Alquimistas y Piratas

Capitulo 1: Alquimia, guerra y piratas

La isla estaba en silencio, la gran ciudad que esta contenía estaba bacía. Aquella isla con forma de luna menguante; todos estaban esperando la llegada de un barco al muelle, una gran cantidad de marines se encontraban en la plaza principal; solo faltaban unos pocas horas para la ejecución prevista para ese día, y que parecía que seria impactante.

Había una gran tabla de ejecución, por el momento, bacía; a sus alrededores habían edificios, y en uno muy cercano; en un cuarto de tamaño significativo de puerta cerradas se encontraba un hombre sentado en el escritorio central del lugar, su cara era seria; dentro de su cabeza se hacían miles y miles de ideas, estrategias y cuentas para detener a aquel pirata que sabía que se acercaba.

De repente, escucho la puerta abrirse; y vio a un hombre de joven edad entra al cuarte.

-General Sengoku- se inclino el hombre de traje blanco y cabello rizado, -el barco proveniente de Impel Down ya a llegado- le afirmo.

-esta bien Aokiji, mantén alerta las tropas- le respondió el superior. El hombre asintió, pero ante de que se diera la vuelta escucharon la puerta abrirse una vez más.

Esta vez, entro un hombre mayor, también de traje blanco; al igual que cabello, bigotes y barba, su expresión era seria.

-Sengoku, mi barco acaba de arribar al puerto; ya lo hemos bajado y dejado en una celda especial hasta que sea la hora- le comento, con un tono algo forzado.

-ya veo Garp- le dijo, -sé que debe ser difícil para ti, pero...-.

-y por cierto- interrumpió el vicealmirante, -mis hombres aseguraron haber visto un tipo de "chispas" luminosas cerca de este edificio cuando nos acercábamos- le dijo Garp.

-¿ah si? ¿Tu también las viste?- le pregunto Sengoku, sentándose mejor.

-pude ver algo, pero muy poco; sinceramente, creo haber visto algo similar- comento.

-pero, no hay ningún marine o fortificación eléctrica que pueda provocar eso- interrumpió tranquilo Aokiji.

-lo sé, pero...- fue interrumpido por en sonido extraño, los tres marines callaron y miraron a los costados; había una gran posibilidad que fue un enemigo, dado las circunstancias en las que se encontraban.

Un círculo de luz azulada se abrió en el techo, pero estaba cercano a la puerta; aun así no estaba sobre alguna de las personas presente. Que miraban expectantes al suceso; se extrañaron al oír una voz, que parecía más bien un grito de caída de un joven, y no era una, eran dos voces.

Vieron que el circulo tenia extrañas marcas y brillo con una luz que los cegó por unos segundos; pero al voltear y ver nuevamente.

-auch! Nii-san te dije que no activaras en circulo- reprocho un adolescente rubio, que llevaba una gabardina negra debajo de una capa azul con un extraño símbolo en la espalda; parecía que había caído al piso.

-no fue mi cumpla, tú me empujaste y accidentalmente lo active- le reprocho quien parecía ser su hermano, casi igual a él, con la única diferencia de que tenia el cabello largo, una trenza, y su capa era de color rojo pero con el mismo extraño símbolo.

Los tres marine, aun estaban en el lugar y se miraron entre ellos, para volver a mirar a los dos jóvenes.

-¡pero yo te avise que tuviera cuidado!- le grito el joven.

-¡pero tú me empujaste!- le volvió a reprochar.

-este... jóvenes- llamo Sengoku haciendo que los hermanos tuvieran que mirar hacía atrás, y preguntarse quien los había llamado.

-ah, disculpa por haber interrumpido- se disculpo el joven que tenia el cabello más largo, levantándose.

-no fue nuestra intención caer aquí- se disculpo el segundo joven ambos inclinándose hacía delante. Aun así, los tres marines estaban algo sorprendidos.

-pero, ¿como fue que entraron a estaba base, niños?- pregunto Sengoku, mientras se levantaba.

-no somos niños- gruño quien seria el hermano mayor.

-así que seguimos en la base... bueno, vera teníamos permiso para hacer un par de experimento con la alquimia en el subsuelo de la base de Central- comentaba el otro muchacho.

-eh... ¿Quién les dio ese permiso?- pregunto Garp. Ambos jóvenes se miraron unos segundos.

-el Coronel Mustang- prosiguió el joven de cabello corto.

-no puede ser, no hay ningún coronel que lleve ese nombre- explico Segoku para sorpresa de los jóvenes, -¿Quiénes son ustedes?- pregunto.

-yo soy el alquimista estatal; Edward Elric, El alquimista de Acero- explico el joven de cabello largo, cruzando los brazos.

-y yo soy su hermano menor Alphonse Elric- comento un joven, imitando a su hermano.

Una vez más, tanto Segoku como sus dos hombres quedaron con un signo de pregunta sobre sus cabezas.

-bien, Edward Elric; ¿Qué son los alquimistas estatales?- le pregunto, intentando de seguir la idea. A lo cual, el joven solo se sorprendió.

-bueno... somos alquimistas de un nivel superior, trabajamos para el gobierno y si este tiene una guerra, usualmente somos llamados para participar en ella- le explico algo que era obvio el joven alquimista.

-este nii-san- llamo Al, tirando levemente de la capa de su hermano, -dime, ¿no recuerdas que atravesamos una puerta cuando llegamos?- le pregunto en voz baja. Ed se sorprendió al recordar aquello.

Tanto él como su hermano habían quedado frente a una puerta, pero no era la que habían visto cuando tuvieron aquel accidente en su infancia; intranquilos por regresar a su mundo, entraron esperando llegar a Central de nuevo.

-claro, este podríamos estar en otro mundo- se dijo para dentro Ed algo sobresaltado.

-bien- aclaro Sengoku, luego de pensar unos momentos, -no sé de que clase de isla vendrás, pero como dices que estas al servicio del gobierno; creo que esta es una guerra apropiada, aun así me sorprende lo joven que seas para entrar al ejercito- le respondió.

-no le engañe las apariencias- le respondió con seriedad Ed.

-y por cierto, ¿quienes son ustedes?- pregunto su hermano menor.

-ellos el almirante Aokiji y el vicealmirante Garp- los presento señalándolos, -soy el Almirante de Flota, Sengoku- se presento.

-espero... eso quieres decir, ¿Qué usted tiene el rango más alto en todo este lugar?- pregunto Alphonse al escuchar las palabras del hombre.

-así es- comento, -y, si es posible quisiera saber por que debería dejar entrar a un par de niños en una guerra- dijo sin problemas, de repente escucharon el sonido de una palmada y un pequeño brillo azul, cuando varios picos material se alzaron por el suelo hasta dar a centímetros del mayor de la marina. Pero este no se inmuto y sonrío.

-¿tu hermanito también puede hacerlo?- pregunto Sengoku.

-así es, juntos nadie nos detiene- sonrío el, aún con las manos en el piso.

-bien, creo que nos podrán ayudar- sonrío, pensando una nueva táctica pero que contenía aquel extraño poder, lo que hizo que ambos hermanos quedaran pensativos, para luego volver el piso a su normalidad, -ya que están al servicio del gobierno; solo participaran al final de esta guerra y luego, le daremos las opciones que quieran para volver a su hogar ¿Qué les parece?- pregunto.


Nota de la autora: Yosh, un nuevo fic que se me viene ocurriendo hace mucho; ha decir verdad, se me ocurrió hace unos días. Y de ante mano, se que no será extremadamente largo, pero tendrá su trama y su humor.

¿Cómo empezó este fic? Tengo uan amiga que esta haciendo un fic para mi y para ella mezclando que en mi casa esta alojados Ed y Al, en al casa de una amiga a la vuelta están los muguiwaras y en su casa estaban L, Near y Mello. Mezclando todo un poco a los pocos capítulos se le ocurrió una escena yaoi (Ambas tenemos la enfermedad de mente yaoi); ambos estaban limpiando un desastre que habían echo en una piscina y cuando más Luffy se cae, Ed lo saca y al ver que no había nadie para ayudarlo; le da respiración. Claro se imaginaran cuando Luffy despertó... Que más da les pasó directamente la escena:

Luffy: oyes karla mira así voy a poder nada bien – enseñándole unos salvavidas

Ed: estas bromeando verdad

Karla: no sabe nadar

Ed: jajajajajajajajajajajajajaja

Luffy: no te rías – yéndose encima de ed y se empezaron a pelear Alphonse se metió a la pelea y Ace igual cuando llego el profesor, les dijo que se quedarían una hora antes de irse para limpiar su desastre, paso la clase y ya todos se habían ido

Karla: luffy te espero??

Luffy: no vete yo enseguida llego – besándole la frente

Ed: a mi espérame ñ_ñ

karla: me voy ¬¬

Ace: yo me hubiera ido con Daniela si no se hubieran peleado

Alphonse: tu también que te metes

Y otra vez se pelearon pero ahora cayeron en la piscina

Ed: Luffy sal cobarde

Alphonse: hermano es normal que la gente llegue al fondo

Ed: no – se vieron uno al otro y los sacaron

Alphonse: hermano luego que se hace

Ed: respiración boca a boca y asi fue ed se lo dio a Luffy y Alphonse a ace, aunque cuando reaccionaron aquellos y vieron quien les

daba respiración boca a boca casi se mueren

Luffy: que aléjate de mi

Ed: di que te salve la vida maldito idiota

Ace: waaa que asco

Alphonse: mejor lo hubiéramos dejado muertos

Ed: y que nos echaran la culpa

...

Y más o menos de partes como estas comencé a pensar en el fic, y aquí esta; espero que les guste.