. Una segunda oportunidad .

De: PRISS

07-MAR-08

15-OCT-08

Capítulo V


~ Voy. . .

La pelirroja corrió a abrir la puerta tan pronto el timbre sonó.

Fue una sorpresa para ella encontrarse con Ned tras abrir.

~ Hola.

El chico saludó jovial, provocando una pequeña sonrisa por parte de ella.


~ Así que… volverás a Tokyo.

~ Ehh?, mmm …

Clare no respondió, pero a juzgar por el estado de la casa, era más que obvio que la mudanza estaba más que lista; cajas por doquier, sábanas cubriendo algunos muebles.

Ned dobló las cejas entre nostálgico y renuente. No podía. . . no quería creer que su amiga había vuelto tan solo para sellar de nuevo a todos esos fantasmas.

~ Aquella noche…

El moreno alzó el rostro, despertando de sus pensamientos al escuchar la voz de la mujer.

~ Tú ya sabes… Hanako dijo que los espíritus jamás volverían a despertar. Ella misma incluso, consiguió el descanso. De igual forma, la escuela ya no será demolida, así que…

La joven Miyanoshita decía aquellas palabras sin atreverse a mirar de frente a su compañero.

Esta aventura fue más para revivir viejos tiempos, fue abrir totalmente una puerta que había quedado entreabierta. Esa puerta no eran más que los sentimientos que los jóvenes sentían el uno por el otro, pero que nunca quisieron aceptar, antes por la inmadurez de su niñez, ahora, por la necedad de su juventud.

Pero sin saberlo, ambos vieron esta locura de sellar espíritus como una nueva oportunidad, sin embargo ahora estaban allí, en silencio. Clare a punto de regresar a Tokyo, quizás esta vez para siempre.

Y fue el sentimiento de miedo que ese pensamiento provocó en el muchacho, lo que lo impulsó a no quedarse callado esta vez.

~ ¡No te vayas!.

La voz de Ned era firme, a pesar de que se estaba muriendo de vergüenza y nervios. Un sutil rojo le cruzó el rostro.

Clare lo miró entonces, sorprendida por aquellas palabras que jamás creyó poder escuchar por parte de ese hombre. Más la pelirroja bajó la mirada, la misma que se tornó triste y resignada.

~ Mi familia… está en Tokyo.

~ Pero tu vida está aquí… yo… -La voz del chico sonó en un grito para luego disminuir dramáticamente.- ~ yo estoy aquí!!, Clare… ¡quédate!…

La joven Miyanoshita miró sorprendida al que hasta ahora había sido su mejor amigo, compañero de aventuras, colega caza-fantasmas e incluso protector.

¿Sería posible que él pudiese ser algo más?.

~ E-es que, yo…

~ Onegai… onegai…

Ned terminó haciendo lo que un par de segundos después consideraría la peor estupidez de su vida: caer en la desesperación y abrazar a la chica, aferrándola entre sus brazos. Sin embargo, no planeaba soltarla, no hasta que la convenciese de quedarse, además. . .

"Abrazarla… se siente muy bien."

Tras este pensamiento, el hombre cerró los ojos mientras una pequeña sonrisa le cruzaba el rostro, permitiéndose disfrutar de aquel extraño momento.

Clare, por otro lado, mantenía los ojos bien abiertos, incrédula ante lo que estaba pasando. Demoró unos cuantos instantes, pero la pelirroja terminó por corresponder ese abrazo.

~ Ned, yo…

~ No te dejaré ir… ¡lo sabes!…

Por alguna razón, la chica sentía que no podía ni quería oponerse a las amenazas de ese joven, como sea, ella terminó sonriendo.


La pelirroja abrió los ojos lentamente, y lo primero que pudo ver fue el rostro de su compañero.

Clare se sonrojó al recordar que él se había quedado a pasar la noche con ella. Sobre el duro piso de la estancia, cubiertos por un par de cobijas y rodeados de las cajas de la mudanza que tendría que cancelarse.

¡Nada!, eso fue lo que pasó, y sin embargo para la joven Miyanoshita, aquella había sido la noche más hermosa de su vida. Sin pesadillas, llena de tranquilidad y calidez; entre los brazos de Ned, se sintió y se sentía segura. . . aunque este seguía roncando. . .

~ Baka!!.

Susurró ella sin despertarlo y se quedó un buen rato allí, mirándolo con total curiosidad.

Había regresado para sellar fantasmas, buscando revivir una aventura, y terminó reencontrándose con el hombre de su vida y recuperando la tranquilidad que, sin saberlo, buscaba.

"Tal vez debería agradecérselo a Hanako."

Pensó, divertida.

Justo en ese instante, Kaya apareció, reuniéndose bajo las cobijas junto a la chica quien lo acariciaba con dulzura.

~ Kaya… nos quedaremos.

~ Dime algo que no sea obvio.

Clare sonrió. . . Es cierto, esto era algo que todos veían venir desde hace mucho.

Ella cerró los ojos. . .

"Pero, para mi… es una segunda oportunidad."

. Fin .


Demoré mucho para terminar este fic, aunque es algo corto.

Sucede que se me fue la inspiración. Siento que se debe a que el anime me gusta mucho tal cual es, y es poco realmente lo que me gustaría que hubiese sido diferente.

Así que. . . así quedó ¬¬'.