Akuma May Cry

Bueno pues que decir es mi primer FanFic haci que no sean muy crueles en los comentariso y si los son seanlo lo suficiente como para destrosarme fisica mental y emocionalmente XD disfruten el fic... si es que les gusta

Primera noche

En el fin imaginario del siglo XIX, la guerra sagrada entre ka Familia de Noé y los exorcistas está tomando un rumbo final.

Por las repentinas perdidas, los Noé se encontraban en una situación difícil, y el Conde Milenario necesita ayuda urgentemente. Porque si las cosas continuaban así, los exorcistas ganarían; y lo peor de todo, ése traidor del 14 Noé les había robado el Arca, y había hecho Alianza con los enemigos para destruir a el Conde.

Mientras tanto, Road Kamelot, la Mayor de los Noé iba a jugar entre las dimensiones, acompañada del Golem Lero, el paraguas del Conde, con tal de escapar por un rato de su papá Sheryl y el Tío Tyki, y claro, del horroroso estilo de vida que solían llevar.

A una nueva dimensión se transportó, una ciudad que no hubiera imaginado jamás. Seguramente un mundo alterno al suyo. Había edificios altos y el aire apestaba a basura con humo.

-Ama Road- dijo el paraguas que era usado como transporte volador por la pequeña niña.-¡Hay que volver o el Conde se va a enojar con tigo-lero!

-Pero quiero ver en esta dimensión. Se ve divertida.

-¡No!, ¡No!, ¡No! ¡Hay que Regresar ya, Ama Road!-chilló el paraguas.

-sólo espera … Mira eso de allá, Lero.- apunto la niña su dedo, señalaba una calle donde tronaban sonidos metálicos y de batalla. Había una carnicería realizándose allá.

-¿¡Aquí también hay Akumas,-Lero?!- Exclamo el Golem Asustado.

-no esos no son Akumas…- dijo la niña mientras observaba a una variante de demonios siendo masacrados por un hombre joven de cabello blancos y de gran gabardina rojo sangre, con una gran espada infernal y un par de pistolas que no paraban de disparar.

-¿Allen?… No, ése es más viejo.- murmuro la niña mientras esbozaba una linda sonrisa.-nos vamos, Lero

-¡Ya era hora, ama Road!- exclamo el paraguas

Dieron la vuelta y la puerta ínter dimensional se abrió, regresando a su mundo original. Road volvió a encontrarse con su "papá", que se puso histérico porque no supo donde estuvo su hija por las últimos 2 cuartos de hora.

Todos se habían reunidos a la hora de comer, el Conde estaba a punto de discutir un asunto importante con su familia.

Sheryl, sin embargo no soltaba a su "hija", chillando lo mucho que la extrañó.

-Las cosas no van bien, la misión de Lulubell falló, no pudo recuperar el Huevo de creación Akuma, y nuestras planes han sufrido un terrible retraso.- decía el conde tomando su tacita de té con mucha azúcar.- y esos exorcistas se hacen cada vez mas fuertes.

-¿Estas dudando de nuestra capacidad, Conde?- pregunto Tyki.

-No han hecho suficientemente bien su trabajo, Tyki-pon.

-¿eh? Nosotros nos rompemos el trasero contra los exorcistas. Mientras tú comes tus súper-helados tan placidamente.

-Yo también trabajo, Tyki-pon.- respondió el Conde con una sonrisa un tanto siniestra.-Y es mas difícil que el suyo ¿sabías?

-Si, Tyki el Conde también trabaja mucho.- dijo la pequeña Road mientras se robaba una cereza del súper-helado de al regordete Conde Milenario.

-Ajá.- respondió sarcásticamente Tyki.

-Bueno, bueno, como la planta de Akumas tardará un poquito en reconstruirse, necesitaremos hacernos de nuevos aliados.

-Sí. Conde, Sacaremos nuevos aliados de otra dimensión que estén dispuestos a pelear esta guerra con nosotros, y asi podremos tomarnos vacaciones.- dijo Tyki en modo sarcástico.

-¡Buena idea, Tyki-pon!- Exclamo Sheryl con una gran sonrisa.

-No lo decía en serio- repuso tyki con cara de nauseas.

-¡Tyki-pon tiene razón; esa es una estupenda idea!-dijo muy alegre el Conde.

-¿Qué nadie aquí reconoce un sarcasmo cuando lo escucha?- murmuro Tyki entre dientes.

-Yo encontré algo muy interesante en otra dimensión.- dijo Road alzando la mano.

-Déjame adivinar: osos samuráis carnívoros que lanzan rayos de los ojos, ¿Verdad?-intervino Tyki.

-No, mejor que eso.- replicó la niña.- Era un hombre muy fuerte que mata monstruos

-¿Era fuerte?-

-¿No acabo de decir que era fuerte?- dijo la niña.- Aparte tenia pelo blanco como Allen, y una espada genial. (Muy grande)

-yupi. Como si ya no tuviéramos suficiente con un Allen Walker

-Espera, Tyki-pon. Escuchemos todo lo que tiene que decir nuestra querida Road.- interrumpió el Conde.- continua.

-Era una hombre de gran fuerza, mataba con facilidad a los monstruos de su dimensión. Si pudiera convencerlo de que so nos aliara.

-Déjame ver si entendí, ¿tu sugieres que un extraño que no nos conoce por nada y que mata demonios se nos una así nada mas?- pregunto de forma sarcástica Tyki-pon.

-Aja- contesto la niña.

-A mi me parece un buen plan, Tyki-pon.- dijo el Conde una ves terminado su súper-helado.

-Entonces es un unánime, ¡iremos por la versión vieja de Allen!- grito la pequeña Road muy entusiasmada.

-¡Pero no tardes mi pequeña Road!- chillo Sheryl.

-No te preocupes volveré pronto- dijo la niña apartándose de su llorón padre.

Esta Road salio de aquella habitación junto con su sombrilla Lero, aparecieron una puerta trans-dimensional apareciendo nuevamente en esa dimensión que era tan diferente a la de ella. La niña empezó a buscar a eso hombre tan parecido a su querido Allen pero no consiguió nada, Road se desespero de buscar y se detuvo un momento en una pizzería a descansar un momento

-Rayos, ¿donde estará?- preguntándose la niña muy decepcionada y cansada.

-no se abra equivocado de dimensión, Road-tama?-Lero?- pregunto la sombrilla.

-No, estoy segura que es esta. Es la misma que apesta a basura y humo en el aire- dijo la joven sentándose en una de las silla de el bar muy decepcionada.

-Oye niña si no vas a pedir nada por favor déjame tu lugar- dijo una voz de un adulto que se escudaba muy relajado y hambriento.

-¿Eh?- dijo la niña volteándose.-¡espera pero si tu eres…!

-si soy un sujeto que quiere pizza, ahora con permiso por favor- dijo ese hombre de pelos blancos un con una gran gabardina roja color sangre.

-¡No! Tú eres ese sujeto que estaba masacrando a esos demonios…

ese hombre se apresuro a taparle la boca a la niña y le susurro en el oído- habla mas bajo niña- dijo mientras la sacaba del bar de pizza y se dirigían a un lugar que decía en letras grandes Devil May Cry. Una ves dentro el hombre soltó a la niña y la empezó a interrogar.- quien eres tu y como sabes lo de los demonios nadie me miro cuando lo hacia.

-Yo te observe desde el cielo con mi sombrilla Lero. Y quien Eres tu?

-Me Llamo Dante- dijo aquel hombre mientras saco rápidamente su espada y la puso a una distancia muy cercana a Road

-¡Waaa!, ¿¡Que estas haciendo-Lero!?- chillo el paraguas mientras se escondía a las espaldas de Road

-No se que tipo de demonio sean pero son lo bastante tontos como para venir a la casa del casa demonios hijo del demonio Sparda.

-¿Hijo de un demonio?-pregunto la niña mientras movía la espada de Dante a un lado y se le acercaba.- ¿Y por que matas a los tuyos si eres demonio?

-Por que soy mitad humano y por que es el legado de mi padre. Y de todas formas quienes son ustedes no tienen aspectos de demonios pero esta espadita en forma de paraguas tiene un aspecto muy raro tal ves la agregue a mi colección de armas demoníacas- dijo el hombre de pelos blancos mientras miraba detentadamente a Lero.

-Mi nombre es Road Kamelot y ese paraguas no te lo puedes quedar por que es del Conde- dijo mientras hacia una pequeña e inocente sonrisa.

-OK niña, mira este no es un lugar para niños así que mejor vete- dijo Dante mientras se sentaba en una silla y recargaba sus botas sobre el escritorio.

-Pero por favor necesito que me ayudes a mi y a mi familia- dijo la joven mientras abrasaba a Dante.

-Como si me importara- dijo Dante mientras movia a un lado a Road.

-Pero si no me ayudas a mi y a mi familia moriremos todos- dijo la niña con una expresion de apunto de llorar.

-Lo siento mocosa pero no. No gratis al menos.

-¿Gratis? Entonces si te pagamos ¿si lo harías?- exclamo la niña mirando a Dante con una mirada de ojos ilusionados

-Pues si, pero no cobro barato y tendrán que conseguirme alojamiento y pagar mi comida y…

-¡Es un trato!- grito la niña muy emocionada aunque no dejo terminar a Dante de su larga lista de deudas.

-Bueno si no es una molestia mi precio, es la hora del show- dijo Dante mientras agarraba su espada la colgaba de su espalda y guardo sus 2 pistolas en su gabardina.

-Road -tama este sujeto no me da buena espina-Lero- le susurro la sombrilla a la niña

-No seas tonto Lero- respondió Road- el solo trabaja por dinero mientras le paguemos el seguirá de nuestro lado

-Bueno si ya terminaron de hablar de mi a mis espaldas mejor nos vamos ¿no?- interrumpió Dante poniéndose entre Lero y Road