Este es un One-shoot completamente mío, excepto por los personajes que son de Stephanie Meyer, claro…

Edward caminaba de un lado hacia otro, nervioso. ¿Qué le diría a Alice? O mejor dicho, ¿cuál sería su pregunta exactamente? Porque no es nada muy lindo para preguntarle a tu hermana menor. Y que ni hablar del insensible de su hermano mayor, Emmett. Si si, Bella le había dicho que sí. Porque lo intentarían antes de la boda. Pero había un pequeño problema.

¡Él no sabía absolutamente nada de sexo! Y conviviendo con los sexópatas de sus hermanos, bueno… Por más humillante que fuese, lo haría, les preguntaría. Pero NO a Emmett. Pero sus hermanos no sabían de su… Inexperiencia. Y sería la burla del siglo que con 18 años todavía fuera virgen. Oh si, ya se lo imaginaba.

_Lleguééééé!!! – Canturrió Alice entrando en la sala, asustando completamente a su hermano.

_Dios, casi me das un infarto pixie. – Dijo burlándose Edward para ocultar su nerviosismo. Alice solo puso mala cara mientras entraba con muchas bolsas en sus menudos brazos.

_Y se puede saber a que debo tu amargada presencia en la casa, aquí solito? Creí que estarías con Bella – Se extrañó su hermana.

_Si, esteeee – Prácticamente empezó a sudar – tenía algo para preguntarte…

_Y eso es…? – Divagó la pequeña con miles de imágenes pasando por su cabeza – Una fiesta? Compras? Un regalo? Un favor? Otra fiesta? Una explicación? porque te juro que yo no tuve nada que ver, fue Emmett el que…

_No no! Y qué hizo Emm ahora?

_Nada? – Dijo haciéndose la inocente la diablilla de 17 años – Como sea, qué pasa?

_Bueno… Es sobre… Emmh… Esteeee…

_Me vas a matar de aburrimiento e impaciencia hermanito – Y Alice cayó en cuenta del único tema del que Edward no podía hablar sin trabarse o ruborizarse – Aaaah! Es sobre Sexo, verdad?

_ALICE! Solo limítate a ayudarme con lo que te pida! – Dijo rojo, provocando la envidia de muchos tomates – Es que quiero que me hagas un favor…

_Necesitas un buen abogado? – Dijo seria Alice

_Eeeh, no… Solo…

_Un médico discreto que no sea Carlisle?

_... Solo…

_Un bolso de Prada? – Edward la miró como si estuviera loca – Hey! Mi ayuda es limitada, sabes?

_Así que… - Dijo una voz con un tono realmente divertido y que en ese instante se convirtió en la peor pesadilla del peicobrizo – Eddie necesita consejos para follar?

_EMMETT! – Gritó Edward avergonzado como nunca en su vida.

_Ups, creo que lo dije muy directo, ¿no Rosie? – A Edward se le cayó el alma a los pies. ¿Ro…Rosa-liie? ¿Ella escuchó… todo?

_Edward, me decepcionas. Había puesto un poco más de confianza en ti. - ¿Qué mejor que tener una Hale para tus problemitas de sexo? Pues tener dos Hale.

_Siii, Jazzy-Jazz tiene razón. ¿Cómo quieres que te ayudemos? Y discúlpame, pero yo no te ayudo en nada que tenga que ver con la práctica… - Empezó Alice pero fue cortada por una voz más serie detrás suyo

_¿Para qué necesita ayuda Edward?

Oh NO NO NO NO NO NO.

Oh si si si si si si.

_¿Y bien Edward? – Preguntó Carlisle Cullen, o mejor dicho, su padre.

_Bueno… Yo ya me iba de compras con Rose… - Y la enana desapareció llevando a su casi-cuñada a una velocidad increíble.

_Pues papá, Eddie está pasando por una etapa muy importante en su vida – ¡No te atreverías Emmett Cullen! Sí lo haría – Es hora de iniciar esa etapa… Tú sabes, Esa

Carlisle solo alzó una ceja. Esme tosió y dijo rápidamente: _Creo que acompaño a las chicas… - Y se fue, dejando a Edward (que había empezado a volver a su palidez natural) Más rojo al saber que su madre se dio cuenta.

_Carlisle, Edward quiere consejos "sobre relaciones" – Dijo muy serio Jasper, para luego caerse en el sillón de la risa. Emmett le siguió apoyándose sobre sus rodillas. Carlisle estaba en estado de shock, y su boca tenía una perfecta "o".

*****************UNA INCOMODA CHARLA CON CARLISLE,

BROMAS DE EMMETT, RISITAS DE JASPER

Y DOS HORAS DESPUÉS********************

_Muy bien, hijo. Creo que es hora de lo práctico. – Agregó el líder de los Cullen. Edward retrocedió un paso automáticamente.

_¡Qué mal pensado, Edward Anthony Masen Brandon McCarty Cullen!

_Cállate Emmett, idiota – No tardó en responder su hermano mientras Jasper se mordía la lengua para evitar la risa y se apoyaba sobre el escritorio del doctor.

_¿Y a qué te refieres con práctica, Carlisle? – Preguntó extrañado Jasper.

_Oh si, Baby, no esperarías que te fueras sin la parte más incómoda todavía, eh? Después de todo, la protección es muy importante – Dijo Emm.

Carlisle buscó algo en los cajones mientras Emmett iba a la cocina y traía bananas. Edward los miraba sin entender y Jazz solo abrió mucho los ojos y contuvo la risa.

_Aaah! Aquí están – Dijo su padre mientras casaba un par de condones del cajón. Emmett no resistió más y se echó a reír en la silla.

_Papá, para que tienes eso en tu escritorio? – Señaló Edward con su cabeza los productos. Carlisle pareció darse cuenta de algo muy importante y se puso más pálido que de costumbre.

_Pues…. Esteeeee… - Jasper lo miró extrañado, y entendiendo algo se alejó del escritorio como si tuviera una descarga eléctrica.

_PAPÁ! MÁS RESPETO, ES MI MADRE! – Gritó Emmett tapándose los ojos. El hijo menor de los Cullen se puso un poco verde.

_¡¿Quieren que los deje ir?! ¡¡Pues simplemente pon correctamente el maldito condón en la maldita banana!! - Gritó Carlisle.

_Vale, vale, no había que enojarse… - Murmuró el musculoso. Pero repentinamente una sonrisa apareció en su cara y agregó – Mira, Eddie, te lo muestro rápido y luego tú.

Agarró el pequeño paquete, lo desenvolvió y lo puso en la banana en menos de tres minutos. Jasper y Edward lo miraron como si tuviera tres cabezas.

_Bien, Jazz, ya que estás con mi hermana, al menos demuéstrame tu protección – Dijo desvergonzadamente Emmett mientras Jasper se punía tan rojo como Edward antes.

Lo agarró, y con un poco más de esfuerzo que Emmett, lo puso. Levantó la banana en un gesto victorioso mientras Emm aplaudía y Ed solo ponía los ojos en blanco. Carlisle se tapó la cara con las manos, mientras negaba con la cabeza.

Edward agarró la banana que resultó ser la más grande. Y un condón de los que casi no había, sin saber cual "era su condición especial". Trató y trató, pero el maldito trozo de látex no entraba. Jasper y Emmett aguantaban la risa de forma muy mal disimulada, pero Edward ni cuenta se dio. Siguió tratando hasta que lo logró, y se paró (se había sentado en el suelo) todo despeinado.

_Tendrías que estar despeinado por otra cosa, sabes… - Dijo casualmente su hermano mayor mientras Carlisle agarraba la banana. Pero cuando lo hizo…

Una masa amarilla se salpicó por todo su rostro y el escritorio. Ahora los tres adolescentes se reían sin parar.

_Edward, ¿Qué condón le pusiste? – preguntó su padre mientras se limpiaba los ojos. El nombrado solo se encogió de hombros.

_Aaaah, "de calce ajustado"! Ahora entiendo! – Dijo Jasper tomando el envoltorio. Emmett cayó en otra ronda de risas.

_Edward – Dijo serio su padre.

_Si? – Preguntó éste mirándolo con esa mueca en su rostro.

_Corre…

_Cómo? – preguntó confundido su hijo.

_CORRE A INICIAR TU MALDITA VIDA SEXUAL ANTES DE QUE TE AGARRE Y NO PUEDAS DISFRUTARLA!!!! – Gritó a todo pulmón Carlisle mientras perseguía a Edward.

Edward se avivó y salió veloz como un rayo por la puerta. Jasper le golpeó el brazo a Emm para que dejara de reírse. Ambos vieron la maligna sonrisa en el rostro de su padre y de su suegro, se miraron con miedo.

_La misma advertencia va para ustedes chicos – Dijo el hombre acercándose lentamente a ellos mientras retrocedían – Aunque dirían que disfruten lo poco que le queda de ella, sería tonto decirle que las iniciaran.

Salieron corriendo como Edward mientras Emmett decía: _Allá se fueron mis ganas de esta noche…