Epílogo Viaje en Bus

.

- ¿Estás bien? – El sonido de su voz me hizo volver a la realidad.

- Sí… – susurré.

- Cierra los ojos – dijo estrechándome más en sus brazos.- Procura no pensar… - Cerré mis ojos - Te quiero mi Bella… más que mi propia vida…

- Te quiero Edward…

- Antes que te duermas…

- ¿Si…?

- ¿Quieres ser mi novia? – lo miré y le regalé una pequeña sonrisa.

- Si quiero… - Estiré mi cuello para dejar un pequeño beso en sus labiosy me entregué al sueño más dulce de mi vida.

Algo me estaba llamando a la realidad… apreté mis ojos, no quería despertar. No quería salir de mi burbuja de felicidad… No quería que llegara otro día, que el maldito reloj me indicaba que cada vez me quedaba menos a su lado… y es que sí, ahora era su novia, pero nuestra separación era inminente.

Mi cabeza seguía apoyada en su tibio pecho y mi mano cerca de su corazón…

Sus dedos trazaban suaves líneas en mi brazo y espalda…

- Sé que estás despierta, amor… - Edward susurró. Sonreí manteniendo mis ojos cerrados… - Si no te despiertas lo haré yo… - oh oh, esto lo iba a manejar yo. Abrí mis ojos y Edward me besó rápidamente… apenas unos toques suaves… - ¿Cómo estás?...

- Mejor que nunca… - dije estirándome levemente, pero auch… algo en mi pelvis y en mi abdomen se sentía tirante… como si hubiese andado a caballo y junto con 300 abdominales… solté un bajo siseo.

- ¿Te duele algo? – dijo preocupado… Es tan extremista a veces.

- No Edward, estoy muy bien… - mas que bien… Al estirarme me di cuenta que estaba bajo las sábanas y cuando pasó lo de anoche no… - ¿Cómo es que estamos bajo las tapas?

- Cuando te quedaste dormida, te cargué y nos acosté como corresponde…

- Mmm… - Esperé unos segundo… una pregunta rondaba mi cabeza- ¿Edward?

- Dime...

- ¿Tu… - me puse muy nerviosa – tu estás feliz… digo, te gustó? – Qué sabía yo, hasta ayer era una pobre virgen. Me ruboricé.

- No sabes cuanto ansiaba ese momento… y me encantó, sólo que cierta personita se resistía mucho y me estaba volviendo loco… - sonrío de forma ladina... era tan sexy.

- … - Bufé sonriendo – No es tan así… ayer casi me entregué en bandeja de plata y para ti fue como si nada…

- No fue tan así… estábamos en la habitación de mis padres y no hubiese podido… tu sabes.

- Pero, nos hubiéramos ido a tu cuarto…

- Bella… - dijo un poco tenso – Simplemente no podíamos ayer… por algo fuimos a la farmacia, no podíamos hacer algo así sin cuidarnos… - asentí. Pero por lo que yo sabía y las benditas charlas de sexualidad nos enseñaban… en esas cajitas no venía solo un preservativo… Definitivamente quería volver a sentir lo de anoche, ahora no creía que doliese mucho, aún así el dolor no era nada comparado a sentir a Edward… otra vez.

Me estiré y saqué del buró uno de esos sobrecitos… Volví y me levanté ligeramente para sentarme sobre su regazo, de cara a él… Edward no entendía que hacía hasta que estuve encima, trató de sentarse, pero yo no me salí.

- Bella, ¿Qué-

- Shhh… - Lo besé callándolo. No quería reclamos, lo quería a él, lo deseaba. No sé cómo había perdido tanto tiempo con eso del autocontrol y no haber hecho esto antes… En el bus si hubiese sido necesario. –Me he aguantado mucho tiempo… - bajé para besar su cuello, él estiró su cabeza hacía tras pegándola al cabecero – Ahora no se si quiero parar…

Una de mis manos comenzó tocando su clavícula y a bajar lentamente por su pecho… Volví a sentir un leve roce en mi parte interior… sonreí. Estaba listo. Mi mano llegó justo debajo de su ombligo, en la entrada de mi locura… Le busqué y cuando lo encontré lo tomé con cuidado…

Rompí el sobrecito y saqué el preservativo… según lo que recordaba de esas clases de sexualidad lo ubiqué en la punta y comencé a deslizarlo despacio con mi mano por toda su extensión… Oí como Edward tomó una gran bocanada de aire reteniéndola.

Me levanté levemente y lo llevé al interior de mi cuerpo… Cerré mis ojos y me dejé llevar por los instintos… Al fin hacía caso de ellos…

Ya no sentía dolor… sólo había una mínima sensación de ardor que no era nada comparado a las sensaciones que me embargaban en esos momentos.

Comencé a moverme hacia arriba y abajo… lentamente… en un plácido vaivén… Las manos de Edward recorrieron mi espalda hasta mis caderas tomándolas con apremio… Abrí mis ojos y él tenía sus párpados cerrados también… Esto no era placer individual… era tan íntimo como ayer…

Lo besé apasionadamente para que abriera sus ojos y así lo hizo…

- Mirame… - Susurré mientras nuestros hálitos se mezclaban gracias a nuestras pesadas respiraciones.

Era la sensación más erótica que había experimentado… Edward de vez en cuando arrugaba su frente y gemía… yo mordía mi labio para no desenfocarme de su mirada.

Un nudo comenzaba a formarse en mi estomago y sabía que esto terminaría pronto… No quería. Gemí levemente y paré… Edward supo que estaba dilatando el momento…

Con las manos en mis caderas las levantó.

- Espera… - Iba a preguntar, pero dijo - Aún no. Respira hondo. – Asentí y comencé a respirar como él indicó.

- Así es… - susurró.

Volvió a sentarme sobre él elevando un poco a la vez su cadera…

Hizo más fuerte el agarre sobre mí y comenzó a guiarme a un ritmo circular… despacio, tomándose su tiempo... disfrutando…

Definitivamente sabía lo que hacia porque no pude mantener el ritmo de respiración… el nudo en mi estomago volvió a apretarse mas fuerte aún y las corrientes en mi espalda la recorrían con mas intensidad… mis piernas comenzaban a acalambrarse, pero no de dolor…

Era una sensación desesperante, pero placentera a la vez… No quería que se terminara, pero sabía que al final estaba el punto que me dejaba en blanco…

- Por favor Edward… - dije con voz suplicante.

- Por favor, ¿Qué? – dijo besándome

- Por favor, ya. –mordí su labio y él reaccionó.

Edward marcó un ritmo rápido y comenzó a moverse con fuerza… Nuestras miradas no pudieron mantenerse más… Apoyé mi frente en su hombro y él cerró los ojos… ni siquiera podíamos mantenerlos abiertos…

Cuando inicié el clímax tuve que morder su hombro para acallar mis gritos… Sólo cuando casi estaba terminando Edward se dejó ir en un gran estallido de satisfacción…

Posé mi frente en su hombro otra vez y rodeé su cuello con mis brazos… él exhaló una gran bocanada de aire… mi respiración estaba por el suelo y la suya también…

.

Al rato después, cuando ya estuvieron regularizadas él declaró

- Wow… eso realmente estuvo…

- De puta madre... – dije terminando la frase. No lo pude evitar... Ambos reímos a carcajadas.

----------------------------------------------------------------

Y así pasó nuestra semana… no podía dejar de tocar a Edward y mis provocaciones nos llevaban a hacerlo en cualquier parte de la casa… el piso, las paredes, la ducha, el sofá, la cocina, hasta el piano… y eso si que fue…uf… wow.

Apenas comíamos… era… como estar en otro mundo… nadie nos molestaba, era nuestra burbuja de amor y placer…

Claro que hubo un día en el que mi querida amiga Alice llegó a la casa quién sabe como… creo que Edward tenía razón, ella era una hormiga atómica… Menos mal estábamos almorzando.

Sabía a qué venía, yo había prometido llamarla, pero había estado muy ocupada como para pensar hasta si había sol afuera…

Jasper no dejaba de enviarnos miraditas acusadoras… Edward *sutilmente* lo hacía comportarse…

Alice estaba que explotaba… tuve que llevarla a solas a la habitación de mi novio para que no se le fundiera el cerebro…

Cuando le conté todo no paraba de gritar… se mordía los nudillos de las manos para poder mantener la atención… le pedí disculpas por no haberla llamado y ella lo comprendió… por eso la amaba. Era la mejor.

Pero mi distracción había sido tanta que olvidé avisar a Charlie que estaba bien en el *Fashion Week*. Y Alice, tan inteligente, lo llamaba todo los días colocándose al lado del equipo de música a todo volumen y con el canal de desfiles en la televisión para que escuchara la voz del *anfitrión que anunciaba los modelos*… Según ella mi padre se lo había tragado y cuando preguntaba por mí… ella sabía inventar cualquier excusa…

No podía correr riegos a si que llamé a Charlie en ese instante y con Alice le dijimos que estábamos en el hotel descansando… Claramente se escuchaba mas tranquilo después de oír mi voz… Sentía culpa por hacerle esto, pero si supiera cuán feliz soy…

Bajamos y conversamos los cuatro en el living… les anunciamos que éramos novios y ellos nos felicitaron haciéndonos prometer que hiciéramos futuras salidas de a cuatro…

Cuando se fueron despidiéndose con un abrazo… Edward y yo subimos corriendo a su habitación para no desperdiciar ni un momento….

.


-

-

Era mi última noche… los 7 días habían volado y no podía creer que esta hermosa fantasía acabaría… Por supuesto que seguiría siendo novia de Edward, pero… todo esto… nuestro lugar feliz… obviamente Charlie no permitiría visitas extendidas, no quería seguir utilizando a Alice como tapadera y ni siquiera sabía cómo decirle que volví de Phoenix con novio y peor si lo había conocido en el bus…

Estábamos con Edward en la cama descansando y se lo manifesté…

- Realmente no sé que decirle… - dije preocupada.

- ¿No quieres presentarme oficialmente todavía?

- No, no es eso… es que, simplemente Charlie no entendería esto...

- Si quieres yo puedo hablar con él… puedo hacerlo entrar en razón…

- Estás loco – dije negando con mi cabeza.

- Escucha – dijo seriamente – Sé exactamente qué decirle a tu padre…

- A ver ¿qué le dirías? – dije rodando los ojos.

- Le diría que hace siete días venía de Peoriaglendale…cerca de Phoenix en una charla de medicina… que decidí quedarme en mi antiguo hogar solo por un mes ya que necesitaba habituarme y salir un poco del estrés del primer año de Universidad… que no sé por qué quise tomar un bus… nunca lo había hecho y que así tenía mas tiempo para pensar, ya ves que las carreteas son caminos del viaje no solo físico sino también espiritual, te ayudan a reflexionar… que cuando subí caminé hacia el final del pasillo buscando dos asientos vacíos… no me apetecía sentarme con nadie, pero.. derrepente vi un angelito durmiendo plácidamente y babeando

- Edward yo no estaba babeando – le pegué un codazo.

- Auch… bueno, no estabas babeando… déjame continuar – dijo riendo sobándose la zona de la costilla – Prosigo… - volvió al semblante serio - vi a este angelito durmiendo y casualmente su asiento contiguo estaba vacío… que no pude evitar la tentación de sentarme a su lado y tan sólo verla dormir mientras durara el viaje…Y ahí lo hice, pero no conseguía llamar su atención, hasta le pedí refresco y nada… Cuando me quede dormido esperando, me afirme sobre su hombro, pero ella casi voló… Lo volví a intentar y me propuse conocerla… y sucedió lo que me temía…

- ¿Q-qué? - ¿algo no le había gustado?

- Después de hablar con ella resultó mucho más atractiva de lo que creía y necesitaba hacer cualquier cosa para tenerla…aunque sea por un rato… Después de unas horas me atreví y la invité a mi casa, el bus no era un lugar realmente apropiado para… No sé cómo ella aceptó y ahí dije – La tengo – Pero resultó ser la mujer más terca que he conocido… La tenté muchas veces… Robé de sus labios besos que no quería darme pero aun así respondía… Me encantaba, con cada minuto que pasaba su rechazo me volvía loco… Fui hasta su habitación, me metí en su cama dispuesto a hacerla mía, pero no… ella siguió tan firme como siempre… Creí que mi insistencia era en vano, que ella tenía buenas intenciones con migo… ella me propuso ser amigos y yo a regañadientes acepté, pero sabes qué?

- ¿Qué?

- Antes que se fuera amigos o no… te hubiese acorralado hasta que cayeras igual…

- Estoy segura que lo hubiese hecho, por algo fui a tu cama al otro día…

- Ajám, déjame continuar… Pasamos un día hermoso en el bosque… Fue algo, inexplicable… mis sentimientos por ella cambiaron, se intensificaron y me di cuenta que iba mas allá de un simple gusto… Entonces en la noche cuando ella fue a mi cama, la veía dispuesta, pero simplemente yo ya no era el mismo, no podía aprovecharme de ella… porque me había enamorado… - me miró con una tierna sonrisa - Ya sabes el resto… no creo que tu padre quiera saber los detalles…

- Absolutamente no… - reí – No te preocupes, conocerás a Charlie como corresponde claro que… tendremos que cambiar la versión de los hechos si no quieres que su arma sea tu sombra…

- … De acuerdo…

- Ahora… se viene la despedida…

Edward se lanzó sobre mí e hicimos el amor por última vez… En su casa.


Cuando llegué a mi casa todo estaba como si nada…

Alice me ayudó a inventar una buena versión para traer a mi novio y presentarlo. No pudimos evitar el tono purpúreo del rostro de Charlie, pero asumió que estoy grande y ya era una mujer. Y recibió *moderadamente bien* a mi modelito inglés.

Por mi parte conocí a los padres de Edward, claro que a ellos les contamos la verdad… Son las personas mas amables y compasivas que he conocido… me recibieron como una hija y hasta el día de hoy lo soy.

Acepté la oferta de Edward de ingresar *con ayuda* a la Universidad de Oregón…

Hace un año estamos juntos y él pasa a buscarme cada mañana…

.


Viajar 7 horas en bus muriendo de calor no es la mejor experiencia que puedes vivir. Si cierras los ojos solo esperando que el camino se acorte, hasta que una sensual voz te pide sentarse a tu lado,¿En que tipo de prueba transformaría este viaje?

Se transformó definitivamente en el mejor viaje de mi vida…

.

. FIN...


chicas... hoy me voy... no sabes cómo agradezco la recepcion ke tuvo mi historia... espero les haya gustado el final ke tuve ke hacerlo corto por cosa de tiempo... si no alcanzo a leerlo dejemne un mensajito igual si?

Kien sabe si algun dia cercano hago una secuela???

Gracias en vdd...No pude seguir la historia porke para la k no sabe hoy me voy a la armada y viviré una isla... espero escontrar algun dia a mi modelito ingles y ke uds lo encuentren tbn....

Hasta siempre... quierotu volvo.. Katherine Saavedra...

pd: amaré a edward cullen con todo mi ser por siempre XD