Ninguno de los personajes me pertenece solo la loca historia que es de mi mas loca cabeza.

Si chicas como lo ven este es el ultimo capitulo de esta loca historia, de verdad muchas gracias, por seguirme en esta locura, y esto va dedicado a todas ustedes, que me han seguido en todo este tiempo, mil gracias por su paciencia y recuerden que si les gusta se aceptan edward, jaja , aunque sea por comentario no? Jajaj.

Auque esta historia acaba, recuerden que no se libran tan fácil de mi, acabo de subir una historia que se llama LA PRINCESA LOCA, espero que se pasen y me dejen su comentario, también hoy subí el prologo de otra que se llama COMO ENAMORAR A UN VAMPIRO, así que por fa pásense y me dicen que opinan si la sigo o de plano la mando a la papelera.

Pues no las aburro mas con mis discursos, y las dejo con el cap, recuerden que las quiero.

ANNA

BELLA POV

Edward no me había querido decir que era lo que realmente le había pasado en rostro, pero no descansaría hasta que me dijera, yo y nuestra hermosa bebe, habíamos salido del hospital a los dos días, cuando llegamos a la casa, los niños ,me esperaban con un cartel de bienvenida que decía " bienvenida mama y hermanita" cuando lo vi. no pude aguantar las lagrimas, los niños corrieron a mi para ver mas de cerca de su hermanita, yo pensaba que ellos se sentirían desplazados por la llegada de la bebe, pero todo lo contrario, nada mas oían que la bebe lloraba o hacia algún ruido y de inmediato se ponían junto a ella, y jess mas de una vez me había dicho que si era mejor que ella estuviera todo el tiempo cerca de mi, por que lo ponía nervioso que si hermanita necesitara algo y yo no estuviera cerca, amaba con locura a mi hijos, eran unos niños fenomenales.

La primera semana en casa fue un poco ajetreada yo no tenia nada de experiencia en bebes como edward, así que el se levantaba conmigo todas las madrugadas, y entre los dos calmábamos a la hermosa bebe.

Una noche que habíamos logrado que los niños se separaran de su hermanita y que Carlie o sea mi hija se durmiera aprovecharía para hablar con edward.

Quiero que me digas que fue lo que paso en Boston- le dije a edward seria.

¿De que hablas? – me pregunto como si no entendiera, mas bien se hacia menso.

Quiero saber que paso con Heidi- le dije directamente.

Nada- respondió sin mirarme

¿Edward no confías en mi?- le pregunte triste

Bella es que no vale la pena que yo te cuente- me dijo abrazándome

Tal vez para ti no pero para mi si, así que cuéntame por favor- le pedí , pero yo tenia el ligero presentimiento de que no me iba a gustar lo que me dijera.

La famosa junta a la que se supone que asistiríamos nunca existió fue una mentira de Heidi- me dijo edward que se había alejado unos pasos de mi.

¿Y que paso?- pregunte tratando de guardar la calma lo mas posible.

Bella por favor – me dijo.

Dime- le pedí

Ella entro a mi habitación desnuda y se me aventó encima- me dijo y ahora si estaba bastante retirado de donde yo estaba.

¿Y?- le pregunte.

Pues la mande al diablo, como crees que yo te seria infiel, pero la muy tarada, se llevo mi celular, y me dijo que si quería recuperarlo tenia que pedírselo de una manera tierna y preferí perder mi celular, por eso cuando me llamaban no contestaba- me contó

¿Y los rasguños?- esa parte aun no me la decía.

Cuando la rechace ella me abofeteo y me rasguño el rostro- me dijo

Ahora si esa mujerzuela estaba en problemas como se había atrevido a tocar a mi edward, eso jamás, esa tipa sabría quien es Isabella Swan futura de Cullen., lo juro.

Por que no vienes a acostarte- le dije de manera tranquila, yo confiaba ciegamente en edward y el hecho que el llegara a unas horas de haber hablado con la zorra de Heidi me daba a entender que todo lo que el me decía era verdad.

¿No estas molesta?- me pregunto con un poco de temor en su voz.

No amor, contigo no, todo lo contrario, cada dia te amo mas y confió mas en ti- le respondí honestamente.

Edward y yo nos acostamos a dormir, el abrazándome como todas las noches, pero yo nada mas pensaba la forma en dejarle claro a la plástica de Heidi que nadie toca a mi esposo, no soy agresiva, pero cuando se meten con lo que amo, saco las garras y soy como una leona.

A la dia siguiente, la mañana fue como cualquier otra, levante a los niños temprano, ya que el transporte que los recogía para llevarlos al colegio no tardaba en llegar, mientras edward se duchaba yo preparaba el desayuno.

Edward se fue a trabajar y mis hijos a la escuela, así que nada mas nos quedamos mi hermosa Carlie y yo.

Pero hoy si tenía cosas que hacer, llame a Alice, rosalie, mi madre y a Esme para que vinieran.

Cuando llegaron yo ya estaba arreglada y también la pequeña Carlie.

Bella por que la urgencia de que viniéramos?- me pregunto rosalie

Por que edward ya me contó lo que paso con la zorra de Heidi- le dije.

Te aseguro que edward no hizo nada malo- me dijo Esme.

Lo se, confió plenamente en el, pero esa tipa va a saber quien es Isabella Swan, así que como Alice estaba embarazada, quería perderle que se quedara con Carlie, y que rosalie y Esme me acompañen a ver a la tal Heidi , y mi madre se quede con Alice- les pedí.

Por mi encantada- me dijo rosalie de inmediato.

¿Hija estas segura?- me pregunto Esme.

Si Esme muy segura.- respondí.

Pues si es así, yo también te acompaño- me respondió mi suegra.

Yo me quedo con Alice- dijo mi madre.

Si pueden saquen video quiero ver como queda la zorra esa- nos dijo Alice divertida.

Yo solo negué con la cabeza, y mi suegra, rosalie y yo salimos rumbo a la oficina de edward.

Cuando llegamos, a la oficina, la secretaria de edward nos informo que estaba con la licenciada Heidi y a mi casi me da un infarto, así que sin pensarlo entre a su oficina.

Buenas tardes- dije cuando entre, edward estaba parado junto a la puerta mientras que Heidi estaba junto al escritorio, edward tenia la mandíbula muy apretada y se veía molesto, la otra tipa no estaba muy diferente.

Amor que sorpresa- me dijo edward sorprendido.

Isabella – dijo la zorra de Heidi que me miraba con desprecio.

Buenas tardes- salude.

Hola hijo- dijo Esme que entro atrás de mi seguida por rosalie.

Hola, madre, rosalie- saludo edward y se veía bastante confundido.

Valla veo que tu familia vino a verte, mejor me retiro- dijo la zorra.

No querida de hecho vengo a verte a ti- le dije acercándome a ella, pero edward me tomo de la cintura.

Bella cálmate por favor, mira que tienes pocos días de haber dado a luz- me dijo edward nervios.

¿En que te puedo servir querida?- me pregunto la zorra esa.

Pues la verdad dudo que sirvas para algo importante, solo quiero que sepas que no te quiero volver a ver cerca de edward- dije directa.

No me hagas reír niña- dijo ella, riéndose de mi, eso fue mas de lo que pude aguantar así que me solté del agarre de edward y fui a donde la perra esta se estaba burlando de mi, y la abofetee pero le hice lo mismo que ella le hizo a edward, así que su rostro lleno de botox quedo con mis uñas de recuerdo.

Idiota- me grito pero edward ya estaba en medio de nosotras.

Escúchame muy bien perra , te vuelves a acercar a mi esposo, o tan siquiera a insinuártele, y te juro que te costara mucho la reconstrucción de rostro que necesitaras- le dije en el tono mas amenazante que me salía..

No me amenaces niña- me dijo con odio en la voz.

No es amenaza, es una aviso de lo que te va a pasar donde sigas de zorra con edward- le conteste.

Edward es el que decide- contesto la muy cínica.

Creo que en Boston fui muy claro o quieres que te repita lo pienso de ti- le dijo edward.

Sabes Heidi, tu padre no estará nada contento cuando sepa que este despacho de abogados no quiere trabajar mas con el por que su hijita es una zorra- dijo mi suegra.

Y mejor ve a tu oficina, agarra tus cositas y desaparece- le dijo rosalie de una manera que hasta yo me intimide.

Son unos corrientes- dijo la zorra saliendo de la oficina de edward.

¿Me puedes decir que te pasa?- me pregunto edward

¿No pensabas que de verdad iba a dejar las cosas así verdad? Y mucho menos después de que osó poner sus garras en tu rostro- le conteste

Están locas-. Dijo edward divertido.

Esperamos a que edward arreglara algunos pendientes que tenia y se fue con nosotras, cuando llegamos a casa, ya estaban todos ahí, hasta mi papa, todos querían saber que era lo que había pasado con Heidi, por que su padre le había hablado a carlisle para disculparse del comportamiento de su hija.

Después de que les contáramos y de rosalie les mostrara el video del bofetón que le metí a la zorra, todos me molestaban diciendo que nadie podía tocar a mi eddy por que me ponía peor que una mama oso.

Heidi renuncio al dia siguiente, pero aun así edward, ya no quiso hacerse cargo de los asuntos del padre de la zorra, decía que era mejor para evitar problemas.

El tiempo comenzó a pasar muy rápido, Carlie ya tenia 3 meses de vida, mis hijos estaban felices, decían que Carlie era su princesa y ellos siempre la cuidarían.

Mi familia y la edward ya estaban planeando nuestra boda, ahora si ya no había nada que nos impidiera casarnos, y la verdad es yo también me moría por ser la esposa de Edward.

Edward y yo habíamos puesto la fecha para dentro de 3 meses, aunque mi madre y mi suegra se quejaron, era lo mejor, así Alice ya estaría mas recuperada del parto de su bebe, ya solo faltaban unos días para que su hijo naciera, por que el de ellos era niño.

El dia del nacimiento de Brando Jasper Whitlock Cullen llego, la verdad es que toda la familia estábamos felices, mi hijos decían que les daba gusto que naciera otro niño, por que así serian mas para cuidar a Carlie, a lo que Emmet, Jasper, edward y hasta mi padre los apoyo, mi padre decía que el mandaría hasta a la marina a cuidarla cuando fuera una adolescente, mi madre y yo solo rodamos los ojos.

Los meses pasaron como agua, no podía creer que hoy estuviéramos aquí a unas horas de convertirme oficialmente en la esposa de edward, estaba nerviosa, emocionada, alterada, tenia mil sentimientos, pero todos eran de felicidad plena y absoluta.

Alice, Esme y rosalie, llegaron a mi casa a las 6:00am, casi las mato, el pobre de edward no pudo decir nada y digo que no pudo, por que Emmet y Jasper casi lo sacaron dormido de la habitación, eso si les advertí que a mis pequeños no los despertaran pobrecitos, ellos que culpa tenían de tener unas tías tan locas ¿no?

Después de que Alice y rosalie jugaron conmigo a la barbie bella, la verdad es que no podía decir nada, me habían dejado hermosa, pero yo tenía presentimiento que me veía así por toda la felicidad que sentía en estos momentos.

Cuando fue la hora salimos para la iglesia, mis tres hijos se fueron con sus abuelos, yo me fui en la limosina con mi padre, ninguno de los dos hablo de camino a la iglesia y la verdad lo agradecía, ya que estaba demasiado nerviosa y sabia que solo diría tonterías.

La iglesia estaba adornada con rosas blancas, mis hijos se veían hermosos en su esmoquin, Carlie traía un vestido hermoso, color blanco con una cinta rosa, ya que aunque yo iba de blanco tenia toques rosas, digo era medio incoherente que después de todo lo que pase , me vistiera completamente de blanco para casarme ¿no?, edward, me esperaba en altar, y a cada paso que daba, me sentía mas emocionada y feliz, sabia de sobra que me esperaba un vida laga y llena de dicha.

La ceremonia fue bellísima, oía como mi madre y la de edward lloraban, también vi. Que el rudo Charlie Swan soltó una que otra lagrima, pero sabía que eran de felicidad.

La recepción fue hermosa, todo fue perfecto, edward y yo dimos nuestro primer baile en medio de una alberca adornada con muchas velas y pétalos de rosas, nosotros estábamos en una tarima, en ese momento el y yo nos encerramos en nuestra burbuja, solo nos mirábamos a los ojos, y sabíamos que no necesitábamos palabras para decir todo lo que nos amábamos, nuestros ojos reflejaban la felicidad y tranquilidad de nuestras almas.

Después de la fiesta edward y yo salimos rumbo a una cabaña, no tendríamos luna de miel, por que Carlie era muy pequeña para dejarla tantos días solita, así que solo tendríamos un fin de semana para disfrutándonos el uno al otro.

Cuando llegamos a la cabaña, todo estaba a luz de vela, dios edward se había encargado de tener todo listo.

¿Esta contenta señora Cullen?- me pregunto mi esposo.

Contenta no es una palabra suficiente para describir como me siento- le respondí.

¿Quieres algo de beber?- me ofreció

¿Que te parece si tu preparas algo en lo que yo me pongo mas cómoda?- le sugerí de manera coqueta.

Perfecto- respondió el dándome una hermosa y sexy sonrisa, yo me fui a la habitación donde habían puesto las maletas, saque el conjunto de encaje negro que me había comprado para nuestra noche de bodas, la verdad es que no me perdería la oportunidad de usarlo, por que después del nacimiento de Carlie, me puse a dieta e hice ejercicio, digo no me mataba de hambre ni nada por estilo, y con ejercicio que a veces me hacían hacer mis pequeños era mas que suficiente, pero esta noche quería que edward me viera hermosa.

Después de que me cambie, y solté mi cabello del moño que traía, retoque un poco mi maquillaje y Salí a ver a mi esposo.

Cuando Salí a la pequeña sala, edward había prendido la chimenea y había puesto un cobertor, cerca de ella, para que nos pudiéramos sentar, edward estaba viendo el fuego de la chimenea.

¿En que piensa señor Cullen?- le pregunte, el se giro a verme y vi que le costo trabajo pasar saliva.

En que tengo una sexy esposa- dijo viéndome con lujuria.

Y eso que no me he quitado la bata- le respondí juguetonamente.

Me encantaría ser yo el que se la quiete- contraataco.

¿Por que no brindamos primero?- le pregunte

Lo que mi esposa quiera- dijo el y tomo dos copas de champán que ya tenia servidas, el me ofreció mi copa.

Por ti- dijo levantando la copa y mirándome a los ojos.

Por nosotros- le corregí,- ambos tomamos un sorbo de la copa, este preámbulo me estaba excitando mucho y no ayudaba para nada, que mi marido ya se había quitado el saco y la corbata, y traía los tres primero botones de su camisa abiertos, me imagino que me quede mucho tiempo observándolo.

¿Le gusta lo que ve señor Cullen?- - me pregunto

Más de lo que se imagina señor cullen- conteste de inmediato

¿Por que no me demuestra que tanto?- me pregunto o mas bien me pedio, así que sin pensarlo mucho me acerque a el, lo jale de la camisa y lo bese con todo el fuego y la pasión que sentía, nuestras lenguas hacían una danza perfecta, nuestros alientos eran un bálsamos para la quemazón que sentíamos.

Nos separamos por falta de aire, pero vi. que los ojos de mi esposo estaba obscurecidos de pasión.

Nos sentamos en hermoso edredón blanco que había colocado edward cerca de la chimenea.

Eres tan hermosa- dijo mirándome

Pero tengo el presentimiento de que en estos momentos me deseas mas de lo que me amas- le dije de manera provocativa.

¿Es lo que te pasa a ti?- me pregunto acercándose a mi.

Si- respondí, sus manos ya acariciaban mis piernas desnudas.

Pues al parecer sentimos lo mismo- respondió acercando sus labios a mi cuello, yo ladee mi cabeza para darle mas acceso, termine completamente recostada y edward poco a poco se puso sobre mi, el despacio desabrocho mi pequeña bata su mirada me recorrió por completo, el soltó un gruñido y eso hizo que me mojara mas de lo que ya estaba.

Creo que te quieres portar mal- me dijo edward, acariciando con suma delicadeza el escote de brassiere.

No más bien quiero enloquecer de placer a mi esposo- le respondí

Pues lo estas logrando.- dijo atacando de nuevo mis labios, mi manos de inmediato se fueron a desabrochar su camisa, y en menos de lo que me di cuenta, edward ya solo estaba boxers, dios, este hombre entre mas pasaba el tiempo mas bueno se ponía.

El comenzó a lamer mi cuello, bajando por mi hombros y bajando los tirantes de mi brassiere, yo levante un poco la espalda para que el pudiera desabrocharlo mas rápido, y claro que lo hizo, cuando me vio despojada de la prenda se lamió los labios, y ataco uno de mis pechos, lamiendo succionando mi pezón, mordiéndolo, mientras que su manos se hacia cargo del otro.

Jugueteo un rato ahí y juro que yo estaba comenzando a desesperarme lo necesitaba dentro de mi, lo quería sentir, quería sentirme suya por completo.

El dejo mis pechos y comenzó a besar mi estomago, bajando a mi vientre, cuando llego a la diminuta prenda que traía la bajo con su diente, cuando la tuve fuera por completo, el comenzó a besar mis piernas recorriéndolas suavemente, era como si estuviera marcando cada centímetro de mi piel como suyo, y claro que era suyo.

Cuando llego a mi centro yo no pude evitar abrir mis piernas lo mas posible, en cuanto su maravillosa lengua, toco mi clítoris, enloquecí de placer, mis manos se fueron a su cabellos, le rogaba que no parara y al contrario el movió su experta y deliciosa lengua mucho mas rápido.

Edward… dios.. voy .. a .. terminar – dije con dificultad, el introdujo un dedo dentro de mi mientras que su lengua se hacia cargo de mi clítoris.

Edward..- grite cuando sentí mi orgasmo llegar, mis manos estaban mas que aferradas a su suaves cabello, el bebió todos mis jugos, pero a pesar de haber disfrutado el orgasmo mas delicioso de mi vida, yo necesitaba mas, mucho mas de mi esposo.

Hazme tuya te lo ruego- le pedí a edward o mas bien le rogué

Tus deseos son ordenes – me respondió, el volvió a besarme mientras se posicionaba en medio de mis piernas, lentamente introdujo su miembro dentro de mi, y juro que casi vuelvo a venirme, sus embestidas comenzaron lentas y suaves, nuestros gemidos inundaban el lugar, yo besaba su cuello y el mío, sentí como mordió delicadamente mi hombro, ambos nos estábamos disfrutando al máximo, sus embestida comenzaron a ser mas rápidas y mas fuertes, nuestros gemidos de se convirtieron en gritos de placer, en palabras de te amos y respiraciones agitadas.

Dios bella – dijo el con dificultad

Lléname de ti edward- le pedí, yo estaba cerca de mi orgasmo y quería que el terminara conmigo.

El se movió mucho más rápido y mis gemidos se hicieron más altos.

Edward- grite al sentir mi orgasmo llegar

Bella – grito el y los dos terminamos al mismo tiempo, el se quedo unos minutos sobre mi, tratando de recuperar el aliento, cuando lo logro se recostó a mi lado y me abrazo.

Bella te amo- dijo dándome un beso.

Y yo a ti- le respondí.

Gracias por ser mi esposa, la madre de mis hijos, mi amiga, mi amante- me dijo al oído.

Siempre amor, siempre seré tu amante- le respondí girando mi rostro para atrapar sus labios y comenzar de nuevo a entregarnos el uno al otro por completo.


Chicas llegamos al fin de esta historia y debo confesarles que ha sido el epilogo que mas me ha gustado espero que a ustedes también, por que lo hice con mucho amor.

Bueno pues espero me dejen sus comentarios y ya saben que no se libran tan fácil de mi, recuerden pasar por mi nueva historia que se llama LA PRINCESA LOCA y la otra COMO ENAMORAR A UN VAMPIRO.