Disclaimer: ellos son de Meyer.

Summary: Aunque muchos lo lleguen a sospechar, nadie se atrevería a preguntar porque nadie se imagina que dolor y analgésico sean lo mismo en cierta ocasión. Alice/Jacob. Para Analu Cullen.

Bueno, Analu tienes razón al mil porciento, son OTP y me inspiré leyendo tu viñeta y aquí está la que pediste n_n

Y les cuento una historia graciosa? Estaba en mi cama tratando de encontrar a Morfeo y se me ocurre una frase y buscó una hoja corriendo y la escribo para que no se me olvide y pufff lo escribí todo xD


Dolor y analgésico

Alice se encuentra en el límite mirando al lobo rojizo salir de fase. Contempla su cuerpo desnudo y el deseo crece en ella como si fuese una visión proyectándose en su cabeza.

Se acercan como dos animales sedientos y hambrientos y en rápidos movimientos él se deshace de su ropa de diseñador, se gruñen y se arañan.

A Alice le fascina porque por primera vez siente el calor contra su cuerpo y la barba de tres días rasguñarle su piel marmórea. Y le excita.

Le fascina no saber qué es lo siguiente que él hará, porque no anticipa sus movimientos y la sorpresa le añade un toque de gusto a ese encuentro. Siente jaqueca y él con un beso y un gruñido en su oreja le hace olvidar que su cabeza palpita –porque el resto de su cuerpo lo hace también –.

Ella, con sus delicados movimientos de bailarina y él con sus torpes movidas inexpertas. Porque ella tiene cien años para enseñarle y él está dispuesto a aprender.

Nadie jamás deberá saber lo que sucede entre los dos, porque nadie aunque lo sospechara se atrevería a preguntar, porque nadie se imagina que dolor y analgésico puedan ser lo mismo en cierta ocasión.

Alice siente tener una venda en los ojos y se deleita escuchando el palpitar de su corazón y la sangre corriendo por sus venas, y que sea tan prohibida y mortal como volverle a devorar en un beso cargado de violencia.

Sus labios se golpean y sus dientes se chocan y Jacob huye de la ponzoña que brota de la boca de ella y a la vez quiere saborear cada fibra de esa piel que brilla como diamantes y se siente fría como el mármol.

Porque a Jacob le encanta, le fascina, le excita sentir la piel fría contra su cuerpo arder –a unos cuantos grados más de lo normal –porque siente su piel escalofriarse y los dedos de ella recorrerle cada rincón y sus manos apretar cada músculo que su condición de lobo le han dado.

Es eso, y nada más. Un momento de pasión mezclada con la violencia, como lo es devorarse un oso –por hambre o por sed –sólo eso y nada más.


Si te gustó, se lindo y deja un review :)

RobinWolfe