Un desvío de la verdad

Los personajes de Crepúsculo pertenecen a Stephenie Meyer.

Mentira.

Deseaba entenderlo, de verdad que sí; pero para quien todo había sido claro, las excusas no eran algo que pudiera ocultar la verdad.
Levantó la mirada y admiró el horizonte, había escapado de nuevo de casa y sabía que tendría que dar una nueva razón al volver.
Una nueva mentira.

¿Cómo explicar que no soportaba estar en casa por el ambiente que existía en ella? No había pasado tanto tiempo desde que no salía de ella si no fuera para cazar.
Pero el miedo a ser descubierto le gritaba que huyera de aquella mirada que parecía leerlo más fácilmente de lo que para él era el leer mentes.
No entendía por qué se encontraba tan confundido, no es como si hubieran dejado en claro que ellos mantenían una relación aparte de admirado-admirador, o de padre-hijo. O de amantes furtivos algunas noches.

Gruñó al recordar aquellos días en que sólo eran dos, Carlisle y Edward. Un par de vampiros que vivían solos en una casa.
Aún sentía en sus labios el primer beso que él mismo le había robado una noche después del trabajo, atraído por el leve olor a la sangre de algún paciente que había atendido ese día. Había atacado, literalmente, la boca del otro para probar un sabor que no encontraría, porque Carlisle jamás tomaría sangre humana aún cuando cayera directamente en su rostro. A cambio, encontró un calor que se extendía desde sus labios hasta la punta de sus pies.

Golpeó el árbol a su derecha, destruyéndolo. Logrando de esa forma imitar el cómo se sentía por dentro. Era un estúpido en pensar que algo sería para siempre, su vida no lo fue, su sed tampoco lo era del todo. Una relación de ese estilo tampoco lo sería, sobre todo cuando él leía en sus pensamientos que hacía eso porque creía que lo necesitaba.
Y sí, Edward realmente sí necesitaba, deseaba y ansiaba el poder estar sobre él, o debajo. Olvidar por un instante lo que era creyendo estar enamorado, desviar la verdad a una mentira cómoda para los dos.
Pero aún así no podía odiar a Carlisle, ni a Esme. No cuando ella no debía saber nada de lo que había sucedido para que su relación fuera para siempre.
A pesar de que ahora Edward pasaría más y más tiempo solitario en las afueras de la ciudad, cualquier ciudad.


Un Carlisle&Edward dedicado completamente a Janelle, sé que te gustó pero espero darte algo mejor pronto n,n

¿Reviews?