Está de más decir que los personajes pertenecen a la gran Stephenie Meyer y que la historia le pertenece a BeautyXBlessedGuard. Esta historia es increíble, agradézcanle que me dejó traducirla para ustedes :D

CAPÍTULO UNO: EDWARD MASEN.

Punto de vista de Edward

Tenía la frente apretada contra el frío vidrio, mientras veía los árboles volando. Mi padre se quedó quieto aclarándose la garganta cada tanto como si se dispusiera a decir algo pero luego cambió de idea. Finalmente dijo, "Edward, sé que estás molesto por tener que mudarnos aquí, pero ¿podrías al menos poner buena cara?". Suspiré y me despegué de la ventana empañada. "Lo siento papá, es que voy a extrañar Phoenix", que fue un eufemismo.

Yo vivía para Phoenix, mi vida era perfecta. Yo era popular, un estudiante sobresaliente y tenía millones de niñas que se desmayaban cuando me veían pasar. Pero entonces, mi mamá conoció a Phil y se comprometieron. Después de eso, mi vida se vino a abajo. Mi mamá me envió a Forks para vivir con mi padre, Charlie Masen, mientras que ella viajaba con Phil. Charlie es jefe de policía y un hombre alrededor de todo bien, pero no eran realmente cercanos.

Finalmente, nos detuvimos en el camino de entrada y salté del coche. Charlie me ayudó a llevar mi equipaje a mi habitación y me dejó por mi cuenta.

Las paredes de mi habitación eran de un beige oscuro, con estantería vacía, un tocador contra una pared, mi cama y escritorio en contra de otro. Desempaqué mis libros y los puse en los estantes. Una vez desempaquetado le di una segunda mirada a mi habitación.

Parecía más acogedor, pero definitivamente no se sentía como en casa. Cogí mi libro favorito Cumbres borrascosas y lo comencé a leer por sexta vez hasta que Charlie me llamó a cenar. Había pedido pizza y comimos mientras veíamos el partido de fútbol. Finalmente, me retiré a mi cuarto donde les mandé correos electrónicos a algunos de mis viejos amigos. Me fui a la cama temprano ya aburrido.

Me desperté tan rápido como un trueno. Gemí y miré el reloj. Decía 2:24. Me quejé nuevamente y coloqué una almohada sobre mis oídos cubrir el ruido de la tormenta. Me volví a dormir y soñé con Phoenix y mi antigua vida.

Mi despertador me despertó con un pitido molesto. Tropecé de la cama y me preparé para la escuela.

Punto de vista de Bella

Estaba terminando mis tareas cuando escuché a Jasper y a Emmett discutiendo en la sala. Rodé los ojos y lancé un largo suspiro. Amo a Jasper y a Emmett con todas mis fuerzas, pero a veces yo sólo quisiera mantenerlos con la boca cerrada.

Emmett llegó pisando fuerte a la cocina y se dejó caer en la silla junto a mí. Hizo un ruido de molestia y me dejé mi lapicero al lado de mi cuaderno.

"¿Por qué se estaban peleando esta vez?", pregunté. "Por nada", Emmett murmuró. "Ok". Estaba a punto de regresar a mis deberes cuando Emmett decidió decirme. "Ok, si los astronautas y los hombres de las cavernas se meten en una pelea, quién crees que ganaría?" Me encogí de hombros, "¡Los hombres de las cavernas, tenlo por seguro!"

"¡Ja! ", Emmett gritó y volvió corriendo a la otra habitación, "ves Jasper te dije que tenía razón". Rosalie vino entró en la habitación, "¿por qué los entusiasmas así?". Sonreí sarcásticamente y terminé mi última pregunta. Emmett y Jasper son mis hermanos y Alice y Rosalie son mis hermanas. Nosotros no estamos relacionados por nacimiento, mas bien por renacimiento, como vampiros.

Carlisle Cullen es nuestro "padre" y Esme es nuestra "madre". Se me convirtieron y después nuestra familia creció. Carlisle es médico, mientras que Esme, una muy reconocida diseñadora de interiores, siempre trabajando en un nuevo proyecto cuando sea.

Era alrededor de la medianoche cuando Carlisle llegó a casa. Entró en la casa y cerró la puerta de entrada a la tormenta de afuera.

Esme, Alice, Jasper, Emmett y Rosalie estaban arriba. Yo me encontraba acurrucada en el sofá de cuero viendo la televisión. Carlisle colgó su abrigo y se unió a mí. "¿Día duro?" Le pregunté cuando leí su expresión cansada. Asintió y se sentó a mi lado.

"¿Cómo estuvo la escuela?" Preguntó Carlisle. "Igual que lo era hace 50 años", bromeaba. Carlisle sonrió y volvió su atención a la TV. Tan pronto cuando los comerciales terminaron la TV proyectó a un vampiro hundiendo sus colmillos en el cuello de una niña inocentes, Carlisle se volvió hacia mí con una expresión confusa. "¿Puedo preguntar, ¿Qué rayos estás viendo?"

Me encogí de hombros, "Buffy, el vampiro asesino". "Oh", dijo Carlisle que todavía parecía totalmente confundido en cuanto a por qué yo veía algo así. "¡Es una película!", Exclamé entusiasmada. Carlisle estaba a punto de salir cuando el espectáculo atrajo su interés. Se quedó mirando la escena paralizado hasta que la película terminó y tenía que ir a la escuela. "¡Alguien es amante de Buffy!" Yo cantaba como corrí a mi habitación.

Punto de vista de Edward

Charlie se acercó al grupo de edificios de ladrillo y yo me quedé en la escuela con un sentido de premonición. En ese momento yo quería correr a casa y esconderme bajo las sábanas. Esto no era de Phoenix, yo no conocía a nadie aquí, y mi condición social estaba en ruinas. Pasó un Lexus negro y se estacionó en un espacio en frente de nosotros. Cinco de las personas más hermosas que jamás había visto salieron y caminaron hacia la escuela.

Parecían chicos salidos de una revista de moda, con rasgos que no se podría culpar a nadie por admirar. Una chica me llamó la atención. Tenía el cabello largo, como hasta la cintura de color castaño oscuro además de una piel increíblemente pálida.

Salí del coche ya preparado para un largo día de escuela. Antes de poderme acercar a la diosa, mi torpe pie quedó atracado con el cinturón del coche de Charlie, por lo cual, caí simplemente de bruces. Los libros que traía salieron volando de mis manos y se dispersaron por el pavimento.

Los recogí y los guardé en mi mochila. Suave, Edward, muy suave,me regañaba mentalmente.

Detrás de mí oí una musical voz que podría hacer que incluso la persona más confiada del mundo se quede sin palabras. "¿Es tuyo?" Me di la vuelta y la diosa-supermodelo me sonreía sosteniéndo mi libro frente a mí. "Sí, gracias". Tomé el libro y lo metí en mi mochila.

Su hermosa sonrisa desapareció y sus ojos del color del topacio parecieron oscurecerse. Jadeó de forma muy extraña y escapó hacia la entrada principal. Me sorprendió por un momento peró pensé que era mi imaginación. Me pareció ver que los ojos de la chica cambiaron de topacio brillante a un negro mortal en cuestión de segundos. Me encogí de hombros y me fui en busca de la oficina principal.