Los personjes pertenecen a Stephenie Meyer, solo la trama es mia.

Hola mundo!!!!

Aqui vengo con otro fic, -si ya se que han de decir: "pero si tiene otro fic, y una serie de Drabbles"- pero como veran eso no me importa pues en algo tengo que ocupar mis tardes, ademas de que me encanta escribir!!! y ademas de este fic, tambien voy a empezar a subir una traduccion que estoy haciendo, en este fin de semana subire el prologo, para que esten atentos.

Ahoro no los sigo aburriendo, espero que les guste.


Me quede recostado sobre la puerta, mirándola dormir, su pequeño y delicado cuerpo descansaba debajo de las sabanas, un mechón de cabello negro azabache tapaba una parte de su hermoso rostro, parecía estar en paz. No habíamos podido dormir durante dos días. Era extraño recordar nuestra vida hace un mes, los dos estábamos felices de que nuestra mediana pero eficiente firma de moda se hubiera consolidado en el extranjero apenas un año después de su creación. Alice había estudiado diseño de modas y yo administración y contaduría; podría decirse que lo teníamos todo planeado. Al graduarnos con honores los dos, fundaríamos nuestra propia firma de moda, ella se encargaría de los diseños y todas esas cosas, mientras que yo me encargaría de las finanzas.

Todo había salido según nuestros planes, todo menos a lo que nos enfrentábamos ahora. Hace un mes Alice había sido diagnosticada con Leucemia. Cuando el doctor me lo dijo mi mundo se vino abajo, "el cáncer es sinónimo de muerte" es lo único que mi mente repetía una y otra vez. Me obligue a tranquilizarme, ella no me podía ver así, yo iba a ser su apoyo y no me podía dejar vencer. Me sorprendió su reacción cuando se lo dije "Todo estará bien, tu y yo podemos contra esto si estamos juntos" me había dicho.

Normalmente la cura para la leucemia es un trasplanté de medula ósea de alguno de tus padres o familiares, pero Alice al ser huérfana no tenia oportunidad a eso. Esme y Carlisle, sus padres adoptivos, se habían hecho las pruebas de compatibilidad, con la esperanza de que por un milagro alguno de los dos fuera compatible, pero ninguno lo era. Yo también me las había hecho, incluso mi prima Bella, -quien ahora nos apoyaba con la gerencia de la firma, al yo estar todo el día en el hospital con Alice- pero tampoco habíamos sido compatibles. En la espera de un donador, habíamos iniciado con el tratamiento de la quimioterapia y radioterapia. Alice estaba reaccionando bien, hasta que hace dos días había empezado con nauseas y vomito como efectos secundarios, ahí la razón de que no hubiéramos podido dormir y de que estuviera feliz de que ahora lo estuviera haciendo.

Camine dentro de la habitación del hospital y me senté en el sillón que estaba junto a la camilla. Desde que la habían internado, no me separaba de ella ni por un segundo, excepto los momentos cuando se la llevaban para hacerle estudios. Según estos el nivel de gravedad era alto y tenia que quedarse en el hospital, todo el tiempo que fuera necesario.

Yo había tratado de seguir manejando la firma desde el hospital, con la ayuda de mi laptop pero era imposible. Así que Bella había ofrecido su ayuda, y ahora ella controlaba todo en la oficina, siempre siguiendo las órdenes que le daba desde el hospital. Me habían permitido traerle algunas cosas a Alice, y lo primero que le traje había sido un cuaderno de dibujo y unos lápices, puesto que ella amaba dibujar.

-Buenos Días, Jasper- me saludo Edward.- Veo que por fin se pudo dormir, tu también deberías hacerlo. No le gustara verte con esas ojeras cuando despierte.

-Buenos Días, Edward.- le regrese el saludo- Voy a intentarlo, aunque no creo lograrlo.

Empezó a revisar los signos de Alice.

Edward era un interno, estaba a unos meses para empezar a ser residente y finalmente doctor. El era el encargado de la habitación de Alice y de otras en diferentes pisos. Lo conocimos al llegar al hospital y lo considerábamos casi como un amigo. Hacia cuanto pudiera para ayudarnos a hacer la carga menos pesada. Alice le había tomado cariño fácilmente, luego de que le consiguiera gelatina de limón.

-Todo esta normal- levanto la cabeza cuando termino de escribir- Según las enfermeras, tendrán nuevos vecinos en la habitación de junto.

Señalo la pared que nos separaba de la habitación a la izquierda junto a la nuestra.

-Al parecer aquí las noticias vuelan- me burle, pues siempre que llegaba a contarme algo, para que me despistara un rato, era algún dato que le había dado una de sus tantas enfermeras/admiradoras.- Deberías alegarte un poco de tus admiradoras. Te están pegando lo chismoso.

-Tengo que ser amable con ellas, si quiero seguir consiguiendo gelatina de limón.- que bueno que era un tipo caballeroso, a Alice le agradaba esa gelatina- y hablando de admiradoras.

Me tendió un papelito. Cuando lo desdoble note que era un número telefónico con el nombre de Olivia arriba. Si no amara a Alice, no me la pasaría todo el día en hospital. ¿Qué no se daba cuenta de la situación?

-Si yo fuera tú, me alejaría del segundo piso. Esta asignada a ese piso por el próximo mes.- me guiño y luego salió del cuarto, no sin antes despedirse.- Nos vemos al rato. Si pasa algo me avisas.

Me levante y tire el papel a la basura.

-¿Así que, una admiradora?- escucho la alegre voz de Alice a mis espaldas.

-¿Cuánto tiempo llevas despierta?-le pregunte acercándome a ella y depositando un beso en su frente.

-Lo suficiente como para saber que tendremos nuevos vecinos- ladeo la cabeza hacia la otra habitación.- Y ni se te ocurra ir al segundo piso.

Fingió estar amenazándome, señalándome con su fino dedo índice.

-No te preocupes, al único lugar que voy es a la cafetería y esa esta en el cuarto piso.

-Hablando de comida, escuche algo sobre una gelatina de limón.- sonrió como ya pocas veces lo hacia, desde que habíamos llegado al hospital.

-Tal vez Edward, te pueda traer un poco en la tarde.- me senté en la esquina de la camilla y deje mi cabeza recostada sobre la suya.

-¿Cómo va todo con la firma?-me pregunto sin moverse.

-Acabo de hablar con Bella. Todo va viento en popa y dice que tus diseños se están vendiendo como chocolate caliente en invierno.- sujete una de sus manos y empecé a dibujar círculos sobre su palma.- Te manda saludos, y dice que tal vez venga a verte durante la semana.

-Esperemos que no llueva, cuando venga- dijo sarcástica.

A Bella no le gustaban los hospitales, y seria un milagro si de verdad viniera.

-¿Por qué no duermes un rato? Prometo que no me escapare por la ventana- su idea me hizo sonreír. Ella si hacia caso a el dicho de: a mal tiempo, buena cara.

-¿Y que vas a hacer tu?

-Voy a diseñar un rato.

Me separe de ella y le acerque su cuaderno y un lápiz.

La habitación era muy grande, perfectamente podría caber otro paciente en la habitación. Junto a la camilla se encontraba un sillón de una sola pieza, que para ser sincero era muy cómodo, pero si te dormías ahí, despertabas con un grave dolor de cuello. Me dirigí al otro sillón que había debajo de la ventana de la habitación. Este tenia la ventaja de que se podía hacer cama, algo realmente útil cuando prácticamente vives en el hospital.

No se cuanto tiempo me había dormido, pero cuando desperté me lleve el susto de mi vida. La camilla de Alice no estaba. Al principio imagine lo peor, pero luego de ver por casualidad un reloj, me di cuenta de que era hora de que la llevaran a la radioterapia.

Me pase una mano por el cabello, despeinándolo aun mas, tratando de que mi corazón regresara a su ritmo normal; cuando vi atreves de la puerta un camilla con una cabellera que me era raramente familiar.

Inconscientemente me dirigí a la puerta para echar un vistazo. Mire de reojo a la otra habitación –donde iban a llegar los nuevos "vecinos"- y a la dueña de la camilla, era a la última con la que esperaba volverme a encontrar.


¿Que tal? ¿Les gusto?

Alguna duda o lo que sea me la pueden decir en un review. Ahora si que como los maestros dicen "Ninguna pregunta es tonta".

En mi profile voy a poner un "horario" se le podria decir, de como voy a seguir subiendo los capis, de mis diferentes historias.

¿¿¿REVIEWS???