Disclaimer: ninguno de los personajes perfectos (algunos casi perfectos) no me pertenecen a mí, sino a la fabulosa Stephanie Meyer. Lo lamento con toda mi alma, sería magnífico poder tener a Edward Cullen. Bueno, les dejo leer mientras dejo que mi imaginación me guie juntamente con el sueño de conocer al vampiro mas hermoso del mundo.

Summary: Situado en Luna nueva. Cuando Bella cae por el precipicio pierde la memoria. Al creer que Bella ha muerto, Edward regresa a Forks y se encuentra con una Bella diferente. ¿Qué hará al respecto?

¿Nos conocemos?


¿QUIERES QUE ME VAYA?

BPOV

...

"Por siempre y para siempre."

Traté de relajarme sin que todos los miembros de la familia Cullen se dieran cuanta de lo que mes estaba pasando por la mente. Me concentré en sentarme en el sofá lo más alejada de Emmet, el único que lo ocupaba. Intenté coger aire unas cuantas veces con normalidad, pero mi respiración estaba agitada. De pronto sentí una pequeña llamarada de felicidad en mi interior y tuve la necesidad de sonreír. Era como si hubiera recuperado una pequeña pieza del gran puzle incompleto que era mi cabeza. Por otra parte me sentía engañada, Edward me había engañado de la forma más natural posible, sin ningún tipo de remordimiento. ¿Debía odiarle por ello? La verdad es que estaba más indecisa que nunca. Todo dependía de si sus intenciones eran buenas o malas.
Me acerqué al piano guiada por unas inseguras piernas. Cerré los ojos y respiré por última vez antes de dar el paso.

— Edward...— intenté que mi voz sonara firme, pero tembló al pronunciar las últimas sílabas de su nombre. Aún tocando, posó sus ojos sobre los míos, pude adivinar la sorpresa que le invadía.— Me gustaría hablar contigo si no te importa, por supuesto.— mordió su labio inferior desviando su mirada de la mía.

— Claro, ¿de que se trata?— preguntó con mucha frialdad. Tragué saliva, aún nerviosa.

— Quisiera que fuera a solas...— susurré en un murmullo casi inaudible.

— Como quieras...— anunció severamente. Dejó la pieza que me resultaba tan familiar a medias, y se levantó con elegancia para acercarse a mí.

Todo pasó muy deprisa, pero por raro que parezca, no tuve nada de miedo. Se agachó a mi altura dejando pocos centímetros entre sus labios y los míos. Rodeó mi cintura con uno de sus brazos y me acomodó en su regazo. Yo cerré los ojos y me dejé seducir por aquel aroma desgarrador que Edward poseía.
En pocos segundos ya nos encontrábamos en medio del bosque. A pesar de que estaba un poco mareada, decidí sentarme en el suelo, encima de las hojas húmedas. Me eché y abrí los ojos. Desde aquel lugar se podía ver un cielo despejado y lleno de estrellas, me encantaban las noches tan tranquilas. A lo lejos se podía escuchar el murmullo del viento, que soplaba ligeramente.
Busqué entré lo poco que podía ver de los árboles, hasta que vi la sombra de Edward bañada ligeramente con la luz de la luna, esa noche era luna llena. Intenté levantarme para acercarme a él, pero lo único que logré fue sentarme.

— Bueno Bella, ya nadie pude oírnos,— se aclaró la garganta para proseguir.— dime de que se trata.— ordenó con preocupación en la voz. La tensión en el aire era palpable.

— Creo que tengo derecho a saber si me quieres o no me quieres cerca de ti.— de pronto, decidí que no quería contarle lo que había recordado, por que esos recuerdos me pertenecían a mí, y no a él. Seguramente ya había olvidado aquello, quizás había decidido ignorar los recuerdos que un día habíamos creado juntos. Por mi parte, yo decidí guardarlo en mi mente casi vacía.

— ¿Por que me lo preguntas?— seguía igual de testarudo. Mis párpados se llenaron de lágrimas y me invadió un dolor en mi interior.

— Voy a ponértelo más fácil, espero que te sirva de algo...— suspiré y clavé los ojos contra el suelo. No quería que me viera llorar nunca más.— Me voy de Forks.

El silencio se hizo incómodo, estuvimos unos diez minutos que se hicieron eternos antes de que Edward rompiera el silencio.

— Como quieras Bella, espero que todo te valla muy bien.— me quedé fría, ahora ya no me importaba que me viera llorar o gritar de histeria. Sus palabras me habían hecho más daño que cualquier otra cosa.

— ¿Quieres que me vaya?— me acerqué para acortar la distancia que nos separaba. El se quedó inmóvil mientras me acercaba para finalmente darle un golpe en el rostro. Antes de que mi puño pudiera tan solo rozar su cara, me sostuvo el brazo.

— Podrías hacerte daño, Bella. No deberías pegarme.— no comprendí el porque de su preocupación por mí, pero había algo de lo que estaba segura, intentaba protegerme de él mismo. Que ironía, era yo quién quería pegarle.

— Entonces, esta es la última vez que vamos a vernos.— pronuncié esas palabras claramente para que comprendiera su significado.— Y aún que me duele en el alma despedirme de ti, no quiero quedarme en el mismo sitio dónde vive un amor que es platónico. — esperé una reacción que nunca llegó. Me acerqué a él para abrazarle y oler por última vez ésa fragancia perfecta que le envolvía.— Te quiero.

— Eres hermosa.— suspiró casi con dolor y correspondió mi abrazo. Besó mi cabeza y pude notar su aliento entre mis rizos. En ese momento deseé que se parara el tiempo, no quería separarme de él.

Edward...— reclamé su atención con falta de aire. Las lagrimas bajaban con más rapidez a cada instante que pasaba.

—Mmmm...— bostezó apretando aún más su cuerpo contra él mío, se sentía tan cómodo como yo.

— Me puedo quedar, basta con que me lo pidas.— aparté mi rostro de su pecho de mármol y busqué sus ojos. — Te lo suplico, pídeme que me quede para estar contigo.

— Bella, no debes quedarte...— con lágrimas en los ojos, acorté la distancia que separaba nuestros rostros y rocé mis labios con los suyos. Edward no se separó y me correspondió con la misma pasión. Nos separamos. Me secó las lágrimas que bajaban por mis mejillas.— Lo siento.— me deshice de su abrazo.

— Yo lo siento más, adiós amor.— a pesar de que mis palabras habían sonado muy cursis, era lo que realmente sentía. Mientras salía corriendo de ese bosque, noté como algo volvía a romperse en mi interior.


N/A: Lamento haber tardado tanto. Se estarán preguntando que va a suceder ahora, y se van a sorprender mucho si les digo que esto es todo. Sí, lo dejo claro, este ha sido el último Capítulo de esta historia, pero no se preocupo, por que más adelante habrá una sequela.
Les agradezco a todos por haberme seguido en cada capítulo y por haberme apoyado con todos los reviws. Espero que sea pronto cuando empiece la sequela, de momento ya les adelanto el título para los interesados: "Lo que se perdió por el camino."

Nos leemos pronto, son unos soles. Les amo.

P.D: Tan pronto como pueda subiré el epílogo.