Club de los Ichaichachinistas

Ya habían pasado dos semanas desde aquella misión en la que pelearon contra Madara y sus hombres. En estos momentos todos los que fueron a esa misión se encontraban en la aldea y lógicamente cuando regresaron habían recibido las felicitaciones y halagos de la hokage, hubieron algunos por no decir todos que se les subió el ego hasta las nubes y eso que varios ya lo tenían bien elevado.

La paz reinaba en la aldea de la hoja, con el pensamiento de que ya no tendrían que preocuparse porque Akatsuki atacara la aldea. Así que todo fue tornando su curso normal, con ninjas haciendo misiones, pequeños yendo a la academia, amas de casa haciendo sus deberes etc.

Era un domingo como cualquier otro en la aldea de la hoja, Tsunade se encontraba sentada atrás de su escritorio leyendo unos papeles, se le notaba concentrada.

-¡Shizune! –grita y al instante su asistente entra por la puerta.

-¿se le ofrece algo Tsunade-sama? –pregunta respetuosa y la quinta levanta su mirada de los papeles.

-Hay una misión rango "B" así que manda a llamar a Uchiha Itachi…

-Tsunade-sama recuerde que Itachi-kun pidió este día. –recuerda la pelinegra y Tsunade suspira con pesadez.

-Entonces llama a Kakashi, a Naruto…

-Tsunade-sama recuerde que ellos también pidieron este día como descanso. –a la quinta comenzó a aparecerle un tic nervioso en su ceja derecha y Shizune sonreía nerviosa.

-Entonces llama a Sasuke, a…

-Tsunade-sama, Sasuke-kun también pidió este día. –el tic en la ceja de la quintase marcaba mas y una vena se le había hinchado en la frente haciendo que la pelinegra sudara frio.

-Yamato, Kiba, Suigetsu, Ebisu.

-También pidieron este día. –la quinta furiosa se puso de pie estampando sus manos en el escritorio provocando que la pelinegra se sobresaltara.

-¿QUÉ AHORA TODOS LOS NINJAS DE LA ALDEA PIDIERON EL DOMINGO LIBRE O QUÉ? –grita histérica.

-Pues casi todos los hombres. Las mujeres no pidieron este día y de hecho nunca lo piden, es muy raro cuando lo hacen. En cuanto a los hombres los únicos que no pidieron este día son Hyuga Neji, Abamure Shino, Juugo, Nara Shikamaru y Akimichi Choji. –dice con seriedad y Tsunade suspira con pesadez dejándose caer en su asiento.

-Bien, ahora tengo dos misiones. Manda a llamar a Haruno Sakura, Uesugi Ayame, Higurashi Kaoru y Hyuga Hinata. –dice con indiferencia. –la siguiente misión es personal, así que manda a llamar a Hyuga Neji y Nara Shikamaru.

-Si Tsunade-sama. –dice con firmeza Shizune y al instante sale del despacho.

-Sé que algo se traen entre manos los hombres, es raro que siempre tomen como descanso los domingos. –dice para sí misma haciendo una mueca pensativa. –y algo me dice que esos tres son la cabecilla de todo. –el entrecejo de la rubia se frunció en clara molestia.


En el despacho de la hokage se encontraban las cuatro chicas que había mandando a llamar hace unos minutos.

-¿entendieron la misión? –pregunta firme la rubia.

-No tiene ciencia vieja. –dice con fastidio Sakura sonriendo de forma torcida al ver la vena que se le hincho en la frente a la rubia por como la llamo. –solo buscamos quien robo esos tesoros. Les rompemos la cara y regresamos los tesoros al feudal. –dice despreocupada y Kaoru asintió dándole la razón mientras que Ayame bostezaba aburrida y Hinata mantenía la cabeza agachada.

-Retírense. –dice con firmeza y las cuatro chicas se dan media vuelta. –por cierto Sakura. –dice haciendo que esta se detenga y la mire de reojo. –Ayame es la líder de la misión. –dice sonriendo de forma torcida viendo con satisfacción como el rostro de la chica se distorsionaba mostrando furia y Ayame sonría divertida. –(toma eso mocosa amargada, haber si así aprendes a no decirme vieja)

-¡Jojojo…!¡Me deberás obedecer en todo frente de coco! –dice Ayame palmeándole el hombro divertida y Sakura le golpea la mano que tiene en su hombro y sale del despacho molesta. –frente de coco en la entrada "A" de la aldea en veinte minutos si no llegas a tiempo te sancionare. –grita y ríe burlona al oír el gruñido de la peli-rosa. –vámonos. –dice mirando a las otras dos y se dispone a caminar.

-(esta será una misión muy pesada) –piensan Hinata y Kaoru soltando un largo suspiro mientras siguen a Ayame.

La hokage estaba sentada tras su escritorio sin borrar esa sonrisa llena de dicha que tiene por haber fregado a Sakura. En eso oye que tocan la puerta y borra su sonrisa regresando a su expresión dura, aun así sus ojos mostraban triunfo.

-¡ADELANTE! –dice y la puerta se abre dejando ver a Neji y Shikamaru, que con tranquilidad se pusieron frente a su escritorio.

-A sus ordenes Hokage-sama. –dice respetuoso Shikamaru, pero sin perder su tono aflojerado.

-Quiero que investiguen la razón por la cual la mayoría de los ninjas masculinos se toman libre este día. –dice con firmeza y ambos varones alzan una ceja con extrañeza. –quiero saber la razón por la que lo hacen… ¿ENTENDIDO?

-¡Si Hokage-sama! –dicen ambos aun extrañados por la rara misión que les puso.

-Retírense. –dice indiferente y ambos se dan media vuelta.

-(es denigrante hacer este tipo de misiones para un ninja de mi nivel. No sé porque no manda a un gennin) –pensaba con fastidio Neji mientras salía de la oficina.

-(otra misión problemática) –Shikamaru suelta un largo suspiro mientras atraviesa la puerta.


Con el byakugan de Neji no les había tomado trabajo encontrar donde todos estaban reunidos. En este momento ambos varones se encontraban varios metros fuera del enorme templo que se encontraba en las afueras de la aldea, ambos chicos estaban escondidos entre unos arbustos.

-Oye Hyuga. –dice aflojerado Shikamaru mirándolo de reojo y Neji lo mira sobre el hombro dándole a entender que lo escuchaba. –ahora que lo pienso es raro. Incluso todos los miembros de mi clan en especial el viejo se toman este día. No sabía que lo hacían para venir aquí… ¿será una clase de secta? –pregunta con un poco de interés.

-Tal vez. Porque también todos los miembros de mi clan se encuentran aquí. incluso Hiashi-sama… hasta Naruto, Sasuke, Itachi, Kakashi-sensei y Jiraiya-sama están aquí. –dice con tranquilidad.

-Eso es raro. –dice pensativo. – y muy sospechoso… ¿crees que estén planeando alguna revolución? –el rostro del vago mostró seriedad ante el asunto y Neji frunció el entrecejo.

-Pue… -el Hyuga no termino su frase al ver a Shikamaru caer de lleno, voltea con rapidez enderezándose viendo a un encapuchado con el brazo en posición de haber golpeado a su compañero para noquearlo. –maldito. –gruñe molesto dispuesto a atacarlo pero un golpe en la nuca lo desmayo también.

-Vaya ninjas, ni siquiera notaron nuestra presencia. –dice uno de los encapuchados. –llevémoslo con Kakashi-sama y Jiraiya-sama… ellos sabrán que hacer con ellos. –dice uno de los encapuchados cargando a Neji en su hombro como si fuera costal de papas y el otro lo imito haciendo lo mismo con Shikamaru.


Dentro del templo todo estaba oscuro y solo la leve iluminación de las velas daba algo de luz. En las bancas del templo estaban varios hombres, todos usando una capucha café, mas no les cubría el rostro. Entre las personas que estaban sentadas en las bancas se podía apreciar a Itachi en primera fila, a su lado Ebisu, Guy, Lee, Kiba, Suigetsu, y Naruto, en las demás filas habían muchos más ninjas conocidos y desconocidos. Delante de ellos había un foro, del lado derecho del foro salió un hombre que cubría su rostro con la capucha y a su lado iba otro de la misma estatura, mas este no escondía su rostro con la capucha dejando ver que se trataba de Uchiha Sasuke, el cual iba con cara de fastidio y sostenía con su mano derecha una pequeña campanita dorada.

El encapuchado que acompañaba Sasuke sostenía en sus manos un librito de color verde que en la portada tenia la imagen de una hermosa mujer corriendo mientras un apuesto hombre la persigue.

Sasuke se puso alado del encapuchando que a su vez se puso frente al micrófono mirando a todos los que estaban sentados en la banca que extrañamente eran puros hombres.

El encapuchado alza sus manos dejando que la tela de la capucha resbale un poco dejando ver su piel clara.

-Alabado sea el icha icha hermanos. –dice el encapuchado con voz ronca y hasta sonó tétrica. Sostenía el libro con devoción y Sasuke movió la campana haciéndola sonar y al instante todos en las bancas se ponen de pie, se hincan en el piso y comienzan a hacer varias reverencias. –benditos seas entre todos los libros. –dice el hombre con devoción y Sasuke dio otro campanazo.

-¡Benditos seas entre todos los libros! –repiten a coro todos los hombres en las bancas sin dejar de hacer reverencias.

-Hermanos recitemos nuestra oración hacia nuestro Dios. –dice el encapuchado con devoción y poniendo sus manos a la altura de su estomago sosteniendo el icha icha como si de un tesoro se tratara.

.¡Oh! ¡Bendito Jiraiya-sama, te damos las gracias por compartir tu sabiduría con nosotros! –recitan a coro todos y Sasuke seguía agitando la campanilla en su mano.

-Naruto. –dice firme el encapuchado y el rubio rápidamente se pone de pie haciendo un saludo militar, el encapuchado levanto su rostro revelando ser nada más y nada menos que Hatake Kakashi (nee ¿a que no se lo esperaban? U¬¬) –recoge las limosnas. –ordena con firmeza y el rubio asintió y corrió a tomar un canasto y se dispuso a pasar la canasta delante de todos para que dejaran su ofrenda.

.¡Gracias chicos! –Jiraiya de pronto apareció alado de Kakashi y una luz celestial le daba de lleno haciéndole ver divino y como si fuera poco un coro celestial se comenzó a oír.

-¡Jiraiya-sama se ha dejado ver por estos simples mortales! –grita Kakashi con devoción. –es un milagro. –dice dichoso mirando el techo con los brazos extendidos.

-¡Gracias por brindarnos tu presencia en esta misa Jiraiya-sama! –dicen todos a coro con devoción haciendo varias reverencias.

Jiraiya sonriendo de forma torcida elevo sus manos y la luz que lo hacía ver más celestial se intensifico.

-(¿de dónde fregados sale la luz?) –pensó Sasuke mirando a todos lados, en eso levanta la mirada viendo a uno de los sapos de Jiraiya colgado desde un alambre en el techo y alumbrando a Jiraiya con una potente linterna haciendo que una gota de sudor resbale de la nuca del chico. – (eso explica la luz, pero ¿y la música celestial? O.o)

-Naruto trae acá esas limosnas. –dice Jiraiya dándose abanicazos con un abanico de papel que decía "soy sexy". El rubio asintió y camino hacia Jiraiya para dejarle las limosnas, pero en eso tropezó con un cable cayendo de lleno y la música celestial paro. –serás torpe chamaco. Conecta nuevamente la grabadora y tráeme la limosna. –ordena con firmeza y el rubio asintió haciendo todo lo que le pidieron mientras que Sasuke le resbalo otra gota de sudor en la nuca y los demás seguían haciendo reverencias hacia Jiraiya.

-Hermano Konohamaru… reparte las secciones del día de hoy para comenzar a predicar la palabra de nuestro señor. –dice todo seriezón Kakashi y el pequeño Konohamaru asintió y se dispuso a hacer lo que el sacerdote del templo le ordenaba.

-(vaya idiotez por la que me tengo que levantar temprano todos los domingos -.- desde que llegamos de la última misión fui obligado por Kakashi y aniki a venir aquí y peor aún, me encuentro con la sorpresa de que el dobe es obligado a venir aquí desde hace un año -.- y para acabarla de amolar tengo que leer el dichoso icha icha toda la semana, mínimo tengo que tener leídos doce capítulos por semana -.- "por lo ultimo no te quejes compa, que gracias a ese sagrado libro tenemos más técnicas para usar con nuestra peli-rosa *¬*" sin comentarios u/u…) —un largo suspiro sale de los labios del pelinegro mientras sigue tocando la campanita al momento de que Kakashi lee el icha icha como si de biblia se tratara y Jiraiya alado de él haciendo poses de galán para sus alabadores, el pelinegro paseo la mirada por su hermano viéndolo llorar mientras escucha con admiración lo que Kakashi lee. – (puros locos hay aquí -.-)

En eso las puertas del templo se abren haciendo que la luz de afuera de de lleno. Curioso todos voltearon e incluso Kakashi había dejado de predicar la palabra del icha icha. Por la puerta entraban dos de los que vigilaban los alrededores del templo cargando a Neji y Shikamaru.

-Kakashi-sen…sama, encontramos a este par de intrusos espiando los alrededores. –dice respetuoso el encapuchado que llevaba cargado a Neji.

-Bien hecho Yamato, Hiashi. –dice despreocupado y al instante el par que traía cargados como costal de papas a esos dos se bajaron las capuchas descubriendo sus rostros. –tráiganlos acá. –ordena y al instante como si su jefe se tratara los dos obedecieron colocándose alado de Kakashi. –hermanos míos. –exclama mirando a los demás que lo observaban con absoluta atención y Jiraiya miraba divertido al par de chicos inconscientes. –a partir de ahora tendremos dos miembros nuevos en nuestro club. –al instante todos aplaudieron, unos emocionados y otros sintiendo pena por eso chicos que seguramente serán obligados a entrar como mucho de ellos.

-(enserio me da un poco, pero solo un poco de pena Neji u.u yo que pensé que el pendejo a quien siempre jodemos se había salvado de esto, pero el tarado vino solito a su tumba u.u) –fue el pensamiento del pelinegro que miraba con lastima al castaño.

-(pensar que Shikamaru es considerado uno de los más inteligentes de la aldea y mira donde vino cayendo, eso me hace dudar sobre su IQ… en cuanto a Neji no me extraña, desde que Ayame apareció en su vida es como si fuera su amuleto para atraer las desgracias u.u) –pensó con diversión Itachi.

-Bájenlos y despiértenlos. –ordena Jiraiya ansioso por ver la cara de esos dos cuando despierten.

Al instante Yamato y Hiashi los pusieron en el piso y sin más Yamato tomo un poco de la supuesta agua bendita y se las hecho en la cara a cada uno despertándolos sobresaltados.

Ambos miraban extrañados a todos lados curiosos por saber donde estaban mientras sus mentes recordaban que estaban haciendo antes de llagar ahí. Cuando recordaron que se trataba de una misión y descubrieron que se trataba de una clase de organización con proposiciones desconocidas se extrañaron al ver a varios ninjas conocidos vistiendo capuchas, en especial a Shikamaru le extraño ver a su padre en una de las bancas sentado y mirándolo como diciéndole "hijo idiota, yo que hice lo posible porque no te dieras cuenta donde iba los domingos para que no te metan en esto y de la nada apareces haciendo en vano mis esfuerzos" eso logro ver el estratega numero uno de la aldea en los ojos de su padre. En cuanto Neji al ver a su tío que lo miraba como diciéndole "solito te jodiste como yo", si su tío como siempre de pocas palabras aun incluso aunque intente hablar con su mirada.

-¿Qué sucede? ¿Qué hacen aquí reunidos casi todo los shinobi de la aldea? –pregunta con seriedad Neji.

-¡Cállate simple mortal! –dice con firmeza Jiraiya apuntándolo con el dedo.

-(según tengo entendido Jiraiya-sama no es un dios o una deidad como para llamarnos mortales, pero mejor no hablo porque tengo el presentimiento de que si lo hago me ira peor) –pensaron Neji y Shikamaru mirándolo como el loco que es mientras una gota de sudor resbalaba por sus frentes.

-Aquí solo pueden hablar cuando yo o Kakashi que es mi mano derecha les de su permiso ¿entienden? –dice con seriedad y ambos castaños secuestrados asintieron mirándolo algo dudosos. –en fin, Kakashi explícales el procedimiento.

-Como descubrieron nuestro club es un le entran porque le entran. –dice aflojerado el ninja copy y los ojos de ambos castaños mostraban que no entendían a los que le iban a entrar, pero al desviar la mirada hacia el Uchiha menor esta les dijo que mas jodidos no podían estar por falta de inteligencia haciéndoles temer a lo que los obligarían a entrar (si u.u los de Konoha están tan unidos que se entienden con las miradas u.u). –Hiashi. –el líder del famoso clan Hyuga asintió entendiendo el mensaje y se puso frente a su sobrino mirándolo con firmeza haciendo que Shikamaru y Neji pensaran que ni a la Hokage le obedecía tanto.

-Neji como jefe del clan te ordeno que entres al club. No solo eso, no le dirás nada a Tsunade-sama y nadie, todo lo que se ve, oye y dice aquí se queda aquí. –dice con firmeza. – ¿entendido? –era el mero fregón del clan el que se lo ordenaba y al ser del bouke pues no le quedaba de otra más que obedecer sin chistar o preguntar. –como ya aceptaste desde ahora te digo que todo lo que diga Kakashi-sama y Jiraiya-sama en este lugar será ley para ti. –dice mirándolo como diciéndole "te has jodido como yo" y Neji ensancho los ojos mirando de reojo como a los que debía obedecer lo miraban con burla.

-Bien ya se unió Hyuga Neji. Itachi entrégale su capucha. –ordena con flojera Kakashi y al instante Itachi de quien sabe donde saco una capucha y salto al escenario entregándosela a Neji que la tomo dudoso gruñendo molesto ante la mirada llena de burla del pelinegro.

-Bien Shikamaru, eres inteligente y si sabes lo que te conviene, entraras por las buenas. –dice amenazante Kakashi y Shikamaru lo mira dudoso dirigiéndole una mirada a su padre que haciéndose pendejo volteo a otro lado ignorándolo.

-Algo me dice que si digo que no ustedes harán algo de lo que me arrepentiré de por vida no haber dicho si desde el principio y peor aun igual entrare. –dice con fastidio.

-Inteligente muchacho, serás muy buen miembro. –dice Jiraiya con emociona.

-Pues ya saben la respuesta. Le entro. –dice sintiendo la rara sensación de que acaba de cometer uno de los peores errores de su vida, mas al ver la sonrisa traviesa que le dirigían Kakashi, Itachi y Jiraiya.

-¡Hermanos tenemos dos nuevos hermanos más: Hyuga Neji y Nara Shikamaru! ¡Démosle la bienvenida! –grita Kakashi mirando a los de las bancas y alzando ambos brazos.

¡Bienvenidos hermanos! –dicen a coro todos los demás haciendo que una gota de sudor les resbale en la nuca a los nuevos integrantes.

-Por cierto. ¿Cómo llegaron aquí? –pregunta con suspicacia Jiraiya. –si no me dicen serán torturados hasta que hablen y déjenmeles decirle que tenemos como miembros a Uchiha Itachi y Morino Ibiki, que son los mejores en torturas en todo el mundo shinobi. –dice al ver la mirada dudosa de los castaños, estos miraron hacia donde apuntaba Jiraiya viendo la mirada psicópata de Ibiki luego voltean hacia Itachi viendo como tenía el sharingan en sus ojos viéndolos con sadismo y esa sonrisa llena de maldad les hizo pasar saliva con dificultad.

-Tsunade nos mando a investigar lo qué hacían los hombres los domingos y porque pedían ese día específicamente. –dice rápidamente Shikamaru siendo inteligente sabiendo que le convenía hablar o estaba jodido en cuanto a Neji y Sasuke lo miraron con compresión por rajar tan rápido, aunque muchos ahí pensaban que si una aldea enemiga atrapaba a Shikamaru ya estaba que se jodían porque le era fácil soltar la sopa, así que como nota mental se apuntaron no decirle secretos que los perjudiquen en una misión cuando vayan con Shikamaru.

-Sabía que tarde o temprano Tsunade notaria eso. Esa mujer es muy lista y no dejaría pasar un detalle como este así porque si. –dice pensativo Jiraiya.

-¿Qué sugiere que hagamos Jiraiya-sama? –pregunta Kakashi con diversión y un brillo lleno de triunfo adorna los ojos del sannin.


Esta Tsunade dentro de su despacho sentada atrás de su escritorio mirando incrédula a ambos castaños que usaban todo su autocontrol para mostrar tranquilidad y no dejar ver el enorme nerviosismo que sentía al mentirle a esa mujer que si se enteraba era lo más seguro que les romperá todos los huesos de forma lenta y dolorosa.

-¿Qué la gran mayoría de los shinobis de esta aldea se toman el domingo libre porque es la reunión semanal de su club de lectura? –pregunta incrédulo haciéndosele imposible creerse eso, bueno, aunque si Kakashi estaba involucrado si se lo creía pero dudaba que fuera lectura cultural como le informaron esos dos, mas bien estaba segura que era cultura pervertida.

-Así es Tsunade-sama, se reúnen para comentar lo que les pareció interesante del libro que se les asigna leer en la semana. –dice Shikamaru con seriedad dejando ver que sabia mantener la compostura cuando la situación lo requería.

-(pretexto estúpido que nos ordenaron que dijéramos -.-ni Naruto se creería algo así…mmm bueno, Naruto si lo creería) –fue el pensamiento de ambos al ver la mirada dudosa de la quinta.

-¿Piensas que me creeré eso? –pregunta incrédula haciendo que ambos se miren entre si algo temerosos.

-Tsunade-sama es lo que vimos cuando los seguimos. –dice con seriedad Neji.

-Bien. Les creeré. –dice algo insegura, pero no tenia que dudar de esos dos después de todo sabia la clase de ninjas serios que eran. Tal vez si eso se lo hubiera dicho Naruto, Lee, Guy o Kiba en especial Kakashi lo dudaría, pero siendo esos dos no tenía porque hacerlo, mientras que el par de castaños se controlaron para no soltar un largo suspiro lleno de alivio. – los felicito por su trabajo, retírense. –dice con firmeza y ambos hacen una leve reverencia en son de respeto antes de retirarse dejando a una rubia pensativa que pensaba que por muy club de lectura que se tratara la próxima vez no les daría el domingo de descanso a todos los varones ninja.


Había pasado una semana y nuevamente era domingo. Tsunade se encontraba sentada tras su escritorio leyendo un pergamino mientras su rostro mostraba seriedad.

-¡SHIZUNE! –la llama al terminar de leer el pergamino y a los pocos segundos se ve a la pelinegra entrando al despacho.

-¿Si Tsunade-sama?

-Manda a llamar a Ebisu, Yamato, y Guy. –dice con firmeza.

-Ahmm… Tsunade-sama ellos tres tienen el día libre. –dice algo nervioso la pelinegra sabiendo lo que esperaba y la rubia alzo una ceja extrañada.

-Entonces llama a Hatake Kakashi, Uchiha Itachi y Hozuki Suigetsu.

-Ellos también tienen el día libre. –un tic nervioso comenzaba a aparecer en la ceja de la quinta.

-Uchiha Sasuke, Uzumaki Naruto, Inuzuka Kiba.

-También pidieron su descanso hoy. –dijo mas nerviosa al ver la vena hinchándose en la frente de la rubia.

-Nara Shikaku, Yamanaka Inoichi, Akimichi Choza

-También es su descanso hoy.

-¡Con un demonio! ¡¿Que ahora también se tomaron el día libre todos los varones de la vez pasada? –grita furiosa y golpeando con un puño el escritorio partiéndolo, por lo que la pelinegra se sobresalto y la miro asustada.

-Así es Tsunade-sama. –responde en un susurro por el miedo, pero aun así la quinta logro escucharla perfectamente.

-¿QUÉ DEMONIOS PASO? NO SE SUPONIA QUE TE DIJE QUE NO SE LE PODRIA DAR ESTE DÍA A LOS MISMO DEL DOMINGO PASADO. –grita furiosa y fuera de sí.

-Y yo no se los di, fue usted. –dice algo nerviosa y Tsunade la mira sin entender.

-No recuerdo haberle dado el de descanso el domingo a nadie. –dice ya más calmada y la pelinegra la mira con ojos entrecerrados.

-(sabia que esto pasaría y como siempre me tocarían antes los regaños a mi ¬¬) –la pelinegra suelta un largo suspiro. –pues vera Tsunade-sama, el viernes Jiraiya entro al despacho con usted y cuando entre…

Flash back

Shizune entraba de lo más tranquila a entregarle unos cuantos informes a la quinta para que los leyera y firmara, pero le resbalo una gota de sudor en la nuca al verla a ella junto con Jiraiya tomando sake, y al ver el cómo hablaban, el rojo en sus mejillas y la cara bobalicona que tenían le hacía suponer que estaban demasiado ebrios y eso no era para mas si tiradas en el piso alrededor de ellos habían cerca de cincuenta botellas vacías.

-¿QUÉ HACE TSUNADE-SAMA? –pregunta alterada y furiosa por verla tomando en horas de trabajo.

-¿Qué no vesh niña? Tomando. –dice con ebriedad Jiraiya y mirándola como si fuera obvio mientras que Tsunade asintió dándole la razón y la pobre pelinegra le había aparecido un tic nervioso en la ceja.

-¿CUÁNTAS VECES LE HE DICHO QUE EN HORAS DE TRABAJO NO SE TOMA? –grita furiosa y apretando la mandíbula.

-SHIZUNE Y TU ¿CON QUE DERECHO LE GRITAS A TU MAESTRA Y HOKAGE? –dice furiosa tullendo a la pobre pelinegra que del susto se le fue el coraje.

-No me gustan las peleas, mejor me voy, además que el sake ya se termino. –dice Jiraiya poniéndose de pie y caminando hacia la salida.

-Shi, shi, adiosh. –dice la rubia agitando su mano restándole importancia.

-Por cierto Tsunade ¿me das el domingo como descanso? –pregunta volteándola a ver antes de salir.

-Ya estas. –dice indiferente y Shizune ensancho los ojos mientras que un feliz Jiraiya salía de la habitación, a los pocos segundos apareció una nube de humo frente el escritorio de la quinta seguido de un "puff"

-¡Yo! –exclama Kakashi cuando la cortina de humo se disperso, tenía su ojito cerrado dando a entender que estaba riendo.

-¿Qué quieresh vago? –pregunta con fastidio.

-Pedirle de descanso el domingo. –dice despreocupado.

-Tómalo y vete idiota. –dice indiferente y Kakashi sonrío triunfante bajo su máscara.

-Pero Tsunade-sama ya le dio el día libre a Jiraiya-sama y usted di…

-Cállate Shizune, yo soy la Hokage de esta aldea y le daré el domingo libre a quien yo quiera. –dice con firmeza.

-Pero Tsunade…

-Que te calles Shizune, respeta las decisiones de tu Hokage. –dice Kakashi con burla y Shizune lo fulmina con la mirada.

-Aprende a él Shizune, ese es un ninja que me respeta y sabe quién es su autoridad. –la quinta miraba con orgullo a Kakashi y este sonreía de forma ladina mientras que la pelinegra suspiraba con pesadez.

-Nos vemos Tsunade-sama y que tenga un lindo día. –dice Kakashi antes de desaparecer en una nube de humo.

-¿Por qué no aprendes de él Shizune? –dice Tsunade con pena mirándola decepcionada y la pelinegra la miraba con ojos entrecerrados sintiéndose ofendida porque le ponga como ejemplo a un ninja como Kakashi, estaba segura que solo le decía eso porque estaba ebria, pero si estuviera en sus cinco cabales ni loca le pedía que sea como Kakashi, uno de los que más sacan de sus casillas a la rubia.

-Con permiso. –por la puerta entran los hermanos Uchiha y pasando a la pelinegra se ponen frente el escritorio de la quinta.

-Gran y poderosa Hokage de la aldea entre las hoja ¿sería tan benevolente de darles como descanso el domingo a este par de hermanos que quieren convivir mas para fortalecer su linda relación de hermanos? –dice Itachi todo educado y mirándola con admiración mientras que tanto a Shizune como a Sasuke les resbalaba una gota de sudor en la nuca.

-Claro que si muchachos. –dice sonriéndoles de oreja a oreja sin ver la sonrisa triunfante de Itachi y la mirada resignada de Sasuke.

-Per…

-¿Otra vez me vas a contradecir Shizune? –pregunta con fastidio la quinta mirándola molesta. – ¿Qué clase de corazón tienes mujer? Me haches pensar que no te eduque bien. Mira que intentar negarles el día a un par de hermanos que quieren fortalecer su relación. –dice mas decepcionada y un tic nervioso se instala en la ceja de la pelinegra.

-Que cruel eres Shizune-san. –dice Itachi mirándola con tristeza y el tic nervioso en la ceja de la pelinegra se marca mas mientras que Sasuke la mira como pordiosera. –nos retiramos y gracias por amabilidad. Sin duda se irá al cielo. –dice dando media vuelta para irse seguido de su resignado hermano no viendo la sonrisa orgullosa de sí misma que tenia la quinta.

-Nada mas salieron los hermanos Uchiha y entro Naruto sonriendo de forma zorruna.

-¡Hola Shizune-nee! –saluda agitando su mano y la pelinegra le sonríe con amabilidad.

-¡Hola Naruto-kun! –saluda mientras que el rubio se coloca frente al escritorio de la quinta.

-¿Quién es la mujer más hermosa y poderosa de la aldea? –pregunta como si le hablara a un bebé, mirando a la quinta mientras que Shizune borro su sonrisa para mirarlo de forma sospechosa.

-Pos yo. –dice acá todo estilo retrasada mental y el rubio amplia su sonrisa mientras que Shizune se golpeaba la frente.

-¡Bien dicho! Usted si que se da cuenta de las cosas hermosas de la vida. Es una mujer inteligente. –la quinta sonreía de oreja a oreja sonrojándose un poco mas ante los halagos del rubio. – hermosa, poderosa, digna hokage, es mi ejemplo a seguir… ¿me da libre el domingo? –dice haciendo cara de cachorro mojado y a Shizune les resbala una gota de sudor en la nuca.

-Si pequeño. –dice toda enlelada, con un aura brillante rodeándola.

-¡Gracias dattebayo! –y sin más el rubio sale corriendo de ahí mientras que la pelinegra volvía a golpearse la frente ya sin atreverse a replicar, después de todo si lo hacia ella terminaba mas jodida.

The end flash back

-Y así fueron llegando uno a uno pidiéndole el día y usted se los dio sin más. –termina de contar con tranquilidad y a la rubia le había aparecido un tic nervioso en la ceja sabiendo que todos se habían aprovechado de su estado de ebriedad.

-(malditos bastardos, se aprovecharon de mi debilidad… con esto compruebo que no es club de lectura ni nada, esos malditos están haciendo algo y estoy más que segura que el líder es Jiraiya) –un aura asesina rodeo el cuerpo de la rubia asustando a la pelinegra. –manda a llamar a Hyuga Neji y Nara Shikamaru. –dice tétrica iba a matar a esos niñatos por no investigar bien.

-Ano… ellos también pidieron el día libre, de hecho fueron los que entraron después de Naruto-kun. –dice algo nerviosa y se asusto mas al ver el aura asesina de la quinta aumentar.

-¿también entraron al club de lectura? –pregunta más tétrica.

-Creo que sí. –y el aura de la quinta aumento más.

-Llama a Haruno Sakura, Uesugi Ayame, H…

-Ellas no han regresado aun de la misión que les asigno la semana pasada junto con Higurashi Kaoru y Hyuga Hinata. –informe con seriedad. –recuerde que le mandaron un informe de que las cosas se complicaron gracias a unas de las peleas de Haruno Sakura y Uesugi Ayame haciendo que unos poderosos bandidos les robaran el tesoro cuando lo recuperaron, por lo que tuvieron que recuperarlo de nuevo. No se sabe cuando regresaran. –la rubia suspira con pesadez al recordarlo.

-¿Qué ninjas varones no tienen el domingo libre? –pregunta con fastidio.

-Akimichi Choji, Juugo y Abamure Shino. –informa con tranquilidad

-Llama a Anko, Ama Tenten. Junto con ellas tú iras a una misión a la aldea de la arena. El kazekage pidió ayuda con unos bandidos que parecen ser renegados y están en sus dominios. Cuando vengas ellas les explico mejor la misión. Y manda a llamar a Juugo, Akimichi Choji y Abamure Shino para que investiguen bien porque todos los hombres menos ellos piden el domingo libre. –Shizune asintió y sin más salió del despacho para hacer lo que se le ordenaba.

-Algo me dice que cometí un error muy grande al mandar a hombres a investigar eso que me está dando dolor de cabeza, pero necesito confirmar algo. –dice para sí misma tocándose la frente mostrando fastidio.


En el templo donde se reúnen los Ichaichaistas anónimos se ve a todos estos con sus capuchas, en medio del escenario se divisa a Choji, Shino y Juugo mirando desubicados a todos en el lugar notando con extrañeza que ahí estaban sus amigos, varios conocidos y en el caso de Shino y Choji estaban sus padres y miembros de su clan dejándoles ver que era ahí donde se iban todos los domingos.

-Bueno ya que despertaron ¿me podrían decir que hacían en los alrededores del templo? –pregunta despreocupado Kakashi.

-Tsunade-sama nos mando a investigar. –dice tranquilamente Choji y Juugo se golpeo la frente con su palma ante lo bocazas del compañero que le toco, se suponía que no debía decir nada.

-Esa mujer nos pone en bandeja de plata los miembros que nos faltaban reunir. –dice Jiraiya burlón haciendo que los prisioneros los miren sin entender aunque Shino logro distinguir como Neji, Shikamaru y Sasuke los miraban con pena, como diciéndoles "ya te jodiste como nosotros". Pero el ver la mirada llena de maldad de Kakashi y Jiraiya hizo que un mal presentimiento los albergara.

Unos minutos después se ve a Choji comiendo una gran bolsa de patatas sabor cebolla que eran edición ilimitada, el gordito usaba una capucha y se encontraba alado de su padre que lo miraba de reojo resignado pensando que es digno hijo suyo, después de todo los convencieron de la misma forma como a todo Akimichi, ósea ofreciéndoles patatas en cada reunión, claro después de que aceptaran los amenazaron con ser víctimas de torturas de Uchiha Itachi e Ibiki si decian algo.

-Démosle la bienvenida a nuestros nuevos hermanos: Akimichi Choji, Abamure Shino y Juugo. –dice Kakashi acá todo estilo predicador.

-¡Bienvenidos hermanos! –exclaman todos, el único feliz de los nuevos hermanos de la secta era Choji los otros dos estaban llorando con pesar, a Shino lo abrazaba su padre acariciándole la espalda y a Juugo, Suigetsu le acariciaba la cabeza en son de consuelo mientras el grandote lloraba a mares.


-Así que solo un club de lectura. –dice la quinta mirándolos de forma sospechosa, mas al ver a Choji comer patas con emoción y a los otros dos con un aura triste rodeándolos.

-Si Tsunade-sama, nosotros solo le confirmamos que es verdad lo del club de lectura. –dice Choji entre bocado haciendo que la quinta haga una mueca de asco al verlo hablar con la boca llena.

-Si Tsunade-sama, ese club no es nada malo de lo que deba preocuparse. Solo son un grupo de hombres que se preocupan por la naturaleza y cultura. –dice todo triste Juugo. – (no te preocupes Doroteo yo te salvaré de las manos de esa secta del mal T.T y cuando te salve vengaremos la muerte de Pancracio T-T) (N/A: Doroteo y Pancracio son los cotorritos de Juugo u.u los Ichaichachinistas mataron a Pancracio frente a los ojos de Juugo para convencerlo y le dijeron que si no se les unía haciendo lo que se les ordene ahí iban a matar a Doroteo también u.u)

-Incluso en el club están teniendo en mente emplearle la pintura Tsunade-sama. –dice de lo más triste Shino. –(juro que tu muerte será vengada Eustacio T.T nada mas deja que salve de esa secta de malditos a Pánfilo y Panchito padre y Panchito hijo TwT) (Eustacio es una cucaracha, Pánfilo una luciérnaga, Pachito padre e hijo son unos zancudos, aunque Panchito padre es insecto del papa de Shino, a esos dos junto con todo el clan Aburame se les obligo a entrar a la secta como se le hizo con Juugo u.u)

-¿Supongo que al ver lo hermoso del club ustedes tres se terminaron uniendo al igual que Neji y Shikamaru? –pregunta mirándolos con ojos entrecerrados y los tres asintieron provocando que un tic nervioso aparezca en la ceja derecha de la quinta. – ¿también supongo que me pedirán el próximo domingo libre para ir? –los tres vuelven a asentir y la quinta suspira con pesadez. –se los doy de una vez, no quiero que me sigan jodiendo con eso y díganle a los demás miembros que de una vez les doy el día libre el domingo a todos los del club, que ya no quiero que me jodan pidiéndomelo porque me provocan dolores de cabeza. –dice con fastidio y los tres asintieron.

-Con permiso. –dicen y sin más salen de la habitación.

-(Esto no se quedara así. Tengo que descubrir bien lo que hacen y donde se reúnen, pero para eso debo de pensar bien que Kunoichi mandar que sean lo suficiente frías como para no caer en los sucios trucos de Kakashi, Jiraiya e Itachi) –la quinta tenia recargados sus codos en el escritorio y apoyaba su barbilla en sus manos entrelazadas. – (cuando los atrape me las pagaran ¡wuajajajajaja…!)


-¿Así que eso les dijo? –dice con seriedad Jiraiya a los tres que acaba de enviar que estaban parados frente a él en el escenario ante la vista de todos que estaban sorprendidos porque la quinta haya accedido tan fácilmente y no sospechando nada provocando que los que tenía la esperanza de que la quinta los descubra y censure dicha secta se vaya al caño deprimiéndolos mientras que otros se alegraban porque ya puedan reunirse todos los domingos sin tener que pedir el día libre. – ¡hermanos! –dice de lo más feliz el sannin volteando a verlos. – ¡hemos vencido a la bruja que era nuestro único temor para que nuestra hermosa religión no se pueda arruinar! –grita emocionado alzando sus brazos.

-¡Viva! –gritaron emocionados unos y otros lo hicieron deprimidos.


Otra semana más pasaba y nuevamente era domingo, de hecho apenas y amanecía, comenzaba a aclararse dejándose ver un hermoso día. La rubia estaba sentada tras su escritorio mirando con impaciencia la puerta. A los pocos minutos esta se abrió y por ella entraron un par de chicas con cara de fastidio y otras dos con cara de molestia.

-Tenga el puto informe. De haberme dicho que la capitana del equipo debía hacer el informe no hubiera aceptado serlo. –dice Ayame con molestia aventándole el informe a la quinta y este cayó en la mesa.

-Les tomo dos semanas hacer una misión demasiado fácil. –dice con ironía.

-¡Fue culpa de ella! –gritan furiosas y fulminándose con la mirada Ayame y Sakura mientras que las otras dos chicas que las acompañaban suspiraban con fastidio, habían sido dos semanas de los más largas aguantando las peleas de ese par, que por culpa de ellas hasta la cosa más fácil se les terminara complicándose y lo que es peor aguantar las idiotas ordenes que la líder les hacia hacer, como por ejemplo las mandaba a conseguir sake y como consecuencia tenia a las dos peleoneras borrachas haciendo destrozos que terminaban afectando en la misión, esa fue la orden que más problemas les había traído.

-Bien. Eso no importa por el momento. –dice con fastidio la quinta, no quería arrepentirse más por haber mandado a esas dos juntas a una misión. –Hinata y Kaoru retírense. Ayame y Sakura tengo que hablar con ustedes. –dice cortante y sin pensarlo dos veces Hinata y Kaoru se fueron, no querían pasar un rato mas con esas dos juntas y lo que más querían era descasar ya que en toda la mugrosa misión no lo lograron, y aunque Kaoru se moría de ganas de escuchar como seguramente las regañaban prefería irse a descansar. –no me importa que acaben de llegar de una misión, les asignare otra dentro de la aldea. –dice con firmeza cuando las otras dos se fueron viendo con satisfacción la cara de fastidio de esas dos que suponían era un castigo por que le caían mal a la vieja.

-Una pregunta: ¿Por qué te empeñas en ponerme misiones con esta tarada? –pregunta apuntando a Ayame que tenía cara de molestia al igual que ella.

-Es lógico. –dice la quinta sonriendo de forma torcida. –para joderte. –la sonrisa se amplió al ver como la peli-rosa fruncía mas el entrecejo.

-(maldita vieja) –Sakura fulminaba con la mirada a la rubia pero esta se mantenía inmune.

-En fin. Su misión es espiar lo que hacen todos los shinobis el domingo. –el par de chicas la miraron incrédulas. –quiero que investiguen lo que hacen porque extrañamente todos piden el día libre para reunirse a un "club de lectura" –cuando menciono lo del club simulo hacer con sus manos un par de comillas. –tal vez no me extrañaría si no tuviera en mente que Kakashi, Itachi y Jiraiya están involucrados en dicho club y algo me hace pensar que son los lideres. Cada miembro masculino que envié estas últimas dos semanas los cuales no estaban en el club antes mágicamente se unieron, no se vería sospechosos a no ser que incluso alguien como Neji, Shikamaru, Sasuke o incluso Naruto están en eso.

Sakura alzo ambas cejas, tenía una ligera sospecha de lo que pasaba, su novio hace semanas le había comentado que su hermano y Kakashi lo metieron en un raro club lleno de pervertidos y tenía que estar ahí todo el maldito domingo. Sasuke siempre le contaba todo y esa vez le había restado importancia a eso suponiendo que era una babosada de Kakashi e Itachi en la cual no se quería involucrar, pero para su desgracia ahora le ponían una misión en la que a huevo se tenía que involucrar mientras que Ayame se le hacía interesante el descubrir lo que hacían.

-Quiero saber cómo convencen a los hombres de entrar al club y para hacerlo necesito que se hagan pasar por hombres. Lógicamente se harán pasar por ninjas de otra aldea ya que esos dos seguramente conocen a todo ninja de la aldea que ya tienen bajo su poder. ¡vaya! Si hasta tienen a los pequeños gennin de doce años e incluso al inocentón de Iruka. –a Sakura cada vez le daba más mala espina esa estúpida misión. –esta vez no se trasformen como su yo en versión masculina sino como un ninja que hayan visto alguna vez o adquieran el aspecto de alguien que conozcan ustedes pero ellos no. Hice un perfume que les cambiara su olor, así ni Kakashi o los Inuzuka las descubrirán, ese perfume lo cree pensando en esta misión y no solo les borra su verdadero olor sino que les hace adquirir uno diferente, un aroma masculino dependiendo de la forma que adquieran. –ambas chicas asintieron con entendimiento y la quinta saco del cajón del escritorio dos frascos junto con dos bandas con el símbolo de la arena. –le mande mediante Shizune un recado a Gaara y él me mando estas bandas de su aldea, así que serán ninjas de la arena que vienen a inspeccionar bien los alrededores para los exámenes chunnin y jounnin que serán un par de meses. –ambas asintieron.

-Oye vieja, pero recuerda que todos ahí son ninjas y por lo que nos das a entender están todos los Hyuga. Ellos pueden detectar que estamos trasformadas mediante un jutsu e incluso pueden ver de quienes nos tratamos mas al chequear con más claridad nuestro chakra. –dice con seriedad Sakura y la rubia se aguanto las ganas de golpearla porque le haya dicho vieja.

-Ya pensé en eso. Les digo que se transformen o que piensen en quien se trasformen porque también invente una poción que al beberla se amolda con el chakra y hace que te trasformes en quien piensas. También logra que tu chakra se moldea y adquiera una forma diferente. Eso durara solo un día, así que solo tienen un día para descubrirlos, el efecto de la poción se terminara a la misma hora del día de mañana y volverá todo a la normalidad, tanto su aroma, chakra y físico. –dice mientras saca otros dos frasco del cajón de su escritorio.

-Estas pociones son muy interesantes. –dice Ayame tomando uno de los frascos que era para cambiar su físico y chakra, mirándolo con demasiado interés.

-Algo como eso es peligroso en manos peligrosas, pero solo he creado ese poco y solo yo sé cómo se hace, así que cualquiera que quiera copiarlo se jode porque no lo lograra. –dice arrogante notando la mirada decepcionada de Ayame mientras que Sakura suspiraba resignada tomando el frasco de la poción que cambiaba su físico.

Sin decir nada más ambas chicas se toman la primera poción de un solo trago ante la atenta mirada de la rubia.

A los pocos segundos de tomarse toda la poción el pelo de ambas se fue haciendo mucho más corto. El de Sakura quedo lacio y un poco largo cortado el cortas capas, de rosa cambio a color verde oscuro, era tan oscuro que en sombra se veía negro y con la luz del sol daban destellos verdosos. A Ayame le quedo un poco largo, pero alborotado dándole un aire rebelde y de plata cambio a color negro con destellos violetas. Las facciones delicadas de ambas se hicieron un poco más toscas. El rostro de Ayame adquirió facciones angelicales y hermosas pero a la vez varoniles en cuanto al de Sakura solo adquirieron facciones apuestas, demasiado a decir verdad. Los ojos de Sakura cambiaron de verdes a platas mientras que los de Ayame cambiaron de dorados a verdes oscuros. Los senos de ambas desaparecieron para dar lugar a un pecho plano y torneado, sus brazos adquirieron musculatura sin llegar al grado de exagerar. La estatura de ambas aumento, de parte de Sakura hasta llegar a los uno noventa y en cuanto a Ayame se le acerco un poco, era unos milímetros más baja. En si se trasformaron en unos hombres muy apuestos y fornidos, pero con la ropa que usaban que era de lo mas femenina se veían a un par de varones con buen cuerpo y apuestos vistiendo como unos travestidos.

Tsunade se aguanto la risa al ver como las blusas les quedaban muy apenas al igual que los shorts que más bien parecían calzones, ya que al ser más grandes y toscos así se veían, pero cuando vio el muy buen bulto que dejaban ver esas prendas se le hizo agua a la boca, por lo que debió su mirada con las mejillas sonrojadas.

-Oye vieja, así parezco joto, dame algo de ropa. –dice Ayame mirado su cuerpo con molestia. Su voz sonó ronca y varonil –me gustaba más cuando me disfrazaba de hombre, me veía más delicado. –dice con desagrado. –y eso entre mis piernas se siente raro. –dijo mirando dentro de su short topándose con el gran bulto. –o kami estoy bien dotado. –dice con burla mirando de reojo a Sakura que se ponía sus manos cubriendo su entrepierna y su rostro estaba de lo mas sonrojado sacándole una risa divertida y Sakura la fulmino con la mirada.

-Es verdad. Tengan. –dice aventándoles unas prendas.

Ayame la tomo y se desvistió sin más ahí. La rubia la miraba de reojo tapándose la nariz ante el intenso derrame nasal que tenia. Sakura molesta se dio media vuelta para darle la espalda a Ayame y comenzar a desvestirse dándole perfecta vista de sus glúteos a la quinta que se le intensifico el derrame nasal.

Ayame se puso un pantalón negro sencillo y una playera sin mangas ceñida de color blanca. Sakura llevaba lo mismo solo que su pantalón era azul marino y la playera negra. Ambas se acomodaron sus estuches de armas.

-Dejen sus espadas aquí. Si se las llevan podrían reconocerlas los miembros de sus equipos. –ordena mientras se limpia la nariz con un pañuelo y Sakura la mira con ojos entrecerrados ante lo pervertida que es la vieja por haberlas visto desnudas teniendo cuerpo de varón, pero igual y sabiendo que tiene razón dejo su espada en el escritorio.

-Me la cuidas bien. –dice Ayame dejando algo insegura su espada.

Tómense este frasco y póngase la banda de Suna. La de konoha la pueden dejar aquí y ya la recogerán cuando acabe la misión junto con sus espadas. –ambas asintieron haciendo lo que les dijo, cada una se amarro la banda en la frente como lo hacen la mayoría de los varones. –por cierto chicas, ¿de dónde conocen a las personas en las que se trasformaron? –les pregunto mientras se tomaban la poción para cambiar su olor.

-Fue uno de los feudales para los que trabaje hace tiempo. Es el más apuesto que he tenido y tome su forma porque no quiero ser un viejo feo. –dice despreocupada Ayame, la quinta asintió y luego volteo hacia Sakura para que le diga ella, y esta volteo el rostro mientras bufaba.

-Era un hombre con los que Orochimaru experimentaba. –dice cortante y la quinta la mira burlona.

-Debió llamarte la atención su físico como para que te trasformes en él. Contando que casi nunca pones atención a la gente que no te interesa. –Sakura la mira con fastidio.

-Es normal que uno recuerde el rostro de una persona inocente que mato simplemente porque un viejo psicópata te ordena hacerlo para probar que no eres débil de corazón. –dice cortante y Tsunade se sintió mal por hacer esa clase de comentarios.

-Que sentimental frente de coco. –dice con burla Ayame. –yo he matado muchos inocentes, uno de ellos es en quien estoy trasformada. –Sakura y Tsunade la fulminan con la mirada.

-Ya váyanse y quiero resultados pronto. –ordena la quinta mostrando molestia y ambas asintieron. –por cierto quiero que me traigan vivo al líder de ese raro "club de lectura" –dice tétrica.


Caminando por el pueblo se ven a Sakura y Ayame, ambas con su nuevo físico muy apuesto y varonil. Ayame iba comiendo de lo más tranquila algunos dangos ignorando las miradas soñadoras de las femeninas.

-(¡genial! ya no tengo que soportar las miradas que me dirigen los varones cuando camino por la aldeas ahora tengo que soportar las mismas miradas por parte de las mujeres -.- debí de haber pensado en transformarme en alguien feo -.- y eso no es todo esa cosa en mi entrepierna es molesta para caminar, no sé como Sasuke le hace -.- y lo peor es que la maldita de Ayame como siempre aprovecha la situación ¬¬) –Sakura mira de reojo a su compañera que se atragantaba con los dangos, aun recordaba como la muy maldita se ligo a la chica que sirve en el restaurante de dangos que encontraron en el camino para hacer que le regalara los que se estaba comiendo y eso no es todo; cada que tenia oportunidad le guiñaba el ojo alguna femenina para que le regale algo.

-Como extrañaba ser hombre, eso de aprovecharte de tu físico para sacarle cosas a las mujeres es genial. –dice maravillada comiéndose la ultima bolita. –deberías hacerlo tú también frente de coco, como hombres solo estaremos este día y quieras o no como mujer no se puede hacer esto porque los hombres cuando una mujer es coqueta piensan otra cosas y te empiezan a joder pidiendo una cita en pago de lo que te dieron a diferencia de las mujeres que piensas que porque le hiciste ojitos pronto las invitaras a salir así que esperanzadas te regalan algo para quedar bien con uno. –aconseja con seguridad y a Sakura le resbala una gota de sudor en la nuca.

-Deja de llamarme así tarada o nos descubrirán, en cuanto a tu cochino consejo guárdatelo que no lo necesito. –dice cortante.

-Como quieras amargado. –dice con burla y Sakura rodó los ojos. –por cierto ¿por dónde empezamos a buscar? –dice mirándola de reojo.

-Vamos por Karin. –dice cortante.

-¿Qué? ¿Sin tu zanahoria no puedes encontrar a alguien? –pregunta con burla.

-Me imagino que siendo la tarada que eres no te has dado cuenta, pero nuestro chakra cambio y no podemos hacer las cosas que podíamos hacer antes. –dice con burla la peli-rosa.

-Yo sigo teniendo mi orbe en mi interior por lo que el fuego no se ha ido. –dice tocándose la tripa con burla y a la vez su cuerpo es rodeado en llamas y camina como si nada ante la mirada sorprendida de los demás. –esa poción cambio mi forma de chakra a los demás pero no cambia lo que hace mi orbe— dice con arrogancia.

-Quita el puto fuego tarada o nos descubrirán. –gruñe molesta y al instante el fuego que rodeaba a Ayame desaparece. –a lo que quiero llegar tarada es que se supone que somos ninjas de la arena que no tienen nuestras habilidades y como tal no debemos dejarlas ver para encontrar a alguien porque puede que Jiraiya tenga espías. Sé que somos ninjas y hay otras formas de buscar sin depender de nuestras habilidades únicas, pero es más fácil buscar a Karin y que nos digan donde están.

-Oh. –dice con falsa admiración. –pero tu olvidas que Karin solo obedece a su Sakurita y a Tsunade por ser la hokage ¿Cómo harás para que ayude a un supuesto ninja de la arena al cual no conoce así como así?

-Tengo mis trucos. –dice con arrogancia sonriendo de forma torcida y Ayame rodó los ojos.

-Frentona, la versión coquetea para que una mujer te ayude no funciona con Karin. Es machorra y ama a Sakura ¿lo olvidas? –dice con ironía.

-Todo ser humano tiene un punto débil y yo conozco más que nadie el de Karin. –dice con arrogancia ampliando su sonrisa.

-¿piensas transformarte mediante un jutsu en ti misma para convencerla?

-Karin rastrea chakra al instante se daría cuenta que no soy yo aunque lo sea ya que mi chakra cambio. –dice con fastidio ante la obviedad. –tengo otros trucos. Recuerda que Karin se enamoro de mi por mi actitud ¿quien dice que siendo otra persona portándome igual no lo haga?

-No funcionara. –dice con seguridad.


Karin se encontraba en la recamara de su departamento recitándole poemas a la enorme foto tamaño póster gigante que estaba tapizado en una de sus paredes, era de Sakura que salía en una pose despreocupada, se agranda la imagen dejando ver que toda la recamara se encontraba tapizada por varias fotos de Sakura en diferentes posiciones, pero la que mas destacaba era una de Sakura desnuda en las termas, regalo de Suigetsu por dejarlo morderla en la última batalla contra Akatsuki.

Se oye tocar la puerta principal por lo que la pelirroja bufa con fastidio, mas lo ignora ya seguramente Suigetsu o Juugo irán a abrir, ella estaba más ocupada recitándole poemas a su Sakura.

-Sakurita, Sakurita tu ojos son como dos jades hermosos y brillantes. –decía en forma poética. –te amo tanto cariñito mío… -su poesía termino cuando escucho la puerta ser tocada con más fuerza haciendo que se pare de golpe mostrando furia. – ¡maldita sea! Olvide que esos tarados salieron desde temprano. –dice con fastidio caminando hacia la puerta para salir de su habitación e ir a abrir a quien osa a interrumpirla. – ¿quién demonios jode tanto? –susurra con fastidio cuando toma el pomo de la puerta y lo gira para abrirlo viendo a dos apuestos hombres con bandas de Suna adornando su frente, uno la miraba de forma penetrante y el otro la miraba con fastidio provocando que alce ambas cejas.

-Karin necesito tu ayuda. Tus habilidades son fantásticas que son difíciles de ignorar y me son útiles para mi propósito. –dice con sequedad Sakura mostrando su nuevo tono de voz ronco y varonil.

Karin alzo ambas cejas mirándolo extrañada mientras que Sakura se preguntaba porque esa pelirroja no tenia corazones en los ojos mirándola soñadora mientras se echaba en sus brazos diciéndole que hará todo lo que desee como siempre suele hacerlo cuando le dice algo así.

-Sé que mis habilidades son fantásticas. –dice con arrogancia. –pero no ayudo a malditos idiotas que se copian la actitud cool de mi Sakurita. Se mas original amigo. –dice cortante cerrándole la puerta en la cara dejando a una Sakura incrédula, Karin nunca le había cerrado la puerta en la cara, menos le había hablado así de irrespetuosa, de hecho si ella algún día fuera por Karin a su casa diciéndole eso estaba más segura que no reaccionaria así, seria muy diferente, por otro lado Ayame se tocaba la tripa mientras reía de forma escandalosa.

-Te lo dije ¡jajaja…! –dijo entre carcajadas y a Sakura le apareció un tic nervioso en su ceja derecha. Ayame dejo su ataque de risa y se enderezo pasándole un brazo por los hombros a Sakura mientras esta la miraba como si fuera un asqueroso pedazo de excremento. –aunque lo dudes frente de coco lo que esa machorra siente por su Sakura es más que verdadero y sincero amor. Tiene una loca forma de demostrarlo pero en verdad ama a su Sakurita, por esa razón no tiene ojos para nadie más que no sea su peli-rosa, no importa si llega alguien con actitud como su Sakura ella no caerá porque sus ojos solo están en su amor imposible. Puede que tu truco funcionara cuando Karin no sentía mas que atracción hacia a ti pero ahora no sirve de nada más que para dejarte en ridículo. –dice con burla y Sakura gruñe molesta mientras se quita el brazo de la chica con brusquedad.

-Ya te quiero ver a ti hacer algo mejor. –dice con molestia y Ayame la mira retadora.

-Mira y aprende. –dice al momento que patea la puerta y la tumba, sin más se adentra siendo seguida de Sakura que tampoco le importo que hayan tumbando la puerta que casi le pega en la nariz.

Ayame camino hacia donde estaba la habitación de Karin y repitió la acción con la puerta tumbándola, estaba esperando cualquier cosa en la habitación de Karin pero jamás imagino que esta tenga tapizado de Sakura la recamara, vaya, incluso veladoras le tenía y le pareció ver verías cosas en un estante perfectamente cuidadas que pertenecían a la peli-rosa y ella había tirado, ahí estaba el kunai oxidado que la vio tirar la otra vez.

Ayame estaba anonadada y algo asustada por lo que veían sus ojos, eso era extremo, en cuanto a Sakura no era diferente, ella había visto todo incluso el estante y pudo distinguir hasta el maldito isótopo con el que se limpio los oídos hace dos semanas. Enserio, el supuesto amor que sentía Karin por ella le estaba dando miedo, parecía una terrible obsesión que no se compara con las películas de terror. Podía apreciar que la gran mayoría de las fotos por no decir todas eran tomadas cuando no se dio cuenta y llamo su atención la de donde estaba desnuda en las termas y casi le da el patatús porque Karin tenga algo así en su poder.

-¡Oigan ¿quién les dio el derecho de entrar así en mi casa? –dice furiosa parándose de golpe y fulminándolos con la mirada.

Los dos supuestos varones seguían en shock por lo que veían y molesta la pelirroja porque esos pervertidos vean según ella con deseo las fotos de su amada camino a grandes sacadas hacia ellos.

-¡dejen de mirar a mi Sakura, antes de que les saque los ojos pervertidos! –dice picándole el pecho a Ayame, haciéndola reaccionar, algo asustada y deseosa por salir de ese lugar lleno de frentes de coco, saco de su bolsillo un mechón de pelo rosa poniéndoselo frente a los ojos a Karin que lo vio sorprendida, reconociéndolo mientras que Sakura detectaba que era el mismo mechón que Ayame le arranco en una de las peleas que tuvieron en la misión y no quería saber porque lo guardo, seguramente para ver si podía hacerle un embrujo o algo, y eso le daba más miedo que la obsesión que tenia Karin hacia ella. – ¿eso es…?

-Si. Un mecho de pelo de Haruno Sakura. –dice sonriendo de forma torcida viendo con satisfacción como la pelirroja ensanchaba mas los ojos sorprendida, para después cambiar su mirada a anhelo y emoción.

-¿Cómo lo conseguiste? He intentado conseguir uno sin que mi amada me corte la cabeza. –dice soñadora y Sakura frunció el entrecejo, en verdad esa mujer le estaba dando más miedo que cualquier cosa a la que le ha temido desde que nació.

-Una pelea de entrenamiento que tuve una vez con ella hace tiempo y extrañamente se quedo enredado en un kunai mío, y lo guarde por si algún día se llega a necesitar. –Sakura la miro sin creerle que la haya guardado por eso pero la mente de Ayame era incomprensible para ella. –supe por ahí que amas a Haruno Sakura y necesito tu ayuda. Si me ayudas te lo regalo. –Karin sonrió con emoción mirando el mechón como si de la propia Sakura se tratara.

-Antes de aceptar ayudarte déjame ver si es autentico. –dice extendiéndole la mano para que se lo entregue y Ayame se lo dio extrañada preguntándose al igual que Sakura ¿Cómo identificara si es real? Además que pensaba que: ¿Cuántas peli-rosas conoce como para que dude que es de Sakura?

Con absoluto cuidado, como si de un gran tesoro se tratara Karin tomo el pequeño mechón de cabello y lo olio todo estilo pervertido oliendo pantaletas, provocando que Ayame haga una mueca de asco y que Sakura sienta tanto miedo por eso que lo demostró en sus ahora platas ojos.

-Cien por ciento reales. Te ayudare. –dice con firmeza y seriedad haciendo que ambas chicas les resbale una gota de sudor en la nuca.

-(esta es mucho peor que yo con Neji Uo.o) –pensó Ayame mientras veía como la pelirroja colocaba con absoluto cuidado el mechón en el estante donde tenía los demás objetos que Sakura alguna vez había tirado. –(bueno bien dicen que la basura para muchos es el tesoro para otros) –Ayame se encoge de hombros restándole importancia y mira con triunfo a Sakura que al sentir su mirada voltea y solo bufa con fastidio.

-¿Qué chakra quieren que busque? –pregunta con fastidio.

-El chakra de Uchiha Sasuke. –dice cortante Sakura.

-¿Lo van a matar? –pregunta con emoción y Sakura frunce el entrecejo mientras que Ayame sonrío burlona.

-No. Por si no lo has notado no somos ninjas enemigos, estamos en una misión de reconocimiento. –dice cortante y Karin suspira desilusionada para después cerrar los ojos y concentrarse en buscar el chakra del pelos de gallina roba amadas como le dice ella, cuando lo encontró abrió los ojos.

-Están en…


Fuera del templo de los Ichaichachinistas estaban escondidos entre los arbustos los dos supuestos ninjas de la arena. Ambos miraban curiosas el templo donde se suponía que estaban todos los varones ninjas de esa aldea.

-(Tengo un mal presentimiento) –pensó Sakura frunciendo el entrecejo y viendo como uno que otro encapuchado vigilaba la entrada del templo.

-Oye fr… -Ayame no pudo continuar su frase porque sintió un fuerte golpe en la nuca y después de eso cayó al suelo inconsciente. Al oír el golpe del cuerpo de su compañera caer volteo poniéndose rápidamente en guardia viendo a un encapuchado, estaba por sacar un kunai para atacarlo pero no pudo mover su cuerpo.

-Un Nara. –gruñe molesta mirando de reojo hacia atrás viendo como un encapuchado teniendo sus manos entrelazadas dejando arriba dos dedos a la altura de su barbilla, también pudo notar como su propia sombra era detenida mediante ese jutsu.

-Tsunade-sama no se da por vencida. –dice el encapuchado que golpeo a Ayame acercándose a Sakura.

-(Itachi) –Sakura pudo reconocer perfectamente la voz del hombre y comprobó que estaba en lo cierto cuando él se le acerco permitiéndole ver sus ojos y fue lo último que vio antes de recibir el golpe en su nuca que la dejo en la inconsciencia.


Sintió que le echaban de lleno un liquido demasiado helado en la cara haciendo que abra los ojos de golpe y muy sobresaltada. Furiosa pasea su mirada por todos lados notando que está en una especie de lugar grande, oscuro y solo varias velas lo alumbra, visualizo a varios hombres encapuchados y dejándose llevar por su estilo de chakra comprobó que se trataban de los shinobis de la aldea. Estaba arrodillada en una especie de escenario, atrás de un micrófono estaba Kakashi, tenía su capucha abajo permitiéndole ver su rostro y esa mirada vaga que le dirigía. Atrás de él estaba Jiraiya sentado en un cómodo sillón mientras Naruto le echaba aire con un enorme abanico hecho de plumas y el pobre de Juugo le daba de comer en la boca, podía notar la resignación en el rostro del peli-naranja. Miro de reojo a un lado cuando escucho que aventaban agua viendo como despertaban de la misma forma a su compañera, no pudo evitar sonreír con burla al ver como se despertaba sobresaltada colocándose en cuatro y toser como loca ya que seguramente le entro agua en la nariz y boca. Le agradecía a Kami que ella tuvo suerte en que no le pasara eso. Pudo ver que tenían mucha vigilancia y pensó que será difícil moverse con libertad para llevarse al pervertido sannin que parecía ser el del todo el rollo ¡claro! Kakashi estaba ayudando demasiado a joder a los demás, pero no se le hacía raro, después de todo su loco sensei cuando se trata de chingar a los demás se apunta solo. Y aunque tenga a Ayame de su lado… ¡bueno! eso por el momento. Estaba segura que no podrán contra todos esos ninjas porque había como gennin hasta jounnin y ANBU, sin contar que estaban los hombres de cada clan existente en la aldea.

-¡Nuestro club se está haciendo famoso hermanos míos! ¡Hasta ninjas de la aldea de la arena han venido a visitarnos seguramente porque escucharon de nosotros! –dice con profeta Kakashi y a Sakura le resbalo una gota de sudor en la nuca mientras que Ayame dejaba de toser y miraba furiosa a quien intento ahogarla. Sakura noto eso y rezaba porque la chica no haga una pendejada dejándose llevar por sus instintos. –¿Cuáles son sus nombres? ¿Cómo se enteraron de nosotros? ¿buscan tener la paz al unirse a nuestro club? –pregunta mirándolas.

-Te habla el predicador, contéstale. –dice burlón Itachi dándole un zape a cada uno. Sakura se sobo la cabeza usando todo su autocontrol para no molerlo a golpes y Ayame hacia lo mismo.

-Soy Ryo. –dice cortante Sakura. –y él es mi compañero Aki. Somos ninjas de la aldea de la arena como sabrán. –dice apuntando su banda. – No sabíamos de su club, solo estamos inspeccionando la zona porque así se nos pidió porque se acercan los exámenes chunnin y jounnin. Nos topamos con su club y se nos hizo extraño, solo observábamos, no veníamos en busca de la paz ni nada de eso.

-Pues se chingan ya que nos descubrieron es un se unen o se unen. –dice Jiraiya con firmeza apuntándolo con un dedo, provocando que a Sakura le diera un tic nervioso en la ceja derecha.

-¿Por qué no hay mujeres en el club? –pregunta Ayame mirando curiosa a todos lados notando como varios se quitaban la capucha, se aguanto la risa al ver a Neji con cara de pocos amigos alado de su tío que tenia la misma cara y cuando se topo con la mirada llena de emoción de Ritsuka casi desencaja la mandíbula y lo mismo sucedió con Sakura, solo que se controlaron muy bien.

-Porque en este club no se permiten mujeres. –dice Kakashi agitando su mano restándole importancia. –es un sacrilegio lo sé, pero este club es solo para hombres así mediante lo que aprendemos aquí lo usaremos cuando queramos estar con un chica.

-¿Qué aprenden? –dice Sakura con interés mirando de reojo a Sasuke que parecía aburrido.

-Muchas preguntas. –dice con fastidio Kakashi.

-Déjalos Kakashi, solo quieren saber y eso normal, después de todo están obligados a entrar aquí y no decirle a nadie nuestros secretos o serán torturados por esos dos. –dice apuntando a Ibiki y a Itachi que los miraban lo mas sádicos que podían. –dales un ejemplar para que vean cual es nuestra biblia que los guía por el buen camino. –ordena mirando a Itachi y este se encoge de hombres restándole importancia y de su bolsillo trasero saca dicha biblia al igual que Nara Shikaku que estaba a su lado, cada uno se la presta a ese par.

Sakura casi cae estilo anime al ver que dicha biblia era nada más y nada menos que el Icha Icha paradise. Se daba de golpes en la cabeza por no haberse imaginado eso, ahora entendía porque Kakashi era el predicador si ese hombre hasta se sabía los libros de memoria de tanto que los leía, también entendió porque trataban a Jiraiya como su Dios si después de todo ese pervertido los escribió. En cuanto a Ayame abrió el librito para leerlo, tenía que admitir que el ver a Kakashi siempre leyendo ese libro poniéndole más atención que lo que le rodea le había dado curiosidad de saber si era tan interesante como para hacer que alguien como Kakashi le ponga atención, pero entre una y otra cosas se le había pasado dejándolo para después, así que ya que tiene la oportunidad de descubrir lo que dice la aprovecharía y así fue como abrió el libro y nada mas lo hizo sus ojos se ensancharon levemente.

Sakura abrió con aburrimiento el libro y nada mas lo hizo sus mejillas adquirieron un leve sonrojo, sabía que ese libro era pervertido, pero no imagino que a ese extremo. Entre mas leía y veía esas imágenes más acalorada se sentía haciéndola sudar a chorros, los que la veían algunos reían nostálgicos porque tuvieron la misma reacción mientras que otros lo hacían burlones dejándoles ver que seguramente era un chamaco virginal.

Por otro lado Ayame pasaba las hojas emocionada, sus ojos brillaban cada vez mas y tenía una sonrisa bobalicona al pasar las hojas, eso hizo que varios se desubicaran al verla leer ese libro por primera vez y hacer esos gesto, era como si le encantara. En cuanto a Itachi, Kakashi y Ritsuka al verla sonrieron con nostalgia recordando que pusieron la misma expresión cuando leyeron su icha icha lo que les hizo pensar que ese sería un buen miembro e incluso Jiraiya lo pensaba, que lo miraba con orgullo al haber encontrado un buen seguidor, estaba seguro que en pocos días ese chico será como Kakashi o como Itachi, si no avanza mucho tal vez como Ritsuka que es un pervertido escondido.

-¡Oh! ¡Es un honor para mí ser miembro de este club que enseña pura cultura! –dice Ayame con benevolencia haciendo reverencias una y otra vez alabándolos, haciendo sonreír orgullosos a varios de ahí mientras que otros suspiraban con pesadez al ver que se unía otro loco, en cuanto a Sakura le dieron ganas de golpearse la frente.

-¡Bien dicho amigo! –Itachi se puso en cuclillas y le palmeo la espalda haciendo que Ayame deje de hacer reverencias y lo mire de reojo. –si eres así de animado en pocas semanas avanzaras de rango y no te quedaras como muchos que siguen siendo simples aficionadillos obligados. –dice con desagrado y los que estaban en ese rango lo fulminaron con la mirada. – ¿Qué dices tu amigo? ¿te gusto nuestra biblia? –pregunta mirando de reojo a Sakura, la cual se pone de pie con tranquilidad.

-En verdad. –dice con seriedad. – ¡la adoro! –dice poniendo expresión de drogado y al escucharla varios aplaudieron emocionados e incluso Ayame le aplaudió. – (perfecto) –Sakura sonríe de forma torcida viendo que todos estaban distraídos aplaudiendo, avienta el libro hacia Jiraiya dándole en la mera frente enterrándole el libro ante la intensidad.

-¡¿Qué has hecho? –dice alterado Kakashi al ver que Jiraiya estaba desmayado con los ojos en forma de espiral, el libro enterrado en la frente.

-¡Ero-sennin! –dice Naruto desencajándole el libro y al instante un potente chorro de sangre broto con intensidad y el rubio le volvió a poner el libro en el agujero para qué no se desangre mas.

-Lo siento, pero no pienso estar más en esta babosada. –dice Sakura sonriendo de forma torcida y poniéndose en posición de pelea.

-¿Sakura? –dice Sasuke extrañado y esta le sonríe de forma torcida.

-Imposible, ese chico no tiene el aroma de Sakura. –dice Kiba.

-Ni su chakra. –dice un Hyuga que la miraba con el byakugan.

-Púdranse bola de pervertidos, destruiré su estúpido club como me fue ordenado. –dice con arrogancia.

-Frente de coco que aguafiestas eres. El club es genial. No le hagas caso a lo que nos dijo la vieja y déjalos estar. –dice de forma heroica.

-¿Ayame? –dice Neji mirándola impresionado y Ayame lo voltea a ver sonriéndole de oreja a oreja haciéndole el símbolo de amor y paz con una de sus manos.

-Eres mi alumna Sakura, y no sé cómo te cambiaste de sexo porque un jutsu no parece ser, de igual forma no te puedo permitir que destruyas nuestro club. –dice con seriedad Kakashi poniéndose en posición de pelea mientras se descubre el sharingan.

-Ni yo lo permitiré cuñadita ¿o debería decir cuñadito? –dice con burla Itachi.

-Como si me dejaría detener bola de inútiles. –dice con arrogancia moviéndose tan rápido que a simple vista se vio como si hubiera desaparecido y ahora se encontraba atrás del Jiraiya desmayado, rápidamente se lo hecho al hombro colocando con su otra mano un kunai justo en el culo del sannin. –un paso más y violo a su Dios con un kunai. –dice con burla.

-¡Detente Sakura! –dicen asustados Kakashi, Ritsuka e Itachi colocando sus manos en sus mejillas dejando ver temor en su mirada.

-¡Viólalo con el kunai Sakura/ Frente de coco! –anima Sasuke y Ayame.

-Sayonara. –dice y sin más la peli-rosa desapareciendo en una nube de humo.

-Esa condenada es re buena, logro robarnos a nuestro Dios aun habiendo varios ninjas buenos. Por nada es mi alumna pero ahora en vez de sentirme orgulloso me siento decepcionado. –dice Kakashi con lamento y Sasuke sonreía burlón.

-Bueno sin Dios o no igual estoy dentro del club ¿verdad? –pregunta emocionada Ayame y varios la miran con ojos entrecerrados y una gota de sudor resbalando por su nuca.

-(nosotros queremos salir del club y esta entrar ¬¬) –pensaron los que están ahí obligados.

-Lo siento. Si en verdad eres Ayame no puedes entrar. –dice Itachi con burla y un aura triste rodea a Ayame. –las mujeres están prohibidas en el club. –remata.

-¡¿Porque me hiciste mujer Kami? –dice con lamento mirando el cielo.

-Bueno, lo más seguro es que Sakura llevo a nuestro Dios a la torre con la hokage, así que compatriotas preparen las pancartas que nos iremos en huelga contra la hokage para que nos regrese a nuestro Dios. –dice Kakashi levantando un puño.

-¿Les puedo ayudar con la huelga? –pregunta esperanzada Ayame.

-¡No! –dicen con burla Kakashi e Itachi

-Con que así se siente que te excluyan de algo genial. –dice deprimida poniéndose en cuclillas y haciendo círculos en el suelo.

-¡A huelga se ha dicho Dattebayo! – Dice emocionado el rubio

-¡A huelga! –gritan unos con emoción y otros con aburrimiento.


-¡Bien hecho Haruno! –felicita triúnfate la quinta viendo al sannin desmayado en su escritorio con el libro incrustado en la frente. – ¿donde está la loca? –pregunta mirando a todos lados.

-El leer el icha icha le lavó el cerebro volviéndola más loca y quiere unírseles. –dice despreocupada y agitando su mano restándole importancia, y Tsunade suspira con pesadez.

-Todos los miembros principales de ese odioso club pervertido serán castigados. Dime lo nombres de los que no están ahí por obligación. –ordena tétrica y tronándose los dedos.

-Lo de siempre. De una vez te aclaro que dejes a Sasuke fuera de esto, porque yo se que Kakashi e Itachi lo obligaron a entrar.

-Si hombre, dejare a tu amado fuera de mi venganza. –dice agitando su mano restándole importancia. –en fin, los que están ahí por puro gusto deben ser Kakashi, Kiba, Suigetsu, Itachi, mmm tal vez Naruto y Ritsuka.

-Mi hermano no es un pervertido. –dice molesta.

-Ante ti y sus otras dos locas hermanas se muestra muy santito, pero es un pervertido adicto al icha icha… ¡si no lo sabre yo! Hasta membresía tiene en los videoclubes y bibliotecas por rentar pornografía y comprar muchos de esos libros, especialmente los icha icha. –dice con burla y Sakura desencajo la mandíbula.

-(ya sé cómo se siente Sasuke respecto a Itachi -.- adiós el poco respeto que le tenía a Ritsuka -.- con esto se ha ido al caño -.-) –la frente de la peli-rosa aun trasformada en chico se sombreo de negro, en ese instante se escucho un barbullo afuera.

-¡Tsunade-sama! –Shizune entra exaltada a la oficina haciendo que Tsunade y Sakura alcen ambas cejas. – ¡tiene que asomarse por la ventana! –la quinta curiosa lo hace mientras que Shizune corre poniéndose alado de esta.

-Oh por todos los Kamis. –exclama sorprendida Tsunade. Sakura curiosa se asoma y ve a toda la panda de locos que pertenecen a ese club en la entrada de la torre con pancartas que tenían el rostro de Tsunade en medio de un círculo rojo y una línea roja atravesaba su rostro.

-¡SI AL ICHA ICHA! ¡NO A TSUNADE-SAMA! –gritaban todos, unos lo hacían emocionados y otros con aburrimiento.

-Pensé que tardarían más. –dice despreocupada Sakura, al estar muy cerca de Shizune su aliento le dio de lleno en el oído haciendo que un escalofrió le recorra a la pelinegra que volteo dándose cuenta del apuesto hombre que tenia alado, ella no sabía que se trataba de Sakura y no pudo evitar quedarse mirándola embobada y Sakura al sentir su mirada y la miro con extrañes.

-(¿Y a esta que le pasa?) –se preguntaba extrañada deseando que no se dé las del tipo Karin y se gane una obsesionada mas.

-Ya los tengo en la mira condenados y les ira peor por armar todo este jaleo. –dice amenazante la quinta estudiando con la mirada quienes hacían ese jaleo con emoción y Sakura que lo noto rápidamente busco con la mirada a Sasuke y suspiro aliviada al ver que él estaba de lo más aburrido haciendo eso. Sentía un poco de lastima por los que lo hacían con emoción por el simple hecho de que se les hacia divertido o le querían ganar a alguien como el caso de Guy y Lee, pero bueno, ellos se lo buscaban por entrarle a esas cosas sin ser pervertidos, bueno no tanto como los que en verdad están ahí por amor al arte.


Kaoru después de un refrescante baño había ido a la cocina por algo de comer, pero al no hallar muchas provisiones le hizo ver que su hermano no había ido al mercado, así que al no haber nadie en casa y nada que comer decidió salir a comprar ella misma un poco de alimentos. No era una vaga como Sakura o Ayame, que se esperaban a que Ritsuka llegara para comer o si el morocho andaba de misión se iban a comer a un restaurante o pedían a domicilio, a ella le gustaba más la comida casera y prefería ir a comprar ingredientes para preparársela, sin contar que en toda la misión no había comido decentemente, así que prefería tardarse en preparar una buena comida a descansar, ya eso se encargaría de hacerlo después de comer.

Por lo que en este momento con bolsas de plástico en manos se encaminaba a su casa satisfecha por hacer buenas compras aprovechando varias ofertas. Estaba cerca de la torre de la hokage cuando escucho mucho jaleo. Curiosa se acerco mas y logro divisar a todos los ninjas varones de la aldea amontonados con pancartas y gritando "si icha icha, no Tsunade-sama!" no entendía lo que pasaba, pero si noto que en esa bola estaba Ritsuka, Naruto, Kiba, Sasuke, Kakashi, Itachi y muchos de sus conocidos. La curiosidad le gano, quería saber que pasaba, así que entras las mujeres chismosas que observaban busco a alguna que conociera y vio a Ino junto con Tenten y Hinata, sonriendo triunfante corrió a ellas.

-¡Chicas! –las llama y estas voltean a verla.

-¡Hola Kaoru-chan! –saludan las tres a la vez.

-¿Qué sucede? –pregunta al estar más cerca de ellas.

-Parece una huelga sobre el icha icha o algo así. –dice Tenten pensativa.

-¿acaso cancelaron su edición al tener escenas no aptas para menores? –pregunta pensativa Hinata.

-Lo que sea, ese libro sé que es pervertido y no sé que tiene como para que muchos hombres lo lean ¡Vaya! Si hasta mi papá lo lee con emoción. –dice con fastidio Tenten.

-¿Han leído alguna vez ese libro? –pegunta Kaoru y todas niegan.

-No me llama la atención. –dice sin más Tenten.

-Yo tampoco lo he leído, pero he visto que Ritsuka-nii tiene todos en su repisa. —dice pensativa sorprendiendo a Ino, conocía a Ritsuka y no tenia finta de pervertido como la tienen Itachi, Ebisu, Kakashi y Jiraiya. –si Rit-nii lo lee no creo que sea malo o pervertido.

-Claro que no es malo, es grandioso libro. –dice una voz masculina haciendo que todas volteen y se les salga la baba al ver a un muy apuesto hombre de pelo negro con destellos violetas y atrayentes ojos color verdes.

-¡Hola! ¡Me llamo Yamanaka Ino y estoy soltera! –dice coqueta mirándola todo estilo fan girl. Ayame sonrío divertida al ver la mirada de esas tres ya que la única que aparentaba más era Hinata.

-Aki. –se presenta sonriendo de forma torcida sacándole suspiros a las chicas.

-¿Aki-kun porque dices que ese libro no es malo? ¿Ya lo has leído? –pregunta Tenten con timidez.

-Véanlo ustedes mismas. –dice sacando de su bolsillo trasero un libro que le robo a uno de los miembros del club y se lo entrega a Tenten, al instante Ino, Kaoru y Hinata se acercan a la castaña para ver qué es lo que tenía el libro. Hinata se sonrojo toda y se desmayo, Tenten y Kaoru estaban demasiado coloradas, en cuanto a Ino había puesto cara de drogada mirando soñadora el contenido del libro.

-¡Es genial! –exclama la rubia.

-Lo sé. –dice arrogante Ayame.

-¿Por qué no lo leí antes? Siento como si hubiera desperdiciando mi vida al no leerlo.

-Eso mismo pensé yo. –dice Ayame tomando la manos de Ino entre las suyas, ambos se miraban como drogados con un aura brillante rodeándolos, un fondo de corazones apareció provocando que Tenten y Kaoru las miren con varias gotas de sudor en la nuca.

-Creo que me he enamorado. –dice soñadora Ino.

-Yo también. –dice igual de soñadora Ayame haciendo que a Ino le broten mas corazones del cuerpo.

-Amado mío vamos y probemos las técnicas del Icha icha. –dice Ino triunfante.

-Si…espera. –Ayame cayó en cuenta de lo que dijo la rubia y soltó sus manos como si quemara. –eto, veras, am… soy gay. –dice rápidamente algo asustada por ganarse una acosadora como Sakura tiene a Karin, aunque la rubia pensara que era hombre ella sabía que era mujer y no le gustaban las mujeres, aunque cuando fingiera ser hombres les coquetee no significa que le atraigan, solo lo hace para sacarles cosas y la rubia no tenía nada que robarle, al menos su florería pero no le llaman la atención esa clase de cosas.

-No te preocupes que yo haré que te gusten las mujeres amor mío. Tu solo déjate llevar que yo haré todo. –dice melosa Ino.

-Am… no. –dice Ayame dando un paso hacia atrás alejándose, mismo paso que Ino avanzaba acercándose. Tenten y Kaoru tenían varias gotas de sudor en la frente mirando como ese pobre hombre pervertido podía ser violado por Ino, estaban segura que si lo conseguía ese ninja de la arena quedara marcado de por vida.

-No seas tímido cariño y entrégate a las alas del amor. Recuerda como hace unos segundos éramos como almas gemelas. Compartimos los mismos gustos por la pornografía. –dice melosa.

-Estoy comprometido. Lo siento. –dice rápidamente dando media vuelta para correr y huir de esa rubia, sabía que si se quedaba terminaría violándolo.

-No te creo, dijiste que eras gay. –dice Ino corriendo atrás de él para darle alcance.

-¡Mi prometido es hombre! –grita Ayame corriendo más rápido.

-¡Deja de mentir y entrégate a los brazos del amor! –grita Ino tratando de darle alcance.

-(¡Demonio! ¡Maldita Karin que me dejo traumada con que una mujer se obsesione con una y maldita rubia cachonda que me está siguiendo! ¡Ya sé lo que siente Neji cuando lo persigo así!) –Ayame lloraba internamente corriendo lo más rápido que le daban sus pasos, no quería usar su técnica de fuego para huir porque le daba miedo que esa rubia supiera quien es en verdad y ahora si termine ganándose una fan como Karin.

Kaoru y Tenten miraban incrédulas como Ino corría tras ese desconocido que corría como si lo fueran a violar, y de hecho así era. Suspiraron con pesadez y mejor dirigieron su vista a la huelga, tenían curiosidad de saber lo que le pasaría a esa bola de pervertidos adicto al libro de Jiraiya. Por otro lado Hinata seguía en la inconsciencia teniendo sueños con Naruto y ella haciendo las mismas cosas que vio en el libro.


-¡SI AL ICHA ICHA! ¡NO A TSUNADE-SAMA! –seguían gritando los Ichaichachinistas agitando sus pancartas

En eso, de uno de los balcones de la enorme torre de la hokage se asoma esta mirándolos triunfante.

¡Regrésanos a nuestro Dios vieja dattebayo! –grita Naruto provocando que una vena se hinche en la frente de la rubia.

-Tráelo. –dice Tsunade y al instante Sakura con apariencia de hombre sale cargando una enorme cruz que tenia a Jiraiya amarrado, el cual estaba todos mallugado, golpeado, ensangrentado e inconsciente. Todos al ver su líder crucificado pusieron cara de horror, bueno no todos, en si algunos lo miraron divertidos entre ellos Sasuke y Suigetsu. –¡O DEJAN DE ARMAR JALEO BOLA DE PENDEJOS O MATO A ESTE IDIOTA Y VAYAN DESPIDIENDOSE DE EL TOMO CUATRO DEL MEDIGO LIBRO QUE ESTE CABRON ESCRIBE! –dice amenazante viendo satisfecha la cara de horror de muchos ahí, e incluso de los que hacían la huelga desganados, después de todo aunque no les guste el maldito club admitían que el libro si les gustaba.

-Nos han ganado compañeros. Fuera pancartas. –dice Kakashi rendido tirando su pancarta y al instante los demás lo imitaron, unos derrotados y otros agradecidos por no seguir con esa pendejez.

-Es hora. –dice para sí misma Tsunade y sin más salta cayendo en frente de Kakashi, este la mira sin entender, más no alcanzó a reaccionar cuando la rubia lo tomo de las solapas. –pagaran las canas verdes que me sacaron canijos. –dice tétrica haciendo que Kakashi pase saliva con dificultad.

-¡Huyan compañeros, la hokage se ha vuelto loca! –grita asustado Itachi, al instante muchos tratan de huir más un campo de chakra que los rodeaba se los impidió haciendo que todos asustados los golpeen tratando de salir de ahí.

-¡Quiero a mi mami! –lloraban Naruto, Kiba y Suigetsu mientras golpeaban el muro.

-Despídete y di tus últimas palabras…Kakashi. –dice tétrica.

-En el rostro no, que vivo de mi público. –dice suplicante y cascada de lagrimas resbalaban por su ojo visible.

-Concedido. –dice furiosa empezándolo a golpear como poseída y Kakashi se cubría el rostro mientras lloraba. Los demás miraban temerosos lo que le pasaba a su predicador sabiendo que pronto seria el turno de ellos, por otro lado la espectadores femeninas fuera del campo de chakra se tapaban los ojos para no ver la escena tan sádica que mostraba la quinta.

Unos minutos después se ve a Naruto, Kakashi, Ritsuka, Suigetsu, Itachi, Guy, Lee, Kiba, Ebisu, Yamato, Sai, todos el clan Yamanaka, el clan Akimichi convulsionándose en el piso con espuma saliéndoles de la boca, con sangre saliendo de sus heridas, aunque el rostro de Kakashi e Itachi estaban intactos ya que mientras los masacraban se lo cubrieron.

-Los demás si no quieren correr la misma suerte váyanse cabrones. –dice tétrica sacudiéndose entre sí las manos y sin pensarlo dos veces todos huyeron viendo que el campo de chakra había desaparecido, hasta las mujeres que solo observaban habían huido.

Desde la torre Shizune miraba asustada la escena, estaba peor que cuando hay una guerra. Jiraiya que había despertado en medio de la golpiza miraba con tristeza a sus soldados caídos, en cuanto a Sakura ella miraba de lo más divertida.

Absolutamente nadie se dio cuenta que toda la masacre y hasta los cultos de los ichaichachinistas había sido televisado por uno de los miembros, era nada más y nada menos que Shino, el cual tenía todo fríamente calculado y quería entrar a ese club para ganar dinero televisándolo a todas las naciones ninjas y así sacar el dinero suficiente para logra hacer su sueño de tener una reserva para todos los insectos heridos del mundo, el sacrificio de Eustacio valió la pena después de todo y eso no es todo, fue él quien televiso los cultos antes de que Shino entrara a dicho club.


En la aldea de la arena se ve a Gaara sentado tras su escritorio viendo la televisión asustado, alado de él estaba Kankuro, cada uno tenía un libro icha icha en manos.

-Que la hokage no se entere que veíamos el programa de los ichaichanistas para ponernos al día con el tomo o si no se viene una guerra entre aldeas y enserio no quiero enfrentarme a esa mujer. –dice Kankuro asustado y Gaara asintió dándole la razón.

-De haber sabido que Tsunade-sama quería ese par de bandas para derrocar ese club tan fantástico no se las hubiera mandado. –dice Gaara con seriedad y Kankuro asintió dándole la razón mientras que Temari los miraba desde la puerta con ojos entrecerrados y una gota de sudor resbalando por su nuca.


Desde una cueva se ve a Madara con libro en manos mirando furioso el televisor, a su lado esta Zetsu con su lado de color negro desprendiendo furia y el blanco desprendiendo miedo. Al otro lado estaba Kabuto con libros en mano también mirando furioso la pantalla.

-Por eso odio konoha. Siempre los malditos hokage atentan contra lo que me gusta. –dice tétrico Madara.

-Muerte a konoha y su hokage. –dice la parte oscura de Zetsu. –tengo miedo. –decía la parte blanca.

-Orochimaru-sama le prometo que matare a cada ninja de konoha. –decía Kabuto todo sádico. –antes odiaba a los hokage compartiendo su mismo odio pero ahora lo hago porque uno de ellos ha hecho que me enfurezca.


Al día siguiente en la habitación doscientos ochenta y ocho se encontraban Ritsuka, Itachi, Kakashi, Naruto, Kiba, Sai, Suigetsu y Jiraiya, todos amontonados debido a la masacre del día anterior no había suficientes habitación y a varios se les amontono en la misma. Los ocho estaban vendados de pies a cabeza, bueno Kakashi e Itachi no tenían vendas en el rostro porque no sufrieron daños ahí, pero al igual que los demás tenían cada hueso del cuerpo quebrado. Los que si tenían vendados hasta el rostro comían comida licuada a través de un popote que estaba en una bandeja en sus piernas.

La puerta se abre mostrando a un sonriente Sasuke que llevaba una canasta de frutas en mano, todos al verlo lo fulminan con la mirada.

-¿Cómo se encuentran mis hermanos del icha icha? –pregunta con burla haciendo que la mirada fulminante de los enfermos se haga más filosa, mas al pelinegro le importo tanto como le importaba que estaban ahí sin moverse. –ya sé lo que sientes Kakashi cuando te zafas de algo saliendo ileso y ves a los demás completamente jodidos. –una sonrisa socarrona adorna sus labios.

-Este maldito chamaco mejora con el tiempo, si sigue así Itachi llegara el día en que nos deje muy abajo. –dice mirando de reojo al Uchiha mayor.

-Maldito otoutro suertudo. –dice furioso Itachi y Sasuke ampliaba su sonrisa oyendo con satisfacción los gruñidos de todos los demás.

Fin

o.O creen ke el club deje sus andadas o seguiran haciendolo clandesttinamente sin aprender la leccion? ino lograra violar a ayamee? sasuke se convertira en el mamon mas grande superando a se sensei y hermano? algun dia la obsecion de karin sse terminara? habra tomo 4 dl icha icha? ayame lograra entrar al club siendo mujer? si ella lo logra creen ke yo tambien lo logre? como murio eustacio? como mataron a pancrasio? los akimichi tendran mal aliento por comer tantas patatas sabor cebolla? los shinobis pueden pedir dias libres? si orochy-kabu, madara y zetsu staban en una cueva donde demonios conectaban la television? akaso en las cuevas hay electricidad? gaara tambien es un pervertido escondido como ritsuka? kankuro practikara las posisiones dl icha con sus marionetas? o.O

mir keridos lectores, este es el final de este fic u.u despuess de mas de un año finalmente yega a su fin T.T

.

.

.

nee ke dijeron? kee? apoko sta inche escritora lo va dejar asi? no mames ke put... ke pasa con kao e ita? espere su romence por meses ¬¬ y ke onda con ayame? ke buska en konoha? pasara algo entre ella y neji? itachi dejara de ser un tonto con kaoru? kaoru se enamorara d ita? y con madara y kabuto ke pasa? si aun no los matan jajaja si lo se deben star pensando eso XD pero la vdd este es el fin d la primer tempo, tengo pensado hacer una segunda tempo ke se llamara "Forjando un futuro juntos" ahi habra mas sasusaku, se resallorara mas las parejas faltantes ke son ayame-neji kao-ita y naru-hina, como aki abra romance, comedia, accion y mas lokeras de todos los lokos personajess de aki jajajaja decidi dividir la segunda tempo d la primera en otro fic con otro nombre XD asi ke muy pronto subire la segunda tempo ^^ yo calculo ke mas tardar una sem, mas no lo prometo en ese tiempo, lo ke si aseguro es ke de dos sem no pasa o menos u.u

MUCHAS GRACIAS POIR TODOS SUS HERMOSOS REVIEWS, POR SU APOYO Y EN ESPECIAL POR SUS ANIMOS

GRACIAS POR SEGUIRME EN ESTA PRIMER TEMPO HASTA EL FINAL

CUIDENSE MUCHO

BESOTES

SAYO

PD: (mana ya te copie tus PD: XD) si me regalan muchos reviews me apuro con la segunda tempo y la subo mas pronto (imaginenme con cara del gato de sherk XD)