Para Kokoro mi Alpha de parte de Electrica Cullen Black. Esta es mi forma de agradecerte los buenos momentos que paso con vosotras en tu habitación. Gracias de corazón por darme a conocer los escritos de Alexa Cullen, Jazzy W, Naty Celeste y los tuyos y por demostrarme que no estoy tan loca a causa de Twilight como pensaba, o que al menos no es tan malo. Ja Ja


REGALO DE AMOR

Raiting: M Declainer: Todos los personajes, menos Elen, son propiedad de Stephanie Meyer. La historia y Elen Masen son humildemente míos.

5 años después la vida y el amor siguen adelante en las cuevas.

INTRODUCCIÓN: "UN AÑO"

Hoy mi adorado Jaime cumple los 19. Hoy hace un año que llegué a las cuevas y le vi por primera vez.

Sonreí recordando cuanto miedo pase aquellos primeros días. Primero el secuestro por parte de Ian y Jared. Luego al despertar por primera vez y verlos junto a Doc... ¡ y pensar que creí que eran buscadores y un sanador a punto de insertarme!. Claro que , ¿qué otra cosa podría haber pensado?. Había bisturís y criotanques...

Menos mal que Jared me placó en el túnel cuando eche a correr. Que poco faltó para que me hubiese estampado contra la pared, al llegar al primer recodo.

Menudo chasco debieron llevarse cuando me operaron y no encontraron ningún alma para extraer. Y es que yo conseguía fingir ser el alma perfecta, debía hacerlo para sobrevivir. Claro que no es tan difícil, cuando tus padres son verdaderas almas desde que tienes uso de razón.

No conocí a mis verdaderos padres, desaparecieron cuando tenía pocos meses, no sin antes conseguir en tiempo record que sus ocupantes llegasen a quererme tanto, como para no soportar la idea de entregarme una vez que supieron donde encontrarme. Aquellas bondadosas almas me lo contaron todo cuando cumplí los 9 años, lo que hizo que los amase aún más. Para ellos no fue fácil ocultar mi verdadera naturaleza, debieron renunciar a muchas cosas para lograrlo.

Parpadeé para contener las lágrimas. Aún me abrumaba la pena por la separación y el dolor constante que les causará mi desaparición, cuando me permito pensar en ellos. Solamente Jaime, su existencia, me ayuda a soportarlo.

Suspiré al recordar cuando vi sus hermosos ojos por primera vez. Fue extraño. Acababa de despertar por segunda vez. Estaba rodeada de siete extraños y convencida de que dentro de mí había otro más, y sin embargo no pude dejar de mirar aquellos ojos marrón oscuro, que me hacían sentir especial. Cuanto me dolió pensar que él en realidad a quien sonrió fue a la otra. Pero allí no había nadie más y él lo sabía. ¡Lo sabía!.

Ame desde el primer momento su piel bronceada, su cabello largo y negro, tan sedoso, su sonrisa tímida. Yo no era más que una cría asustada de 15 años rodeada de extraños, pero me aferré a su mano al día siguiente sin dudarlo, para que me enseñase su modo de vida. Sus compañeros me asustaban, eran humanos y para mi humano era sinónimo de monstruos, torturadores y asesinos. Pero junto a él me sentía segura. Sabía que no tenía sentido, pero así era. Si él me miraba, si me rozaba, lo demás carecía de importancia.

Durante la primera semana la única compañía que toleraba cómodamente, aparte de la suya, fue la del pintoresco anciano, el querido tío Jeb. Wanda y Sol no me asustaban, eran buenas almas como mis padres, pero si sus parejas de las que nunca se separaban.

En ese tiempo nos contamos las historias de nuestras vidas. Su niñez antes de la invasión, era mucho más divertida que la mía, me hacía sentir que me había perdido muchas cosas. Apartir de la llegada de las almas, tenía que reconocer que yo lo tuve más fácil.

Me ayudó a superar la pena por la separación de mi atípica familia y a integrarme en esta comunidad, para formar parte de una más extraña todavía. La suya. Además sin saberlo hizo mucho más, me robo el corazón, el alma, la vida. Se convirtió en lo más importante para mí, en el ancla que me amarro a estas cuevas para siempre.

Cuando se disiparon mis miedos y él regresó a su cueva con Brand y Aarón, comprendí con dolor que ya no sería lo mismo. Ya no sería mi guardaespaldas, mi guía. Ya no compartiría sus días por entero ayudándole en sus tareas, ni dormiríamos juntos en el hospital o donde fuese contándonos confidencias.

Fui instalada con Heidi y Lily, y aunque me gustaban mis compañeras, sobre todo Lily, echaba de menos nuestras conversaciones, su respiración, observarlo dormir cuando yo no podía hacerlo, el vuelco de mi corazón al ver su rostro nada mas abrir los ojos... en definitiva lo extrañaba a él.

Esos recuerdos me devolvieron al presente y se me desdibujo la sonrisa. A pesar del tiempo transcurrido aún era así para mí.

A veces coincidíamos en alguna tarea o a las horas de las comidas y me hablaba, me sonreía. A veces me besaba la coronilla como si fuese su hermanita pequeña. Pero yo quería más, quería... Quería sentir sus labios sobre los míos. Quería que me rodeara la cintura con sus brazos y me atrajera hacía su pecho, como veía a veces hacer a Ian o Jared con sus parejas. Quería que fuera mío ¡Mío!.

¡ Malditas hormonas locas!. De sólo imaginarlo la respiración se me disparó, pues ahora además de amarle también le deseaba, y me permitía soñar con que algún día me correspondiese y compartiésemos nuestra primera vez.

En mí, el deseo había nacido fruto del amor. Me eran impensables el uno sin el otro, ambos tenían el mismo nombre propio: JAIME.

N/A: Soy nueva en esto, pero espero que les guste mi primer Fic. Seran 5 capitulos además de la introducción. Reviews por favor, quiero saber su opinión.

Electrica.