Disclaimer: Crepúsculo y sus personajes son de Meyer, lo demás es mío.

Claim: Carlisle/Edward.

Summary:"Ellos eran compañeros, amigos, padre e hijo, hermanos. Amantes."

Dedicatoria: Meli, esto va para ti, ¡Feliz navidad, Mi Carlisle! Atentamente, Tu Edward (anda ya, que ni siqueira me importa ser Edward :3). Espero te guste, muchos besos-


Just like heaven.

Estaba sentado en su despacho, leyendo algunos papeles de su trabajo, sereno como siempre, en control.
Sintió el olor de Edward invadir las fosas nasales, intoxicante como nunca, dulce y único, suyo.

Entró a la habitación, invadiéndola con su presencia, llenándola de sí mismo.
Caminó lentamente y se sentó en la silla junto a la de Carlisle, torturándolo, a sabiendas de que éste no podría concentrarse teniéndolo tan cerca.

Ellos eran compañeros, amigos, padre e hijo, hermanos. Amantes.

Se había convertido en un juego, tentar al otro en todo, jugar a seducirse, besarse suavemente y dejar al otro con ganas de más. Era su juego, tocarse los lugares más recónditos de la piel y besarse hasta lo profundo, y no lo cambiarían por nada.

Edward suspiró a su lado, el suspiro sonó más a un gemido ahogado, a una súplica silenciosa, a un «ríndete ya, que quiero follar». No pudo más.

Lo miró, los ojos como caramelo derretido, la sonrisa torcida y el cabello despeinado. La camiseta fuera de lugar y las manos ansiosas.
Entonces ya no importaron las palabras, eran vacías en comparación a lo que deseaba demostrar. Carlisle le besó y enredó las manos en su cabello, y fue el cielo.