Quinta Noche

—Oye Dante— dijo la muñeca que salió del bolsillo de la gabardina de Dante

—¿Que pasa Road?—

—¿Por que no los mataste? Se que siguen vivos y vivirán—

—Es para que salgan los demás y cuando sepa donde encontrarlos los aplastare como cucarachas.—


Allen se encontraba inconsciente debido a la intensa paliza que recibió. Después de pasar varias horas inconsciente finalmente despertó, y se vio a si mismo siendo cargado en la espalda de Kanda, el cual se veía en buen estado, como si nunca hubiera peleado. —K-Kanda...— Allen intento pronunciar unas pocas palabras, pero aun se encontraba muy agobiado por la pelea.

—Guarda tus energías, aun no estas en buen estado.—

—P-pero Kanda... ¿como es que tu puedes...— A Allen se le hacia imposible el hecho de que Kanda estuviera camina, Allen sabia que Kanda había recibido una paliza casi tan grande como la de el. -...como es que puedes moverte...?—

—No te importa...— Kanda seguía su camino sin tomar mucha importancia de lo que Allen dijera. —Sigues vivo, eso es lo único que te debe de importar, por ahora—

Allen miro en silencio a Kanda, no podía encontrar ni un rastro de heridas, solo su ropa ligeramente rota. Fue en ese momento que se dio cuenta... El tatuaje de Kanda había crecido, tomando mas parte de su cuerpo. —¡K-Kanda! la marca en tu pecho...—

Kanda dejo caer a Allen al escucharlo decir eso —¡Moyashi idiota, si tienes energías para balbucear, suponga que ya puedes caminar!— Kanda tomo un pedazo de su playera la cual le colgaba por lo rota, pero de todos modos Kanda la tomo y la amarro alrededor de su pecho, tapando cualquier ángulo de su tatuaje.

—Ugh...- Allen aun no contaba con energía para caminar. —Kanda, ¿nunca te dijeron que es grosero dejar caer a las personas así?— Allen intento levantarse, pero sus brazos estaba sumamente débiles, y no soportaban el siquiera levantarlo.

—Tsk, moyashi idiota...— Kanda tomo la pierna de Allen y siguió su camino jalando de su pierna y siendo arrastrado por el camino. —No te acostumbres a que te lleve. Ya casi llegamos— Kanda siguió su camino hasta llegar a la base de la orden. Un grupo medico recibió a Allen y Kanda, sin embargo al examinarlos encontraron en Allen, aparte de los golpes ocasionados por Dante, también se dieron cuanta que tenia muchos raspones en toda la espalda.

—¡Wow! Joven, ¿como se hizo todo esto?—

Allen señalo a Kanda con su dedo indice un poco tembloroso y cansado, mirando son ciertos ojos con un poco de enojo. -Mi gentil compañero, me hizo el favor de arrastrarme el camino- Allen bajo su mano y su mirada se torno muy seria y concentrada. —Y el resto... Me lo hizo un nuevo aliado de los Noé... !UGH!- Allen escupió sangre en el rostro de la enfermera y callo desmayado, aun no se recuperaba del todo.

—¡Rápido, llévenlo a enfermería! ¡esta sumamente dañado— La enfermara llamaba a su equipo de médicos para que atendieran a Allen. una ves que se llevaron a Allen la enfermera dirigió su mirada a Kanda —Usted también necesita ayuda medica—

—No hace falta, yo traje al moyashi hasta aquí, estoy bien— Kanda se disponía a irse, pero la enfermera lo jalo de su hombro y le clavo su mirada llena de enojo y aspecto demoniaco. Kanda había olvidado con quien estaba lidiando, sabia que nunca debía llevarle la contraria a la jefa de la enfermería, pero de todas formas Kanda no dejaría verse intimidado por ella.

—¡Usted necesita atención medica, ahora valla a enfermería!— La enfermera había demostrado claramente que no iba a dejar que Kanda se fuera.

—...Como sea— Kanda siguió al grupo de enfermeros junto con el moyashi, pero Kanda iba a pie. Mientras que Allen necesitaba ser llevado en una camilla —Moyashi llorón...—

—M-mi nombre es Allen...—

—Tsk.— Kanda ignoro el simple hecho de que el moyashi lo corrigió y siguió de largo hasta llegar a la enfermería.


Mientras tanto. Dante regresaba victorioso con los Noé.

—¡Cariño, ya llegué! — Dante hacia su triunfal entrada en la guarida de los Noé, como era de esperar, no paso mucho para que ellos se le hicieran aparición; pero un Noé en especial se le acerco muy directo, tenia una cara llena de preocupación y enojo dirigida a Dante; al instante este empezó a zarandear a Dante y gritando lo mismo una y otra ves: "¿¡Donde esta mi Road! ¿¡Donde esta mi Road! ¿¡Donde esta mi Road!" —¡Woah! ¡Cariño, yo también te extrañe!— Dante se quito de enzima a el 'padre' sobre protector y después saco de su gabardina a una pequeña y linda muñeca la cual ya hacia dentro de su bolsillo; la cual se transformo nuevamente en una pequeña niña de aspecto inocente.

—¡Hola papá!— Dijo con una pequeña pero dulce sonrisa Road, pero no paso mucho para que esta estuviera alrededor de los brazos de su padre.

—¡ROAD!— El padre no dejaba de abrazarla y chillar como un niño al ver de nuevo a su pequeña —¡NUNCA VUELVAS A DEJARME SOLO...!—

Dante dejo la escena que tenían entre Road y Sheryl y se dirigió a un lugar un poco arrinconado, donde ya hacia una cilla con un escritorio cerca a este. Dante no espero el permiso de nadie, y solo se sentó en la cilla y apoyo sus piernas en el escritorio —Aaahhh...— suspiro profundamente —Ahora me siento como en casa—

Sin embargo la tranquilidad de Dante no duro mucho, ya que un hombre se le acerco a el. Tenia aspecto de un hombre de 40 años, pelo peinado hacia atrás, una cara con una mirada un poco despreocupada; pero lo que mas resaltaba en el, era su gran sombrero de copa. —Que bueno que regresaron...—

—¿Te conozco..?— Dante miro determinadamente al hombre, pero no lo reconocía.

—Es el conde-lero— Contesto una sombrilla la cual se acerco al conde y quedo acomodada en las manos del conde.

—¿Malvavisco? ¿Eres tu? ¡Wow! ¡no se en que dieta súper extremista te pusiste, pero te ves fantástico!— Replico el asombrado demonio mientras ponía sus botas de regreso al suelo.

—Espero que su misión halla sido todo un éxito— El ex-malvavisco se acerco un poco al escritorio y miro fijamente a los ojos color celeste del demonio humano.

Dante devolvió la mirada al conde con una pequeña sonrisa y dejo que pasaran unos segundos antes de contestarle —Ha-ha, por su puesto malvavisco, ahora que casi mato a los exorcistas obligare a que salgan los demás— Dante regreso a acomodar sus piernas en el escritorio y puso sus manos tras su cabeza.

—Me alegro oír eso, pero aun así...—El conde empujo los pies de Dante provocando que casi se cayera, pero Dante reacciono al instante colocando su espada en la cilla para que le diera un apoyo extra y no se cayera —...No estoy del todo seguro si fue una buena idea dejarlos ir con vida—

A pesar de que Dante casi cayo al suelo, no afecto mucho su tranquilidad, ya que su habilidad hizo que no pasara así; Dante regreso la mirada al Conde, pero aun tenía una cara muy relajada y tranquila en su expresión —Wow, hombre, cálmate. Si hay algo por lo que me conocen en mi mundo...— Dante se empujo al frente y pateo (el escritorio el cual el Conde evadió con un salto), tomo su espada y la coloco nuevamente en su espalda —...Es por no dejar a nada que se curse en mi camino con vida— Dante mantuvo una pose en la que el remarcaba lo 'cool' que se veía.

La pose del caza demonios fue interrumpida prontamente por Road, la cual abrazo fuertemente a Dante en la cintura —¡Waaaaaa! !Dante-kun, eres genial!—

Dante puso su mano en la cabeza de Road y la revolvió un poco regresando una sonrisa calmada y serena —He, siempre creí que no seria bueno con los niño, pero parece que tengo cierto toque con ellos— A pesar de que Dante le agrada Road, al instante la separo de el y volvió a dirigir su mirada al conde; Dante puso cierta mirada un poco retadora y burlona —Así que... si dudas de mi método de trabajo, pueden hacerlo ustedes...¡OH! ¡Espera! por eso mismo me contrataron...—Dante termino de hacer su expresión cada ves mas retadora y burlona.

—Hehehe...— El Conde dio una sonrisa al caza demonios, y después extendió sus brazos y puso sus manos sobre los hombros del caza demonios —...No seas tontito Dante-san, tu método es excelente, solo que por aquí no estamos muy acostumbrados a hacer las cosas así, pero...— El conde termino de hacer una gran sonrisa de mejilla a mejilla —No cuestiono los resultados— El Conde soltó a Dante y dio media vuelta y le dijo de espaldas con una sonrisa incluso aun mas grande —Dime Dante-san, ¿te gustaría ser parte de nuestra familia?— A pesar de la seguridad que tenia al conde, esta se esfumo al escuchar la respuesta de Dante.

—No, gracias. No planeo quedarme aquí, solo hasta que termine mi trabajo—

—M-muy bien... Ahora me retiro— El conde dejo la sala y paso al cuarto adjunto, una ves ahí, el conde mantenía su sonrisa, pero eso no ocultaba su decepción —Que lastima...— La privacidad del conde no duro mucho al ver a un Akuma nivel 2, el cual se acerco volando. —Ohhh. Mi querido Akuma, que bueno verte, espero que tengas buenas noticias para mi—

—Conde-sama...— El akuma hizo una reverencia, pero su expresión de inseguridad y temor decía todo por el; no tenia buenas noticias para el Conde —Conde-sama... he hecho como me ha pedido y me he hecho pasar por un rastreador de la orden oscura...—

—¿Y?—

—Parece que los exorcistas creen estar a punto de encontrar el corazón de la inocencia...—

Al conde le creció una enorme sonrisa en el rostro, uno podría considerarla la mas grande en toda su vida —he...hehe... hehehe... ¡HEHEHEHEHEHE! ¡perfecto! muchas gracias, puedes retirarte, sige haciendo el buen trabajo por favor.—


N/A: HOOOOLAAAAAA A TODOS! se que me tarde casi un año en subir este capitulo ._. ... pero al menos lo subi XD

Espero que lo disfruten, y esperen el siguiente capitulo

Salu2!