Disclaimer; como se puede suponer ni Zero ni ningun personaje perteneciente a Vampire Knight me pertenecen... ya me gustaría xD

Nina sí. Es una invención mia :)


El rapto

- ¿Cómo has...? ¿Qué era eso? ¡Oh Dios mio, ¿se ha desintegrado?!¿Porqué? ¿Hay más? ¿Vendrán a por nosotros? - las palabras salieron de mi boca antes de llegar al cerebro. Enseguida me la tapé con las dos manos en un intento de tragármelas. "Tienes a un atractivo hombre a unos pasos de ti, el cual, además, te acaba de salvar la vida, y ¿¿¡solo se te ocurre preguntarle que -qué era eso-??!" - me reproché a mi misma.

Realmente era muy guapo. Impresionantemente alto a mi lado, con unos penetrantes ojos violetas que parecían poder ver a través de ti. Su pelo plateado caía suavemente sobre su rostro bien curtido. Y su boca... con labios llenos pero firmes, los cuales ahora se movían revelando unos perfectos dientes blancos... oh! espera... ¿me esta hablando?

- Ah! ¿disculpa? - me había quedado tan empanada que no había escuchado nada de lo que me decía...

El chico arrugó la frente y sus ojos se volvieron más fríos aun como molestos por volver a repetirme lo que decía. Con un gruñido me volvió a hablar.

- Te pregunto, que si te ha mordido - su voz era cortante... e irritada...

Instintivamente me llevé las manos al cuello, al fin y al cabo era el único sitio que me había intentado morder. Nada, ni me dolía ni sentía ninguna herida. Negué con la cabeza y él pareció relajar un poco los hombros... aunque quizá solo me lo pareció porque daba la impresión de estar en constante tensión...

- ¿Y tú? ¿Estás bien? Ese bicho te dio ¿verdad? - recordé de repente el zarpazo que le había dado en la pierna y dirigí la mirada hacia su pantalón roto. Había sangre, bastante pero él no parecía notar nada. Toda la tela de la pierna derecha del pantalón estaba rasgada. Parecía doloroso.

Me intenté agachar para poder hacer algo con esa herida pero, sin previo aviso, sentí una mano férrea cogerme por la muñeca y arrastrarme escaleras abajo.

- ¿Eh? ¿Qué...? - El chico me estaba llevando por la fuerza hacia "ves a saber tú donde". - ¿Qué? ¿Cómo? ¿Qué estas...?-Sin hacerme el menor caso él seguía estirando sin decir ni "mu". De pronto, como un rayo en una tormenta seca, una espeluznante idea cruzó mi mente...

*

"Solo debes llevarla delante de Kaien y largarte. Fin. Ya no será tu problema nunca más" Me consolaba pensando en que, en cuanto soltara a la chica delante del escritorio del cazavampiros Kaien, ya no sería mi problema; ni su seguridad, ni sus preguntas estúpidas. No me dí cuenta de que la iba arrastrando tan furtivamente hasta que ella empezó a chillar. He de reconocer que me sorprendió muchísimo su inesperada reacción; mientras intentaba soltarse de mi agarre en su muñeca me señalaba con el índice de la otra mano y chillaba.

- Perdona... - comenzó tímidamente pero yo hice ver que no la oía. No tenía ganas de hablar y menos con ella - Disculpa... pero ¿a dónde vamos?...

- A un sitio.

- Ahh... Claro. Pero ¿a dónde?- ¿qué parte del "no quiero hablar" no había comprendido por mi tono de voz?

- Has visto algo que no deberías haber visto nunca y estoy tomando las mesuras adecuadas - Silencio. Por fin...

- !!!!! - salté sobre mi mismo del susto. No me esperaba que chillara!

- ¡¿Qué mierda..?!

- ¡Maldita sea! ¡¡Ya lo entiendo todo!! - le brillaron los ojos con emoción y miedo - ¡Una secta!

No entendía nada...

- ¿Qué estas diciendo chica? - si se podía estar más irritado, yo pronto alcanzaría el cupo! ¡¿pero qué estaba diciendo ahora?!

- ¡No disimules más. ¿Eres de una secta verdad?!

- ¡¿Qué?!

- ¡Pobre hombre! ¿Qué le habéis hecho?

- ¿¡A quién?!

- ¿Eres de una de esas sectas que experimentan con personas, verdad?

- ¿Una secta? ¿Pero qué rayos esta diciendo? ¡¿Estas loca o qué te pasa?!

- ¡Sociópata! ¿Qué quieres hacer conmigo? - esto comenzaba a ser absurdo. Yo estaba alucinando; parecía una niña pequeña encabezonada con algo imposible...

- ¿Quieres estarte quieta de una vez? ¡¿Qué problema mental tienes?! - estaba MUY irritado - ¡Si te quisiera matar solo hubiera dejado que se te comiera, ¿no crees?!

- ¡Pues no lo sé, ¿quién sabe?! - y ella seguía intentando (inútilmente) soltarse de mi agarre - yo no estoy en la mente de un asqueroso psicópata

- ¡Tú si que eres una psicópata! - Me estaba intentando morder al ver que con los dedos (deditos) no podía soltarse. Creo que me petó alguna neurona porque toda la paciencia que me podía quedar se esfumó de golpe...

- AAAAAAAAAAAH!! ¿Pero qué haces?! Pervertido!!! - le enganché las manos a la espalda y me la subí al hombro para que no pudiera salir corriendo - ¡¡Bájame!! ¿¡Me oyes?!

Así, aguantándole las manos detrás de la espalda y las piernas con el otro brazo, no había manera de que puediera soltarse. Al menos no de mí, ya que desde mi transformación tenía más fuerza de lo normal.

- ¡Vendrás te guste o no! - solté cabreado. No sabía cuando habíamos empezado a gritar en mitad de la calle pero esto se había acabado.

Para evitar que llamara la atención con sus gritos más de lo que ya había hecho cogí el camino del bosque que nos llevaría directamente a la Academia Cross.

*

Era chica muerta.

Por si no fuera suficientemente horrible que un sociópata pervertido te llevara a cuesta a "algun sitio" había visto como nos alejábamos de las casas y nos adentrábamos en el bosque.

Yo estaba convencida de que en breve me llevaría de cabeza a un claro en mitad del bosque donde un círculo de ancianos encapuchados y vestidos con túnicas negras estarían recitando un sermón en latín mientras destripan una rata y leen el porvenir en sus tripas... Y SI POR SI ESO NO FUERA POCO; me atarían en un palo y harían una hoguera a mi alrededor mientras cantaban en un idioma extraño cosas siniestras... ¡Estaba entrando en pánico! Chillé y le insulté pero él parecía no hacerme caso, aunque no podía verle la cara ya que me llevaba como a un saco de patatas.

Tanto chillar en esa postura me empecé a marear por demasiada sangre en la cabeza y perdí la voz. En contra de mi voluntad se me llenaron los ojos de lágrimas. Sacudí la cabeza para desperjarlas pero la idea de morir en manos de una psicópata secta antes de siquiera haber descubierto la verdad sobre la muerte de mi hermana, era demasiado para mí... Quería decirles a mis padres que les quería por última vez. Quería enamorarme de el típico chico "malote" pero guapo. Quería comer cangrejo hasta vomitar... Quería hacer demasiadas cosas que no tenían nada que ver con viejos con capuchas.

Sin poderlo evitar, se me nubló del todo la vista. Entre mareo y lágrimas. No! debía aguantar despierta y a la mínima oportunidad; salir corriendo! Eso es!

- ¿Y ahora porqué lloras? ¿Qué, ya se ha acabado tu bravuconería? - me dijo de repente el chico, el cual parecía llevarme sin ningún esfuerzo.

- ¿Qué... qué dices...? - repliqué con la poca voz que me quedaba - Yo no... cof! cof! - aaagh! maldito mareo!

*

Un sentimiento de culpa que hacía muchísimo tiempo que no sentía, me rasgó cuando olí sus lágrimas caer por sus mejillas. Seguro que estaba mareada y le dolía todo por la postura en la que me había obligado a llevarla.

- Aguanta solo un poco más, ya casi hemos llegado - no tengo ni idea de que me empujó a querer calmarla. Un escalofrío le recorrió el cuerpo entero. me daba miedo saber lo que debía estarse imaginando.

Aparté de una patada la puerta de metal oxidado que había detrás de la Academia. Casi nadie, aparte de los prefectos, sabían de la existencia de esa puerta ya que estaba casi por completo cubierta por hiedras. Atravesé el patio trasero y abrí la puerta de la casa del director Kaien.

Maldita sea... los recuerdos me estaban perforando lo poco que me podía quedar dentro del pecho.

- ¿Dónde...? - intentó preguntar ella

- Ya te dije que no era de ninguna secta - suspiré. Con cuidado con su seguro mareo la bajé poco a poco sobre uno de los sillones del comedor. Tenía toda la cara colorada y los ojos verdes brillantes por las lágrimas, que corrían por sus mejillas. Me sentí mal. Y no supe muy bien porque...

*

Me fallaba la vista y tenía la cara ardiendo por la sangre acumulada. Sentí como mi raptor me depositaba (por increible que parezca) con suavidad sobre algún tipo de sillón. Que rabia me daba estar tan floja! Todo mi plan de "sal corriendo al menor descuido" se había ido por el desagüe...!

- ¡No te creas que te has librado de mi tan fácilmente! - dije como pude con los ojos formándome espirales del mareo.

- ¿Pero qué dices? Si ni siquiera estas en órbita...! - suspiró cansinamente - Espérame aquí. No. Te. Muevas. - dijo cortántemente - Aunque no creo que pudieras ir muy lejos, la verdad... - ¿burla? encima se reía de mí. Le puse la mirada más asesina que conseguí articular mientras él salía de la habitación tranquilamente.

En vista de que no conseguiría hacer nada útil hasta que, al menos me bajara un poco la sangre, observé como pude la habitación en la que me había dejado. Era pequeñita con dos sofás uno en frente del otro y una mesita de café en el medio. Había estanterías por todas las paredes y en ellas un montón de libros...

- Mi..

- pequeña...

- !!!!!!

De "nosedonde" y no se como entró un hombre vestido de abuela llorando como un poseído que se me tiró encima gritando algo incoherente.

- Ay!!! Pobrecita mía! El susto que debes llevar encima! Ya esta ya esta, ya estas con papa. Pobrecita, pobrecita... - restregaba su cabeza contra mi cara mientras me estrujaba contra él tal como hacen las madres cuando su hijo se pierde y lo reencuentran.- Zero es malo, es muy malo! ¿Qué te ha hecho criatura? Tranquila ya estas a salvo... - Me estaba quedando sin respiración

- Suéltala ya, Kaien, ¿no ves que la vas a ahogar? esta lila... - el chico que me había raptado entrada con cara de cansancio en la habitación. Y yo cada vez entendía menos

- ¡Silencio Zero! Niño malo! - con una mano lo señaló reprovatoriamente mientras que con la otra me seguía estrujando, - Pobrecita, Enicma de que te la has llevado por la fuerza, ¿no ves el miedo que debe haber pasado con el ataque de ese vampiro? - conseguí soltarme y coger aire

vampiro...

vampiro.......

vampiro..!?

- ¡¿¿¡¡¡QUÉ??!!!?! - se oyó mi voz por todo el edificio


Muy buenas!! Disculpad la tardanza! Esque con todos los exámenes una no sabe de donde sacar tiempo, la verdad

xD

enfin, una aclaración!; los asteríscos (*) señaan un cambio de punto de vista. Supongo que lo habreis notado pero yo lo aclaro . xD

Espero que os guste este capi! Y ya sabeis, cualquier sugerencia la aceptaré encantada e intentaré utilizarla para mis capis.

:)

Muchas gracias a todos!!! Cuidaos mucho!

Kisses nD bites!! =D