cosa de todos los días, los cuales ya se hacían por hacernos reír y no por molestar.

Observe a cada miembro de mi familia, no sabía cómo describir este momento. Creo que el decir que era feliz era quedarme corta. Mi familia estaba completa ahora sí – incluyendo a los nietos- que por el momento solo era el de Charlotte quien tenía ya cinco años y Zully quien había adoptado.

Negué con la cabeza al darme cuenta que todo tenía un porque en esta vida… y daba gracias a ello. Aprendí a luchar y sobre todo a entender que las experiencias son las mejores instrucciones de la vida para poder sobre salir y ser feliz. Comprendí que el amor es una de las sustancias más importantes que hay en nuestra vida y sobre todo es el motor para alcanzar aquello que deseamos. Encontré que el haber pataleado por dejar las cosas que amaba en algún momento, y que hoy agradecía haberlo hecho, es por la razón de que adquirí mejores momentos y fui parte de cada uno de ellos de una manera más presencial. Al igual que sentí que ya era parte de algo y de alguien; que existían las oportunidades y sobre todo que esas fueron, por mucho, las mejores que había tomado.

Simplemente deseaba que nuestro futuro siguiera así, que nada cambiara… aunque en algunas ocasiones pedía que fuéramos eternos… pero eso era imposible.

Todo aquello había sido solo el inicio de un lindo recuerdo para los que se quedarán mientras nosotros no estemos, y se… que quizás… algunos lo contaran pero otros solo recordaran aquello que desean.

Solo me queda por decir… que soy Isabella Swan el inicio de un lindo recuerdo de un griego…

FIN

Bueno este ha sido el último capítulo de la historia… quizás para muchas no sea de su agrado, pero para mí fue lo mejor… no deseaba hacer largo todo esto y sobre todo ya no tenía bastante material.

Pido disculpas si tarde meses en subir esto, pero primero están mis estudios –como muchas también lo piensan- tuve un semestre bastante pesado y no había tiempo de escribir o continuar con mis historias.

Quiero agradecerles a cada una de ustedes que me leyeron y que estuvieron conmigo a lo largo de estar historia… también una disculpa por el retraso y otra por si no es de su agrado el final y se esperaban otra cosa… no ha sido sencillo escribir después de hace tiempo.. Créanme había perdido un poco el hilo de esta historia… y de otras que han sido publicadas y que por razones personales no seguiré esas historias terminare Resignación… no hare las secuelas por que de verdad no es algo que en este momento desee hacer… tengo algo para ustedes y lo publicare en su momento, pero todavía no lo es…

En verdad muchas gracias por el apoyo, aunque yo haya fallado como escritora un tiempo… se les quiere y las aprecio mucho…

At:Tutzy Cullen