Disclaimer: Todo es de la autora, menos la trama.

Claim: Billy/Jenny —lovely.

Advertencias: -

Notas: ¡FELIZ CUMPLEAÑOS, MI VIDA! Que la pases genial y todo eso, porque te lo merecés un montón. Gracias por estar siempre, esposamíademialma :3

-

-


Esos pequeños detalles


«Pareces feliz conmigo»

Esa fue la frase que lo comenzó todo.

Cuando Jenny sostuvo esa fotografía entre sus dedos mojados, cuando vio en detalle el rostro de aquella muchacha que era idéntica a ella pero que a la vez la sentía como una extraña, sintió algo en el pecho, algo cálido que se escurría hacia todo su cuerpo y le hacía sentir bien. Se vio sonreír en aquel trozo de papel, inmortalizando su expresión. No supo cuándo fue que tomó esa foto junto a él, no lo recordaba, pero sí supo que con él ella podía sonreír, podía sentirse llena de nuevo.

Billy era todo lo que ella pudo imaginar alguna vez, y lo había encontrado sin siquiera pretenderlo. Él era un completo desconocido para ella, y ella lo era para él, pero de alguna manera se entendían y funcionaban bien juntos, como si hubiesen vivido toda una vida juntos que no lograban recordar.

Billy era todas esas pequeñas cosas que a ella le encantaban, todos los detalles, aquellos chistes que le sacaban una risa genuina, aquellas palabras tiernas que le robaban una sonrisa, esos besos que le llegaban hasta el alma y las caricias que la hacía sentir muy bien, alegre de una forma inexplicable.

Billy era esos «Te quiero» vergonzosos, esas salidas a tomar un helado, todas aquellas memorias. Era charlas interminables de cosas banales que luego olvidaban, era sonrisas en un parque lleno de color y vida, era caminar juntos bajo la lluvia sonriendo. Era compartir tardes y noches en la casa de él o en el viejo teatro del Instituto, fundiéndose en uno solo, Billy siempre siendo delicado con ella, tratándola como si fuera un objeto frágil con el cual tener cuidado. Tratándola como a una mujer, con respeto. Él no sabía de dónde le nacía todo aquello, simplemente lo hacía cuando estaba con ella, porque ella era especial y la sentía atada a él.

Billy era aquella sensación que Jenny sentía en su pecho cada vez que sus ojos se encontraban con los suyos, era aquella dulzura que se derramaba en ella, aquella que extrañamente le agradaba. Era sentir la sangre correr más rápido de lo normal, sentir su piel arder allí donde él la tocaba. Era casi la perfección.

Billy era todos aquellas cosas, esos pequeños detalles y muchos otros más que descubriría con el tiempo.


&.