Hola!

De nuevo por aquí dejando otro Kakasaku. Este Fic fue el primero que hice hace como 2 años atrás y fue posteado en otra web bajo el mismo nombre (Valquiara). El estilo muy diferente a este y tiene unos cambios. Hacía tiempo que estaba por ponerlo, pero estaba muy vaga como para cambiarle el estilo de escritura. Ya hoy me senté y lo hice. Estoy aprendiendo a cómo escribir según las reglas de Fan Fiction, así que sorry si le doy un dolor de ojos a alguien. Prometo mejorar. Como que quedan 25 cap. para cambiarle el estilo. : ).

Todos los personajes en este cap. son del gran Kishimoto creador de la serie Naruto.

Presente De Un Futuro Deseado.

Cap. I La Iniciación.

Konoha se estremecía con todos los corre y corre de la ocasión. Ya habían pasado 4 años desde el día en que Naruto regreso de su entrenamiento con el ermitaño. Cuantas cosas habían cambiado.

En el puente de Konoha se encontraba Naruto, solo, meditando sobre como su vida cambiaria hoy a las 5 de la tarde. El se preguntaba si estaba listo para el cambio, en ese momento se acerco una bella mujer con el pelo rosa y ojos brillantes. Ella se paró a su lado y contemplaba el agua que corría.

-¿Estas listo?- pregunto la peli rosa con cierta curiosidad.

-Eso mismo me preguntaba. Y no sé si estoy seguro de lo que va a pasar.- el rubio contesto con cierta incertidumbre, ya que no sabía que le deparaba el destino.

-Cálmate. Todo estará bien. Ahora necesito que te vayas y te prepares para la ocasión.- Sakura le dijo con dulzura al notar su nerviosismo.

Naruto mira Sakura y asiente con la cabeza, luego comienzan a caminar en direcciones contrarias.

Eran las 4 de la tarde y comienzan a conglomerarse la gente en el centro de Konoha. Al frente de la mansión de la Quinta Hokage había una especie de tarima en piedra con muchas decoraciones. Rosas blancas con adornos dorados se podían observar desde lo lejos. En la tarima de piedra se encontraban unos ninjas vestidos de blanco formados en una línea, entre ellos se encontraba Naruto.

El Centro de Konoha se había llenado y no cabía ni un alma mas. Los ninjas en la tarima estaban nerviosos y sudando frio. Con Naruto se encontraban, Neji, Shikamaru, Gaara, Kiba, Choji y Shino.

A las 5 de la tarde sale la Quinta Hokage y le da la bienvenida a todos los allí presentes. Después de la bienvenida ofrecida por la Godiva, Konoha le abre el paso a un grupo de mujeres ninjas. Todas vestidas de blanco y con detalles del color que siempre las identificaba. Ellas caminaban en línea hacia la tarima y detrás de ellas iban 2 mujeres vestidas formalmente pero no de blanco. Todas se veían espectacularmente bellas. Entre ellas Hinata, Ten ten, Temari, Ino y 2 mujeres desconocidas. Detrás de ellas iban caminando Sakura y Shizune, ambas con una canasta de flores en sus manos.

Toda Konoha hacia una reverencia al ver a las ninfas caminar hacia la tarima. Cuando llegaron a la tarima sus hombres se acercaron a ellas y les tomaron de las manos. Así dio comienzo la ceremonia de su matrimonio.

Era un día de pura felicidad y una noche de pura celebración. Al final de la ceremonia todos festejaban en las calles de Konoha. A las 9 de la noche todos los nuevos esposos y esposas se dirigían a las casas de los clanes a los que pertenecían.

Naruto, Hinata, Neji y Tenten se dirigieron a la mansión Hyuga. Allí los esperaba el padre de Hinata y todo su clan. Los nuevos matrimonios continuarían la fiesta hasta que decidieran marcharse.

A las 11:00 de la noche Sakura logro escaparse de los ojos de su maestra y decidió comenzar su propia fiesta. Sakura se subió el kimono que tanto odio hasta las rodillas con una mano, en la otra llevaba una botella de sake. Miro para todos lados y ya no veía a nadie, así que dio un salto por la ventana de la oficina y llego al tejado de un edificio continuo. Ella siguió saltando hasta llegar al tejado de una casa abandonada. Sakura se sentó mirando a la luna y abrió la botella de sake. Como si fuera uno de los hombres que se pasaban la mayoría del tiempo en una cantina, tomo un sorbo directo de la botella. Cuando iba casi por la mitad de la botella sintió la presencia de alguien que la observaba.

-Bueno que tenemos aquí. … Sabes no es bueno tomar y menos a solas. – dijo el peli plateado con una mirada desaprobadora.

-Ya que lo mencionas, para que no sea tan malo te puedes sentar y acompañarme- dijo Sakura sonriendo sin sacar su mirada de la luna.

En ese momento Sakura extiende una de sus manos con la botella de Sake. Kakashi se acerca lentamente, toma la botella y se sienta cerca de la joven.

-¿A que se debe la ocasión?-

-Que mas ocasión que se haya casado mi amigo y compañero del alma con la persona que yo apuesto que lo hará muy feliz.-

-Ok, ahora mi otra pregunta es… ¿De dónde tú sacaste esta botella? No se supone que tú estés bebiendo, aun eres…- pero fue interrumpido por la joven quien le arrebata la botella de las manos.

-¿Por qué razón no puedo beber? Si no lo sabes, ya yo no soy una niña y puedo comprar una o unas cuantas botellas de sake en cualquier bar. – dijo la peli rosa muy irritada.

- Es cierto, lo siento Sakura, sé que ya no eres una niñita, se me olvida que ya eres mayor de edad. Lo siento de veras es que se me olvida que ya tu y Naruto son adultos.- respondió Kakashi en un tono melancólico, como si extrañara aquellos tiempos.

Sakura pone la botella en el suelo y Kakashi toma la botella de sake con una mano y con la otra se baja su máscara luego toma un trago de la botella y se queda en silencio mirando la luna.

-Saque la botella del armario de la Quinta.- Sakura le sonríe con una sonrisa picara, como una niña que hizo una travesura. Ella le quita la botella de la mano al que fue su maestro hace un tiempo atrás.

-¿De la Quinta? Esto me suena a problemas.- dijo Kakashi rascándose su cabeza.

Luego ambos se ríen a carcajadas y se miran a los ojos.

-¿Por qué crees que sabe tan bueno?- le dice la joven y se echa a reír a carcajadas.

-Bueno con una botella como esta hay que celebrar por algo más. Así que yo celebro por que los encontré a ustedes. Celebro por haber aprendido mucho a través de otros como Naruto y como tú.-

-Yo también celebro eso, celebro el haber crecido, madurado y el haberme convertido en lo que soy hoy. Y celebro...- Sakura toma la botella y ya lo que quedaba eran unas gotas

-No es justo, cuando la celebración se pone mejor el sake se acaba.- la joven mira a Akashi con ojos de frustración, ella quería seguir bebiendo.

-Si quieres creo que me queda una botella de cuando yo bebía.- El peli plateado trataba de mermar la frustración de la joven aunque nunca en su vida había pensado que terminaría invitando a su estudiante a embriagarse.

-¿bebías? ¿Y qué haces ahora?-

-Celebrar.- dice el hombre sonriendo.

Sakura se sonrie y se trata de levantar, pero como que se va a caer. En ese momento Kakashi la aguanta por el brazo.

-Estás segura de que puedes con otra botella.-

-Claro eso fue que me pare muy rápido. Bueno vamos por la próxima. Que la celebración no se puede acabar.-

Ambos se dirigen al apartamento del Sensei brincando de tejado en tejado. Cuando llegan al tejado del apartamento Kakashi mira a Sakura.

-Bueno creo que lo mejor será entrar al apartamento porque no quiero que uno de los dos se caiga del tejado al terminar la próxima botella.-

Sakura asiente con la cabeza y ambos entran por la ventana como 2 adolescentes que no quieren que los padres sepan que llegaron tarde. Kakashi se dirige a su mini bar y saca la botella de Sake y dos vasitos.

-Ahora si podemos continuar.- El mira a la kunoichi que se paseaba por la sala mirando lo que el tenia en ella.

-Sakura por favor siéntate, estás en tu casa.-

-Gracias-

Entre copas y cuentos de diferentes situaciones que ocurrieron en misiones a las que no habían ido juntos, el sake subía y se volvían más extrovertidos. Los cuentos estaban cada vez más interesantes y subiditos de tono. De momento Sakura toma la botella y ya estaba vacía. Los dos se quedan en silencio.

-Creo que celebramos mucho.- El hombre se recuesta relajadamente en el mueble.

-Así era como necesitaba celebrar. Bueno yo me tengo que retirar creo que mañana la Quinta me necesitara.

-A mi también, mañana todo será un caos. Ya son las 2:00 de la mañana.-

Sakura trata de levantarse, pero el tacón de su zapato se rompe y pierde el poco equilibrio que le quedaba. Sakura cae en la falda de Kakashi y su cara quedo sobre el pecho del peli plateado.

-Sakura, ¿estás bien?-

Kakashi con su mano le mueve los mechones de pelo que caían sobre la cara de Sakura para poder verla mejor. Sakura sonrojada asiente con su cabeza y se le queda mirando. En ese momento la mirada decía tantas cosas. El silencio era rotundo y el sake se había apoderado de sus cuerpos.

Kakashi no podía resistirse a la tentación y se acerco a la boca de la peli rosa. La reacción de él fue muy bien correspondida. Sakura estaba dejándose llevar por el sake y el momento, así que cerró sus ojos y por primera vez permitía que se sintieran sus labios. El hombre comenzó a acariciar sus cabellos rosas y ella se sentía en el cielo. Las manos de Sakura se posaron en el pecho de Kakashi y podía sentir el corazón del latiendo fuertemente. El de ella estaba a punto de salirse de su pecho. Que era aquella sensación. Kakashi fue alejando sus labios de los de ellas y cuando la mira ella está allí con sus ojos cerrados sintiendo el momento. El besa sus labios de nuevo de manera apasionada pero esta vez la abraza. Se sentía tan bien estar protegida por aquellos brazos fuertes. En medio de este beso Sakura sube sus manos por el pecho de Kakashi y luego se amarra a su cuello. Sus lenguas se entrelazaban, ella estaba completamente sonrojada y perdida en un sueno. Kakashi decidió terminar con el beso, por que traería malas consecuencias. Así que el alejo sus labios de los de Sakura. Ella abrió sus ojos y miro al hombre que la estaba haciendo soñar.

-Sakura yo…- El hombre comenzaba a disculparse pero ella no lo dejo.

La peli rosa lo había callado con sus labios. Ella quería seguir soñando, quería seguir sintiendo los labios calientes y humedos del peli plateado y quería seguir siendo protegida por sus brazos. Kakashi no se resistió al beso ofrecido, al contrario se sentía alagado de que ella tomase esa iniciativa. Ya ella era una mujer y aquel momento era uno de adultos.

Kakashi la toma por la cintura y mientras se besaban la cargo entre sus fuertes brazos hasta su habitación y la tendió en su cama. Kakashi le deshizo el peinado y su traje caía en el suelo. Sakura no se resistió en ningún momento, al contrario ella ayudaba a desabrochar su chaleco y a quitarle su camisa. El cuerpo del Jounin era como el de un dios, sus expectorares bien definidos y marcados por una o dos cicatrices de su gran experiencia. Ella no podía creer que ese cuerpo se estaba rosando con el de ella. Los labios de Kakashi la estaban volviendo loca. Las manos del hombre recorrían la espalda desnuda de la peli rosa, haciendo que su piel se erizara. Kakashi comenzó a bajar su boca por el cuello aterciopelado de la joven. Ese acto provoco que salira de su boca un pequeño gemido. Sus manos varoniles tocaban las piernas largas de la Kunoichi. Si esto era un sueno el sacaría el mejor provecho de este. Sakura se aferraba a las sabanas, cada vez que el hombre se enfocaba en alguna zona que le provocaba placer. Para Kakashi ese cuerpo era un festín, era el cuerpo de una diosa, con curvas donde cualquiera daría todo por perderse ahí por una eternidad. El hombre llego al ombligo, en ese instante se detuvo y observo a Saura quien lo miraba con intriga. Kakashi sonrió maliciosamente y le mordió el vientre. Sakura sintió tanto erotismo en su acto que un gemido de placer volvió loco al hombre. Ella no podía creer como su cuerpo estaba reaccionando con los actos del hombre. Saura movía sus caderas de lado a lado y enredaba sus dedos en la cabellera del peli plateado dándole a el más satisfacción. Ya había llegado al punto donde no había marcha atrás. El hombre se hizo espacio entre las piernas de la mujer mientras esta se encontraba perdida en un sueño de puro éxtasis. El hombre se acerco a su oído y le susurro.

-Dime si te hago daño-

En ese instante Sakura solto las sabanas y se aferro a la espalda de Kakashi. Este sutilmente unía su cuerpo al de la peli rosa en uno. Sakura soltó un pequeño quejido que entremezclaba dolor y placer. Pero a la vez amarro al hombre en un lazo hecho por sus piernas.

-Lo siento preciosa- le susurro Kakashi.

El hombre comenzó a mover su cintura lentamente, mientras sentía las uñas de la mujer clavadas a su espalda. Kakashi observaba como la respiración de la mujer se aceleraba. El peli plateado volvió a besarla, para que olvidara la incomodidad y soñara. El sabia que un momento como ese debía ser bonito y apasionado. Sus caderas tomaban fuerza y rapidez.

- Ahhh, Kakashi- susurro ella tras un pequeno gemido de placer.

El va y ven del hombre la estaba sacando de este mundo. La mujer perdió el control. Sus brazos amaraban a Kakashi con tanta fuerza que él sentía quedarse sin aire. Las piernas casi no lo dejaban moverse. Kakashi sabía que el momento estaba cerca.

-Kakashi- decía Sakura casi en trance, mientras lo apretaba como una serpiente aprieta a su presa antes de beborarla.

Ese era el momento. El sentía la corriente de que ambos cuerpos se habían conectado el uno con el otro, alcanzando el cielo. Las llamas de fuego de la mujer eran apagadas por el manantial de saciedad del peli plateado. Kakashi podía sentir que las amarras que lo ataban fuertemente al cuerpo de la mujer iban perdiendo fuerzas, fuerzas que él tampoco tenía. En menos de un segundo su cuerpo callo rendido sobre el de Sakura quien no volvía del trance. Ambos corazones parecían que explotarían por la rapidez del galopa miento. Fue exquisito, fue algo que no se puede explicar en palabras.

Eran las 4:00 a.m. y ambos estaban rendidos de cansancio por el día, el sake y el final al que los llevo todo lo anterior.

En ese momento tocan a la puerta. Era un Anbu buscando a Kakashi. Kakashi se levanta, se viste y se dirige a la puerta.

-Kakashi te necesitamos de emergencia en el hospital, ha ocurrido un accidente.-

Kakashi asiente con la cabeza y le pide unos minutos para alistarse al Anbu. El Anbu desaparece dejando solo una nube de humo. Cuando Kakashi regresa a su cuarto, la mujer no se encontraba.

-¿Todo esto sería un sueno?- Se pregunto Kakashi observando su cuarto vacio. Pero se dio cuenta que no, que se habían quedado evidencias impregnadas a sus sabanas y el adorno del cabello de Sakura brillaba en el suelo, donde cayó cuando él jugaba con los rosados cabellos.

-No, no lo es- El hombre sonrió y recogió el peine adornado del suelo.

_____________________________________________________________________________________

Continuara…

Gracias a los que se pasen por aquí y le den el look a mi primer Fic. El segundo Fic es Lluvia de Estrellas, pero llego aquí primero, ya que era un One Shot y lo arregle rápido. Trate de poner en práctica algunas de las recomendaciones recibidas en el One Shot, pero Valquiara lenta entendiendo. Sorry.

Si pueden comentar o hacer criticas lo agradecería. Así aprendo que les gusto y que no. Entre otras cosas mas. XD