Perdon por la tardanza! =D

Exámenes y cosas...

¡Y dedicamos este capítulo a Nova Hoshizoku! x3


Junjou Hill

Capítulo 5.- Separados (II)

La situación de los mayores no podría ser peor. Huyendo de los pájaros rabiosos, se habían internado en... una tienda de antigüedades en miniatura.

Parecía que la suerte no estaba de su parte.

- ¡Mierda! ¿¡No había una tienda más inútil, no!? -Hiroki pateó con toda su rabia a un pobre mueble, haciendo que todas las miniaturas se precipitaran al suelo, haciéndose añicos.

- Bueno, podría ser peor. ¿Y si fuera una tienda de ropa premamá o una floristería? Hay cosas peores, Hiroki. -aseguró Akihiko, tentando al diablo.

- A-ki-hi-ko... -un aura asesina se cernía sobre un inconsciente Usami.

- Usami-san, yo que usted me aguantaba las bromas... porque creo que nuestro Kamijou-sensei da más miedo que esos pajarracos... -sugirió un serio y algo "acojonado" Miyagi.

Akihiko, sin prestarle caso alguno, recorría la sala buscando algo que pudiera ser de utilidad. Le llamó la atención un cajón semiabierto del cual salía algo que parecía una goma... ¿de un tirachinas?

- Oh. -expresó, agachándose ligeramente para extraerlo del cajón.- Mirad, algo útil. ¿Ves como no era el peor lugar? Y municiones tenemos de sobra...

- ¿Un tirachinas? Pero para utilizarlo hay que ser muy habilidoso... -apuntó Hiroki.- ... y ni tú ni yo tenemos ni pajolera idea.

Miyagi le robó el artilugio a Usami de las manos, con grandes ojos ilusionados.

- ¡Qué recuerdos! Esto lo usaba yo mucho cuando era niño...

- En la edad de piedra... -tosió el castaño.

- Me encantaba tirarles piedras a los gatos. -lo ignoró el Kyouju.

"Oh, dios mío..." pensaron los otros dos, observándolo. "¡Por una vez va a ser de utilidad!"

- ¡Genial, Kyouju! ¡Entonces podrá apuntarles con precisión!

- Tenemos que buscar cosas resistentes para tirar... -Akihiko se apartó de los para buscar miniaturas.

Miyagi aprovechó la "soledad" para dirigirle a Hiroki una mirada ilusionada, ante la cual el aludido frunció el ceño horriblemente desconfiado.

- ¿Qué? -preguntó rudamente.

- ¡Hehe...! Necesitaré ánimos para hacerlo mejor...

Hiroki levantó una ceja.

- ¿Y...?

- Pues, que no hay mejor manera de animarme que la -nunca vista- adorable expresión de mi amado asistente mientras dice "¡Animo, Kyouju! 3" -explicó Miyagi haciendo una pobre imitación del tono y expresión de una chica ilusionada.

- Kyouju... -el aura volvía a cernirse, esta vez sobre Miyagi, que corrío rápidamente junto a Usami para ayudarlo a buscar. Hiroki bufó, furioso (nada más lejos de lo que hubiera querido el otro)- Estoy rodeado de idiotas...

Una vez conseguidos los suficientes proyectiles y con un Miyagi preparado para la acción (con la corbata atada a lo estilo Rambo en la cabeza), se atrincheraron en la ventana. Akihiko, con su mano sana, sujetaba el nuevo saco lleno de miniaturas de porcelana y metal, abasteciendo a los otros dos; Hiroki hacía uso de su puntería para acostumbrarse a un blanco demasiado móvil, y Miyagi recuperaba rápidamente su habilidad juvenil.

De repente, uno de los proyectiles de Miyagi acertó en pleno trasero de uno de los "acosados" y "maltratados" monstruos. La criatura gritó de dolor y se alejó a toda velocidad.

- ¡Ahahaha, en todo el culo! -Miyagi empezaba a hablar tan mal como su amante.

- ¡Ya sabes, a apuntarle ahí! -animó Akihiko, al ver lo efectivo que era.

- ¡Qué puta obsesión tenéis con esa maldita parte, ¿eh?! -vociferó Hiroki, bastante indignado (por razones obvias).

- ¡Claro, como Nowaki contig-! -Akihiko le tapó rápidamente la boca al moreno, intentando evitar la ira del uke.

- ¿Has dicho... ALGO? -Hiroki dirigió una mirada asesina a su jefe.

- N-no... ¡Nada, nada! -musitó este, aguantándose la risa, mientras volvía a disparar.

Akihiko se detuvo y miró al cielo, creyendo haber oído el grito de una voz muy familiar.

- ¿Habéis oído eso? –preguntó a los otros.

- ¿¡De qué coño hablas!?

- N-no, nada... -musitó Akihiko, dudoso. ¿Aquello no había sido la voz de Misaki? Lo había hecho gritar demasiadas veces como para no reconocerlo...

No habían pasado ni cinco minutos cuando un grito atronador les perforó los tímpanos. Tanto Miyagi como Akihiko se alteraron, reconociendo las voces de sus respectivas parejas .

Incluso Hiroki se detuvo un momento, con un tic en el ojo. Aquello ya había pasado de claro a oscuro...

- ¡Mierda, tenemos que darnos prisa!

Se retiró de la ventana, cerrando los ojos y acariciándose las sienes, intentando pensar. Ciertos conocimientos de su infancia le podrían ser de mucha utilidad... y la verdad, no tenía más remedio que hacer uso de ellos.

- Un palo. -se volvió hacia los otros dos.- ¡Encontradme un palo resistente!

Akihiko entendió a la perfección, y asintiendo se levantó para ayudar a buscar. Miyagi, sin comprender, los siguió.

En poco tiempo, el albino encontró el objeto perfecto: una tubería mal soldada a la pared, en la trastienda. Llamó a Miyagi y juntos, con dificultad, la arrancaron de la pared.

- Hiroki, aquí tienes. -le tendió el cilindro metálico con ceremoniosidad.

- ¿Se puede saber a qué viene tanto misterio? -parpadeó Miyagi, aún sin comprender. El pobre desconocía las habilidades de su asistente.

- Ahora entenderás. -aseguró el escritor.

Hiroki, tubería en mano, salió de la tienda, sorprendiendo a su jefe. El aún ignorante temía que su asistente hubiera sucumbido a la locura, entregándose en bandeja de plata a la muerte.

- P-pero... ¡Kamijou! ¿¡Se puede saber qué haces!? ¡Tenemos que ser fuertes, no te rindas...!

- Cállate y mira.

- ¡Pero es tu amigo! ¿¡Cómo puedes dejarle hacer eso!?

- Pero mira, es un buen espectáculo.

Una parte de él no quería ver las vísceras y la sangre desparramada por doquier, pero la otra se moría de curiosidad ante la impasividad del Usami.

Como bien había dicho Akihiko, aquello fue todo un espectáculo.

- Vamos a pasar, queráis o no. -Hiroki desafió con la mirada a las cuatro criaturas que aún quedaban. Cerró los ojos y respiró hondo para prepararse.

Una de las aves se le abalanzó por la espalda, el único punto que parecía vulnerable (y lejos del palo), pero a la distancia de un metro, recibió un contuso golpe que le arrancó el pico, llenándolo todo de sangre.

El tiempo pareció detenerse mientras la criatura moribunda se desplomaba en el suelo y Hiroki volvía a colocarse en guardia, cerrando los ojos nuevamente.

La boca de Miyagi nunca había estado tan abierta.

- Oh, veo que no ha perdido facultades. -apuntó Usami.- El kendo siempre ha sido su fuerte.

- Y-ya veo... -tartamudeó el profesor.- E-es decir... ¿Que aún no me ha matado porque no le ha dado la gana, no?

- Exactamente.

Las aves parecían estar pensándoselo dos veces antes de atacar al pequeño humano sobre el que cernían. Pese a todo, aquellas bestias sedientas de sangre no iban a dejarse amedrentar, por lo que (con una extraña coordinación) atacaron las tres a la vez.

No corrieron mejor suerte.

"Movimiento circular. Agacharse. Esquivar. Golpe contuso." pensaba Hiroki a medida que cumplía cada paso de aquel extraño baile. Ya había caído una. "Deslizamiento. Golpe lateral. Salto. Golpe hacia abajo. Aplastar el cráneo. Y por último, golpe circular al último pajarraco de mierda..."

En menos de sesenta segundos, la pelea había finalizado.

Lleno de sangre y con las cuatro criaturas a sus pies, inhaló fuertemente, algo cansado.

- Ugh, creo que he perdido bastante práctica. -musitó. Dirigió una mirada a su ropa, antaño blanca, y ahora de color granate.- ¡Mierda, mi ropa favorita! -se quejó, apreciablemente afectado por el estado de las prendas.

Los otros dos se miraron. ¿Acababa de matar a cuatro criaturas monstruosas sin recibir ni un rasguño... y se quejaba por la ropa?

Definitivamente, el demonio Kamijou daba miedo.

- ¿Qué, nos vamos? -preguntó el castaño, sacudiendo la cabeza para escurrirse la sangre del pelo.

- Hiroki, quedate la tubería, ¿eh?

- Por supuesto. -aseguró, echándose el arma al hombro.- Akihiko, tú lleva el saco de miniaturas, y Miyagi, ten el tirachinas bien a mano.

- S-sí, señor... -se apresuró Miyagi, haciendo un saludo militar, temiendo faltarle el respeto a su asistente.

Sintiéndose más seguros por aquellas nuevas muestras de fuerza y poder, los tres mayores procedieron a seguir su camino.


Sí, lo sabemos. Hiroki ha dado un poquito de miedo =D Pero teniendo en cuenta TODO lo que hacía de pequeño (que vete a saber hasta que edad-cinturón-categoría estuvo haciéndolo xD), lo creemos bastante probable xD

Esperamos que os haya gustado, aquí las respuestas a las reviews.

Melanie: A Nowaki solamente le interesa Hiroki =D Además, intentó salvar a Misaki (algo que a Shinobu le importaba una mierd* =DU). Ahora están traumados, sí... ehehehe... *risa malévola*. Con respecto a las piedras... creo que intentar huir de pájaros que intentan dejarte sin cabeza no te deja mucho tiempo de buscar piedras en una calle de asfalto... xD

Hiroki . no . fan: Dime que no ha sido porque no salía Hiroki... xDU Esperamos que este haya sido de tu agrado.

Esmeralda-chan: xDDD Ya conocemos a Nowaki, él es un buenazo (además de que recibiría una reprimenda enorme por parte de su querido Hiro-san si deja a los pobres ukes ahí tirados xD). Sentimos mucho haber tardado y esperamos que te haya gustado n_n (mandamos asesinos de hermanos a domicilio =D)

LaChivix: Nos has hecho sonrojar!·//· Gracias por tu crítica tan positiva, y nos encantaría que siguieras opinando de esa manera tan profesional */* Y en cuanto al avance de la trama, seguimos sin avanzar, pero ya en el siguiente pasarán más cosas, don't worry xD ¡Y nos encanta que reconozcas como nosotras a los personajes! x3 Esperemos que este te haya gustado!3

Mizuki-neko15: Como seme que es, Nowaki le presta atención a su uke xD y ya está! xD No te preocupes, los celos serán un factor común en Nowakito =D (de cualquiera de las maneras, muajaja...)

Laynad3: Nosotras también sentimos haber tardado tanto =DU Y eso les enseñará a Shinobu y Misaki a no fiarse jamás de que el seme de otro uke los salvará xDD Esperamos que te haya gustado este también!

Lenore Pendragon: ¡Oh, una nueva!*w//* ¡Nos alegramos de que te hayas unido a nuestro paranóico mundo de Junjou Hill! *w* *las llevan al psiquiátrico* (...) Aún le quedan alguna que otra aparición al Cabeza Pirámide, así que no te preocupes xDD Esperamos que este te haya gustado también!

Nova Hoshizuka: Tú ya sabes que a los especiales (tú xD) les contestamos por MP, pero... sólo decirte que miramos el anexo para ver más bichos (que la mayoría no los conocíamos xDU) y en cuanto a Nowaki... teniendo en cuenta de que Hiroki puede estar en riesgo de muerte... no creo que esté muy por la labor de acercarse y ser amables con otros... xDUUU digo yo xDUU Esperamos que te haya gustado que te lo dedicaramos!3

Maxalime: ¡Ríete a gritos si quieres, que es muy sano! =D Sí los demás te miran raro, les mandaremos un patito de goma bomba =D Sentimos haber tardado esta vez en actualizar, pero la vida es difícil... *pose molona* ejem... Lo dicho, que esperamos que te guste este capítulo!

Mitsuki-neko-uchiha: ¡Otra nueva, vivaa! *felices* Nos alegramos mucho de que te haya hecho reir tanto!x3 Esperamos que te hayas reido igual o más con este último (aunque Hiroki diese miedo owo xD), e intentaremos actualizar más a menudo xDU

Nos vemos! :3