Disclaimer: Todo le pertenece a Naoko Takeuchi yo solo me divierto con los personajes y sin fines de lucro y gracias a mi amiga Cinthia Swan por darme permiso para adaptarla a sailor moon es de crepúsculo de mi querida amiga Cinthia Swan

Prefacio

Serena POV

No imagine que mi vida fuera a cambiar con una simple clase de literatura. Pero ahí estaba el, mi Dios griego personal. Cabello negro azabache totalmente despeinado y sexy, ojos azules fuertes que contrastaban con su piel pálida, de cuerpo musculoso que se dejaba notar a través de su camisa azul.

Quien diría que meses después me convertiría en esto. Pero... ¿acaso me importaba? Al principio si, me importaba el que dirán, me importaba ella, aunque no fuera la esposa perfecta no me gustaba hacerle esto. Me importaba mi dignidad como mujer, yo era la otra, la amante.

Amante. Palabra hermosa. Según el diccionario: persona que ama. Según nuestra sociedad: persona que mantiene relaciones con otra persona casada. En mi preferencia esta la primer definición. Pero la segunda es la que me marcaba. Pocas personas lo sabían. Y sabía que no me juzgaban.

Pero el día que ella se entere. ¿Que pasara? ¿Será como siempre? Las estadísticas, psicólogos, encuesta, programas de televisión y otros medios siempre manifiestan que el hombre cuando tiene que decidirse se queda con la esposa. Será ahí cuando me derrumbe por completo.

Darien POV

¿Infierno? Si me preguntan es sinónimo de matrimonio.

Pero no, no piensen que soy el tipo de hombre que piensa que al casarse pierde la mitad de su vida. Al contrario, si en algo creo es en el matrimonio, por eso me case con Regina. ¿Enamorado? Buena pregunta, al inicio creí que si, que la amaba. Por algo me case. Pero ahora que la conozco a ella se que mi sentimiento por Regina jamás ha sido amor.

Y el poco cariño que había lo mato en cuanto nos casamos. Viajes, compras, manicure, pedicure, joyas, amigas, fiestas, en eso se convirtió la vida de Regina al casarse conmigo. Antes de eso era dulce, cariñosa, se podía decir que me amaba. Pero a solo 6 meses de estar casados la situación era así: varios ceros disminuían en mi cuenta de banco, 4 viajes, 2 a Europa y 2 a las playas del caribe... sin mí. Noches de pasión: una, la noche de bodas, no me deja tocarla las pocas veces que esta en casa. Y la verdad ahora no me apetece hacerlo

Desde que la conocí no me importa nada que tenga que ver con mi esposa. Solo me interesa ir a la universidad y verla, perderme en sus ojos azules claros y aspirar ese olor a fresa que despide su sedoso cabello. Pero ya no quiero verla por momentos, quiero tenerla conmigo para siempre. Sin embargo no me puedo separar de Regina, no después de mi estupidez.

Continuara…