Disclaimer: nada de esto me pertenece, los personajes pertenecen a Stephenie Meyer y la historia a retroninjachick, yo solo la traduzco.


*Canción: Congratulations de Blue October


CONGRATULATIONS

Capitulo unoCongratulations

(Enhorabuena)

El aire era salado pero, ¿que puedes esperar de la playa? El viento soplaba perfectamente contra la hermosa cola blanca del vestido de novia de Alex. Su piel dorada contrastaba perfectamente con el blanco puro de su vestido. Su piel era absolutamente hermosa comparada con la mía que era blanca como la leche. Su pelo rubio estaba perfectamente rizado, enmarcando la cara de la nueva esposa de mi mejor amigo. Yo todavía estaba en mi asiento, intentando no llorar. Era la cosa más difícil que jamás había tenido que hacer. Quería gritar, moverme, pero no pude. Era simplemente imposible.

La cosa iba, sin embargo, de que no quería moverme. Si lo hacía solo arruinaría su boda. No quería hacer eso. Nunca arruinaría su boda. Era algo que tendría que aguantar hasta el final. Fruncí mis labios cuando Alex repitió su parte de los votos. Los ojos de Edward brillaban con las promesas que ella estaba haciendo en ese momento. Sus ojos estaban llenos de amor, amor que quería que fuera para mí, no para ella. No mentía si decía que tenía envidia.

De hecho, estaba enfadada, y deprimida. Todo ese tiempo, siempre había amado a Edward. Lo sé, es un tópico enamorarme de mi mejor amigo, pero no pude evitarlo. Siempre había soñado con que él me mirara de esa manera. Con él mirándome como si yo fuera la persona más importante del mundo. Siempre había querido que él dijera 'te quiero' sin pensar en mí como su amiga. Sin embargo, era imposible. Un sueño demasiado absurdo para mi propio bien.

Mi corazón siempre le había pertenecido a él, yo siempre le había amado y siempre lo haría; pero mientras él le repetía sus votos a Alex, no pude evitar morderme el labio. Era como si la esperanza estuviera siendo aplastada lentamente en mí. No había manera de que yo se lo dijera ahora. Fue sellado con un beso; un beso de él para ella, que supe que tendría que aguantar y ver hasta el final. Tuve que ver como sus dedos se enredaban en el pelo de ella, haciendo que mis propios dedos se retorcieran mientras enterraba mis uñas en mi piel.

Me sentí literalmente como si mi corazón se estuviera cayendo al suelo. Me sentí como si la vida se acabara. Tuve que morderme violentamente el labio, conteniendo las lágrimas, lo que solo hizo más daño a mi garganta. Parpadeé un par de veces, esperando que las lágrimas se quedaran en su lugar, pero eso solo hizo mi visión menos clara. Suspiré cuando finalmente ellos se apartaron y la gente empezó a levantarse para aplaudir. Él bajaba con ella por la clara arena y mi corazón hacía un ruido sordo, la adrenalina me cayó encima como una ola rompiendo en el acantilado, que era exactamente lo que pasaba de fondo.

Por una vez, deseé poder dormirme. Todos los recuerdos de sus sonrisas mientras me miraba, las risas que compartimos, las noches de películas de los viernes, y los disfraces en pareja en Halloween, los momentos serios en los que me ayudó, todo pasó ante mis ojos. Tuve que verle mientras él caminaba sujetando su mano hasta el final. No pude aguantarlo luego cuando él susurró "te amo" en su oído. Dejé una lágrima deslizarse por mi mejilla, intentando atraparla rápidamente. Sin embargo, no pasó desapercibida para Edward; él me miró por un breve segundo, el dolor era claro en sus ojos. Intenté sonreír lo mejor que pude, mientras mis labios temblaban. Sentí las lágrimas derramarse un poco más, y aplaudí lentamente, intentando actuar como si fueran lágrimas de felicidad. Pero Edward me conocía mejor. Me devolvió la sonrisa, y se volvió para mirar a su nueva esposa.

Sentí el dolor pasarme, pero para ese momento ya estaba acostumbrada a él. Desde que él y Alex empezaron a salir, el dolor en mi corazón fue inevitable, y me acostumbré a él. Aprendí a esconderlo. Cuando él se perdía nuestra noche de películas, para tener citas reales con ella, yo lloraba y lloraba en casa, dejando que la angustia me ahogara. Esos eran los únicos momentos en los que me permitía a mí misma mostrar el dolor. Debería haber sabido que esas películas donde los mejores amigos siempre acaban juntos eran solo una sarta de mentiras.

Suspiré mientras todos salían para seguir a los nuevos marido y mujer. Yo me quedé quieta, viéndolos mientras se alejaban. Sabía que no podría quedarme ahí mucho tiempo, y ver como ellos construían su propia vida, y tenían hijos... felizmente. Simplemente era demasiado para mi pobre corazón. Necesitaba empezar de cero, intentar superarlo todo. Necesitaba seguir adelante.

Tomé una respiración profunda mientras me quitaba los tacones de tres pulgadas que Alice me había forzado a llevar. Ella sabía que finalmente acabaría cayéndome, especialmente en la arena, pero me hizo ponérmelos igualmente. Respiré profundamente mientras dejaba que mis pies se hundieran en la suave arena blanca debajo de mí; los granos jugaban entre mis dedos. Fui hasta la orilla, sentándome justo donde mis pies podían alcanzar el agua.

Recordé el día que Edward me dijo que le iba a pedir a Alex que se casara con él. Yo estaba haciendo las maletas para ir a visitar a mi madre, cuando él apareció en mi apartamento. Al principio había estado muy feliz de verle, mi corazón se aceleró y mis mejillas se calentaron, era una sensación increíble. Le abracé fuertemente, pensando que estaba ahí para despedirse, pero estaba equivocada.

―La amo, ―susurró en mi oído, mientras yo le sostenía. Mis brazos cayeron inmediatamente a mis lados, mientras daba un paso atrás. Mi corazón se había parado completamente, y no había más sonido en la habitación que mi respiración irregular.

―¿Qué? ―contesté en un susurro. No sabía qué creer, pero había esperado que fuera alguna broma o que hubiera entendido mal.

―La amo, quiero casarme con ella, ―dijo. Su pelo estaba despeinado, y tenía esa mirada de loco en sus ojos, la que normalmente tenía cuando había estado pensando demasiado. No sabía qué pensar, mis brazos se habían vuelto de gelatina y mis ojos estaban llorosos. Estaba desesperada. Estaba rezando, y gritándome secretamente por dentro. Solo llevaban un tiempo, pero había estado esperando que solo fuera otra fase. De nuevo, estaba equivocada.

―¡No puedes! ―grité inmediatamente. Mis lágrimas ya se estaban derramando, mi corazón acelerado y mis rodillas se doblaban. Me sentí tan rota y vulnerable. Edward dio un paso atrás, mirándome con cautela. Pude ver la confusión en sus ojos.

―¿Por qué? ―preguntó. No supe qué decirle en el momento ni qué hacer. Estaba sintiendo el rechazo y perdiendo la esperanza rápidamente, así que confesé desesperada. Le dije cada pequeño pensamiento que había tenido. Me expresé y lloré. Finalmente caí al suelo; estaba demasiado débil para siquiera estar de pie. Todo el tiempo él solo se quedó ahí parado, mirándome. Ni siquiera pude leer la expresión, o incluso ver su cara a través de las lágrimas. Él no habló o me tocó, ni siquiera intentó ayudarme. Todo lo que hizo, después de que yo le abriera mi corazón, fue decir "lo siento" y luego salir por la puerta.

Las cosas nunca fueron lo mismo después de eso. Fueron muy diferentes, y Alex tomó mi lugar en su corazón y el de sus padres. Era casi como si yo hubiera estado guardándole el sitio a ella. Ellos la acogieron como una hija, justo como solían hacerlo conmigo. Lloré hasta dormir esa y cada noche. Mi normalmente atestada mente estaba vacía justo como mi corazón. Todo en lo que podía pensar era en la pérdida y el dolor.

Suspiré mientras sacudía la cabeza; era tonto, como si estuviera intentando alejar los malos recuerdos. La parte triste era que el agujero en mi pecho nunca se cerraría. Nunca podría ser cerrado. El dolor que sentía siempre estaría ahí y ahora, mientras él celebraba su boda, yo me iba a California para empezar de nuevo.

Pasé las yemas de mis dedos por el agua salada que escapó de mi ojo. Sabía que estaba mal y que era egoísta abandonar su boda; después de todo yo era su mejor amiga. Pero no sentía que ese título siguiera perteneciendome más, había sido reemplazada. Supongo que esa es la razón por la que decidí no quedarme cerca; tal vez porque pensé que era alguna forma de venganza porque Edward me hubiera dejado cuando más le necesitaba. Por dejarme caer sin atraparme. Al mismo tiempo sabía que él tenía alguien nuevo a quien atrapar, y no era justo para mí, porque llegó sin aviso.

Suspiré mientras me levantaba de la arena y caminaba hasta la casa de la playa. Toda nuestra familia y amigos estaban ahí, felicitando a los recién casados. Parpadeé y bajé la vista a mis pies mientras intentaba pasar por la multitud. Quería pasar desapercibida, y quería ser olvidada, como un árbol viejo en medio del parque, dejado atrás y usado solo cuando era necesario.

Mientras hacía mi camino a través de la multitud, sentí la familiar mano cálida envolverse alrededor de mi muñeca. Fruncí los labios, mientras me volvía para estar frente a él. Sus ojos eran suplicantes, y su mano estaba envuelta con seguridad en la mía. La culpa me golpeó como una bofetada cuando me di cuenta de lo que estaba a punto de hacerle. Me estaba marchando sin decir adiós. Sabía que debía decir algo, lo que fuera. Debía decir que estaba feliz por él, pero no lo estaba y eso era egoísta. Tragué y susurré lo único que pude decir en ese momento.

―Enhorabuena.


¿Qué os a parecido?

Bueno, seguro que muchos de vosotros ya habéis leido este primer capitulo y el siguiente, pero no tardaremos mucho en llegar al tercero.

No pensaba empezar a subirlo hasta dentro de un par de semanas junto a la traducción de la historia que tenga más votos en la encuesta de mi perfil (si aún no habéis votado, os animo a que lo hagais, :D ), pero como supongo que tendréis ganas de llegar al capitulo tres, voy a subir los capitulos según los tenga y después de eso, las actualizaciones serán semanales, si no hay algo que lo impida (entiendase los examenes parciales de febrero, xD).

También quería deciros que aunque normalmente traduzco los títulos de los capitulos, en este caso, la mayoría son títulos de canciones, así que traduciré los que no lo sean y los que lo sean los pondré en inglés y la traducción entre paréntesis.

En cuanto a Lessons in Forbidden Love, la autora y yo os pedimos paciencia. Ahora mismo ella no tiene tiempo de actualizar, pero no va a dejar la historia y ha prometido volver después de las vacaciones y tal vez con varios capitulos. Y en cuanto a Holding Out For You, tampoco creo que tarde mucho en ser actualizada, así que Momams y yo esperamos veros por allí también.

También se publicará en algún momento mañana o el martes, la traducción de un one-shot llamado Unplanned. Este será publicado en el perfil de la autora, jennde; os dejaré el link en mi perfil en cuanto lo publique.

Bueno, creo que no tengo nada más que deciros. Simplemente que tengáis un buen comienzo de semana y nos vemos en el proximo capitulo, :)

Besos