Disclaimer: SM me los prestó por Navidad.

Summary: Drabble-Carlisle encontró una hermosa mujer y no dudó en convertirla. Carlisle/Esme. Regalo para AngieClanz.

Angie, hemos compartido desde el día en que nacimos –aunque jamás nos hemos conocido –pero tú me entiendes. Espero que te guste. Feliz Navidad.


Esmeraldas

La morgue se hallaba fría y oscura y Carlisle avanzaba rápido, tenía contados los segundos que el corazón le seguiría palpitando a la mujer que acababa de dar por muerta. Abrió la puerta y miró que no se hallara ninguna enfermera cerca. Cerró la puerta a su espalda y caminó hasta la bolsa que se movía de forma imperceptible para los humanos. Bajó el cierre delicadamente, las manos le temblaban y se las sentía más frías que de costumbre; miró el rostro en forma de corazón –sabiendo que esa forma reflejaba la bondad y dulzura de su ahora futura esposa –un rostro hermoso y un cuello esperando por ser mordido.

Carlisle se inclinó, besando los labios de la mujer –sintiéndolos gélidos como los de él –así se percató del poco tiempo que le quedaba, por lo que apresuró su labor. Besó la yugular de la noble mujer, apoyando sus gélidos labios, los entreabrió exponiendo su ponzoñosa dentadura. Hizo una incisión y dejó el líquido correr –la ponzoña al cuerpo de ella, la sangre a la boca de él: y el sabor en sus papilas vibraba como no lo hacía la de ningún ciervo ni lo había hecho la de su "primogénito" –.

Esme Anne Platt –como indicaba la etiqueta de fallecimiento que colgaba de sus pies –comenzó a retorcerse y parecía convulsionar, pero ya Carlisle conocía el procedimiento y esta vez sabía lo había hecho mejor.

Se separó del cuello de la hermosa mujer sintiéndola estremecerse bajo él. Esme se retorcía mientras Carlisle se limpiaba la sangre de los labios y miraba con extrema devoción los ojos esmeraldas de la mujer. Miraba las cicatrices de las que había sido víctima y se preguntaba quién la había matado –sin imaginarse que había sido ella misma –y se quedó mirándola un momento más –porque ella era realmente hermosa, la mujer que él quería –, la besó nuevamente en los labios y la cargó hasta su auto.

Llegó a su casa y no se atrevió a mirar a Edward a los ojos, sólo le susurró con el pensamiento un "sé lo que hago, hijo".


Si te gustó, se lindo y deja un review :)

Feliz Navidad

RobinWolfe