Disclaimer: Los personajes le pertenecen a Stephenie Meyer, yo solo me divierto con ellos. xD

Bueno aquí tienen… Casi todas me pidieron lo mismo ^^ La boda entre Edward y Bella, y que aparecieran ciertos hijos por allí, así que fue fácil de complacerlas pues ya lo tenia escrito de esa manera jajaja. Que lo disfruten, yo disfrute mientras lo escribía! xD


Epílogo.

Seis meses después…

─ ¿Dónde están Jane y Alec Vulturi? ─ Preguntó Emmett después de golpear al hombre en la cara.

─ Nunca se los diré ─ Respondió aquel desagradable hombre, escupiendo a un lado de Emmett.

─ Si confiesas… no vivirás pero tu muerte será menos dolorosa ─ Le dijo Jasper colocándose frente a él y golpeándole en el estomago.

─ Hagan lo que quieran, esos gemelos son unos psicópatas, nada de lo que ustedes me hagan será peor de lo que ellos me harían si se enteran que les he dicho algo ─ Confesó el hombre que estaba amarrado en una silla, la sangre brotaba de su boca y su ropa estaba destrozada, llevaban dos días interrogándolo.

─ ¡Maldita sea! ─ Gritó Edward con exasperación.

─ ¿De donde sacaron las armas? ─ Preguntó Jasper, golpeándole de nuevo. El hombre no dijo nada ─ ¿Qué planean hacer los gemelos? ─ El silencio fue su respuesta.

─ No va a decir nada, lleva dos días ─ Dijo Emmett con cansancio, sacándose la sangre de su mano con un paño pequeño.

─ Larguémonos de aquí ─ Accedió Edward.

─ Mierda, ¿esa es la hora? ─ Preguntó Emmett sorprendido. ─ Vamos a llegar tarde.

─ Tienes suerte, pequeña basura. Tu sufrimiento se acaba aquí ─ Le dijo Jasper sonriéndole malignamente. ─ Tenemos que asistir a una boda.

─ Acaba con eso Jasper. No podemos llegar tarde. ─ Le dijo Edward girando hacia la puerta.

Mientras Edward abría la puerta pudo escuchar el sonido del disparo, no se detuvo, aquel hombre trabajaba para los hermanos Vulturi, Jane y Alec, lo atraparon gracias a una operación encubierta de tráfico de armas, el hombre había acabado con más vidas que los veinticinco años que tenia, también había violado y asesinado a mas de cinco mujeres, era una escoria y se merecía la muerte.

Edward encendió el auto y a los pocos segundos Emmett y Jasper se le unieron, mientras se alejaban de aquel abandonado almacén Edward acomodó el retrovisor para observar como aquel lugar volaba en pedazos, junto con cientos de armas robadas e ilegales, gracias a las cuales lo habían capturado.

─ Te encantan las bombas, ¿No Jazz? ─ Preguntó Edward burlón. Jasper, que estaba a su lado le sonrió de medio lado.

─ Ya me conoces, hermano ─ Le respondió y Edward se alegró de que le llamara de esa manera.

─ Les informo hermanos que si queremos seguir viviendo, será mejor que nos apresuremos, faltan veinte minutos para la boda ─ Recordó Emmett impaciente desde el asiento trasero. Edward asintió y piso el acelerador a fondo.

Les tomó quince minutos para llegar a su apartamento, ducharse, colocarse sus trajes y salir de nuevo a la iglesia. Jasper iba manejado esta vez, maniobrando entre los autos, rompiendo los límites de velocidad.

─ Cinco minutos Jazz ─ recordó Emmett. Jasper aceleró.

Tres minutos y treinta segundos después los chicos estaban frente a la iglesia, donde se celebraría la boda.

─ Con minuto y medio de ventaja ─ Dijo Jasper sonriendo.

─ Vamos, allí esta Carmen ─ Apuró Edward bajándose del auto.

─ Al fin llegan ─ Dijo con alivio la madre de Emmett.

─ ¿Qué es tan importante para casi perderse el día de su boda? ─ Preguntó con reproche la madre de Jasper.

─ Algo entre hombres, madre ─ Le contestó Jasper a su madre, Emmett asintió. Ambas mujeres pusieron sus ojos en blanco.

─ ¿Todo bien? ─ Preguntó Carmen a sabiendas de lo que estaban haciendo antes. Comenzó a arreglar el traje de Edward.

─ Todo bien ─ Le dijo Edward sonriéndole a su tía. Ella asintió.

─ Vamos, ya va a comenzar ─ Les dirigieron dentro la iglesia.

Entraron cada uno detrás del otro, Emmett de primero con su madre a su lado, Jasper le seguía y por ultimo Edward con Carmen.

─ No puedo creer que te estés casando ─ Le dijo Carmen con lagrimas corriendo por su rostro. ─ Has crecido tanto. Tus padres estarían orgullosos de ti mi pequeño ─ Agregó nostálgicamente. Edward sintió un nudo en la garganta y no pudo contestar, solo apretó un poco el brazo de su tía.

Todos caminaron hacia el altar con una sonrisa hacia sus compañeros de Eclipse, detrás de ellos llegaron las madrinas y padrinos, quienes eran nada más y nada menos que los príncipes de La Push y Twilight, Jacob y Renesmee, junto a Claire y Quil y los amigos de la Eclipse americana, Ángela y Ben; la música cambió a la tan famosa tonada de las bodas.

Bella fue la primera en aparecer, de la mano de su tío Phil, lucia un vestido sencillo, blanco, sin mangas que dejaba ver las cadenas en su cuellos de las cuales colgaban los anillos de sus padres y los dijes con los símbolos Cullen y Quileute, su cabello marrón tenia un pequeño recogido en la parte superior, con pequeñas flores blancas adornando el resto.

Alice y Rosalie fueron las siguientes, a cada lado de Eleazar, caminaban radiantes y con enormes sonrisas. El vestido de Rosalie tenia escote, tanto en la espalda como adelante, con tiras gruesas y le caía por los tobillos, su cabello con recogido en un moño elegante y alto; el vestido de Alice era en cambio sin mangas como el de Bella pero con una falda vaporosa, el corsé tenia pequeños brillantes su cabello corto lo llevaba suelto y liso.

Edward y los chicos suspiraron una vez que las chicas habían llegado frente a ellos, sin poder evitarlo, ninguno, le dieron un beso a la que seria pronto su esposa, se escuchó una risita por parte de los invitados, ya que lo hicieron al mismo tiempo.

La ceremonia fue rápida y tradicional, ninguno de los que se casaban le prestó realmente atención, ya que no podían quitar los ojos de su pareja. Para el momento en que se entregaron los anillos, Bella y Edward no pudieron evitar sonreír y leer lo que decían sus alianzas, una combinación de la de sus padres.

"Por y Para Siempre"

Estaba grabado en la parte interior de los anillos.

Luego de los muy largos besos, los felicitaron y fueron a la fiesta. Se celebró en un hotel elegante de Inglaterra, un paquete llegó inesperadamente en forma de regalo, no tenia tarjeta y los instintos de los seis salieron a flote. Intercambiando una mirada extrañada, los chicos se acercaron despacio al "regalo", colocando cada uno un oído sobre la caja, escucharon un "tic, tac".

Abrieron la caja rápidamente y observaron un reloj despertador de los antiguos, que estaba amarrado a un paquete negro. El reloj indicaba que faltaba menos de dos minutos. Enseguida supieron que era y gritaron a todo el mundo que saliera.

Cada uno tomó a su pareja y corrieron fuera del hotel, cuando la ultima persona salió, el lugar explotó haciendo que los que estaban mas cerca se cayeran por le impacto; escucharon un helicóptero retirarse.

Rosalie, Alice y Bella abrazaron a sus esposos un momento y luego fueron para asegurarse que los demás estuvieran bien y todos fuera. Del cielo comenzaron a caer pequeños papeles, Edward tomó uno en el aire y quedó paralizado. Los demás se acercaron y se pusieron pálidos al observarlo.

Un lado del papel estaba en blanco, la otra tenia… Una letra "V" impresa.

&.&.&.&.&

Cinco años después…

─ ¿Están listas las habitaciones Kim? ─ Preguntó la princesa Renesmee.

─ Todo listo Ness, yo misma las revisé ─ Le respondió rápidamente la chica que caminaba a su lado.

─ ¿El almuerzo? ─ Preguntó de nuevo Nessie, pero observando esta vez a Claire.

─ Lista para servirse a penas lleguen ─ Contestó Claire llena de felicidad y acariciando su estomago hinchado por los cinco meses de embarazo.

Los chicos de Eclipse, habían llamado y dicho que iban visitarlos hace una semana, el día había llegado y todos en el castillo estaban encantados, haciendo todo lo posible para que encontraran el lugar en perfectas condiciones.

Había pasado un año desde la ultima vez que los habían visto en el nacimiento de la hija de Emmett y Rosalie, la pequeña Lilian, que tenia el cabello negro de Emmett y los ojos azules de Rose. Seis meses antes se habían reunido para conocer al pequeño Jace, hijo de Alice y Jasper, Alice inventó el nombre combinando las dos primeras letras de Jasper y las dos ultimas de Alice; el niño había sacado el cabello dorado de su padre, pero liso como su madre y los ojos azules de Jasper. Esa ocasión solo fueron Jacob y Renesmee, habían dejado a sus hijos con sus abuelos.

Ahora se unían al grupo los mellizos de Bella y Edward, la pequeña Elizabeth y el pequeño Charlie, de tan solo cuatro meses, Elizabeth salió idéntica a Edward, de cabello cobrizo y ojos esmeraldas, mientras que Charlie se parecía mas a Bella, cabello y ojos marrones. Finalmente los iban a llevar a todos al castillo Cullen Black.

Renesmee sonrió al escuchar desde afuera los gritos de sus propios hijos, los príncipes mellizos, hijos de Jacob y Renesmee de solo dos años, Edward y Bella, llamados así en honor a sus guardaespaldas, ambos salieron de piel y cabellos oscuros como su padre pero con los ojos dorados de su madre.

Nessie se asomó a la ventana para observarlos jugar junto a Seth, Isa, como le decían a su hija, para no confundirla con Bella, había salido rebelde y atrevida como su padre, le encantaba jugar fuera y la naturaleza; su hijo Ed, era mas tranquilo y refinado, prefería los libros; pero cuando algo le importaba lo defendía con uñas y dientes.

Jacob apareció por la puerta para avisarles que habían llegado todos. Con un rápido beso, se encaminaron a recibir a sus amigos.

Seth Clearwater estaba junto al pequeño príncipe Ed, leyéndole un libro bajo un árbol, mientras Isa estaba entre las ramas del mismo, cuando escuchó la puerta abrirse y alzó la mirada, Edward y Bella salieron por ella, el príncipe salió corriendo hacia sus padrinos y a conocer a los nuevos bebes, Seth se levantó y ayudo a Isa a bajarse del árbol, mientras caminaba observó como Edward y Bella se arrodillaban para que Ed pudiera observarlos mejor. Notó que el niño inclinaba la cabeza hacia un lado cuando observó a la pequeña Elizabeth, al mismo tiempo que Edward y Bella fruncían el seño.

Seth se apresuró y notó ahora la sorpresa que había en el rostro de los antiguos guardaespaldas; la puerta detrás de ellos se abrió nuevamente y apareció el pequeño Jace, Isa se detuvo abruptamente, haciendo que Seth casi se la llevara por delante. La esquivó a duras penas, haciendo que tropezara con sus propios pies, cayendo frente a los príncipes.

Seth se contuvo a duras penas de maldecir impresionado delante de los niños, los dos príncipes, tenían los ojos atrapados en los niños más pequeños, una mirada curiosa, una mirada feliz…

Una mirada de imprimación.

.


Antes de que pregunten… SI va haber una contiiiii! ¿Cuándo? DESPUES de que termine con mis otras dos historias… No me maten, pero me será imposible llevar tres al mismo tiempo. Y hay muchas cosas que tengo que organizar en mi cabecita ^^

Prometo actu de NTSM Ó CUS para este fin! Intentaré que sean las dos, pero no aseguro.

Recuerden dejar su review!

Sin mas… esta historia se ha acabado =.(

Las invito a pasarse por mis otros fics, y pueden colocarme en "alerta de autor" para que sepan cuando coloque la conti de esta.

Las quiere!

Yari Cullen Black!