Nada me pertenece, lamentablemente. Excepto la trama, que si es mía. Fruto de mi loca imaginación, y tal vez del insomnio.


Superficial

Epilogo


"Puja un poco más Bella" gritó el doctor que estaba sentado entre las piernas de mi mujer. Bella sudaba y gritaba con cada contracción; y yo me sentía culpable. Aún después del segundo no me podía acostumbrar a las dolorosas contracciones y sobre todo a sus maldiciones en contra de mi parte.

"No puedo" sollozó, Marie ya había nacido sin embargo Charlie no quería abandonar el útero de su madre. Definitivamente este sería el último, o eso intentaríamos ya que luego del nacimiento de la pequeña Nessie habíamos intentado retrasar la llegada de otro miembro de la familia; sin embargo los mellizos sólo demoraron un par de meses luego del primero cumpleaños de Reneesme.

"Vamos amor, tu puedes. No podemos devolverlo ahora" dije bromeando intentando calmar sus ánimos sin embargo la mirada que me dio me dejó en claro que pasaría mucho tiempo antes que me dejara tocarla de nuevo. Suspiré y sólo apreté su mano mientras ella seguía pujando. Veinte minutos después del nacimiento de Marie, Charles Cullen nacía sano y con un llanto que nos heló el alma. Nuestros pequeños estaban bien, y se parecían muchísimo a Bella; todo lo contrario a Nessie quien era una copia mía en versión femenina.

Bella cayó totalmente rendida en un sueño que la mantuvo así hasta entradas horas de la noche, y los pequeños eran los bebés más tranquilos que habíamos visto. Sólo lloraban cuando debían mudarlo o cuando tenían hambre. Eran hermosos, tal y como su madre lo era.

"¿Dónde están los niños?" preguntó cuándo despertó, su voz estaba ronca después de haber dormido tanto. Me acerqué y la besé suavemente.

"Están dormidos ahora" le respondí sonriendo. "Gracias, son hermosos" la bebé nuevamente dejando que sintiera toda mi gratitud y amor hacia ella. No sólo me había dado el amor que había soñado toda mi vida, sino que me había dado tres hermosos hijos que demostraban el fruto de nuestro inmenso amor.

Un golpe en la puerta y un muy adorable 'papi' hizo que nos alejáramos. Sin embargo mi princesa, lo valía. Entró en la habitación caminando o más bien danzando con toda la gracia que una niña de dos años pudiera tener. Sus bucles rebotando mientras se acercaba y con una sonrisa que seguramente cuando fuera un adolescente sería rompecorazones.

"Onde tan mis hemanitos" dijo mirando por todos lados buscando a los bebes, provocando que nos riéramos. Ella frunció el ceño, y se cruzó de bracitos. "¿Onde tan? ¿Po que los econden?" preguntó inocentemente, mientras estiraba sus bracitos hacia Bella. La cargué y la senté junto a ella.

"¿Quién te trajo hasta acá?" le dije preocupado que mi hija anduviera sola por una clínica.

"Alice" respondió mientras se acurrucaba con su madre.

Las observé feliz, y justo en ese momento entraron dos enfermeras llevando dos cuneros que traían a nuestros bebés. Tomé a Marie y se la entregué a Bella, quien la miró con ojos llenos de lágrimas. Luego tomé a Charlie, quien dormía plácidamente. Nessie se acercó para verlo y sonrío.

Hace unos años atrás, jamás pensé que esto sería posible. Jamás pensé que sería una persona tan feliz y completa como lo era hoy. Estaba feliz, la vida me había dado los mejores regalos que me podía dar. Amor, hijos, dicha y mucha felicidad. Y tenía la certeza de que sería así por mucho tiempo.

Tal vez la superficie de una persona no lo es todo. En realidad no lo es. Lo que vale es lo que está por dentro, esa calidad humana que te hace querer conocerla más e incluso pasar tu vida junto a ella. Y bueno, si su superficie es tan hermosa como su interior, no es más que un mero bonus.

Uno muy bello.

Fin


N/a: demoré un día más porque entre estudio no tuve cabeza para terminar de escribir. Quiero agradecer a todas las personas que me leyeron, que dejaron su mensajito, que agregaron a favoritos y a alertas. Esta historia es mi bebé, la primera que me hace sentir realizada y que siento que mostré más de lo que he mostrado en mi forma de escribir y pensar. Muchas gracias por su apoyo, y espero que nos volvamos a encontrar en alguna de mis historias o en alguna de sus historias.

Espero que les haya gustado el final. Creo que tiene una moraleja que yo aprendí a la mala como alguna de ustedes podrán saber. Pero sé que es verdad, el envoltorio no hace al caramelo más dulce. Si no es el relleno del dulce lo que hace que lo disfrutes tanto. En fin, nos seguimos leyendo.

Para los que leen mis otras historias, la siguiente historia en ser actualizada de mi lista de Hiatus es "Our Last Summer" Para todos aquellos que no saben de qué va aquí va el Summary.

" Edward y Bella se conocen en Francia, cuando sólo eran unos adolescentes. Fue un más que un amor de verano, pero jamás lo dijeron. Uno de los dos se va, uno de los dos se queda con algo del otro. No se ven más, hasta que diez años después algo los vuelve a reunir./ UA."

Saludos, nos leemos pronto.

Caro.