Septiembre, 22 de 1883.

Hoy empiezo este diario. Aun me parece un poco irónico escribir lo que vivo en un papel, mis secretos, mis pensamientos, mis desahogos. Pero más aun el hecho de compartirlo con mi hermana, Isabelle. No hay mucha diferencia en realidad, de alguna manera u otra siempre se lo cuento, ella es tan diferente a mí, pero nos parecemos demasiado. Es un poco más alta que yo, con el pelo casi rubio, ojos grises, blanca igual a mí, bueno supongo que ella se describirá sola en su parte, por mi parte soy de estatura media, pelo castaño, ojos azules, tez blanca como ya dije, orgullosa pero a veces muy impulsiva, y sobre todo terca. Con que sigo?, mi vida no es de las interesantes, es normal… creo. Tengo 13. Mi madre murió al yo tener solo 5 años, vivo con mi padre y mi hermana, a veces pienso que la casa es demasiado grande para nosotros tres. Pero debería contar más seguido a los criados que viven aquí, como nuestra nana Sthepanie y la pequeña Marie. Recibir educación en casa es un poco aburrido, y por lo visto este diario se está volviendo igual.

Se lo daré a Isabelle para que ella pueda escribir. Me despido hasta que pase algo más interesante.

-Adiós o hasta pronto, Elizabeth Salvatore.


Mi nombre es Isabelle Salvatore, mas conocida como Belle, en realidad jamás me ha gustado ese sobrenombre pero una vez que te ponen uno acostúmbrate a vivir con el. Soy la hermana mayor de Elizabeth Salvatore, como lo menciono ella anteriormente, somos como dos gotas de agua, pero a veces no hay parecido que exista entre ella y yo. Características físicas, ya las menciono, amo mis ojos grises, creo que es lo único que me gusta de mi, reflejan ternura y a la vez valentía. Tengo 15 años pero a veces siento que nunca hubiera salido de los 10. Vivo en Arizona con mi hermana, mi padre, mi nana y su pequeña hija de 4 años, los criados vienen todos los días, es como si vivieran aquí pero nunca sentí tanta cercanía para sentirlos parte de la familia. Mi mama murió a mis 7 años, Lizzie tenía apenas 5, fue un golpe duro para la familia, el más duro hasta ahora y el más duro que tendremos, pero supongo que ella hubiera querido que siguiéramos siendo felices, así que eso fue lo que hicimos. A penas si recuerdo algo de aquella tragedia. Volviendo a cosas mas alegres les contare acerca de mi personalidad, por cierto Lizzie acertó, no conozco persona mas terca y orgullosa que ella.

Por mi parte siempre me he considerado extremadamente soñadora y romántica, sensible y bohemia, un espíritu libre que siempre esta riendo y siempre ve lo positivo de lo negativo. Creo que no hay mas cosas que contar, creo que tienen una imagen concreta de lo que soy, así que dejare este diario hasta que Lizzie y yo tengamos algo bueno para escribir, con lo aburridas que son nuestras vidas, creo que será dentro de bastante tiempo, como sea, hasta pronto, se despide por ahora Isabelle Salvatore.