Model Shampoo

Aún era temprano cuando desperte.

Sonreí recordando la noche anterior.

Me gire al otro lado buscando al Sr. Cullen. Pero este no se encontraba.

Gruñí frustada, mientras maldecía a gritos a ese hombre que me traía de cabeza.

Elena, la jefa de mucamas, entró corriendo, espantada.

-Señora, ya debería hacerse a la idea de que el Señor no va a estar cuando despierte -Dijo, tranquilamente, al tiempo en que doblaba unas sábanas.

Yo la ignoré y me dirigí al baño.

Tendríamos que encontrar a un modelo para una marca de shampoo muy reconocida. Más mi agencia de publicidad...

Llevabamos semanas buscandolo, pero nada.

Me puse mi falda negra, y una blusa blanca con cuello. Tenía que vrme muy profesional. Yo no acostumbraba a usar zapatos de tacón alto, para mi, eran unas armas mortales. Opté por usar unos zapatos de piso, negros muy modernos y finos.

-Elena, ¿dónde dejo mi esposo las llaves de la cochera? -Grité, enojada. LLevaba 15 minutos buscando esas llaves y ni rastro de ellas.

Busqué bajo el sillón del cuarto, en la cocina, baño y comedor. Asi que... ¿Dónde demonios estaban?

-¿Ya busco en su bolsa? -Tomé mi bolsa seguro de que ya había buscado ahí.

-¡Claro que ya...! -Saqué aquel metal tintineante-. ¡Ya me voy!

Llegué a la cochera.

¿Qué auto usaría esta vez?

Preferí el Porshe 911, color amarillo.

No intentaba llamar la atención, pero este era mi favorito. Conduje pasando los 100 k/h. No importaba si me multaban, tenía que llegar rápido a esa junta.


-Es oficial, Bella -Aclaró Stevie, mientras miraba a todos-. Si no encontramos a un modelo pronto, nosotros...

-¡No! -Rugí con fuerza-. Esta compañía se distingue por sus buenos trabajos.-Negué, ferozmente con la cabeza-. Si nosotros no... ¡Nosotros debemos hacer algo, Stevie!

El me miró como si tuviera tres ojos.

-No hemos encontrado lo que buscan, Bella -Respondió, firmemente-. Sé que esto te afecta, pero...

-¡Y dale con tus ´peros´, Steve! -Esto comenzaba a sacarme de mis casillas-. Encontrare a alguien.

Salí de su despacho, inconforme.

Llevaba ya cinco años trabajando aquí. Nungún trabajo desperfecto. Y ahora llegaban los de Llolipop Fresh y exigían un modelo que tuviera estas cualidades específicas.

Me dejé caer en la silla de mi oficina. Sólo quería enfurruñarme y gritarle a cuanta persona se cruzara por mi camino...

-Sra. Cullen, su esposo en la línea 2 -Informó Jenny por el intercomunicador.

-Gracias... -Pulsé el botón dos y gruñí mi saludo-: Hola.

-¡Vaya, Bella! -Rió, feliz. Idiota-. ¿Así saludas a tu esposo, el que pasara toda su vida contigo?

Rodé los ojos.

-Puede que toda mi vida, pero ninguna mañana -Espeté, furiosa.

Suspiró al otro lado de la línea.

-Lo siento, amor -Se disculpó-. Tenía que salir a Inglaterra.

Fulmine con la mirada al telefóno y colgué con fuerza.

Pues si el iba a jugar a ¨Sr. Ocupado¨, yo también podía jugar.

Tome el intercomunicador y marqué a recepción.

- ¿Sí, Sra. Cullen? -Contestó Jenny.

-Si mi esposo vuelve a llamar... Dile que salí y que no sabes cuando regresare, ¿sí?

-Sí, como diga. ¿Otra cosa?

Lo pensé un momento y agregué:

-Comunicame con Jacob.


Me encontraba platicando con mi mejor amigo. Le conté que necesitabamos un modelo para un comercial de shampoo.

El se ruborizó, alegando que no sabía como actuar frente a las cámaras. Me reí abiertamente.

-Tú solo, guíate por mi, ¿ok, Jake?

Suspiró y asintió.

Su cara se puso aún más colorada cuando le dije que tenía que quitarse la camisa y aparecer solo con unos bóxers.

Esto provocó que él se sintiera más cohibido.

Y si no fuera porque estaba felizmente casada y con un hombre que satisfacia, ya me habría tirado a los brazos de Jacob hace un buen rato, literalmente.

Terminamos de grabar el comecial. Luego de varias cosas torpes por parte de Jacob -poducidas claramente por la vergüenza- había quedado totalmente perfecto.

Stevie convocó una junta para mostrarselos a los jefes empresarios del shampoo. A estos les facinó tanto que nos recomendaron con una fábrica de chocolates, muy famosa y reconocida para producir un comercial para niños.

Este día había sido muy largo.

Sonó el telefóno.

-Sra. Cullen, su esposo quiere verla -Gruñí.

-Dile que no... Que se puede meter sus disculpas... -Suspiré-. No tengo ganas de verlo.

Hubo un momento se silencio.

- Dice que le tiene una sorpresa esta noche -Imagine como se sonrojaba-. Y que sabe que se esta fantaseando ahora mismo con él...

Su voz se hizo entrecortada.

-Puedes decirle que Jacob esta mucho más bueno que él.

-¿Y por qué no me lo dices tú, Bella?

Oh, oh.

¿FIN?


Hola...

Umm.. Es un One- Shot.

Sé que querran conti.. Pero, bueno...

Tal vez haga otro fic hablando de que ocurrio con la pobre-afortunada Bella.

Nos leemos.

¿REVIEWS?