La calma después de la tormenta

Todos en la torre se encontraban algo tristes y cabizbajos de vez en cuando (excepto Terra, después de todo, ella no convivió mucho tiempo con Bloo, y además se enteró de lo ocurrido de palabras del chico Bestia) Uno creería que la ausencia de Bloo afectaría más a Raven, pero ella ya había estado separada de Bloo, así que sabía que cuando ella debía irse debía superarse rápido. Lo que no se creerían (o hubieran creído hacía varias semanas) sería ver a Robin melancólico por su ausencia…

o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o

Este es el plan— dijo decidido el titán— Raven, si Bloo te dio su espejo para que controlaras tus poderes, significa que ella debió utilizarlo con el mismo propósito, de esta forma deberíamos lograr acercarnos a ella en este momento que está tan inestable. — Expuso firme el titán líder.

Em… pregunta ¿Cómo le vamos a hacer para acercarnos sin que esos rayos nos dejen como pollo frito? — Recalcó sarcástico el titán animal.

De eso nos podríamos encargar nosotros— intervino la tormenta de hielo— Un rayo no es más que una manifestación en movimiento de la energía, sólo hay que… transformarla.

¿En qué se puede convertir un rayo? — cuestionó nuevamente sin entendimiento alguno.

Visto de forma… digamos metafísica moderna— respondiole el ángel—Esa energía es eléctrica, y la puedes convertir en luminosa o calorífica. Y para hacerlo, hay dos opciones: déjarlos chocar con algo, o recibirlos con otro impacto de energía similar.

¡¿Qué?

Dice que hay que hacer fuegos artificiales con eso— le explicó Cyborg— es como jugar "tiro al blanco", excepto que aquí el blanco se mueve y si te toca es letal.

Muy bien— habló Robin—mientras ustedes se encargan de los rayos, Raven y yo intentarémos despertar a Bloo.

Y con estas palabras todos se apresuraron a prepararse y de inmediato llegar al techo de la torre, quienes podían volar; ayudaron a los que no, mientras comenzaban a ser cercados por una lluvia, ahora de terribles relámpagos que se acercaban peligrosamente a cada momento que pasaba.

¡Bloo debe estar en el ojo del huracán! — Les indicó Robin — ¡Debemos acercarnos lo más posible a él!

Robin era llevado por Raven, mientras Starfire lanzaba bolas de energía verde a cada rayo, generando con esto una explosión en el aire a causa del impacto de ambas fuerzas, Cyborg estaba montado sobre el pterodáctilo verde que era el Chico Bestia, evadiendo el peligro con ayuda de su cañón de iones, y al igual que Starfire, generaba una pequeña explosión en el proceso.

Cuando se hubieron encontrado en el ojo del huracán, notaron lo que parecía una esfera de polvo y viento en cuyo interior se hallaba Rainy…

Raven, ¿Crees poder usar el espejo desde esta distancia? —preguntó el líder.

No estoy segura—le apuntó la gótica— ni siquiera si este plan va a funcionar…

¡Bueno, confórmate con saber que aún tenemos una última esperanza!— Le contestó Robin serio. La chica pasó su mano sobre el dibujo del cuervo en la parte trasera y luego lo apuntó hacia la esfera para reflejar a Rainy, y con esto el espejo cambió a la que era su forma original: un espejo de cabeza ovalada y cuyo mango parecía una columna corintia, en cuya parte trasera se admiraba el dibujo de una nube y algo parecido a un pequeño rayo…

Listo, he conseguido enlazarnos con la mente de Rainy… pero no aseguro que podamos entrar…— Raven tenía Razón, el enlace estaba hecho pero no era muy firme. El espejo les había absorbido (de la misma manera que lo hubiere hecho en una ocasión con chico Bestia y Cyborg) y se encontraban caminando en medio de la obscuridad, teniendo como piso una nube infinita. De repente vieron correr una figura de color blanco.

¡Espera! — Gritó Raven— ¡Rainy! — Robin se sorprendió, ¿Esa era Rainy? La pequeña figura corrió en dirección opuesta a ellos, dejando a su paso el eco de una risa característica de una niña pequeña… Raven se apresuró a seguirla mientras Robin corría detrás de ella a toda prisa, hasta llegar a una mesa triangular.

La pequeña figura tomó asiento en un trozo de nube ubicado en uno de los lados de aquella triada, ahora consiguiendo que su figura se volviera más nítida: Era una niña, de corto cabello blanco un poco azulado que le llegaba la altura del cuello, la piel blanca y preciosos ojos grises, vestida con una túnica, también blanca, con pequeños detalles brillantes en los bordes. Desde otro sitio llegó una niña similar, vestida con un vestido violeta, rojo y dorado, pero con el cabello mucho más largo y recogido en una cola de caballo con un curioso flequillo cayéndole sobre la frente que se partía por la mitad en forma de corazón sobre sus ojos, también grises El lado de la mesa cuyo sitio aún estaba desocupado, tenía por asiento una especie de trono hecho con nubes doradas.

Raven… esa es…—Robin estaba confundido— ¿Qué está pasando aquí?

Como ya te habrás dado cuenta, el espejo es un medio para conocernos a nosotros mismos. — le explicó con voz sombría— En mi caso, es para poder interactuar con mis emociones sin que se salgan de control, en el de Rainy, es para mantener unidos a la persona que fue y que es…— Raven se acercó a la niña de cabello largo— Esta es la identidad de Reiny, la nube que yo conocí — dijo acariciándole el cabello a la pequeña, que sonrió y le dio a Raven un fuerte abrazo. — La Reiny que ha procurado ser desde siempre— dijo devolviendo el abrazo— Y tú eres… la primera Rainy, — dijo cargando a la otra— La original Bluria Stormy, eres la memoria…S ese recuerdo…— La niña volvió a ser esa figura blanca e indefinida de antes y al instante, pasó frente a sus ojos el mismo sentimiento y la misma visión que hubo tenido esa pequeña en la cuna de la civilización…

o.o.o.o.o.O.o.o.o.o.o

En su mente, Rainy revivía recuerdos que se había esforzado tanto en olvidar… pero que aún la consumían por dentro. Recordaba haber visto a la gente ahogarse y rogando misericordia al tiempo que alzaban la mirada a la bóveda celeste, vio miles de ojos inundados con miedo y desesperación, y ella… no sentía nada. Vio la lenta muerte de un grupo de niños que ella conocía, y después todo se volvió obscuro. Se encontraba totalmente sola y perdida en la obscuridad, no supo por cuánto tiempo se mantuvo vagando en aquél desolado sitio hasta que descubrió una salida… había una voz que le llamaba desde una intensa luz blanca, como si hubiera una ventana en esa infinita prisión.

Parpadeó múltiples veces por la luminosidad repentina, cuando abrió los ojos, se halló a sí misma sola en una prisión de cristal. ¿Qué estaba pasando? ¿Dónde estaba? Lo último que recordaba era… Las imágenes de lo que provocó su falta de control se repitieron lentamente frente a sus ojos, la culpa era una carga tan pesada que la hizo caer sobre sus rodillas y llorar desconsoladamente…

Lo siento…— Dijo y repitió— Lo siento… lo siento… lo siento…— Mientras repetía estas palabras su llanto se volvía cada vez más fuerte y desesperado— ¡Lo siento! Yo no quería… ¡No quería hacerlo! — Pegó entonces su rostro al suelo— Perdónenme… ¡Por favor perdónenme!

Deseó volver a su estado anterior, deseó no haber regresado de ese sitio… No había nadie que le perdonara lo que hizo, había perturbado la delicada (y reciente) estabilidad del mundo ¿Era éste su castigo? Eso debía ser… después de todo ¿Qué clase de ángel era ella? (los recuerdos de esos niños del pasado revivieron en su cabeza) Ella siempre supo que los ángeles son temidos pero, nunca odiados… ¿Por qué la odiaban a ella? Y si los humanos le odiaban… ¿Por qué no se lo advirtieron? O era que… ¿Los humanos estaban llenos de odio…? (Recordó a esos niños siendo "protegidos" por sus madres) No… ellos se cuidaban uso a otros… Y a todo esto ¿Para qué existía ella? ¿Quién podría esperar una tormenta en el desierto? ¿Quién podría querer una tormenta en el mar? Una tormenta no trae más que caos y destrucción… esto era lo mejor. Si la expulsaban del cielo, se convertiría en un caído, y si se convertía en demonio de todos modos tendrían que destruirla… Pero aún no era un caído… y a los superiores no les agradaría tener que matarla…

Como fuera, llegaría al mismo encierro, para ella esto era lo más cercano que podría estar a la muerte, la verdadera muerte. Estando sola. Ella, un ser que no tenía nada…

/Fría como una estatua de sal
En un mausoleo de cristal
Seca hasta los huesos por llorar
Y muerta como puede estar
Tiberio en su huacal./

Pasó un rato más en la misma forma (ya sin derramar más lágrimas) pero mirando a su alrededor (sentía curiosidad por su prisión) la escasa luz chocaba contra todas partes y adquiría tonalidades diversas en cada rincón… al menos habían tenido piedad de ella… De repente sintió algo cálido a sus espaldas… Se giró y miró un hueco en las paredes de su prisión. Miró el exterior y observó la belleza que acompañaba al Sol… Entonces notó que su prisión de cristal se disolvía en algunas partes más finas… ¡Estaba hecha de hielo!

Hielo… ¿Por qué el hielo le provocaba esa sensación? ¿Acaso debía recordar algo que…? El pequeño hueco fue cubierto por algo y después apareció ahí un joven con vestiduras nórdicas… traía una capa hecha con piel de oso, y una armadura que simulaba ser un dragón… ¿Pero quién era? Era… Reconoció esos ojos grises (idénticos a los de ella) ¡Era él!

¡Iz! — Gritó ella con unas cuantas lágrimas en los ojos— ¡Hermano mío eres tú! — Exclamó mientras le abrazaba al otro chico (ahora muchísimo más alto que ella, y con una apariencia diferente)

Izewind, por su parte, en cuanto tuvo la oportunidad de romper se abraso tan desesperado observó con detenimiento a la pequeña niña que estaba frente a él… Esa era Bluria. Con los mismos ojos grises que él tenía, vistiendo las mismas ropas que en la cuna de la civilización, algo desgarradas con el tiempo, desgastadas con la humedad y temperaturas extremas al igual que a capa blanca, opacadas con el paso de los años y empañadas con las lágrimas que la pequeña derramó tiempo atrás. Su rostro aún era el mismo, pero se notaba en él un camino obscuro que se abría paso desde sus ojos hasta el final de sus mejillas, sus labios partidos y su piel más fría que el propio hielo (demasiado hasta para un ángel como ellos). Mas ahora su corta cabellera blanca terminaba a la altura de sus rodillas.

/Toda en ruinas como el Partenón,
sola como terminó Colón,
pálida como una Mona Lissa,
amargada como un limón,
arrugada como acordeón./

Debía admitirlo, se veía completamente indefensa ¿Quién sospecharía que una criatura como esta habría casi destruido lo que acababa de ser creado? Ciertamente ni siquiera él mismo podía creerlo aún. Su propia gemela, ahora era su hermana menor. Había perdido miles de años estando sola, ahí atrapada y sumida en un profundo sueño (que él mismo contribuyó a inducir para salvarla a elle y al resto de la humanidad) y comprendió que no podía dejarla sola, y prometió que nunca más la dejaría sola, él siempre estaría ahí para salvar a su hermana de cualquier peligro, inclusive de ella misma… aunque, pareciera que Rainy no recordaba nada de lo que sucedió…

/Como la Esfinge cuando perdió su nariz,
como Alejandro Magno sin su espada y sin su dardo,
como un pobre Cristiano en pleno Imperio Romano./

Pasado casi un año, Iz ya había recorrido casi todo el mundo en compañía de su hermana, quien aún mostraba agrado por ciertos objetos del mundo de los humanos. (Inclusive había encontrado la forma de guardar sus cosas dentro de una botella) Por lo que siempre se mantenía cerca de ella, hasta un día en el que les mandaron llamar en el plano superior, pero Bluria se separó de él mientras cruzaban una dimensión intermedia, aparentemente, algo había llamado su atención en aquél lugar… Intentó ir por ella, pero un emisario venido de los altos mandos, le dijo que lo mejor sería dejarlo ser…

Todo cuanto había ocurrido, lo había hecho con un propósito.

.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.

Raven observó la expresión de Robin, ella misma había puesto esa misma expresión la primera vez que vió aquél recuerdo de Rainy, hacía ya un buen número de años, la última vez que se habían visto… Recordó aquella tarde (Nublada, como siempre estuvo el clima desde la llegada de Rainy), Ella había estado ahí por casi dos años, ayudando a Raven a controlar sus poderes por medio de la meditación, ayudadas del espejo mágico.

El día en que Raven logró una meditación profunda, no solo se conectó con el espíritu de la tierra… también con los entes del fuego, agua y aire… y eso incluía a si ángel de la guarda… También recordó que se habían vuelto aún más unidas luego de aquello… a pesar de que nunca le dijo a Rainy que había visto lo que había ocurrido con ella en el principio de la civilización. Recordó que a Rainy no le gustan las despedidas, y partió esa misma noche, dejándole a Raven solo una nota y un recuerdo

/Busco algo que pueda contestar
porque estoy cansada de pensar
"¿Cómo es que transcurren los segundos
y yo sobrevivo a este diluvio universal?" /

Robin no tenía palabras, se había quedado completamente mudo, una cosa era haber escuchado de palabras de "Los cabezones" aquello, pero… el arrepentimiento y la culpa fueron aún peores. Las niñas, entonces, se acercaron a él, y cada una lo tomó de una mano.

No te preocupes— le dijo la de blanco con una voz dulce e inocente — Todo va a estar bien.

Escucha a tu ángel de la guarda— Le dijo la otra con más confianza y energía en su tono de voz, un gesto más parecido al de la Bloo que él conocía— Itobaldik…

La última palabra resonó como un eco en todo el lugar, justo antes de que las niñas desaparecieran junto con la mesa triangular, la obscuridad adquirió la forma de una nube, y la imagen poco a poco se convirtió en el ojo del huracán en donde se encontraba la verdadera Rainy, con la única diferencia de que ahora estaban dentro de esa esfera que parecía proteger a la peli-blanca… Ahí estaba ella: sentada abrazando sus rodillas, con la cabeza baja observando lo que ocurría abajo con la mirada perdida…

Habían salido del espejo. Mejor dicho, habían sido sacados del espejo. "¡Demonios!" pensó Robin. ¡Ya casi lo lograban! ¿Qué pasó? No lo entendía… pero… aún resonaban esas palabras en su mente:

"Todo va a estar bien…"

"Escucha a tu ángel de la guarda…Itobaldik…"

"Itobaldik"

/Sin más esfuerzo la explicación
aparece en un viejo cajón…/

Por alguna razón, Robin sintió que un impulso se apoderaba de él y le obligaba a hablar ¿Era la culpa? ¿Era un remordimiento de conciencia pro haber hecho llorar a quien quería ayudarle? ¿Era acaso el temor de ser el causante del nuevo gran diluvio universal? ¿Acaso era el miedo de que fallara en su misión de proteger a la ciudad? ¿Quizá una mezcla de todo eso? O acaso… ¿Era el reconocimiento de que había fallado terriblemente a causa de su propia tortura mental?…

¡Bloo perdóname! ¡Cometí un grandísimo error! — Gritó al tiempo que se acercaba lo más posible a ella, mientras un viento en el interior de esa esfera le dificultaba su avance… sin embargo no se detuvo dio un par de pasos y ese viento arreció aún más, sin embargo el titán logró llegar hasta Bloo y colocar su mano en su hombro. — ¡Tenías Razón, soy un completo Itobaldik!

La chica peli-blanca levantó la cabeza y se giró para ver al titán, sus ojos parecieron recobrar el brillo perdido, su sonrisa fue acompañada por una expresión de extrañeza y acto seguido habló…

¿Tú llamándote itobaldik a ti mismo? — Rió un poco— ¡Debo estar soñando!

/…y en menos de una sola fracción
vuelve a vivir y se viste de verde el corazón/

Nada de sueños Rainy… Le llamó la atención a chica gótica con un par de lágrimas queriendo escapar de sus ojos.

Ravy, calma… si no controlas tus emociones segurísimo que va a pasar algo…— entonces pareció notar el desastre a su alrededor— malo… Mejor me callo— Se auto corrigió con algo de pena, mientras la esfera de viento se desintegraba en el aire.

Los otros titanes no supieron qué pasó exactamente, solo vieron a Robin y Raven flotar sobre un par de nubes hasta el techo de la torre y se reunieron con ellos.

¡Sanixantra Onark Qiproieniye! — Se oyó decir a Bloo y después la tormenta cesó. Las nubes dejaron de verse amenazadoras y volvieron a ser como en los días anteriores, pero esta vez, caía una lluvia ligera sobre toda la ciudad.

Como la Esfinge cuando perdió su nariz,
como Alejandro Magno sin su espada y sin su dardo,
como un pobre Cristiano en pleno Imperio Romano.

o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o.o

Robin observó el horizonte en el que se observaba un hermoso atardecer, con nubes doradas, rosadas y violetas adornando el contorno de ese leonado sol vespertino. Había habido algo de actividad entre ladrones de bancos, criminales menores y alguno que otro ex alumno del "Hermano Sangre". Ya no estaba tan paranoico como antes, pero…

— Vaya, y pensar que antes detestabas a Rainy— Le señaló Raven a su espaldas.

— Supongo que me acostumbré a sus excentricidades y tareas raras... — contestó el líder— Parece que la torre está más callada.

— No solo eres tu quien lo percibe. Pero cuando Rainy se va… hay que aceptarlo, así debe ser. — Dijo la chica— cuando ella fue mi ángel… la extrañé muchísimo… parece que el lazo que se forma entre ambos es como de…

— Hermanos— dijeron al mismo tiempo.

Vuelve, vuelve,
Vuelve, vuelve.
Que mi vida se desliza por un caño,
que mis pies de estar parados tienen cayos,
¡Ya no se como decirte que te extraño!
Y ya en estas, he pasado más de un año…

— Supongo que era inevitable— continuó Robin— Después de todo, rompimos las reglas…

Flashback—

¿Cómo que te tienes que ir? — Preguntó el Chico Bestia haciendo ojitos de perro. Todos estaban reunidos en la sala y sentados en el sillón, teniendo frente a ellos a los hermanos tormenta.

Si… es… una orden de allá arriba en el plano superior— Respondió tímidamente la peli-blanca—… ya saben… cosas de ángeles…

¿No podrías quedarte un poco más? — rogó Starfire. — ¿O al menos nos visitarías después?

Lo siento Star, pero... no sé si pueda…—su hermano habló por ella ante la perpleja mirada de los presentes (Exceptuando a Raven, que tenía su mirada escondida detrás de su capucha).

Pues... ¿Recuerdan las reglas? — Continuó la peliblanca.

¿Las reglas? — El aparentemente, Chico Bestia no las recordaba.

Sí— dijo la tormenta de nieve— Regla número dos: no ser vista por otros más aparte de ustedes, y regla número uno… no encariñarse con Bloo. — Por el tono que usó Iz, ahora estaban en aprietos.

Quieren hablar allá arriba sobre mi comportamiento y… el hecho de que esta es la segunda vez que… pasa esto que acaba de pasar…— dijo algo nerviosa. — No sé qué clase de castigo me impongan… pero espero poder regresar. — Los titanes mostraron una expresión de tristeza en sus rostros. — Bueno, por lo menos puedo despedirme como se debe— continuó— cuando fui el ángel de Ravy solo pude dejarle una nota, pero ahora… si voy a cumplir penitencia…

Este no será un "adiós" — le dijo Raven— Es un "hasta luego" — La peliblanca abrazó a la chica cuervo efusivamente, ese abrazo era también para compensar no haberse despedido la ultima vez… Y así comenzó la larga despedida, llena de abrazos… Chico Bestia se convirtió en un oso para ello, Cyborg casi lloraba con la emoción del momento; Star... abrazó a Rainy como solo ella sabe hacerlo y cuando fue el turno de Robin…

Siento mucho esto— dijo— es todo mi culpa…

No te preocupes— le contestó ella— por lo menos ya te diste cuenta que eres un Itobaldik, el primer paso es admitirlo. — Robin rió con sarcasmo.

Por cierto Robin…— Llamó su atención la chica, al tiempo que hacía aparecer entre sus manso una botella blanca— no sé si se me permita volver a pisar tierra y… no creo que estén preparados allá arriba para recibir a "Los cabezones", así que… ¿Me harías el favor de cuidarlos?

Cla-claro— contestó torpemente al recibir la botella.

Recuerda siempre contarles algo nuevo, por lo menos una vez al día. No se les puede dejar solos por mucho tiempo o comenzarán a pelear, y créeme que no es fácil restaurar piezas de roca tallada con los mismos siglos de edad que ellos. — Indicó. — ¿Crees poder con esta responsabilidad en lo que regreso?

No hay problema.

Fin del Flashback—

Vuelve, Vuelve,
Vuelve, vuelve,
Que mi barca se está hundiendo en el lodo,
que de angustia me he mordido hasta los codos,
que mi mundo está vacío y aburrido,
que me muero por tenerte aquí conmigo.

Ya llegada la noche, la luna se acompañó de una fuerte lluvia torrencial, no había rayos ni un aumento en el nivel de las aguas… era una lluvia normal, de esas que en el día no te dejan salir a jugar… Cada Titán admiraba esto desde un sitio diferente. Alguien escuchaba la lluvia mientras preparaba la cena (tofu al horno con salsa de mango); alguien más mientras dormía a un pequeño gusanito mutante; otro alguien, mientras arreglaba un sistema dañado por la humedad y uno más, estaba sentado en una habitación descuidada y sucia (que parecía la casa de "Los locos Addams")

Vuelve, vuelve,
Vuelve, vuelve…

— Escuché que había una vacante desocupada — interrumpió una voz a sus espaldas— ¿Aceptarían a un titán más? — Se giraron y se sorprendieron mucho de ver a una chica con la piel muy blanca, vistiendo ropas chinas en color negro con adornos blancos en las costuras y el cabello suelto y muy largo de color negro con un curioso flequillo que se partía en forma de corazón en su frente, casi ocultando sus preciosos ojos grises…

— No lo sé, no tenemos suficientes habitaciones— le contestó Robin con una sonrisa formándose en su rostro, mientras Raven sentía que la alegría hacía una fiesta en el interior de su mente.

— Eso no será problema, — contestó la otra con una sonrisa y el mismo tono juguetón que Robin estaba usando— sólo necesito un armario.

—Hm… está bien. Pero primero debemos saber tu nombre— Habló Robin con un tono para nada serio.

— Bluria, Bluria Stormy— Respondió la recién llegada con una sonrisa traviesa.

— ¡Que feo nombre, no te queda!— Exclamó el líder titán y Raven continuó

— ¿Qué te parece… Rainy Bloo? — La chica sonrió y continuó

— Dime sólo Bloo— Respondió la otra justo antes de abrazar a ese par

FIN.

Ending: "Angel in my Heart" by "Jump5" —

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-RAINY BLOO ANGEL DE LA GUARDA-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Horus Reborn: (La auctora se ve parada frente a una cortina azul y una pantalla de plasma donde se ve el título: "BLOO: ANGEL DE LA GUARDA, ¡GRAN FINAL!") ¡Terminado! ¡Finalmente! (Expresa efusivamente la auctora) Después de todo un año, la historia de Rainy Bloo, el ángel de la guarda, ha llegado a su fin. Espero que le hayan entendido a este capítulo, intenté hacerlo como una compilación de referencias del presente de Robin, fragmentos de lo que recuerdan los demás y fragmentos del sentimiento de Bloo…

(Se escucha una protesta por parte del público, la prensa comienza a acosar a la auctora con micrófonos, cámaras, celulares y flashes en todas direcciones)

Horus Reborn: ¡Por favor cálmense, cálmense! Toda historia es como un cordel, siempre tiene dos extremos, en este caso: un inicio y un final. Y… ya hemos llegado al final

(La multitud comienza a cuchichear y murmurar sin consideración alguna en cuanto a modular la voz, mientras que la prensa comienza a gritar desordenadamente sus preguntas, desde las simples e ingenuas hasta las incómodas y tontas que no tienen nada que ver con el tema)

Horus Reborn: ¡SILENCIO! (grita y todo el mundo se calla, la auctora continúa hablando con una linda sonrisita gatuna) si tienen alguna pregunta que hacer…!(comienza a subir el volumen de voz la muchedumbre) ¡Duda, sugerencia, o comentario! (se hace el silencio repentino nuevamente) Deberá dejarse en un review.(La prensa comienza a retirarse mientras que el otro grupo de lectores agolpados sobre barra de contención y las ventanas viene a acosar a la auctora con reclamos, lloriqueos y demás… por cierto asustando a la auctora, por lo que lo siguiente lo dice gritando y casi casi a la carrera) ¡Recuerden que las amenazas de muerte deben estar correctamente escritas; sin faltas de ortografía, errores gramaticales, fallas de sintaxis ni palabras altisonantes, de lo contrario serán rechazadas! (Comienza la lluvia de lechugazos y jitomatazos) ¡Me regalan ingredientes para pasta italiana y ensalada César! ¿Cómo supieron que me gusta la comida italiana? (pregunta ingenuamente, cuando alguien le da en la cabeza con una lata de refresco vacía) ¡Nos vemos en otro fic! ¡Adiós!

(La auctora sale corriendo por la puerta de atrás siendo ayudada por los Titanes, evitando fans/lectores en el camino, la cámara que filma el documental de esta conferencia de prensa se detiene frente al auto de Cyborg y se ve cómo entran todos en un costado (Primero Cyborg, del lado del conductor, a su lado Raven porque no le gustan las multitudes y en el asiento de atrás van apretados Robin, Rainy, Star, Terra, Chico Bestia y la auctora), pero unos segundos luego de cerrar la puerta, ésta se vuelve a abrir, sale la auctora corriendo con lo que parece ser una cartulina color azul, del otro lado del campo visual se nota una nube de polvo y ruido mientras la auctora sube al auto y se oye que grita desde su interior "¡ACELERA! ¡YA! ¡CORRE, CORRE, CORRE, CORRE!", la cámara regresa al foro donde se estaba llevando a cabo la conferencia de prensa y se ve un letrerito azul pegado con cinta sobre la pantalla y escrito con gruesas letras negras el siguiente mensaje)

**P.D.: Les dejo aquí el link de las canciones utilizadas para este capítulo:

"Vuelve" by Shakira: http:/www(punto)youtube(punto)com/watch?v=duDXtTt7HEY&feature=fvsr

"Angel in my Heart" by Jump5 http:/www(punto)youtube(punto)com/watch?v=lOyfeAPry8g

Y también, les dejaré el link al tema musical de este fic (inventado por mí)

"Oda a la Tormenta" by Yami Horus Draco Ángelus (Dígase yo mera, claro que en Youtube aparezco como YamiHorusReborn): http:/www(punto)youtube(punto)com/watch?v=cIBc-qfqJsU
(si quieren la letra, está en el capítulo 5 de este mismo fic… creo que no me oí muy bien, pero entiendan, tenía la garganta un poquito irritad ay un micrófono algo defectuoso)

¡Un beso y un abrazo a todos! Felices fiestas, beban ponche, cómanse todo lo que les pongan enfrente (pero con precaución o si no, para año nuevo, los van aponer en la estufa a ustedes, y no precisamente a cocinar (XD)), no se excedan con la sidra, disfruten sus regalos y (por supuesto) compartan todo el tiempo que puedan con su familia y/o seres más amados, porque sin ellos, ustedes no serían lo que son y sin ellos, esta época pierde la magia

¡Matta ne!~Ciaossu!**