Hola amigas!!! Pues el dia de hoy se me vinieron algunas ideas locas a la cabeza y fue asi como surgio este primer capitulo que espero disfruten, estoy muy agradecida con las lectoras que amablemente se han tomado la molestia de dejarme sus comentarios y palabras de aliento siento que esto me ha servido para dar siempre lo mejor de mi. Sin mas preambulos las dejos disfrutando este capitulo, sin dejar de mencionar que la autora de Sailor Moon y sus personajes son de Naoko Takeuchi.

UN AMOR INEXPLICABLE

CAPITULO 1.- DESPERTANDO

-¡quiero el divorcio!- dijo en un grito ahogado la chica, quien hasta el momento habia mantenido falsas ilusiones sobre una metamorfosis en su aburrida y monotona vida marital.

-¡olvidate de ello! ¡te dejare cuando a mi se me de la gana!- respondio con prepotencia el hasta ahora su esposo, y ¿porque no decirlo? Amor de su vida... si, despues de todo y a pesar de todo el daño que ese hombre le habia hecho, ella lo seguia amando, por eso habia llegado hasta ese punto, y aun sentada en la cama mientras derramaba gruesas lagrimas amargas se preguntaba si estaba bien haberle hecho esa peticion.

-¿¡porque? ¿¡para que me quieres?!- comenzo a preguntar con la voz quebrada y un poco menos arrogante que la primera vez.

-¡Mira Serena! ¡olvida el tema! ¡no te dare el divorcio porque no se me da la gana y punto!- con tranquilidad mientras acomodaba tranquilamente su corbata, dandole la espalda a su hermosa mujer la cual lloraba desconsoladamente sobre la cama, esa cama que años atras hubiera sido testigo de las multiples y apasionadas entregas de amor. Por un momento llegaron a su mente los pocos recuerdos felices que su mente albergaban y fue por ello que se atrevio.

-¿porque, porque me haces esto? Si lo unico que yo hago es amarte con...- fue interrumpida

-¡por favor! ¡no comiences con lo mismo de siempre! ¡me das flojera!- el comentario la dejo pasmada, con su camison rosa, y los puños cerrados por la impotencia trataba de controlar sus lagrimas

-¡pero..!- la mano de su esposo le tomo con fuerza las muñecas

-¡dije que ya basta!- mientras le aventaba la mano y ella permanecia boquiabierta, nunca en sus 5 años de matrimonio se habia atrevido a hacerle algo como eso, las lagrimas no brotaron, pero algo dentro de su pecho comenzo a crecer con tanta fuerza que dolia.

-¡tu nunca me habias tratado asi!-

-¡tu lo has dicho!- dijo con indiferencia, rociandose con la fragancia y jalandose el cabello hacia atras para acomodarselo

-¡nuca vuelvas a hacerlo!- se atrevio a decirle, pero una vez mas fue callada,

-¡Mami! ¿porque gritan tanto?- pregunto con inocencia la pequeña de cabellos rosas que mantenia abrazado a su pecho un tierno conejito blanco y se tallaba los ojos

-¡Rini! ¿que haces despierta mi amor? ¡deberias estar dormida- con aire afligido mientras se acercaba para cargarla en sus brazos

-¡es que oi gritos!- dijo la pequeña niña, quien con sus ojos marrones miraba con desconfianza al hombre que estaba a su lado

-¡ya mi amor! ¡no te preocupes!- besandole la frente mientras la apretaba mucho a su cuerpo-¡papa y yo solo estabamos hablando!- mientras se volteaba a verlo para suplicarle que mencionara algo al respecto

-¿vas a salir papi?- pregunto ella, el hombre ni siquiera se molesto en responderle, simplemente paso junto a ellas ignorandolas por completo a la vez que tomaba las llaves, Serena lo siguio unos cuantos pasos hasta verlo bajar las escaleras

-¡no me esperen despiertas! – haciendo un ademan de despedida, la rubia sintio como las lagrimas agolpaban y estallarina en cualquier momento, mas el tener a su princesa en brazos, la hizo mantener la calma, y conteniendose le dijo.

-¡vamos! ¿quieres dormir esta noche conmigo?- mientras le miraba la carita, a sus cinco años de edad, era el vivo retrato de su madre, de la cual habia herededo su singular caracter y alegria ademas de sus rasgos fisicos,

-¿porque se va otra vez mi papi?- entre sollozos y coraje, pues a su corta edad lo que habia visto y vivido le habia hecho despertar sentimientos de ese tipo.

-¡ya sabes! ¡papa trabaja mucho!. Pero ya no preguntes- tratando de sonar lo mas segura posible aunque dentro de su ser estaba hecha pedazos.- ¡ya mañana lo veremos!

-¡mmm!- fue lo que la niña respondio mientras se recargaba en el hombro de su madre y la rodeaba con sus bracitos, poco despues Serena recosto suavemente a su pequeña niña en la cama. Permanecieron despiertas cada una sumida en sus propios pensamientos, Rini miraba a su madre la cual parecia estar ajena a ese lugar.

"¿porque? ¿porque si yo te amo? ¡eres y has sido el unic hombre en mi vida! ¿que es lo que pasa?...¿en que te he fallado?, cuando nos casamos dijiste que siempre estarias a mi lado...a nuestro lado"- pensaba con tristeza

-¿mami, verdad que papa nos quiere?- la pregunta sorprendio a la rubia, quien no esperaba escuchar eso de labios de su princesa

-¿porque preguntas eso?- acariciandole sus cabellos

-¡necesito que me digas que si!- aferrandose a su conejito, la actitud demostro a Serena que lo que realmente queria su hija era escuchar una mentira, una mentira de la que ella se estaba dando cuenta poco a poco, y que se negaba a aceptar, no fue capaz de responderle, se encontraba entre el decirle a su hija lo que queria oir y mentirle o contarle lo que en realidad pasaba y destrozarle la vida, ella que era tan pequeña y por la que toleraba muchas de las cosas que habian acontecido en los ultimos meses.

-¡descansa pequeña! Mañana sera otro dia- besandole la frente para luego apagar la luz de la lampara y evitar ser custionada por su pequeña hija.

Despues de algunos minutor por fin pudo escuchar la respiracion tranquila de su hija, lo que le hizo saber que ya se encontraba dormida, incapaz de conciliar el sueño, se levanto y bajo a la cocina a tomar un poco de leche, le dio vueltas al asunto tratando de encontrar una explicacion logica para que su matrimonio halla legado a ese punto, pero no la encontraba, no entendia como es que teniendo al esposo mas atento y cariñoso del mundo, se hubiera vuelto de la noche a la mañana en alguien completamente desconocido para ella.

---------------------------------INICIO FLASHBACK----------------------------------------------------

-¡que feliz soy! ¡te prometo que sere la mejor esposa del mundo!- dijo una entusiasmada chica colgandose del cuello de su alto y atractivo esposo, las miradas se posaron sobre ella al observar al hombre que tenia a su lado.

-¡yo tambien!- respondio el chico mientras miraba a su esposa- y ¡te juro que estare contigo siempre! ¡siempre Serena!- mientras le rozaba suavemente la nariz.

----------------------------------------FIN DEL FLASHBACK-----------------------------------------

"¿en que momento cambio todo?...¿como es que no me di cuenta antes?...¿desde cuando comezaste a comportarte asi?..¡no lo entiendo!"

Enseguida subio las escaleras al recordar que alguien estaba en su cama, asi que despues de mucho dar vueltas en la cama y pensar sobre lo mismo, cayo rendida en los brazos de morfeo


Santa me dejo muy buenas ideas y Bueno pues ahi lo tienen!!! Diganme ¿que les parecio el comienzo? ¿les gusto? Espero que si amigas porque en verdad tengo mil ideas en la cabeza sobre este fic y aun no defino bien a los personajes ahorita me voy a la cama a tratar de detallar mas, porque ya tengo muchos avances pero solo en la mente asi que estoy abierta a muchas sugerencias ok?? Bueno pues las dejo y espero leer muchos comentarios en mi proxima visita no sean malas!!!