Un poco mas alejados Mina tomo del brazo a Yaten apoyando su cabeza en el hombro de el.

- ¿sabes?– empezó a decir Mina haciendo caminar sus dedos por el brazo de Yaten con una sonrisa – creo que nos has dejado en descubierto.

- lo se – contesto Yaten devolviéndole la sonrisa – la que me espera en casa – suspiro

Mina lo miro frunciendo el ceño y el no pudo evitar reírse ante el gesto de su novia.

- hablas como si estuvieses casado con tus hermanos y tuvieses que darle explicaciones de todo, - refunfuño la rubia - porque no entras a tu casa y les dices, Hola! Soy novio de Mina, así que por favor no me fastidien, ya lo dije y soy feliz les ahogue el plan – sugirió la Venus rubia divertida pero Yaten no le estaba prestando atención a lo que hablaba, la estaba observando maravillado ante cada ademán y cada gesto que su dulce Venus emitia - ¿que me ves? – pregunto con una mirada inquisidora – Yaten? -

- Lo siento mina es que no puedo evitarlo – contesto quitando la vista de su ahora novia, ésta lo frenó y lo miro de frente con picardía, rodeando el cuello de el con un brazo y jugando con su cabello con la otra mano

- que es lo que no puedes evitar? – pregunto pícaramente -

- verte, podría estar horas y horas viéndote por donde te mire eres perfecta – contesto Yaten sonrojándose sin poder evitarlo – no te rías – se quejo el ojiverde al ver que la joven que tenia en frente sonreía abiertamente

- discúlpame Yaten es que no puedo creer que seas tan dulce - Yaten se sonrojo aun mas ante el comentario de Mina -

- me gustaría que te mostraras así, tal cual eres en frente de todos – expreso mina rozando los labios de Yaten con la yema de sus dedos – no esta mal que muestres lo que sientes – Yaten corrió su cabeza hacia un costado un tanto disgustado -

- Lo se, pero es muy difícil para mi – contesto sin mirarla -

- Es por eso que te acepto como eres – le sonrío luego de darle un dulce beso – y ahora que haremos?

- en casa no hay nadie si quieres podemos ir allí – sugirió Yaten con total inocencia.

- vaya que para esas cosas no eres lento verdad? -

- Pero mina, imagino que cosas habrás pensado, pero yo quería estar a solas contigo sin que nadie nos moleste – dijo Yaten apenado – solo para estar juntos sin que haya gente viendo, yendo y viniendo a todas partes.

- No lo se – contesto mina haciéndose la difícil – tengo miedo de acompañarte y que abuses de mi -

- creo que soy yo el que debería tener miedo de llevarte – se burlo Yaten -

- oye! – rezongó la rubia -

- Ya como quieras estoy a tu entera disposición mi Diosa - contesto Yaten imitando una reverencia -

- entonces si vayamos a tu casa, quiero estar a solas contigo – le susurro al oído, Yaten no pudo evitar volver a ponerse colorado ante el tipo de comentarios de su novia que siempre lograban descolocarlo. Mina Tomo de la mano a Yaten y comenzaron a caminar hacia su casa platicando de todo tipo de trivialidades deteniéndose de vez en cuando para aplacar las ganas mutuas de sentir los labios del otro. Sin darse cuenta el sol ya estaba ocultándose.

Llegaron caminando a la cuadra donde residían los Kou tomados de la mano, ambos se pararon en la entrada de la casa. Yaten saco sus llaves para poder abrir la puerta pero fue detenido por su adorada Venus.

- Yaten… - empezó a decir con una timidez rara en ella – creo que te quiero – el rostro del joven se ilumino de la felicidad. Aun con las llaves en la mano la abrazo y le dio un suave y dulce beso en los labios -

- Yo no lo creo... – contesto Yaten – estoy seguro de que te amo con toda mi alma – Mina le sonrío, esperaba oír eso y sintió como el corazón galopaba dentro de su pecho como si quisiera salírsele sin poder contenerse se abalanzo sobre el y lo beso amorosamente.

Aun con mina besándole el cuello Yaten se dispuso a abrir la puerta de su casa. Puso la llave en la cerradura y la abrió solo un poco para voltear a ver a su dulce Venus. Mina nuevamente lo abrazo y lo beso empujándolo hacia atrás haciendo que se abriera la puerta por completo siguiendo con su besos sin importarles el hecho de que la puerta se abriera de par en par. Ambos se miraron a los ojos para luego abrazarse, Yaten la rodeo con sus brazos y ella apoyo su cabeza en el pecho de el.

Mina sintió un sonido desde adentro de la casa de Yaten y se le paralizo el corazón, no sabia porque pero no quería levantar la vista para ver quien estaba allí adentro.

- Yaten – susurro mina – hay alguien en tu casa

- que? – pregunto Yaten atónito, con miedo a que fueran ciertas las suposiciones de la chica a la que estaba abrazando no se movió ni emitió sonido, no están seguros de cuanto tiempo estuvieron en esa situación, parecían horas tenia miedo de que fuese lo que estaba imaginando, pero de una buena vez Yaten tomo coraje y volteo lentamente para ver que o quien era lo que estaba en el salón de su casa. Cuando se dio cuenta se le paro el corazón, si hubiese querido que la tierra lo tragara en algún momento de su vida hubiese sido ese, había pensado que quizás lo peor podría ser fuese que sus hermanos estuviesen allí, pero no. No solo eran sus hermanos, Amy, Rei, Lita, Darien y Nicolás, sentados bebiendo algo que pareciera ser café junto con Taiki y Seiya en el living de su casa, todos absolutamente todos observando lo que acababan de hacer. Simplemente no podía reaccionar, los vio y los volvio a ver para asegurarse si era un espejismo o era cierto. Mina aun escondida detrás del pecho de Yaten asomo la cabeza para ver quienes eran. Y quedo sorprendida de la misma manera que el, pero a diferencia de Yaten, ella pudo reaccionar.

- Chicos! – atino a decir sin saber exactamente como continuar – no sabíamos que estarían aquí!

- Yaten, te lo tenias guardado! – empezó a decir Seiya – lo sospechamos hoy, pero pensaba que solo se estaban conociendo! Que venían a hacer aquí solos al departamento? – Pregunto Seiya con tono pícaro

Yaten aun no abandonaba la coloración bordo que había adquirido, seguía de pie en la puerta con la boca abierta, una cosa era que supieran que podrían llegar a tener algo con Mina, pero de ahí a que lo vieran besándola, abrazándola y entrando los dos juntos y solos a su casa era algo que se le salía de su imaginación.

- vengan chicos – los invito Amy – tomen un café con nosotros – no estaba sorprendía, ya se habían imaginado todo, además quería intentar que Yaten no se sintiera mas incomodo de lo que ya estaba.

Mina asintió con la cabeza y empujo suavemente a Yaten para que avanzara pero se negó estaba de pie inmóvil con el rostro que denotaba su estupefacción

- vamos Yaten, ya no hace falta que expliquemos nada – lo alentó Mina suavemente, pero Yaten no salía de su asombro, no sabia como reaccionar sin pensar, inhalo una bocanada de aire y sin darse cuenta dio media vuelta y salio por donde acababa de entrar dejando a Mina de pie junto a la puerta. Todos se quedaron observando preocupados la escena, en especial Seiya y Taiki, que conocían muy bien a Yaten y sabían que estaría muy alterado después de lo que acababa de pasar. Mina aun de pie junto a la puerta les dirigió una sonrisa a todos y salio detrás de el.

Yaten se quedo de pie sin decir una palabra, mil ideas se le venían a la mente, había planeado pasar un rato tranquilo con Mina, lo que menos se esperaba era que todos, TODOS estuvieran en su casa, no había faltado ni uno de a poco su sorpresa se fue transformando progresivamente en disgusto…

Mientras tanto los chicos adentro se preguntaban que seria mejor hacer, ¿ir a buscarlo? ¿dejarlo a solas con mina? ¿dejarlo así como estaba?

- no creo que sea buena idea ir a buscarlo, debe estar que se lo lleva el diablo – comento Seiya disimulando una leve sonrisa.

- creen que pueda hacerle algo a mina? – pregunto serena preocupada

- por supuesto que no serena, que clase de hombre crees que es mi hermano? – espetó Taiki – por supuesto que no le hará nada. Creo que debemos darle tiempo para asimilarlo –

- no entiendo porque Yaten es tan complicado! – suspiro Seiya – que le cuesta admitir las cosas? –

- Mira quien habla!, no recuerdas quien no quería admitir nuestra relación hace algún tiempo? "porque quizás no todos estén de acuerdo" no me hagas entrar en ese tema Seiya, porque sabes que no te conviene al menos en Yaten es entendible pero en ti! – Se burlo Lita

- Lita sabes muy bien porque no quería decirlo – respondió Seiya un tanto incomodo – En aquellos días las circunstancias eran distintas, ahora sabes que te amo mas que a nadie – Serena sonrío ante el comentario de su amigo -

- ay pero que romántico te has puesto – lo premio Lita con un corto beso en los labios, el resto de los presentes observaban la escena y se preguntaban si estarían bien las cosas entre Mina y Yaten.

Mina salio de la casa y se apoyo en la puerta de la casa, Vio que Yaten estaba de espaldas a ella apretando fuertemente sus puños, no sabia si hablarle o no, sabia que estaba en shock y que seria mejor no molestarlo, pero no podía dejarlo así. Lentamente se fue acercando a el y le acaricio dulcemente el hombro en señal de apoyo. Yaten no volteaba a verla, seguía con la mirada baja y parecía estar a punto de explotar.

- Yaten.. – empezó a decir Mina pero bruscamente dio media vuelta y se dirigió a la residencia Kou hecho una furia. Sin darle tiempo a Mina de frenarlo o de calmarlo un poco Yaten abrió la puerta y entro.

Los chicos observaron como la puerta se abrió bruscamente. Y apareció Yaten echando chispas. Detrás de el, Mina asombrada de la repentina reacción de Yaten.

- SE PUEDE SABER QUE DEMONIOS HACEN TODOS AQUÍ?! – grito Yaten mirándolos a todos.

- como que qué hacemos aquí Yaten! Esta es nuestra casa! – río Seiya al ver a su hermano tan alterado, le hacia mucha gracia cuando Yaten se revelaba.

- SABES MUY BIEN A LO QUE ME REFIERO SEIYA! SE SUPONE QUE ESTARIAN EN EL PARQUE! – replico furibundo

- Yaten, por favor reflexiona, son las 8 de la noche, que haríamos en el parque a esta hora? – pregunto Taiki con extrema calma -

- las 8 de la noche? – pregunto viendo su reloj – es imposible

- quizás te desorientaste lo que el sol se esconde mas tarde – acoto Amy con una dulce sonrisa Yaten la fulmino con la mirada, no necesitaba ese tipo de comentarios -

- pero de todos modos! Porque están todos aquí? – pregunto aun perturbado -

- Yaten por favor cálmate si? – pidió mina intentando tomarle del brazo pero el se lo quito -

- que hacen aquí? – repitió. Taiki frunció el seño y se puso de pie acercándose un poco a Yaten que lo observaba detenidamente -

- Mira niño, en primer lugar yo estoy aquí porque es mi casa, Amy esta aquí porque es mi novia y la invite, Seiya esta aquí porque vive con nosotros 2 – comenzó a relatar Taiki cambiando a una expresión de fingida reflexión – Lita esta aquí porque es la novia de Seiya y Serena y Darien están aquí porque Rei y Nicholas aceptaron cenar unas pizzas con nosotros y no querían quedarse afuera, ¿te satisface esa respuesta? – Yaten lo observaba aun con irritación pero tenia razón era lógico que estuviesen ahí, además, que iban a ser adivinos de saber que llegaría el con su novia. El miro a Mina que lo observaba pendiente de cada movimiento que realizaba. Volvio a ver hacia sus hermanos y cambiando a un semblante mas Sereno miro al piso y suspiro.

- Esta bien, supongo que no hay mas remedio que decírselos – comenzó a hablar tímidamente, tomo la mano de Mina que sonrío ante la acción.

- Bien – Yaten tomo aire y suspiro, como si esto le diese fuerzas para confesar - supongo que lo que vieron dice mas de lo que yo pueda agregar en este momento, pero quiero que todos sepan, que Mina y yo somos novios – se sinceró Yaten esperando una reacción de minima sorpresa de parte de los presentes, pero el sorprendido fue el cuando todos se quedaron mirándolo sin la mas minima extrañeza – es en serio – aclaro pensando que habían interpretado el mensaje como una broma -

- Yaten, lo de ustedes era un secreto descubierto – río Lita – no te preocupes, ya nos lo imaginábamos no estamos sorprendidos -

- en serio? – pregunto Yaten un poco confundido -

- que bien chicos ya no quería esconderme mas! Es que a el le daba penita – sonrió Mina mientras se abrazaba al brazo de Yaten

- mira hermanito, se me ocurren tantas cosas que preguntarte decirte y contarte que mejor me quedo callado – se burlo Seiya Yaten lo miro molesto -

- pero como lo supieron? – pregunto Mina – no fuimos tan obvios en la heladería solo porque nos fuimos no pudieron haber adivinado – Mina reflexiono un momento y dirigió una fulminante mirada a la única rubia sentada en el sofá

- No, Mina, en serio créeme que yo no les conté nada! – se atajo Serena

- ni falta que hacia – intervino Amy – debo admitir que son muy buenos actores pero no pudieron engañarnos

- vaya – fue lo unico que pudo decir Yaten – es mejor asi.

- Bueno permitanme felicitarlos! – dijo Seiya alegremente! – ya ves hermanito?! Ahora entiendes porque ando tan tonto? Ya quiero verlo, pobre de ti si me dices algo ya sabre con que devolvértela – rio Seiya guiñándole el ojo – y a ti Mina que puedo decirte! Seras una cuñada muy divertida -

- quieres decir que soy aburrida Seiya? – replico Amy con fingido enojo -

- Claro que no cuñadita, pero no puedes negar que Mina es la chispa que le falta a Yaten – contesto Seiya abrazando cariñosamente a Amy

- eso es verdad – sonrio la chica. Todos y cada uno de ellos repitieron la felicitación sin exagerar mucho, Nunca se sabia como podia reaccionar Yaten.

- viste que no tenias de que preocuparte? – le susurro Mina al oido – te dije que no lo tomarían mal – dicho esto lo beso en la mejilla amorosamente.

Mina se puso de pie y abrió la puerta, eran efectivamente las pizzas que los chicos habían encargado. Llevando las pizzas hacia el comedor las deposito sobre la mesa.

- veo que ya estas en confianza – bromeo Taiki -

- Mina siempre esta en confianza – lo corrigió Amy riendo

Comenzaron a comer alegremente, de a poco Yaten comenzó a soltarse, al darse cuenta que sus miedos al ridículo habían sido infundados. Así mismo, si hubiese sido victima de las penosas bromas de su hermano, habría valido la pena si eso significaba poder estar al lado de Mina en todo momento. Poder demostrarle su cariño e importancia en cualquier parte. No había dinero que pudiera pagar por la sonrisa que su novia tenia pegada en el rostro, siempre estaba bella, pero lo estaba mas aun cuando estaba feliz, y se la veía feliz, como tantas otras veces se quedo mirándola embobado quien sabe por cuanto tiempo. Seguramente fue bastante, mientras el se sumía en sus pensamientos el resto de los comensales se fueron quedando en silencio. Viéndolo a Yaten observando a Mina que era la única que seguía platicando campantemente sin darse cuenta que ya nadie le prestaba atención. Cuando al fin se percato de que todos estaban callados ella hizo lo mismo observándolos detenidamente uno por uno para ver quien era el causante del silencio. Estrepitosa fue la risa que produjo cuando vio que Yaten la miraba fijamente.

- Yaten otra vez! – rió la joven Venus al ver la cara de bobo de su amado al observarla -

- que? – pregunto Yaten desorientado al mismo tiempo que todos se largaban en carcajadas -

- eres increíble – le dijo mina besando fugazmente en los labios al joven ruborizado que tenia al lado -

- perdona mina es que sabes que no puedo evitarlo – dijo devolviéndole la sonrisa.

Al cabo de un rato solo quedaba una porción de pizza que nadie había querido comer. Una vez satisfechos comenzaron como de costumbre sus platicas de pareja. Mina y Yaten los observaban acaramelados a todos. Lita con la cabeza apoyada en el hombro de Seiya y jugando los dos entrelazando sus dedos, Rei abrazando a Nicolás por los hombros, Serena sentada en la falda de Darien y Amy jugando con la oreja de Taiki mientras le hablaba. Ambos se miraron coincidiendo en que no encajaban al menos por el momento en semejante escena. Al verse se sonrieron. Mina se acerco al oído de Yaten y susurrando le dijo:

- ¿Qué te parece si huimos de aquí?

- esas palabras me traen muchos recuerdos – contesto Yaten sonriendo – de acuerdo vámonos.

Ambos se pusieron de pie y anunciaron la retirada.

- ¿pero porque? – pregunto Serena

- Es que preferimos estar solos un momento – explico Mina – además es tiempo de que regrese a mi casa – Todos asintieron y se despidieron de la feliz pareja. Que sin perder el tiempo se retiro de la escena. Una vez fuera de la casa se volvieron a ver, esta vez sin poder evitar besarse hasta quedarse sin aire. Mina abrazo fuertemente a Yaten que le devolvió el abrazo.

- me alegra mucho que ya no tengamos que escondernos mas – dijo ella sin alejarse de el

- y a mi también, ya no me importa que lo sepan todos, solo quiero estar contigo por el resto de mi vida – respondió Yaten mientras le acariciaba el cabello, ese precioso cabello que tantas otras veces lo había hipnotizado. – lo había olvidado! – dijo repentinamente Yaten – espérame aquí – dijo separándose de ella. Mina lo observo atónita, Yaten volvió corriendo y entro nuevamente a la casa Kou, paso velozmente hacia su cuarto y tomo del cajón de su mesa de noche un paquetito. Volvió apresurado al lado de su novia y se lo entrego.

- Este es un regalo que tenia pensado darte hoy, pero con el enojo de Seiya y todo se me había olvidado – espero te guste –

Mina lo observaba sorprendida, jamas pensó que Yaten fuese tan detallista, lo miro con una gran sonrisa abriendo presurosamente el regalo. Al abrir el paquete se encontró con un lazo rojo. Lo miro y lo vio a el que esperaba ansioso una reacción de parte de ella.

- Es para que lo uses siempre y te acuerdes de mi – le dijo con una dulce sonrisa. Mina dirigió su mirada a esos profundos ojos verdes que la hacían perderse, era un hermosísimo detalle de su parte y sin duda tenia un gran significado que él le regalara un Lazo para el cabello. Suavemente se quito el que traía puesto, aquel que tantos recuerdos le traía, para dejar su cabello libre de ataduras.

- Quieres ayudarme? – le pregunto entregándole el lazo nuevo para que se lo pusiera, El sonrío feliz y con delicadeza coloco su regalo en el cabello de su amada. Ella se dio vuelta y volviendo a abrazarlo agrego – muchísimas gracias, no me lo quitaré jamas – y separándose un poco de él continuo – bueno quizás si me lo quite cuando tome un baño o cuando duerma – rió dulcemente

- No paras verdad? – contesto Yaten riendo ante el comentario de su novia que había hecho cambiar el clima de la situación. – Mejor vamos o tus padres se enojaran contigo si llegas tarde.

- Me acompañaras a casa? – pregunto mina emocionada -

- Por supuesto – respondió Yaten tomando a Mina de la mano – a partir de hoy, prometo que siempre estaré para acompañarte a donde sea. – acercándose al rostro de la Venus rubia, levanto su mentón y sello su promesa con un amoroso beso.

Fin