Nombre: "Bereshyt, la Batalla que unió a dos mundos".
Disclaimer: Magic Knight Rayearth no me pertenecen al igual que sus personajes...

.

BASADO EN EL FINAL DEL MANGA.


Capítulo 1:
En el principio

—¡Gracias Caldina! —expresó Hikaru, cuando la cizetana le depositó un delicioso plato de sopa en la mesa.

—De nada, cariño.

La Guerrera del Fuego probó el burbujeante caldo, y mientras masticaba paseó la mirada a lo largo y ancho de la elegante mesa, donde las otras dos guerreras conversaban felices con los moradores del castillo. Los Soberanos de Autozam, Cizeta y Fahren también se encontraban presentes en aquella dorada tarde.

Tan solo tres años atrás, ella, Umi y Fuu habían sido convocadas como Guerreras Mágicas. Ahora y desde entonces, continuaban con sus visitas a Céfiro cuantas veces quisieran.

No era secreto que Ferio y Fuu se amaban con locura; que Ascot, el alumno predilecto de Gurú Clef, aún buscaba las palabras correctas (desde hacía dos años, el muy idiota) para declarársele a Umi, su "Sirena".

Y ya era rumor viejo que Lantis (que al igual que su hermano mayor tenían la loca manía, y hasta la taruguez, de enamorarse de los pilares de su mundo) estaba loco por Hikaru y cada vez le era más difícil esconder el júbilo que le provocaba la llegada de su pelirroja extrovertida.

Quizás su felicidad estaría completa si Águila no "existiera". Aún no se perdonaba el hecho de que Hikaru se había enamorado perdidamente del autozamita.

Cuando todos merendaban tranquilos en el Patio Real, Ferio se divertía haciendo enrojecer a Fuu con sus travesuras, como decirle vulgaridades al oído frente a los demás, o pasarle la mano por debajo del mantel para acariciarle el muslo o la rodilla.

Todo esto ponía a Fuu tan avergonzada, tímida y sudorosa, que los demás reían a carcajadas cuando la rubia le plantaba un tremendo cachetadón al Príncipe prieto, y lo regañaba con la ÚNICA grosería que su diplomático y refinado vocabulario le permitía decir: —¡Babosooo!

Y las cosas podían seguir así, en la plenitud de una vida tranquila, hasta que un día en el rostro de Gurú Clef se dibujó una fuerte preocupación que no pasó desapercibida por los demás.

Hikaru compartía el mismo presentimiento negativo, pues su mente y poder de Pilar le decía que algo estaba por ocurrir.

—¿Qué será esta sensación Gurú Clef? —le preguntó Hikaru en voz baja para que los demás no escucharan.

—Nada importante Hikaru, no te preocupes, no creo que sea nada grave —contestó el Mago de manera tajante para terminar la conversación—. "Guerreras Mágicas, si tuvieran la oportunidad de salvar solo un mundo, el suyo o Céfiro, ¿cuál escogerían?" —se cuestionó mentalmente, mientras los demás jugaban y reían animadamente.



Aaahhh, este es mi primer fanfic.. paciencia con todos los siguientes errores que cometeré jajaja...

Esta historia se basa en el final del manga de Guerreras Mágicas. Recordemos que en el manga, las chicas pueden viajar a Céfiro cuantas veces se les pegue la gana, y Águila no está muerto.

Hasta el próximo capítulo, si es que me animo a seguir…

¡Saludos!