NOTA IMPORTANTE: hey, soy yo de nuevo. Viendo películas de crepúsculo la otra tarde no pude evitar sentirme melancólica, así que empecé a releer (con cierto temor) mi antigua historia, la cual abandoné sin piedad ninguna hace un par de años. Como la idea aún sigue en mi mente he decidido continuar con la misma, no sin antes editar los capítulos ya subidos (algunos de los cuales dejan mucho que desear) para mejorar la escritura y no tocaré las notas de autora que dejaba aunque sean horribles. NO CAMBIARÉ LA HISTORIA, SOLO LAS COSAS SIN SENTIDO. En fin, espero que mis antiguos lectores resurjan de sus cenizas al igual que he hecho yo. Muchas gracias por todo.


Hooola , bueno, lo primero que los personajes de Stephenie Meyer no me pertenecen (mas quisiera yo...) y lo segundo que diiisfruten del fic!


Camino sola hacia la penumbra del bosque, estoy tan alejada ya que no soy capaz de oír la voz de mi madre pidiéndome a gritos que dé media vuelta, que es peligroso. Pero yo siento la llamada de alguien...alguien familiar que me impulsa a seguir caminando... Y entonces al llegar junto al lago, la veo, la fuente de esa llamada.

Junto al agua una chica me mira fijamente. Desde mi posición puedo observar que es joven, y muy bella, casi tanto como pálida, con pelo negro corto y descuidado. Pero lo que más me llama la atención son sus ojos, dorados. Me da la impresión de que la conozco de algo, aunque no puedo recordar de qué. Busco en mi memoria alguna pista que me diga quien es la chica enfrente mía. Vienen a mi mente imágenes difusas de fotografía antiguas.

Y en ese momento lo sé.

FLASH BACK

Mi madre y yo solíamos pasar juntas las tardes viendo cosas antiguas de nuestra familia y amigos. Siempre he tenido esa curiosidad por saber cosas del pasado, y hasta hace poco pensaba que lo heredé de ella.

-¡Mama, mama! ¿Quién es ella?- le pregunté a mi madre señalando una foto de un antiguo álbum que había llamado mi atención.

-Cariño, su nombre era Alice y ella... -me respondió ella con ternura- ella.. es...- miré a mi madre con atención.

-¿Quién es?- su única respuesta fue una caricia en la cabeza, tras la cual se levantó y salió de la habitación, con lágrimas en los ojos puedo asegurar.

Me quedé allí sin saber que decir ni que hacer mientras la veía salir de la habitación, así que opté por preguntarle a mi abuela.

-¡ABUUUELA!- entré corriendo en su habitación con la foto en la mano, y dándole un susto de muerte a la pobre mujer, que saltó sobresaltada en su silla.

-Cielo, no me des estos sustos...

-Lo siento, solo quería decirte si podrías contarme algo sobre Alice.

-¿Alice?- asintiendo le tendí la foto la foto y se quedo observándola con gesto ausente.

-Dios, ¿de donde has sacado esto? -me susurró preocupada.

-De un álbum muy antiguo que había en un baúl de mi cuarto.

-De acuerdo, la chica de la foto se llamaba Mary Alice Brandon, era mi hija, es decir tu tía. Te pareces mucho a ella, ¿sabes? Me la recuerdas demasiado...

-¿Donde está ella ahora, abu?

-Muerta.

FLASH BACK

Parpadeo confusa. No puede ser la misma Alice de la que hablaba mi abuela, me dijeron que estaba muerta... Pero si eso fuese cierto ¿por qué la chica del lago se parece tanto a la de aquella fotografía y como es qué seguía exactamente igual que en la foto?

Empecé a temblar. Estaba asustada, realmente asustada, tan asustada que no me di cuenta de que ella se había movido y ahora estaba a mi lado. Me sonrió y me puso en paquete en la mano. Observé el paquetito en estado de shock y cuando alcé de nuevo la mirada ella ya se había ido.

Decidiendo que si me hubiese querido matar ya lo hubiese hecho, y que por tanto, la probabilidad de que fuese una bomba era cercana a nula, me dispuse a abrir el paquete encontrándome un vestido muy bonito y una carta:

Para Cyintia:

Estoy bien. Dale recuerdos a tu madre y a tu abuela. Pregúntale por mi historia. Pienso que ya tienes suficiente edad como para saberlo. Ya va siendo hora de que conozcas a tu familia.

P.D: adjunto una foto de mí y de tu tío, se llama Jasper, algún día te lo presentaré.

No entendía que estaba pasando. Sentí como las lagrimas recorrían mi mejilla. No puede ser, pero, si ella estaba viva, ¿por qué no visitaba a mi madre? ¿por qué aparecía justo ahora?

Salí corriendo hasta mi casa preguntándome si todo aquello no había sido un sueño, pero llevaba el vestido y la foto, ¡no podía ser un sueño!

Al llegar a casa, me tumbé en el sillón con el vestido aún en la mano, un sueño, quizás el vestido y todo lo demás era producto de mi imaginación. Tenía que serlo pues yo no encontraba razonamiento lógico para todo aquello...

El sonido de la cerradura de casa hace que mis pensamientos se pierdan. La puerta se abre dejando paso a mi madre, que nada más verme se lanza sobre mí.

-¿Cyntia? ¡Aquí estas! - me dijo mi madre llorando, mientras me abrazaba.- hemos llamado a los bomberos, a la policía... ¡Nos has dado un susto de muerte!- en ese momento se detuvo- ¿quién te ha dado eso?- me preguntó mirando el vestido que traía en las manos.

No hizo falta que le contestase, pues mi abuela ya lo había hecho por mi.

-Alice...


Espero que les guste, y si quieren dar ideas para un nuevo fic, pues se agradecería muchísimo!


Pues lo dicho, notas en negrita= notas de corrección. Espero que os guste más ahora que antes y gracias por leer (de nuevo)

:)