Problemas de ángeles

Como de costumbre, en la Torre "T" de los Jóvenes Titanes, la cosa estaba media caótica. Tenemos a Starfire con su pequeña "Silvy" tratando de encontrar algo comestible en la cocina y combatiendo contra los monstruos del reino funji en el refrigerador, Cyborg no paraba de gritarle a la pantalla gigantesca en la que estaba jugando un nuevo videojuego de carreras (Realmente le desesperaba que el control "estuviera descompuesto" pero realmente se moría por comprar ese nuevo X-box que detecta tus movimientos con una cámara) Chico bestia, por otro lado estaba corriendo, mejor dicho, huyendo de la ira de Raven (Principalmente porque había "leído" uno de sus preciados libros de historias antiguas en el baño)

Robin, por su parte, no había salido de su habitación en muchas horas, en realidad no lo veían desde el día anterior, pero no le prestaron la menor importancia, ya sabían lo paranoico que era cuando las calles de la ciudad parecían limpias de malhechores y villanos (Hasta el molestísimo "Doctor Luz" decidió sacarse las pilas). Seriamente hablando, Robin tenía un problema: adicción al trabajo, no podía parar de revisar monitores ni un minuto, escasamente se permitía dormir, o dejar las pantallas para comer. Quizá pro que vivía estresado, se desesperaba cuando no tenía el estrés de mantener la ciudad a salvo.

En esos momentos se encontraba mirando monitores e ideando planes: ¿Qué hacer si Plasmus se escapa de prisión? Un momento, si lo hace, es seguro que recibió ayuda, pero ¿Quién sería tan torpe o tan poderoso como para tratar de hacer una alianza con él? Obviamente que no sería Cinder block. Pero, ¿Y si tenían una amenaza como Slade nuevamente? Sus pensamientos permanecían así al tiempo que miraba al techo, cuando una risita le sacó de ellos.

- ¿Quién anda ahí? –Silencio absoluto- ¿Star? ¿Eres tú? – Nuevamente no recibió una respuesta.-Tal vez fue mi imaginación.

- ¿Imaginación? –Robin dio un respingo- Si pudieras comprar imaginación embotellada, no sabrías usarla, eres un amargado.-

- ¿Quién es? ¿Quién está ahí?- Oyó lo que parecía el sonido de alguien corriendo por aquel espacio, Recorrió su propia habitación, siguiendo el sonido por cada rincón, cada hueco, hasta que su paranoia le hizo espantarse cuando se halló frente al espejo. Tenía que reconocerlo: estaba muy pálido, y se sentía fatal, quizá un descansito no le vendría mal. Parpadeó y cuando volvió a mirar, en donde debería estar su reflejo, se encontró la imagen de una chica de cabello largo hasta los hombros, partido a la mitad en forma de corazón, notoriamente más alta que él (mucho más alta, tal vez tan alta como Cyborg) de preciosos ojos gris azulado, de piel algo bronceada y vestida con ropas chinas, en colores negro y dorado.

Creyó que sus ojos le engañaban, que era efecto de alguna clase de alucinógeno como el que estaba en la máscara de Slade la última ve, quizá era una imagen residual de alguna cosa que vio en la televisión, tal vez… era un alucinación provocada por la luz tenue, aunque la más probable era que había trabajado más de la cuenta, estaba cansado y con los niveles de azúcar por el subsuelo. Así que salió de su habitación, tallándose los ojos con un puño.

-¡Miren quién salió del caparazón!- Exclamó Cyborg al verlo fuera- Casi creí que habías caído en coma o algo así

- Igual yo, creo que necesito un poco de pizza, una larga siesta y una buena dosis de videojuegos. He estado alucinando

-¡¡Hola!! ¿Y apenas te das cuenta? – Chico bestia hablaba como si fuera lo más obvio del mundo

De repente las luces fallaron, Cyborg encendió su lámpara y Starfire iluminó el lugar encendiendo uno de sus puños con energía tamaraniana.

- ¡Muy bien! ¿A quién le tocaba pagar la cuenta de la luz de este mes?- Todos se le quedaron viendo al chico de piel verde

- A ti, Chico bestia- le respondió Raven

- Quizá sólo se fundió un fusible. Iré a ver- Sacó una lámpara miniatura de su cinturón y se encaminó al obscuro sótano del edificio. Bajó y bajó, trató de recordar dónde rayos se supone que quedaba la caja de fusibles y lo más difícil: ¿Dónde guardaron los nuevos?

-¡Bú!- Le saltó la misma figura de antes, haciéndole caer sobre un montón de cajas, que a su vez tiraron las múltiples torres de cosas provocando así que las cosas se convirtieran en un autentico basurero.

-¡Robin! ¡¿Qué pasó?! –Star se apresuró a volar escaleras abajo, seguida de Raven y Chico bestia como un perico.

-Estoy bien, estoy bien ¡Auch! No pasó nada, solo…- Levantó la vista y vió bajo una luz verde a la misma visitante de hace un rato.

-¿Quién es ella?- Cuestionó Cyborg al mirarla

-¿La pueden ver? ¿O sea que no estoy alucinando?- Se llevó una mano al rostro-Entonces… ¿Quién eres?

-Soy Rainy Bloo-Dijo mientras se sentaba flotando en el aire con las piernas cruzadas. Mientras que Raven se sentaba sobre alguna montaña de escombros y con su tono indiferente dijo:

-¿Ángel de la guarda?

CONTINUARÁ…


¡¡Hey!! ¿Qué tal? ¿Qué les pareció mi primer fic de los jóvenes Titanes? ¡¡Déjenme un review plis!!