EPÍLOGO

Diez años después…

Punto de vista de Edward

Bella reposaba su cabeza en mi pecho mientras yo leía. Habíamos estado en Alaska trabajando en mi resistencia por cerca de seis años. Fue difícil y siempre había una parte de mí que quería darse por vencida pero Bella fue la que me mantuvo de pie. Hace cuatro años, Bella y yo nos habíamos casado y vivido solos en Inglaterra durante unos tres años.

Tuvimos finalmente que reunirnos con nuestra familia nuevamente y ahora estamos viviendo en Canadá. Estábamos empezando la escuela mañana y me sentía algo nervioso. Sería mi primera vez de vuelta en la escuela desde mi transformación y me preocupaba que mi resistencia fuera un fracaso. Bella me aseguró que iba a estar conmigo en todas las clases para que me ayudara. Miré más abajo de mi libro y descubrí a Bella mirándome.

"Hola, amor", le dije y la besé.

"¿Todavía nervioso?" Preguntó ella con curiosidad.

"¡No!" Proclamé con sarcasmo.

"Mentiroso", murmuró suavemente.

Ahora todo lo que tienes que hacer es esperar el momento oportuno.

Los pensamientos de Emmett me golpearon.

"¡Ni siquiera pienses en ello, Emmett!" Grité y oí a Emmett maldecir frustrado por su intento fallido de una broma.

"Él nunca se da por vencido, ¿verdad?" Bella se rió.

"Nunca".

Al día siguiente…

Me senté al volante de mi auto mirando el edificio de la escuela. Bella se sentó a mi lado y sostuvo mi mano con la suya. Estaba guardando mis miedos antes de que saliera del coche. Bella masajeó con su pulgar por encima de mi palma de la mano en un movimiento suave y tranquilizador.

"¿Listo?" Preguntó.

"¡Creo que es ahora o nunca!" Respondí. Salimos del coche y Bella me tomó de la mano otra vez. Los pensamientos de nuestros nuevos compañeros me bombardearon.

OMG! ¡Ese es el nuevo estudiante!

Es tan sexy.

Espero que ella no sea su novia.

Wow… esa chica es tan sexy. Espero que el tipo sea su hermano.

Me reí y Bella adivinó la razón. Ella estaba feliz de que no pudiera leer su mente, a pesar de que me molestaba a veces, no me importaba. Rosalie, Emmett, Jasper y Alice llegaron, se unieron a nosotros y entramos a la escuela juntos. Caminamos a la oficina del decano para recibir nuestros horarios. La secretaria echó un vistazo a la familia de estudiantes increíblemente hermosa y sus pensamientos se volvieron locos. Los bloqueé casi de inmediato, pero sus pensamientos estaban escritos en todo su rostro.

El decano nos llevó a su oficina y nos explicó las reglas de la institución. Sus ojos se dirigieron a la manos de Bella y mía que estaban unidas firmemente. Empecé a jugar con la mente concentrada en el anillo de bodas de su dedo. El decano se dio cuenta de ello y vi que apretaba sus labios con fuerza. Él no dijo nada y sólo nos entregó nuestros horarios.

Bella me besó suavemente en los labios una vez que estábamos fuera de la oficina. Caminamos a nuestra primera clase juntos preparados para todo. Mientras estuviéramos juntos, yo podría sobrevivir la secundaria… por segunda vez.

FIN


Chicas, les debo decir que este fic llegó a su fin. Realmente espero que lo hayan disfrutado :D

Muchas gracias por sus reviews, alertas y favoritos.

Infinitas gracias por leerme... si quieren pueden pasar por mi otra traducción: Amor real.

O si no pueden pasar por un fic en el que estoy ayudando. Es de camilaacullenn y se llama Alma pirata... pasen a ver qué les parece y cuéntenme.

Bendiciones,

Ivana.

Sus reviews son mi único pago. Para una escritora -o en mi caso traductora- es como el aire que respiramos... así que coméntenme qué tal les pareció.