Disclaimer: los personajes pertenecen a Stephenie Meyer.


Protegiendo a la realeza.

Capitulo 1: Prólogo.

En una habitación amplia, de espejos en lugar de paredes, se encuentran alrededor de veinticinco niños, colocados en parejas, practicando posiciones de peleas, entre todos ellos destacan, como siempre lo hacen, un pequeño de cabellos cobrizos y ojos verde esmeralda que esta defendiéndose de los ataques de una niña de cabello marrón y ojos color chocolate.

─ ¡Cambio! Grita el instructor y ahora es el niño el que golpea y la pequeña se defiende.

Diez minutos más tarde, la pequeña se distrae por un dolor extraño en su pecho afortunadamente el niño siente la misma opresión en su pecho y se detiene justo antes de golpearla; se quedan congelados en esa posición, viéndose directamente a los ojos.

A pesar de tener solo diez años, se pierden en la mirada del otro, cambiando la opresión en su pecho por otra sensación más placentera, sus corazones laten más rápido, porque a su tierna edad, ellos dos están profundamente enamorados el uno del otro, un amor tan puro y tierno como el que puede haber entre dos niños, pero tan fuerte como el de cualquier adulto o incluso más.

─ ¡Masen! ¡Swan!¿Qué sucede?Pregunta el entrenador, haciendo que los niños salten y salgan del trance.

─ Nada responden al mismo tiempo y se preparan para comenzar de nuevo.

─ Continúen entonces ─ Los niños comienzan el ejercicio, con la extraña sensación en su pecho, provocando que no lo hagan correctamente.

Al finalizar la clase, el instructor le pide que los hagan de nuevo y los deja solos en el salón, él confía en que lo van hacer y de la forma correcta, después de todos ellos son los mejores de su clase.

─ ¿Tienes la misma sensación que yo? ─ Le pregunta la niña al chico.

─ Siento que algo paso…algo malo ─ Respondió ─ ¿Tu también?

─ Si ─ Contesto la pequeña asintiendo ─ La última vez que tuve esta sensación mi papá estuvo en el hospital.

─ La primera vez que yo lo sentí mi mamá llego con un yeso en la pierna derecha. ─ Comentó el ojos verdes.

─ ¿Crees que algo malo le paso a nuestros padres? ─ Preguntó temerosa la pequeña, el niño solo se limitó a abrazarla, pues era precisamente lo que sentía.

Sus padres eran Elizabeth y Edward Masen, los de la niña Rene y Charlie Swan; los cuatro eran los mejores agentes de la agencia Eclipse. Era común que se lastimaran durante sus misiones; pero lo que le preocupaba al niño era que nunca había sentido tan fuerte esa opresión en su pecho y que su amiga lo sintiera también no era bueno pues sus padres estaban en una misión los cuatro juntos. La abrazó más fuerte.

Se separaron y comenzaron con los ejercicios, terminaron a los quince minutos lo que el instructor les había pedido, sin embargo se quedaron otra hora practicando otras posiciones de pelea, intercambiándose, primero ella atacaba y luego era él quien lo hacia. Como los hijos de los mejores agentes querían que sus padres estuvieran orgullosos de ellos y siempre practicaban de más, por eso eran tan unidos. Además que el sueño de ambos era convertirse en los mejores agentes, pues les encantaba lo que hacían sus padres.

─ ¡Isabella! ─ El grito hizo que la niña girara su rostro hacia la puerta, recibiendo así una patada en sus costillas tirándola al suelo.

─ ¡Bella! Lo siento tanto ─ Se disculpó el niño, mientras la ayudaba a levantarse. Con su rostro totalmente arrepentido, pues odiaba hacerle daño.

─ No te preocupes Edward ─ intentó calmarlo, no le gustaba que se preocupara tanto.

─ ¿Te hice daño? ─ Preguntó examinando su cuerpo con la mirada.

─ No me hiciste nada ─ Mintió, pues le dolía su torso, pero ella sentía que era su culpa por distraerse, les habían enseñado a nunca bajar la guardia, pero esa voz tenia mucho tiempo que no la escuchaba. Quitó los ojos de Edward y observó la puerta nuevamente.

Allí se encontraba un hombre de cabello marrón corto al estilo militar; era realmente alto, casi llegaba al marco de la puerta o eso le parecía a ella, llevaba puesto unos Jeans oscuros, una camisa negra y una chaqueta de cuero marrón que resaltaba su piel blanca y sus ojos marrones iguales a los de ella y a los de su madre…

─ Tío Phil ─ Gritó la pequeña emocionada y fue corriendo en dirección al hermano de su madre.

Phil se arrodillo y le abrió los brazos, la niña corrió directo a ellos, la abrazó fuertemente y Bella sintió como temblaba, luego sintió algo húmedo que caía por su cuello, entendió que su tío estaba llorando, ella se separó un poco y vio los ojos tristes y rojos de su tío, cuando le iba a preguntar porque lloraba, entró Carmen; tía de Edward y directora de la academia. Corrió en dirección a su sobrino y lo abrazó sollozando. Edward y Bella cruzaron miradas confundidas y algo miedosas, pues eso confirmaba que algo malo había pasado.

A los pocos segundos, sus tíos se calmaron. Se vieron entre ellos y asintieron, pusieron a los niños uno al lado del otro y ellos de frente, tomaron sus manos y les dieron la terrible noticia.

─ Edward, Bella… sus padres… han muerto ─ Dijeron con dificultad sus tíos.

Los niños se quedaron en shock por varios segundos, luego se vieron a los ojos, soltaron las manos de sus tíos y se lanzaron a los brazos del otro llorando la muerte de sus padres. Sus tíos los abrazaron a los dos, tratando de consolarlos, Phil y Carmen se vieron a los ojos sintiéndose culpables, pues había otra noticia y estaban seguros que solo destrozaría, aun más de lo que estaban, a sus adorados sobrinos.


Aquí esta mi siguiente historia!! ¿Qué les pareció el comienzo? Se que deben tener varias preguntas, se resolveran mas adelante. Sera un EdxBe, pero tambien habrá JakexNess y un poco de AlxJa y RoxEm.

Mi primer fic como todos humanos… ¿Reviews?